"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


sábado, 29 de enero de 2011

¿LA EVOLUCIÓN EN CRISIS?

“El problema con el creacionismo no es técnico ni científico, sino educativo. La mayoría de las exigencias de “pruebas” que los místicos reclaman en los rostros de los científicos ortodoxos se basan, casi siempre, en profundos malentendidos acerca de los mecanismos de que se vale la naturaleza para hacer evolucionar a las especies, cuando no de una supina ignorancia sobre el mismo tema.” Michael Shermer
El creacionismo y el diseño inteligente, son sin duda alguna, los grandes ‘satanases’ –recuerden que la palabra satanás significa adversario o contrario- de la biología evolutiva.
Cuando digo que son ‘grandes’, no me refiero a que puedan tener algo de credibilidad, sino que al igual que muchas otras creencias erradas y afirmaciones pseudocientíficas, está muy extendida en la sociedad. Todavía hoy en día, las personas piensan  que la evolución no sucedió, por que –según ellos-, ¿Cómo un chango puede evolucionar a un humano? Y si así fuera, ¿Por qué los changos del zoológico no se convierten en humanos? Se preguntan personas, que si bien tienen una buena razón para dudar-al principio-, lo cierto es que tal duda proviene de su poca o nula comprensión de la biología evolutiva moderna.
Hace unos días, en un grupo creacionista –en Facebook por supuesto-, uno de los administradores publicó un enlace en el cual, invitaba a los ‘evolucionistas’ a ‘pensar’. El enlace, era de una pagina obviamente creacionista, la cual mostraba una critica hacia el articulo publicado por la Skeptic’s Society, 10 Mitos sobre la Evolución… y como Sabemos que Sí Ocurrió.
El articulo, no ‘criticaba’ los 10 puntos de la publicación, solo llegaba hasta el 4° punto. En todo momento, el autor señalaba que la evolución no es para nada algo comprobado por la ciencia, y al concluir, afirmaba que la idea de ‘la Creación’ era la hipótesis más lógica. ¿Mas lógico pensar que un libro escrito hace mas de 2500 años –me refiero al Génesis en exclusivo-, que fue creado en una época que no se sabia la diferencia entre tormentas de polvo y un apocalipsis, y que hablar de algo científico que contradijera la creencia dominante –por mas irracional que fuera- era ser hereje o hechicero? ¿Mas lógica una creencia religiosa que nunca ha tenido mayor validez que la validez que otorgan los dogmas de fe? No importa cuan absurdo y cómico me pueda resultar tal afirmación, lo cierto es que los creacionistas lo creen en verdad.
En el artículo, el autor afirmaba que cosas como el registro fósil, ni son evidencias de la evolución y ni es un registro confiable. Según este articulo, solo son un  montón de huesos enterrados, y mas que nada, son una evidencia de que hubo una inundación que sumergió a todo el mundo.
Se preguntaba además, el por que escépticos como Michael Shermer –presidente y fundador de la Skeptic’s Society, editor de la revista Skeptic, y columnista de la revista Scientific American- no pueden ser escépticos de algo como es el darwinismo. De manera presuntuosa, aseguraba y retaba a Michael Shermer- y a quien tuviera el pensamiento evolucionista- a un debate, en el cual, ganaría usando 10% de su cerebro para el debate. La afirmación y la presunción, mas que nada, son evidencias que demuestran que es un verdadero creyente y está absolutamente seguro de su postulado.
En otra ocasión, hace ya tiempo, me tocó ‘charlar’ con alguien que me llegó a decir que la evolución es una hipótesis que hoy está en crisis, por que –según ella- cada vez más científicos la calificaban como algo pseudocientífico.
Contrario a lo que yo pueda decir a continuación, los fundamentalistas religiosos y los simpatizantes del diseño inteligente, creen que sus ideas en verdad cobran validez en la comunidad científica.
En su ensayo, ‘¿Puede la Ciencia Resolver la Cuestión de Dios?’, el profesor de filosofía y autor de El Diccionario Escéptico, Robert Todd Carroll, comenta –a su vez- sobre el ensayo de  Stephen Jay Gould, ‘Magisterios no Superpuestos’, que entre otros errores e inconsistencias con las afirmaciones del autor, Gould asegura que “…los creacionistas son una amenaza para la ciencia…”, lo que supone que –por lo menos en apariencia- la evolución en verdad podría estar en crisis.Sin embargo, las apariencias engañan, y lo que Todd Carroll responde, me despeja de la duda que cualquier creacionista pudiera haberme metido: “no lo son”, es la repuesta ante semejante afirmación. Si usted es creacionista o simpatizante del diseño inteligente, quizá le parezca sin sustento la negativa que presenta Carroll. ¿Por qué, si hoy en día hay cada vez mas anti evolucionistas, y cada vez mas aceptación por el diseño intencionado, se puede afirmar que esto no es una amenaza para la ciencia y tampoco para la evolución en concreto?  Por que el creacionismo o el diseño inteligente, “No tienen nada de valor para desafiar a la ciencia. Su lamentable intento de derribar la evolución con el diseño inteligente debería ser prueba suficiente de su no ser nada más que una molestia”. Dicho de otra forma, puede haber mas personas a favor de la idea de Adán y Eva. Puede haber más a favor de la idea de la creación y más en contra de la evolución. Lo cierto es que la ciencia no funciona a base de lo que las ‘mayorías dicen’ sino que funciona mediante lo que las evidencias dicen. Y lo único que han arrojado las evidencias hasta hoy, es que la evolución en verdad sucede, y que ideas como el creacionismo carecen de fundamento científico.
Regresemos al autor del articulo que criticaba a la Skeptic’s Society. Quizá para los creacionistas que lo lean, puede haber algo de coherencia y ser totalmente racional. Pero lo cierto es que no ofrece ninguna prueba que demuestre que la evolución es pseudocientífica o que la creación es verdad. El articulo, así como las principales ideas creacionistas, se basan en la premisa de que, como la Biblia no dice nada sobre la evolución, entonces esta debe ser mentira. ¿Es eso un argumento que se pueda decir científico?  En absoluto NO. es un argumento totalmente falaz, y que carece de validez científica. El creacionismo, utiliza lo que según eso, apoya sus creencias, y decide rechazar o ignorar todo aquello que esté en contra de su fe, y lo hace pasar como algo no científico, como algo que se dice solo ‘por fe’. Lo cierto, es que, tal y como decía el lema del Coloquio Mexicano de Ateísmo, “la fe no mueve montañas, la ciencia si”. No se puede descartar toda teoría y evidencia que apoye tal teoría, solo por que va en contra de su propia fe. Eso simplemente no es ciencia. La principal característica de la ciencia, es que para que sea buena ciencia, se debe dejar de lado las creencias y prejuicios que alguien pueda tener, pues se trata de descubrir lo que es y no lo que queremos que sea.
Michael Shermer (a la izquierda) y
Robert Todd Carroll (a la derecha),
al igual que la
comunidad científica entera,
opinan que el creacionismo y
el diseño inteligente, son mas que nada
un problema de educación y no de ciencia.
Si se pudieran resolver de manera democrática las cuestiones científicas, entonces no harían falta las investigaciones, los experimentos, las hipótesis y las evidencias, pues solo bastaría con estar o no de acuerdo con una teoría, solo por que me gusta o por que no me gusta.
De modo que la idea que la evolución está en una crisis entre la comunidad científica, es tan cierto como cierto es que el creacionismo tiene pruebas de algo –es decir, nada cierto, ni siquiera un poquito-.
Por supuesto, creacionistas pueden llegar a citar referencias de algunos científicos y pensadores como el bioquímico Michael J. Behe –quien no es creacionista sino adepto del diseño inteligente, aunque no hay mucha diferencia- o el difunto filosofo Antony Flew, quien después de años de ateísmo, los últimos años de su vida, decidió creer en dios. Los creacionistas y adeptos del diseño inteligente, podrían decir, ‘estos son científicos y reconocidos investigadores, y además de eso, ellos aseguran la existencia de dios y la inexistencia de la evolución’. ¿Esto demuestra acaso que la evolución, está entonces, en una verdadera crisis entre la ciencia y la pseudociencia? Nuevamente, la gran y osada respuesta es un gran y osado NO.
Algunos médicos, creen que la conciencia sobrevive a la muerte –es decir que creen en vida después de la muerte-, y no por eso, la vida después de la muerte se considera algo científico. Algunos arqueólogos, creen que los extraterrestres visitaron a los antiguos mayas o egipcios, y no significa que la idea de astronautas del pasado sea algo científico.  Muchos científicos, pueden creer y decir cosas que rallan en lo ridículo, pero el que sean científicos y crean en cosas no científicas, no quiere decir que sus creencias sean científicas. Antes de recordar que son científicos, hay que recordar que son humanos, y como humanos, somos vulnerables a elegir creer que a saber. La afirmación de que,  por que algunos investigadores crean que la evolución es falsa, quiere esto decir que en efecto la evolución es falsa, es un argumento en absoluto falso. A esto se le conoce como apelación a la autoridad, una falacia lógica muy común en debates de este tipo, que por supuesto, carece de cualquier validez científica.
Las apelaciones a la autoridad, las afirmaciones de fe, y los argumentos pseudocientíficos, son las únicas herramientas con las que cuenta el diseño inteligente y el creacionismo. Y es por esto mismo, que estas corrientes, simplemente tienen sin cuidado a la ciencia, en cuanto a sus postulados y teorías se refiere.
Sin embargo, esto no significa que no halla una crisis. En la sociedad, parece haber una verdadera crisis en la que cada vez mas carece de conocimiento científico y capacidad de pensamiento critico. La razón de que democráticamente –ósea las mayorías en nuestra sociedad- elijan creer en el creacionismo o el diseño inteligente, no es motivo de ningún tipo de orgullo, sino un ejemplo del pésimo trabajo que tanto los sistemas educativos, como los divulgadores científicos, han hecho en su lucha contra la ignorancia, la pseudociencia, la superstición y las falsa creencias. La verdadera crisis, es una crisis social, en la que el oscurantismo pseudocientífico, amenaza con predominar en el colectivo socio-cultural.
Una cosa es tener fe, y creer en cierta forma de creencia religiosa –lo que es muy respetado-; y otra muy distinta, es hacer pasar a la fe religiosa y fundamentalista como algo comprobado, haciendo pasar a la vez, a los postulados científicos como algo no probados –algo que no merece el mas mínimo respeto-.
La ciencia no consiste en demostrar lo que nosotros queremos que sea la realidad. La ciencia consiste en hacernos ver lo que es la realidad, sin importar lo que nosotros queramos creer. La ciencia no es cuestión de fe, es cuestión de hechos, análisis y discusiones científicas. En esto también entra, la evolución, la cual –les guste o no a los creacionistas y de diseño inteligente- no es cuestión de fe, es cuestión de ciencia; mientras que el creacionismo es pura cuestión de fe, y el diseño inteligente, cuestión de pseudociencia.

SI TE INTERESA ESTE TEMA
*El blog de La Ciencia y sus Demonios,cnho.wordpress.com ,con amplia información sobre la evolución y las pseudohipótesis del creacionismo y el diseño inteligente
*el sitio web, skepdic.com, del autor Robert Todd Carroll, con una enciclopédica información sobre ciencia y pseudociencia
*el sitio del grupo Sin Dioses, sindioses.org, con una sección especial para el análisis escéptico y critico sobre el génesis.
*la publicación de la Skeptic’s Society, 10 Mitos sobre la Evolución… y como sabemos que Sí Ocurrió, en Skeptic.com
*el sitio web,elojodedarwin.com, con amplia información de promoción sobre la biología evolutiva y denuncia contra el diseño inteligente y otras pseudociencias.
*el blog de el Paleo Freak, paleofreak.blogalia.com, contiene información de excelente calidad sobre biología evolutiva y como la ciencia sabe que la evolución ocurrió –y aun ocurre-.

jueves, 27 de enero de 2011

¡CREAN EN DIOS! PERO ¿EN CUAL DIOS?

No hay duda alguna. Todas las personas –bueno el 99.9%- que me rodean,  son en su muy singular forma, religiosas, y si les preguntara que es lo mejor que podría hacer, seria creer en Dios.
Después de que me lo han repetido tantas veces, quizá e decidido dejar mi ateísmo y empezaré  a creer en dios. Así es, aunque usted no lo crea, e decidido creer en dios. No, no se trata de una broma del día de los inocentes. La decisión es definitiva, me dije a mi mismo, pero entonces me surgió un problema que, supongo, mas de uno se ha preguntado, pues después de todo, están eligiendo creer que hubo un  ser creador de todas las cosas. Esta es una decisión demasiado importante como para tomarlo a la ligera, y debido a que voy a depositar en esta creencia toda mi fe, mis sueños y esperanzas, no debo equivocarme.
De modo que el problema, parece ser simple, pero complicado: si voy a creer en Dios, ¿en cual dios debería creer?
La pregunta me da vueltas en la cabeza. Simplemente no encuentro, al principio, una respuesta racional.
La primera respuesta a la que puedo llegar, es al de creer en el dios que se me inculcó cuando niño. Entonces, debido a mi ubicación en el mapa y a mi época histórica en la que vivo, mis padres –bueno mi madre, pues mi padre no recuerdo que me inculcara de alguna forma, algún tipo de dios-, me enseñaron la fe de la iglesia católica. ¿Es esta mi mejor opción para creer en dios? La respuesta que encontré es No. ¿Por qué no, si fue la religión que se me inculcó, la que se le inculcó a mis padres y sus padres se las inculcaron a ellos, etc., bla bla bla? La iglesia católica, según parece tiene dos principales ‘evidencias’ para sostener que es la religión correcta: una es la premisa que son la iglesia heredera del movimiento iniciado por Jesucristo hace poco menos de 2000 años; y la otra, que Jesucristo es el hijo de dios. Además como evidencia de que esto es verdad, se cuentan los cientos de casos de apariciones milagrosas de la virgen María, así como un catalogo extenso de Santos y  mártires que obraron milagros, y que aun hoy en día, rezarles a estos sirve para que intercedan por nosotros con el mismo dios.
Aseguran  que dios se divide en tres personalidades: el padre, el hijo y el espíritu santo. Bien, si hemos de juzgar las evidencias que puedan respaldar los dogmas, seria el encontrar evidencias que demuestren que Jesús, le cedió su poder a la iglesia católica. ¿Tenemos evidencias de que así fue? Todo lo contrario. Los arqueólogos e historiadores de la religión, han estado buscando por mucho tiempo los orígenes de la iglesia católica. Y todo lo que hallaron, no puede estar más lejano del Jesús histórico. Se ha encontrado que hacia los años 300, un emperador romano, llamado Constantino, en un sueño, vio como Jesucristo por medio de sus símbolos, lo guiaban hacia la victoria de la batalla que le permitiría ser emperador. De modo que colocó en los escudos de los soldados las siglas en latín de Jesucristo (patutibus, una P mayúscula y una t minúscula juntas). Constantino ganó la batalla convirtiéndose en emperador, y en señal de agradecimiento, volvió al imperio romano cristiano. Después de unos concilios y algunos debates teológicos, se hizo un libro que en realidad son 27 libros escogidos entre cientos de libros mas que hablaban de Jesús a muy su distinta manera. A este conjunto de escritos se le llamó Nuevo Testamento, y se le concedió  el origen de inspiración divina (pues es palabra de Dios). Luego de esto, a la nueva iglesia creada por Constantino y sus sacerdotes –no por Jesús- se le llamó Iglesia Católica Apostólica Romana. Así es como mas o menos, se creo la iglesia católica que todo el mundo conocemos y que tanto queremos –bajo tres metros de tierra-. ¿Pero que no era heredera de cristo? Aunque por siglos esta institución se ha hecho pasar como heredera de Jesucristo, de San Pedro y del imperio romano –que presuntamente fue heredado por Constantino-, lo cierto es que no hay nada en la historia que pueda demostrar tal cosa. En primer lugar, el conocimiento que tenemos sobre el Jesús histórico, nos muestra que este, más que querer fundar una nueva iglesia, todo lo que quería era restablecer el reino de dios bajo la iglesia ya existente, y no me refiero al catolicismo o al cristianismo, sino al judaísmo y a su iglesia. El creía que las leyes y reglamentos que el hombre debía cumplir ya estaban hechos, pues dios ya los había revelado en lo que conocemos como Antiguo Testamento. Lo último que se le hubiera ocurrido es pensar en una nueva iglesia o en que tal iglesia le rindiera culto a su personalidad, o a vírgenes o a santos. Jesús, de ver la institución que se ha creado en su nombre, simplemente se volvería a morir, pues cosa más corrupta y alejada de sus enseñanzas no pudo haber surgido. Como buen judío, Jesús, creía que al único al que se le puede rendir culto es a dios mismo, no a una de sus personificaciones, ni virgencitas ni santos. De modo que la iglesia católica y toda denominación, ha incumplido en uno de los principales dogmas que Jesús tenia bien gravados, pues este, nunca hubiera querido nuevas iglesias que no fuera el templo de Jerusalén y su congregación judía, así como el hecho de que hubiera detestado el culto a su personalidad, y peor aun, el culto a el ya crucificado. La iglesia católica o cualquier otra denominación cristiana, simplemente no pueden enseñarme al verdadero dios. Mi religión inculcada desde pequeño carece de sustento, sin mencionar que ha sido la causante de montones de atrocidades y crímenes contra la humanidad a lo largo de toda la historia. Definitivamente, si existe dios, no creo que este apoye a la iglesia católica,  de modo que tendré que buscarlo en otro lado.
Quizás pueda hallar a dios en la religión en la que creyó Jesús: el judaísmo.
La base del judaísmo es, lo que para los cristianos, se conoce como Antiguo Testamento. De acuerdo a este, dios creo al mundo en siete días, creando todo lo que existe y a existido al mismo tiempo. El hombre fue creado un día, y la mujer al siguiente para que el hombre no se sintiera tan solo. Después de los días de la creación, nuestros primeros padres, Adán y Eva, por caer en la tentación, fueron expulsados del paraíso terrenal. Algunos miles de años mas adelante, la humanidad se había corrompido tanto que dios pensó en destruir a su ‘más preciada creación’. Pero aguarden aquí, esto parece ser algo contradictorio. En primer lugar, dios es sabio, y todo lo ve y lo sabe, ve el pasado, presente y futuro. Entonces ¿no fue capaz de ver que sus más preciadas creaciones caerían en la tentación? Tal vez si lo sabia, pero que tal si les dio la oportunidad de pasar una especie de examen, en la que prueban su fe en dios. Ese examen es no caer en la tentación, pero entonces, ¿no vio a caso que iban a caer en la tentación, y que por tanto iban a fallar su más importante prueba? Es bastante extraño ver un padre así ¿o no? si usted fuera padre, y de alguna manera pudiera ver lo que a su hijo le pasara en el futuro, y si viera que le va a poner una prueba la cual su hijo va a fallar y lo peor, se condenara, ¿lo dejaría solo para ver como su amado hijo se condena? ¿Suena eso a buen padre? Pero, para que cuestionar este libro, si para empezar, ni siquiera es fuente confiable para buscar la verdad detrás de dios. Es decir, aunque lo que se asegura en este, sucedió, según eso, hace como 6000 años, el Antiguo Testamento fue escrito hace unos 3000-2500 años atrás, es decir, demasiado lejos como para poder ser digno de una confianza verdadera que este basada en algo mas que mitos y tradiciones orales. Decepcionante, ni el Antiguo ni el Nuevo Testamento me sirven para buscar a dios. Ni la religión que se me inculcó, ni la religión que se le inculcó al supuesto fundador de la religión que se me inculcó a mi, son fuente de evidencia sobre el verdadero dios.
Tal vez, el verdadero dios, sea el que tiene más adeptos en el mundo. Pero esperen. Esa es la iglesia católica, con más de 2000 millones de adeptos, y como ya vi, no tiene nada que me indique que es la institución más santa. Además que el reforzamiento comunal es un argumento falaz, no valido para cualquier tema, pues grandes masas de acuerdo en algo, no significa que es algo sea correcto. De modo que debo buscar en otra parte.
Quizás, el verdadero dios, sea el que ha logrado ganar más guerras, o el que ha hecho que se crearan grandes imperios en su nombre. Pero esperen de nuevo. Hay más de un dios en más de un momento histórico que cumple con esas características. Tenemos al Júpiter del imperio romano, quien gobernó el mediterráneo del siglo V a. C. al siglo V d. C. es decir unos mil años. De los cuales unos 700 años el dios principal era Júpiter, más no era el único. Y no hay que olvidar que en los años 300, Constantino cambio a Júpiter  por Cristo. En el otro lado del mundo, el esplendor del imperio Azteca, tenia como dios de dioses a Quetzalcóatl –aunque también se habla de Tláloc y Huitzilopochtli-, dios del maíz, quien creo al hombre a partir del maíz. El imperio Azteca relució desde su ciudad principal en el lago Texcoco, Tenochtitlan. Las ceremonias y los sacrificios humanos eran parte de la vida cotidiana. Pero además de Quetzalcóatl y Júpiter, tenemos nuevamente a la Santa Trinidad, pues tras la caída del imperio romano, se vino el imperio bizantino, el cual tenía prácticamente el mismo territorio que Roma. Así como estos tres, en oriente, también hubo grandes imperios. En la edad media, se encontraba el imperio Otomano del mundo Islam, cuya creencia en Alá y en el profeta Mahoma, se sustentan en su libro sagrado y nada más –al igual que el cristianismo y el judaísmo- sin más pruebas de  que su dios es el correcto. Pero detengámonos de nuevo a razonar algo. La base de que dios es benevolente. ¿Acaso algún dios bueno apoyaría la guerra?, pues todos los mencionados apoyaron y se dedicaron guerras en su nombre. El imperio Azteca con Tláloc y Quetzalcóatl, lucho contra los españoles cristianos. Los cristianos, lucharon contra los musulmanes del imperio Otomano. Júpiter y los romanos, cazaron de manera brutal a los primero cristianos. Y todo esto sin mencionar todas las batallas para conquistar nuevas tierras en nombre de su respectivo dios. Cada vez más me estoy quedando sin dioses.
Que tal si el verdadero dios, fuese el dios de la primera religión monoteísta. Si buscamos, podríamos toparnos con el zoroastrismo, pero hubo una religión monoteísta más antigua aun. El culto al dios Atón, culto fundado por el faraón egipcio Akenaton, en Amarna, una ciudad construida exclusivamente para adorar a este dios. Esposo de Nefertiti, Akenaton fue un faraón bastante odiado por los sacerdotes egipcios, pues de la nada, de adorar a varios dioses, decidió que solo se adoraría uno, Atón, el Sol. Este podría ser una buena opción, pues es el dios único más antiguo que hay, por lo que debe ser el correcto. Pero, ¿Qué no el sol, no es más que una de millones de estrellas comunes en la galaxia y el universo? Además de eso, el culto monoteísta de Atón desapareció cuando su hijo Tutankamon restableció la religión politeísta antigua. El culto al dios sol Atón, dejó de existir, cuando Akenaton dejó de existir. De modo que de nuevo nos equivocamos en creer que Atón seria el verdadero dios. Este es el dios único más antiguo que hay, y aun así, no es el dios verdadero.
¿Y si, en realidad no hay un solo dios, sino varios? Que tal si son más de uno. Para no equivocarme esta vez, hay que revisar la religión politeísta más antigua. Y esa es la de la religión de los Asirios y Babilónicos. Su religión, y sus dioses, datan de hace mas de 5000 años, de hace aprox. 8000-9000 años para ser un poco mas exactos. Al ser la religión mas antigua, esta si debe enseñar, al verdadero o verdaderos dioses, ¿o no? los asirios, tenían mas de 3000 dioses distintos, había dioses que creaban la lluvia, el sol, la luna, el viento, los animales, la guerra, la agricultura, la esclavitud, la riqueza, la pobreza, la muerte, la vida, la juventud, el vino, el agua, la comida… pero, ¿Qué no todo esto no era mas que fenómenos naturales y sociales que en aquel tiempo no comprendían que hoy sabemos como se originan? Tal parece que  me e vuelto a equivocar, pues los dioses asirios, así como los demás que ya e mencionado, no eran mas que una  forma de explicar el acontecer diario. Cuando la ciencia, fue capaz de explicar estos fenómenos, no hicieron falta de estos dioses, lo que provocó que se extinguieran.
Que viaje tan decepcionante. Ninguna religión fue capaz de mostrarme al dios –o dioses- verdadero.
Pero, ¿y si dios está todavía mas atrás de las religiones? Si es así, debería creer entonces, en el dios más antiguo que hay. Y la realidad es que son cuatro los más antiguos. Los primeros dos, son la vagina y el pene. Hace unos 10,000-8,000 años atrás, las tribus rendían culto a los órganos sexuales por ser el origen de la vida, la fertilidad y el sexo. Los otros dos dioses, eran el sol y la luna, pues al estar en lo alto del cielo, eran imposibles de alcanzar.
Pero esperen de nuevo. ¿Que no está pasando lo mismo que con las religiones politeístas sucesoras de estos cultos? ¿No se les rendía culto al sol, la luna y la fertilidad por que el hombre no sabía lo que eran? Si, y la ciencia sabe lo que son, y no son los creadores del mundo, ni nos van a castigar si nos portamos mal al morir.
¿ debería creer en el dios mas antiguo: el sol?
Ni los dioses más antiguos son los verdaderos. Entonces ¿hay alguna razón para pensar que los sucesores de estos, puedan ser los correctos? Francamente, me duele admitirlo,  pero no hay ninguna razón para pensar eso.
¿Y si dios, en realidad existe, pero este nunca a estado en contacto con los humanos? ¿Si en verdad hubo algo así como un ‘diseñador’ quien creó  y diseñó el universo y con este la vida, pero que sin embargo, no interactúa con sus creaciones? Si así fuera, ¿seria posible que el hombre alguna vez lo lograra conocer? Lo más probable es que de ser así, seriamos incapaces de conocerlo. Pero si así fuera, significaría que la forma en que llegamos a crear tantos dioses a lo largo de la historia. La forma en la que creamos tantos credos, seria solo una coincidencia, pues ninguno de estos, seria el correcto para conocer a dios.
¿y si el libre albedrio del que tanto se habla –y con el que se justifica- a dios, en realidad, no nos lo dio a nosotros, sino al universo mismo, desde su creación? Es decir ¿y si solo puso lo que faltaba para que el universo se creara en el Big Bang? Tal parece que e llegado al final del camino, pues no hay forma de desmentir este tipo de dios. Si en verdad existe –aunque personalmente no lo creo-, este podría ser el más cercano y el que mejor concuerda con lo que conocemos de nuestro universo. La naturaleza se creo por si misma, mas sin embargo, ¿Qué había antes del universo? Quizá otro universo que colapsó, ¿y antes de ese universo? ¿Otro? Y después de ese, ¿otro? ¿Y así sucesivamente? Francamente, al final, llegamos a un punto en el que no podemos decir, si o no.
Me quedan dos  posibilidades, a pesar que todo parece indicar que el hombre fue quien creo a dios, pero en fin.
La primera es la idea que algunos grupos como los gnósticos o la cultura New Age, promueven: la idea de que cada uno somos un dios. Dicha idea aunque tentadora, está totalmente fuera de contexto y tiene tanto sentido como la creencia en Atón. En primer lugar, por que dios en definición teológica, es todopoderoso, todo lo ve y lo sabe, además que es el creador de todas la cosas y de que es inmortal, pues después de todo, la vida y la muerte, son sus creaciones. El hombre no se acerca en lo más mínimo a alguna de estas características; ni es todopoderoso, ni omnisapiente, ni lo ve todo, no creo somos los creadores de todas las cosas –sino al contrario, somos creaciones de procesos naturales y leyes físicas-, ni somos inmortales. De modo que el creer que somos dioses, es tentador para subir la autoestima, pero es igualmente una creencia falsa.
Toda la evidencia antropológica e histórica nos muestra que dios ha sido una creación del hombre y no al revés. Por lo menos, tal y como se ha concebido a dios.
Quizá hubo alguien creador de este universo, pero con la maravilla de la física, con las leyes de la naturaleza que nos han mostrado que son capaces de crear cosas impensables como es la vida, ¿existirá alguna razón científica o filosófica, para creer que se necesitó de un diseñador inteligente? Francamente no encuentro tal razón. En todo caso, si un diseñador fue el causante del diseño del universo, ¿Quién diseñó a ese diseñador entonces? Las paradojas lógicas y los conocimientos científicos actuales, simple y sencillamente, nos dicen que la respuesta mas probable, es que no halla, ni hubo, ningún tipo de dios, diseñador, o como se le quiera llamar. A pesar de todo, somos incapaces de negarlo en su totalidad, pero repito, aunque sea imposible negarlo por completo ¿existe alguna razón para creer en dios, sea cual sea? Al final de mi búsqueda, la única conclusión a la que pude llegar es a la que llegó en su momento, Richard Francis Burton: “entre mas estudio las religiones, mas me convenzo de que el hombre no le ha rendido culto a otra cosa más que a él mismo”.
Personalmente, entre mas conozco sobre dios, menos creo en el. Quizá por eso la cómica frase, Soy Ateo Gracias a Dios, tenga un poco más de sentido.

SI TE INTERESA ESTE TEMA
*Manual del Perfecto Ateo, de Rius, Edit. Grijalbo

*el sitio sindioses.org, con abundante información sobre escepticismo, ciencia y ateísmo

*el blog, razonatea.blogspot.com, de ateísmo y materialismo filosófico

*el sitio godisimaginary.com, con 50 argumentos del por qué Dios es Imaginario

*el Ensayo de Robert Todd Carroll, ‘¿Puede la Ciencia Resolver la Cuestión de Dios?’, en skepdic.com

miércoles, 26 de enero de 2011

Cuentos de sirenas


El mar, posiblemente el lugar mas enigmático del planeta. Durante milenios ha sido origen de asombro, admiración y temor. Su origen aun representa un verdadero misterio para la ciencia moderna. Posiblemente, fueron sus aguas las que vieron nacer a la vida en el planeta hace ya mas de 3, 800 millones de años.

Por siglos, las distintas culturas han hablado de misteriosos encuentros con criaturas monstruosas y extrañas. En el Apocalipsis bíblico, por ejemplo, se habla que la bestia, el leviatán, que llegará nadando de las profundidades del océano en el fin de los tiempos. En la antigua Grecia, se hablaba de gigantescos krakens que eran capaces de despedazar embarcaciones enteras. Los cuentos de marineros aseguran que las almas de los desafortunados que han perdido sus vidas en el mar, aun vagan en macabras embarcaciones fantasmas. Por siglos, se han reportado casos de serpientes marinas, tan largas, como las mismas embarcaciones. Durante el descubrimiento de América y la colonización de dicho continente, los tripulantes aseguraban ver lo que en la Ilíada y la Odisea de Homero, se describe como sirenas. En este capítulo, es el tipo de monstruo que nos interesa.


Las sirenas, de acuerdo a la mitología, son una especie de criaturas marinas mágicas que con sus cantos e impactante belleza femenina, hipnotizan a los hombres más rudos del mar. No buscan pareja con sus encantos, sino más bien comida, pues de acuerdo a los relatos las sirenas son caníbales y lesbianas.


Según La Enciclopedia de las Cosas que Nunca Existieron, la “palabra sirena proviene del griego (Σειρήν = Seirến), que quiere decir encadenado, lazo o cuerda y que sin duda nos hace recordar el poder cautivador y seductor que ejercían las sirenas y del cual era imposible escapar. Eran en un principio un híbrido de aves con cabeza y pecho de mujer de gran belleza. Gracias a sus voces dulces y seductoras a las que ningún hombre se podía resistir, se les considera también las ninfas de los mares que viven en una isla del mar Mediterráneo".

La Enciclopedia nos continúa diciendo que:
"Con un origen incierto, existen referencias a sirenas desde la antigua civilización siria, donde se piensa que existió la primera sirena: Atargatis, Diosa de la fecundidad y la naturaleza, conocida como Astarté entre los fenicios y Tanis entre los cartaginenses. Según la mitología siria, Atargatis nació de un huevo depositado por un pez en el Eufrates e incubado por una paloma. Sin embargo, la teoría más aceptada del origen de las sirenas proviene de la mitología griega que nos explica que Aqueloo, dios de todos los ríos o aguas dulces y representado como hombre con cola de pez, tuvo con Estérope, Melpómene o Terpsícore cinco hijas sirenas: Aglaope, Telxinoe, Pisinoe, Partenope y Ligeria. Aunque se piensa que son hijas de la Danza, la Tragedia o la Música. Puede ser que también estuvieran relacionadas con Perséfone, reina de ultratumba y que durante la época de Homero, las sirenas fueran tres hermanas hijas de Aqueloo y de Caliope, la musa de la poesía: Leucocea, lee los textos y los cantos; Lidia, toca la flauta y Fartenopea, toca la lira.
[...] 
Se dice también que las sirenas tenían el poder de transformarse en mujeres con cola de pez, y atraían a los marineros mostrándoles sus senos desnudos. Posterior a la mitología griega, las sirenas siguieron existiendo y evolucionaron del ave con cabeza y pecho de mujer, a la mujer con cola de pez de la tradición nórdica.”
Los marineros durante la colonización de América, tenían un gran temor sobre estas criaturas, pues se pensaba que vivían en las fronteras de la Tierra. Y tal como dice le mito, temían ser devorados por sus encantos. Tan fabuloso como nos pueda sonar, lo cierto es que los relatos de testigos de sirenas son variados y están ampliamente documentados. ¿Qué era lo que veían en los mares?

Una explicación probable es que se encontraran con animales que para ese entonces eran desconocidos, tales como las ballenas jorobadas o los manatíes. Mamíferos marinos que producen unos cantos inquietantes y que bajo el agua, es posible confundirlos con sirenas hermosas –aunque manatíes y ballenas no se parecen en nada a una bonita sirena-.

Es una explicación plausible, pero, en la era moderna, principalmente en los tres últimos siglos se han dado nuevos reportes, no solo de apariciones de sirenas en los océanos, sino de sirenas muertas arrastradas por el oleaje a las playas. Se asegura que se han hallado cuerpos en descomposición de sirenas.

Basta con dar click en internet sobre información de sirenas, para que la computadora saque montones de imágenes que muestran una especie de criatura humanoides con aleta de pescado. A finales del siglo XIX y principios del XX –incluso a mediados-, algunos circos y exposiciones, aseguraban tener cuerpos reales de sirenas.

Sirenas del siglo XXI


Aunque existen muchos casos en la historia de fraudes de sirenas, lo cierto es que estos casos debieron de haber servido de lección para muchos amantes del misterio. Sin embargo, las historias de avistamientos de sirenas no se han extinguido, aunque si están en peligro de extinción después de 2006. En ese año, justamente circuló por internet una serie de fotografías que parecían mostrar a una criatura (más parecida a un extraterrestre que a una bella sirena) que sin dudas, era una "sirena" en toda la expresión de la palabra.

De acuerdo al sitio oficial del canal Univisión, la "sirena" fue "encontrada", quizá en playas de Haití, mientras que otras fuentes aseguraban que se "descubrió" en Malasia. Recuerdo que en ese entonces en el extinto programa de Televisa, Viva la Mañana, uno de los investigadores de la Agencia Mexicana de Investigación Paranormal, decía que la sirena había sido "encontrada" en las playas de Yucatán (bueno según mi recuerdo, pero podría equivocarme).

Montaje de una sirena supuestamente encontrada en playas mexicanas.
El punto es que han pasado poco más de 4 años desde que se dieron a conocer las fotos en internet, y al igual que supuesto hallazgo de un pie grande muerto en 2008, los accidentados del caso Roswell, o la momia de un hada, la única prueba que se tienen de la supuesta sirena son las fotos. A pesar que el cuerpo, de existir, el ser expuesto al público sería la sensación, el hallazgo científico del siglo sin duda, demostrando que la criptozoología puede ser una disciplina científica y que nos haría repensar todo lo que conocemos sobre evolución, lo cierto es que nunca se presentó ningún cuerpo, lo que hace evidente el fraude.

 Actualizado 07/04/13 Discovery Channel encuentra una sirena



En 2012 el canal de supuesta divulgación científica y cultural, Discovery Channel, lanzó un documental que dejó con la duda a más de uno (en los EEUU fue Animal Planet el canal presentador): Sirenas. El documental muestra entrevistas a una serie de investigadores que, de acuerdo a ellos, tuvieron en sus manos el cuerpo medio digerido de una criatura desconocida con apariencia humanoide, que según la conclusión a la que llegan basados en la "hipótesis del mono acuático", la criatura no podía ser otra cosa más que una especie del género homo adaptada a vivir en el mar. O sea, una sirena.

En el documental se muestra la hipotética historia evolutiva de las sirenas, cómo posiblemente están en peligro de extinción o extintas, y cómo un gobierno oscuro y malvado quiere desinformar al público sobre este hallazgo.

En realidad, al igual que el programa Dragones: una fantasía hecha realidad, no se trata más que de un pseudodocumental con la intención de describir un mito y tratar de adaptarlo a cómo sería si el mito fuera real. Sin embargo, tal como suele pasar con las bromas al estilo día de los inocentes, el público que miró el programa quedó pasmada con la "noticia" del cuerpo de una sirena. El furor por el pseudodocumental y la excelente historia de encubrimiento que presenta, fue tal que la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de EEUU, tuvo que lanzar un comunicado en el que aclara que no hay evidencias de humanoides acuáticos. La polémica y la fascinación hicieron de este documental un éxito que a día de hoy, sigue siendo transmitido en Discovery de forma ocasional. Un engaño intencionado sin duda.
Lo cierto, es que las sirenas son solo un mito y nada más. Estoy muy seguro que quienes estén leyendo esto en estos momentos, piensen lo mismo que yo respecto al tema. Aunque son un mito, es uno de los más interesantes y más arraigados en la cultura pop. Desde cosas como esta sirena de 2006, hasta programas, series y películas para niños, como La Sirenita, nos demuestran que la imaginación antigua, aun sigue presente en nuestros días.

Además de que no hay evidencia alguna de la existencia de seres como las sirenas, tenemos la evidencia de la evolución. Los seres humanos, somos primates, algo que es totalmente alejado de las especies acuáticas –nuestros parientes acuáticos mas cercano, vendría a ser los manatíes, los delfines y las ballenas-, de modo que, hasta donde sabemos, es biológicamente imposible que algo como un mitad humano, mitad pez, pudiera existir. Estos hechos hacen poco para evitar que aún hoy se escuche de fraudes, como el esqueleto de una sirena encontrado en la Playa Sozopol, que en realidad no fue mas que una fotografía manipulada para un concurso de fraude fotográfico.

De modo que ni la ciencia ni la historia apoyan si quiera, la posibilidad de que exista algo parecido a una sirena, tal y como se describen en los mitos antiguos, o en las fotos fraudulentas modernas.


SI TE INTERESA ESTE TEMA

*La Enciclopedia de las cosas que nunca existieron en línea, con información sobre mitos de ayer y hoy.

*El Museum of Hoaxes, contiene información sobre fraudes de sirenas, gigantes y otras "evidencias" de seres míticos.

*"Mermaids: The Body Found", artículo disponible en Snopes, donde se desenmascara el falso documental de Animal Planet.

Psicología: ¿ciencia social o ciencia de la salud?

-Corregido y aumentado el 05/07/15-

No estoy seguro cómo se clasifica esta ciencia y carrera universitaria en otros países (si usted es de otro país, me lo puede hacer saber con su opinión al final de este artículo). Lo que sé, y basado justamente en lo que sé, es que la Universidad de Guadalajara está equivocada en el lugar que sitúa esta profesión. Tal parece, que para la U de G la psicología entra dentro de lo que son las ciencias de la salud, y esto, más erróneo no puede estar. Basado en lo que conozco sobre el objeto de estudio de la psicología, esta no tiene por objetivo algo relacionado a la salud.

Las ciencias de la salud son todas aquellas que tienen como objeto de estudio y práctica, el curar , prevenir o tratar la enfermedad. Ejemplos de esto: la epidemiologia, es el estudio de las epidemias, para así saber cómo combatirlas, controlarlas, evitarlas -si es que se puede-, y curar a los afectados de cierta epidemia, basado en los conocimientos y técnicas médicas; la psiquiatría, es el estudio de las enfermedades mentales (trastornos), y tiene por objeto el crear terapias efectivas que ayuden al combate de la enfermedad mental. Las ciencias de la salud llegan a ser en parte ciencia pura, parte ciencia aplicada y parte tecnología (para adentrarse más en este problema fascinante véase el libro Filosofía para Médicos, de Mario Bunge).

La psicología, en cambio, es la ciencia que se encarga del estudio de la conducta humana (y de otros organismos), cómo llega una persona a comportarse y por qué (sus causas, lo que implica y el origen de cierta conducta). Existen varias ramas de la psicología que se enfocan en el comportamiento colectivo, tal como la psicología social, la psicología empresarial, la psicología de la ciencia y la psicología de las creencias. Ciencias sociales tales como la economía, la sociología y la antropología se nutren del conocimiento de la psicología para explicar fenómenos sociales. Los psicólogos pues, crean conocimientos sobre la conducta y la mente humana y su relación con el medio, los cuales ayudan comprender mejor quiénes somos, pero también sirven para aplicarlos como herramientas para otras disciplinas, e incluso para tecnologías sociales como la psicoterapia.

Las ciencias sociales, también conocidas como ciencias humanas, son las que se encargan del estudio del hombre, individuo y sociedad, sus expresiones, manifestaciones, acciones y pensamientos. Ejemplo de estos son la historia, la economía, la sociología, la antropología y la lingüística. Basados en lo ya dicho en los dos párrafos anteriores, la psicología parece encajar a la perfección entre las ciencias sociales, las cuales más que ser un conjunto de disciplinas paralelas a las conocidas como ciencias naturales, serían un subconjunto de éstas últimas.

Dicho de otro modo, sabemos que el ser humano es una especie más como muchas otras que se originó gracias a un tortuoso proceso de evolución biológica y, más recientemente de evolución cultural. La genética, igual que la cultura, moldean el cerebro del individuo cuando éste se está desarrollando en un ambiente social, lo que influirá en su comportamiento, su inteligencia, su creatividad, su personalidad y su percepción del mundo externo. El ser humano y la civilización serían pues, fenómenos naturales emergentes que pueden ser estudiados científicamente. Y el estudio científico de los fenómenos sociales (que no serían sino un tipo especial de fenómenos naturales) serían las conocidas como ciencias sociales.

Si uno presta atención, se dará cuenta que las ciencias sociales son en realidad ciencias de la conducta. La sociología estudia la conducta de la sociedad en conjunto; la economía se ocupa de la conducta económica; la historia se ocupa de la conducta social a lo largo del tiempo. Podríamos decir que son ciencias de la conducta enfocadas a un tipo de conducta particular, por lo general a escala colectiva no individual (aunque no siempre sea así).

La psicología se sirve de conocimientos de las ciencias naturales, tales como la genética de poblaciones, la biología evolutiva, la etología y las neurociencias, a la vez que toma de la sociología, la historia o la antropología biológica conocimientos que ayudan a sustentar sus teorías. Todo esto hace ver a la psicología como una ciencia "mixta", en parte una ciencia natural y en parte una ciencia social. Dicho enredo queda sanjado en el momento que se acepta que no existe el paralelismo ciencia natural-ciencia social, concluyendo simplemente que la psicología es una ciencia del comportamiento.

¿Psicoterapia = psicología?

Esta es hasta donde he visto una de las confusiones más comunes entre las personas. La creencia de que un psicoterapeuta es lo mismo que un psicólogo. Si bien la mayoría de los psicoterapeutas estudiaron psicología (algo esencial para ser psicoterapeuta y no un charlatán), lo cierto es que no todos los psicólogos son psicoterapeutas y la psicoterapia no es lo mismo que la psicología.

Si buscamos en un diccionario común, encontramos que la psicoterapia es el “tratamiento de las enfermedades mentales por medios y métodos psicológicos.” De modo que una psicoterapia comprende una serie de métodos, conocimientos y técnicas enfocados a la ayuda de algún problema psicológico, es decir, algún problema de conducta. Pero esto no significa que es psicología.

La psicología, tal y como su etimología lo indica (psique = mente, alma; logos = estudio, tratado), es el estudio (hoy en día) científico, enfocado a entender la conducta humana. Su definición, no tiene nada que ver con una ciencia de la salud, pues no trata de curar nada, sino conocer los mecanismos de un fenómeno llamado conducta humana, su relación con el medio y sus implicaciones sobre aquello que llamamos naturaleza humana.

La psicoterapia en el mejor de los casos, vendría a ser una práctica basada en conocimientos de la psicología (es decir, una tecnología). Sin embargo, que algo lleve el nombre de psicoterapia no es para nada garantía científica, y muchas de las más famosas psicoterapias tienen postulados y técnicas pseudocientíficas, bastante alejadas de lo que hoy es la psicología científica (también llamada psicobiología).

Ejemplos de esto son las psicoterapias que llevan a cabo Budd Hopkins o John Mack, ambos creyentes de ovnis y abducciones extraterrestres, quienes animan a sus "pacientes" a mostrarse como verdaderos ejemplos de evidencia extraterrestre. Entre sus "tratamientos" están las terapias de grupo, que consisten en contar sus anécdotas con personas que alegan haber sufrido lo mismo; y la terapia de hipnosis (hipnoterapia). Esto bien podría ser una psicoterapia, y lo es.

Otro ejemplo, son las personas que en vez de acudir con un psicoterapeuta, acuden con ministros, sacerdotes o pastores, para llevar una vida espiritual plena. Las personas que suelen recurrir a esto, por lo general, sufren de una gran perdida emocional –quizá la muerte de alguien demasiado cercano-, y deciden que lo mejor es aferrarse a sus creencias en Dios o en la vida después de la muerte.



Aunque buena parte de la psicología clínica y la psicoterapia se encuentran plagadas de charlatanería y pseudociencias, es posible encontrar psicoterapias basadas en la ciencia, sirviéndose de lo que se sabe en neuropsicología, ciencias cognitivas y filosofía científica de la mente.

En ambos casos no hay nada científico, pues tanto en el caso de abducidos como en el de los aferrados a su fe religiosa, lo que buscan no es el cómo o por qué se sienten así; el por qué, por ejemplo, unas personas sienten haber sido raptadas por extraterrestres, o que otras sientan la presencia de Dios. Y es aquí donde radica la principal diferencia de psicología y psicoterapia.

La psicoterapia es un método de tratamiento para la salud emocional y de comportamiento que no necesariamente funciona mediante principios científicos (algo deseable, desde luego, es la psicoterapia basada en la ciencia, para que no nos den gato por liebre, abusando de nuestra confianza y ahorros). Todo lo que tiene que hacer un psicoterapeuta es hacer sentir a su paciente bien, con un significado de su vida, de manera positiva. Esto se puede lograr mediante la religión, la superstición y lo paranormal. No busca enseñar al paciente el por qué se siente así, cómo llegó a sentirse así, ni cómo esto es un ejemplo de la vida en sociedad. Todo lo que busca es hacer feliz y tranquilizar a la persona. La efectividad de una psicoterapia, científica o no, dependen del paciente. Si el paciente cree que la psicoterapia lo ayudará, entonces así será. No importa si se basa en los postulados de la pseudocientífica corriente del psicoanálisis o en la Biblia o en los consejos de Alcohólicos Anónimos, pues si la persona en terapia cree que es verdad, se sentirá a gusto con esa verdad –falsa, pero verdad para la persona-.

La psicología, en cambio, debe ser (o debería ser) objetiva, libre de prejuicios o creencias no científicas, pues su objetivo como ciencia es buscar la verdad detrás de su objeto de estudio.

Con todo y esto, tal vez no es nada bueno confundir un psicólogo con un psicoterapeuta, aunque a veces pueda ser que sea las dos cosas, lo que, una vez más, sería lo más deseable. Lo que sin embrago es desde mi punto de vista indiscutible es que la psicología no es una una ciencia de la salud, como vendría siendo la psiquiatría, o las técnicas terapéuticas (no siempre científicas, insisto) como el psicoanálisis y otras psicoterapias.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*Filosofía de la Psicología, de Mario Bunge y Rubén Ardila, Editorial Siglo XXI, México, 2002.

*50 grandes mitos de la psicología popular, de Scott O. Lilienfield, Steven Jay Lynn, John Ruscio y Barry Beyerstein, Editorial Océano, México, 2012.

*"La Psicología científica y las pseudopsicologías", ensayo de Carlos J. Alvares Gles, en ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.

*El artículo de Robert Todd Carroll, "Psychology", en The Skeptic's Dictionary.


*El sitio oficial de la Association for Psychological Science ofrece información científica sobre los problemas y estudios de la mente.

domingo, 23 de enero de 2011

Ofiuco: ¿el 13° signo zodiacal?

Constelación de Ofiuco.
Conocida hace siglos  por los astrónomos,
 ignorada por los astrólogos,
 hasta ahora.
-Corregido y aumentado 25/01/17-
Durante los últimos días, ha estado circulando una noticia que, más que ser una trascendental nota o un importante descubrimiento científico –casualmente estos últimos casi nunca son mencionados en las noticias-, se habla de un signo zodiacal: Ofiuco, "el 13° signo de la astrología occidental."

Por más cómico que me resulta tal nota, no deja de ser inquietante que tantas personas la estén tomando tan en serio. Mientras que algunos aseguran que de este modo, la astrología puede tener un poco más de "validez", otros crean ciber escándalos para poder quedarse con su signo con el que nacieron. El punto es que tanto unos como otros, hablan de esto como si la astrología tuviera seriedad o como si en verdad los astros influyeran en nosotros con su luz, su fuerza de gravedad o campo electromagnético (o cualquier fuerza imaginaria que los astrólogos puedan inventar, como las energías cósmicas). ¿Por qué tanta euforia por una nota que no debería tener mayor atención?

En primer lugar, ¿de donde llegó esta controversia? Aclararé el origen de esto más adelante. Primero un poco de historia y sentido común. Si bien, lo cierto es que Ofiuco es una constelación reconocida desde hace siglos, los astrólogos no la habían agregado a las cartas astrales por comodidad y para que el universo pareciera bonito y armonioso. Para aquellos que creen en astrología y que no entendieron mis últimas palabras, lo explico de una manera un poco más simple y menos burlesca hacia una pseudociencia. Recordemos el por qué, entonces, la astrología simplemente debe ser vista como algo entretenido y no más.

COSAS DE BRUJOS Y CIENTÍFICOS

Hace unas semanas, en una comida con unos amigos, comentábamos sobre un compañero que no había asistido a la reunión. En la conversación, salió la opinión de que no asistió por que su novia no lo había dejado. No estoy seguro como, pero de un momento a otro, surgió el comentario que quizá la novia lo tenia embrujado con algún brebaje o ‘amarrado’ con algún hechizo.
Por supuesto, expresé mi opinión escéptica, argumentando que ese tipo de comentarios estaban fuera de lugar, pues cosas como la brujería y el chamanismo simplemente carecen de sentido. Mi compañero, insistió que la brujería en verdad existe, y que es posible ‘amarrar’ a alguien. Prácticamente, afirmó que los brujos son capaces de curar algunas enfermedades, mencionando el caso de una celebridad –que no recuerdo quien fue, debo poner mas atención a las platicas de reuniones- que, después de asistir con el medico y darle un diagnostico terminal de cáncer, al ir con brujo, el tumor desapareció. Posiblemente, pensó que con casos como este, era innegable la eficacia de la brujería y el curanderismo. Quizá pensó que me quedaría sin ningún argumento para defender mi escepticismo. Lo cierto es que le di varias explicaciones más simples y lógicas, que la supuesta intervención mágica. Entre ellos supuse una remisión espontanea, un diagnostico equivocado o efecto placebo. Incluso pudo ser una combinación de dos o más explicaciones que ya dije y que también, no se me ocurrieron –como seria la falacia post huc o las enfermedades psicosomáticas-.

Tal como él –probablemente-, supuse que con argumentos científicos, dudaría de su postulado. Contrario a mi creencia, me respondió que al ser explicaciones científicas, lo que sucede es que los científicos, tienen que justificar el hecho de que no puedan explicar algo. Dicho de otra forma, la brujería es algo que la ciencia no acepta, pero por que los científicos no quieren, no por que sea un fraude. La pequeña discusión, simplemente terminó cuando sirvieron las bebidas. El tema  desapareció, y ya no se mencionó más del asunto. De modo que se puede decir que ni él ni yo ganamos el debate. Sin embargo, esto justamente lo que intento aclarar en este articulo.

Mi expresión de ‘ni el ni yo ganamos el debate’ es un tanto arrogante de mi parte, y fuera de lugar, pues al final, no se trata de imponer mi punto de vista sobre el suyo o viceversa. Este tipo de mal entendidos, hacen que las personas no sepan diferenciar la ciencia de la pseudociencia, entre el  conocimiento y la creencia.

En otra ocasión, en un grupo de creacionismo y simpatizantes del diseño inteligente, entré en debate con un usuario del grupo que, de igual manera, no parece entender la diferencia entre saber y creer. Esta persona, me mencionaba, que al no creer yo, en el dios bíblico, creía en el dios azar, o el dios coincidencia.


 No estoy seguro si en verdad se refería a que yo creia en una  especie de deidad, sin embargo, aunque no haya sido así, la idea de que los escépticos y los científicos reemplazan a dios por el azar es igualmente errado. También me a tocado ver como algunos llegan a pensar, que posturas como el ateísmo, reemplazan a un dios, por el culto hacia si mismo.

Es una creencia fuera de lugar y solo demuestra lo poco que conocen los postulados de sus contrarios. Bien decía el astrónomo Carl Sagan, que No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer".


Las personas suelen confundir los puntos de vista, y una de las razones que se me ocurre sean probables, se debe, en gran medida a que los ateos, escépticos y agnósticos, posiblemente no se saben expresar a la hora de manifestar su postulado basado en las evidencias científicas.
Se debe, creo yo, también a que desde pequeños, no se nos enseña de manera correcta lo que es la ciencia, para que sirve y como se utiliza de manera correcta. Evidencia de  todo esto, son las opiniones y creencias como las de mi amigo, quien piensa que las teorías y respuestas científicas, están al mismo nivel y son igualmente razonables que la brujería o el chamanismo; la creencia de que los científicos están en contra de lo sobrenatural solo por que si. Todo esto no puede estar más alejado de la realidad.

Si la ciencia,  estuviera al mismo nivel que la pseudociencia, la religión y el curanderismo, entonces la ciencia no tendría razón de existir. La ciencia en dado caso, seria entonces una rama de la religión, cosa que definitivamente no es. A diferencia del dicho popular: ‘entre el amor y el odio, solo hay un paso’, entre la ciencia y la pseudociencia hay una enorme muralla, en la que la ciencia, está por mucho en la sima.

Cosas como las pseudociencias, la religión y el misticismo, proponen verdades absolutas, verdades que para estas mismas corrientes son incuestionables, y cuestionarlas, seria ser un hereje, pues según su base, no pueden ser cuestionadas. Aunque se demuestre una y otra vez que son postulados erróneos o que carecen de evidencia y sentido común, un brujo, un ufólogo o un sacerdote, siempre dirá lo mismo una y otra vez. Sus postulados simplemente no pueden cambiar.

Sin embargo, en ciencia, no existen postulados absolutos, dogmáticos. La ciencia a diferencia de la pseudociencia, postula hipótesis que pueden ser falsables,  es decir, que pueden ser sometidas a exámenes exhaustivos que demuestren que tal hipótesis es errónea o es correcta.

Las teorías, postulados y leyes científicas, están lejos de parecerse a cualquier afirmación que haga un brujo o un chaman, pues por lo menos, la ciencia no solo demuestra sus postulados con afirmaciones, especulaciones y anécdotas, sino con hechos, exámenes rigurosos que son expuestos a cualquiera que desee dudar de el.

En el caso de la brujería por ejemplo, se sabe que no es mas que la combinación de creencias distintas, entre ellas, el culto a satanás originado en la Edad Media como una protesta al dominio de la iglesia; las religiones africanas y otros tipos de cultos paganos, y –en el caso de la brujería en Latinoamérica- de la combinación de creencias mesoamericanas, tales como la creencia en  nahuales y espíritus de la naturaleza; combina además, algunos conocimientos en herbolaria, naturismo y la creencia animista. De modo que la brujería, mas que ser un área seria y/o capaz de controlar a alguien por medio de influencias  paranormales, no es mas que una combinación de creencias, las cuales todas, carecen de sentido y de la mas mínima evidencia. Aun así, las personas alegan que la brujería funciona, y no falta quien asegure que ha sido victima de brujería, que tuvo que ir a con un sacerdote o con un brujo ‘blanco’ para deshacerse del encantamiento. ¿Por que las personas creen en esto? ¿Cómo es que alguien llega a creer que fue encantado o que está poseído por entidades sobrenaturales?

Los psicólogos, aseguran que la brujería funcionará en la persona que esté dispuesto a creer en ella. No significa que si tengo fe en dios no me sucederá nada, sino que más bien es una forma extraña de efecto placebo invertido (en vez de que la mente cure o se sienta aliviada, daña). La persona que piensa que fue embrujada, se siente atemorizada, enojada, estresada, triste o deprimida. Por estas razones, pierde su trabajo, su familia o su negocio. La persona se cierra en su mundo imaginario en el que no hará nada o lo hará mal                                        –intencional o no intencionalmente-, pues al fin y al cabo, de qué serviría hacer algo bien si se está embrujado. Luego todo esto es atribuido a los entes sobrenaturales, cuando en realidad fue la propia persona la que causó todo esto. La persona llega a tener dolores y enfermedades que los doctores no pueden curar, pero que exorcistas si pueden. Esto más que probar que estaba siendo victima de brujería, muestra que estaba siendo victima de sugestión y enfermedad psicosomática. Todo fue creado y provocado por la persona, en su mente,  no por el diablo.
En otros casos, a las personas les suelen ocurrir algunas desgracias, como el que su empresa quede en banca rota. De modo que otra persona allegada a la primera, le dice que tal vez es victima de brujería. La persona, acude a un brujo para hacer una limpia, y después, con actitud renovada y positiva, recobra su negocio, y después se lo atribuye al brujo que limpio de espíritus malos el lugar. Lo cierto es que las tragedias ocurren a cada momento, en todo el mundo, y después de ‘la tormenta, viene la calma’, es decir, no importa que tan mal se vean las cosas, estas mejoran por si mismas con el esfuerzo de las personas mismas, no por la ayuda de magia.

Desde siempre, ha sido muy atractivo echarles la culpa a los dioses o a los demonios, de nuestros actos, problemas y responsabilidades. En vez de ponerse a pensar que tal vez les hacia falta un poco mas de rendimiento, que administraban mal su empresa, o que están en un momento de crisis económica, suponen que todo es culpa de lo paranormal, exculpándose y quitándose todas las responsabilidades. De modo que en estos casos no se trata más que de irresponsabilidad y negación por parte de la(s) persona(s), aceptar que o consecuencia ya acto humano, es provocado y responsabilidad del ser humano. En ninguno de los dos casos anteriores, se puede llegar a determinar que la persona haya sido victima de ataques paranormales de envidias de quien sabe quien, por medio de rituales malignos.

Las personas llegan a creer que son victimas de algo por el estilo,  por que están condicionadas de esa forma, pues nuestra cultura y educación, no fue creada –o no esta siendo usada de manera correcta- para pensar de manera critica; además de esto, es mucho mas simple culpar al diablo de nuestras acciones, pesares y males, en vez de ponernos a analizar nuestra manera de ser.

Una vez establecido esto, ¿existen razones para pensar que la brujería exista más allá de nuestra imaginación? ¿Hay razones para pensar que la ciencia, la religión y la brujería son lo mismo? ¿En verdad son lo mismo? Ante las tres cuestiones, y basados en los conceptos básicos de ciencia, religión, esoterismo y pseudociencia, la respuesta es No.

Pero es aquí donde volvemos al inicio, todo lo anterior es una explicación más razonable, basada en los postulados de la psicología, la antropología y la sociología: estas pertenecen al mundo de la ciencia. ¿Se oye todo esto que es una justificación o es más bien una alternativa más sensata y simple que la idea paranormal? El problema, es que la ciencia, no está interesada en ponerse en contra de las creencias sobrenaturales de las personas, sin embargo, la ciencia está obligada a encontrar respuestas simples que concuerden con la evidencia empírica y experimental. De modo que no se trata de justificar o ponerse en contra de la brujería, la pseudociencia, la religión o la metafísica, sino mas bien se trata de ser objetivos, y establecer cuales son los puntos verdaderos, y cuales las afirmaciones carentes de evidencias tanto empíricas como científicas. Cosas como la brujería, no pueden ser demostradas ni de manera empírica, ni científica. De modo que, si uno no es capaz de conocer por medio de la experiencia o la evidencia, ¿Cómo se intenta conocer? ¿Cómo saber si algo en verdad está ocurriendo como creemos? La respuesta, es que lo más probable es que lo que creemos no es verdad, y que estamos omitiendo la respuesta obvia, la respuesta natural, psicológica y/o social.
Algunas personas podrían argumentar que no se debe confiar en la ciencia,               por que esta, constantemente se equivoca. La idea que la ciencia tiene errores     es verdad, pero es justamente en estos errores que se diferencia mas de               otras formas de pensamiento o de conocimiento –tales como el conocimiento religioso-. La ciencia al equivocarse, busca nuevas respuestas que encajen con lo observado de cierto objeto de estudio. Una vez que una hipótesis encaja, se buscan las  evidencias que demuestren que tal hipótesis es correcta. Una vez que esto ocurre, se convierte en teoría científica. La ciencia se autocorrige, y de este modo, es capaz de llegar a respuestas más sensatas y posibles. En pseudociencia, religión y misticismo, hemos visto una y otra vez que no importa cuanto se equivoquen sus postulados. No importa cuanto se demuestra que tales ideas están equivocadas, estas nunca cambian. De modo que es el dogmatismo pseudocientífico y la incertidumbre científica, la que tiene serios problemas con la realidad. Las evidencias, apuntan y demuestran que si bien, la ciencia no es perfecta, es sin duda, la mejor herramienta que el hombre tiene para conocer y comprender los fenómenos de la naturaleza y la sociedad. Las ideas sobrenaturales, han sido estudiadas por el ojo científico por siglos, y a lo único que dirigen las evidencias es a que solo son creencias y nada mas. Si las evidencias demostraran que cosas como los fantasmas, duendes, demonios existen, entonces la demonología, la parapsicología y la brujería, serian disciplinas científicas. Pero no lo son, no por que la ciencia no quiera, sino por que las evidencias, nos demuestran que son ideas equivocadas que no llevan a ninguna parte para poder entender un fenómeno.

De manera que, para poder entender de manera plena y con cierta certeza, es necesario deshacerse de las creencias, para así mirar las evidencias del conocimiento

SI TE INTERESA ESTE TEMA
*El Mundo y sus  Demonios, de Carl Sagan, Editorial Planeta, 1995
*El sitio web de La Ciencia y sus Demonios,cnho.wordpress.com , con buenas referencias sobre la diferencia entre ciencia y pseudociencia
*el podcast de, el Skeptoid, en skeptoid.org, con excelentes notas sobre pseudociencia, fenómenos paranormales y pensamiento critico
*El Diccionario Escéptico, de Robert Todd Carroll, en skepdic.com, con una cantidad enciclopédica de temas de ciencia y pseudociencia

viernes, 21 de enero de 2011

HIPATIA DE ALEJANDRÍA: MÁRTIR DE LA CIENCIA

Es a mí parecer, la más grande filosofa de la historia. Escuchar o hablar de ella en su tiempo, podía representar distintas cosas. Para algunos, una bella mujer que ya había tardado en encontrar marido; para otros, una hereje blasfema, atea y científica, cosa que las ‘sagradas’ escrituras prohibían; pero para sus más allegados, era sin duda, la mejor profesora de filosofía y ciencias de la Biblioteca de Alejandría. Hipatia, se cuenta, era una brillante mujer, con un amor envidiable al conocimiento de la naturaleza, la ciencia y la sociedad en la que vivía.
Bella e inteligente, era una combinación arriesgada –decían sus contemporáneos-, para la aristocracia de la ciudad. Simplemente, no hay mejor ejemplo de verdadero amor al conocimiento, como lo fue Hipatia. Si bien, la historia está plagada de otras filosofas y científicas, nadie a llegado a tener una historia tan inspiradora como la de esta mujer de la Roma cristiana.

UN POCO DE HISTORIA
Hipatia nació en el año 370 d.C., aunque algunos historiadores sitúan su nacimiento en 355 d.C. no conocemos nada acerca de su madre, pero su padre, fue el famoso Teón de Alejandría, filósofo y matemático de la época, cuya mentalidad y pensamiento, acercaron a Hipatia a un mundo del que las mujeres no entraban nunca: el mundo del conocimiento. Teón la educó desde niña para hacer de ella todo un individuo completo, según el ideal griego: un ser humano que cultiva tanto el cuerpo como la mente y reúne sabiduría, belleza y razón. Para cuando Hipatia se convirtió en una mujer, Teón había logrado lo que tanto había soñado.
Desde niña, se le inculcó la educación física, los baños relajantes combinado con enseñanzas de arte, ciencia, filosofía, historia y música. Ella viajó a  Roma y Atenas, donde estudió filosofía, astronomía, física, matemáticas y lógica.
De vuelta en Alejandría, trabajó en la milenaria Biblioteca de Alejandría –conocida en ese entonces como el Museo, pues además de ser el lugar con la mayor colección de escritos de ciencia, arte y filosofía, también contaba con un zoológico, jardines botánicos, observatorio y salas de disección-. En dicho instituto,  superó a su padre en pensamiento y conocimiento. De hecho, algunos historiadores, creen que algunos de los escritos atribuidos a Teón, en realidad fueron hechos por Hipatia.
La mujer filosofa, contribuyó a la creación de inventos como el astrolabio y el aerómetro; defendió enérgicamente el heliocentrismo, utilizando los tratados de filósofos clásicos como Eratóstenes, que suponían ya la forma esférica de la Tierra así como su orbita alrededor del Sol.
Hizo estudios sobre el peso específico de los líquidos y sobre geometría euclidiana. Como filosofa, fue una abanderada del pensamiento neoplatónico, además de considerar que los dioses eran una invención del hombre.
Todo su talento y dedicación a la investigación del hombre y la naturaleza, le fueron recompensados al ser nombrada directora de, el Museo.

MÁRTIR DE LA CIENCIA Y EL CONOCIMIENTO
Aunque tuvo muchos pretendientes a lo largo de su vida, ella nunca pensó en casarse y ‘atarse’ a un hombre que no le permitiría seguir con sus investigaciones. De modo que decidió pensar en la ciencia más que en el amor. No se tienen registros de que estuviera enamorada de alguien en específico.
Fue justamente su modo de pensar –tanto ateo como liberal- lo que le valieron varias envidias y enemistades.
En el año 390, Teófilo, el obispo cristiano de Alejandría –religión aceptada por el imperio romano en el 391-, mandó destruir templos paganos de la ciudad. Con este mandato, la milenaria Biblioteca de Alejandría, fundada en el siglo IV a.C. por Alejandro Magno, poseedora de mas de 500, 000 volúmenes de manuscritos sobre historia, ciencia, filosofía, cultura, política, geografía, arte, literatura, simplemente fue destruida ‘en el nombre de Cristo’. La máxima casa del conocimiento de la antigüedad, fue quemada por ser de origen pagano y todo en ella, incluyendo los estudios de grandes filósofos como Aristarco, Demócrito, Teodoro, Anaxágoras, Tales de Mileto, Eratóstenes, Ptolomeo, Aristóteles y otros tantos. Los conocimientos y el valor de todo lo destruido es simplemente incalculable. Hipatia, se salvó prácticamente de ‘milagro’, solo por que el gobernador romano, la ayudó frente a la presión cristiana. Sin embargo, el nuevo obispo de Alejandría, Cirilo, acuso a Hipatia de bruja y hereje por no seguir la biblia y por saber de ciencia.
En el año 415, Hipatia, fue violada, torturada, golpeada, arrastrada por las calles de la ciudad y asesinada por los parabolanos, un grupo de monjes seguidores de las enseñanzas de Cirilo.
De este modo, el conocimiento del Museo y su más ilustre directora fueron olvidados por siglos. Hipatia quedó en el basurero de la historia –hasta la Ilustración- y su ejecutor intelectual, Cirilo, fue canonizado. Hoy es conocido como San Cirilo de Jerusalén, un hombre ejemplar y digno de rendir culto.
La historia de Hipatia, sin embargó salió de la oscuridad en el siglo XVIII, cuando la Ilustración, puso de manifiesto las atrocidades e injusticias cometidas por el fanatismo religioso. Por tener fe, fue destruido un lugar con una información irrecuperable. Por fe, se asesinó de manera brutal e inhumana a la última gran sabia de la antigüedad. Sin embargo, lo más importante es ver como influye esta historia en el mundo de la divulgación del conocimiento moderno. Hipatia, tenía una amplia gama de ideas sobre su mundo, que no son muy diferentes a la actualidad. Creía que la religión, la fe y el fanatismo, eran grandes agujeros en el camino hacia el progreso, hacia el verdadero entendimiento de la naturaleza y de la sociedad. Creía que el hombre, y la mujer, debían tener los mismos derechos en todo. Desde la libertad de decisión sobre con quien estar, a que dedicarse, hasta la libertad de conocimiento, así como el derecho de ser tratados de la misma forma ante la sociedad. Estas ideas, podrían parecernos nuevas, sin embargo, Hipatia es la evidencia perfecta de que el ideal de sociedad utópica  a raíz de la libertad y el conocimiento, ya se tenían desde la antigüedad. Sin embargo, también es un ejemplo y una advertencia, para no volver a caer en los errores de la fe ciega. El oscurantismo medieval, cuando fue asesinada, apenas empezaba a ‘brillar’ y actos como la destrucción de la biblioteca, la intolerancia ante otros tipos de creencias, debieron de haber servido como lección de lo que se aproximaba. Un mundo sumido en la ignorancia, gobernado por líderes religiosos que no hicieron otra cosa más que estancar el progreso por mil años.
La historia de Hipatia y otros tantos mártires del conocimiento, ayuda en gran medida para reflexionar, y el poder elegir que camino tomar: ¿tomaremos el camino de la fe arrogante e ignorante o el del conocimiento libre y verdadero?

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*el blog, josemanuelruiz.wordpress.com, presenta un interesante y ameno articulo de Hipatia.

*el sitio web, astroseti.org, presenta una biografia de la gran filosofa de la antigüedad  

*historia y vida de Hipatia en mujeres progresistas, fmujeresprogresistas.org

Para consultar más rápido