"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


viernes, 10 de julio de 2015

Homo sapiens ferus*

Misterios de los niños salvajes

"Rómulo y Remo", Rubens, 1618 óleo sobre lienzo,
Roma, Museo Capitolino.
En 1735 el famoso naturalista, padre de la taxonomía moderna, Carlos Linneo publicaba su Systema Naturae, obra en la que da a conocer el sistema de clasificación de especies que todavía es utilizado hasta nuestros días para describir y agrupar las especies de seres vivos. Algo que en nuestros días nos parece curioso en el Systema Naturae, es la clasificación de varias especies de humanos que según Linneo viven hasta hoy. Linneo diferenció el homo americanus, el homo europaeus, homo asiaticus y el homo afer (los “hombres” de Estados Unidos, Europa, Asia y África respectivamente). Linneo incluyó otras dos especies de humanos más: el homo monstruosus, designando a gigantes y enanos; y el homo ferus u hombre salvaje.



Linneo afirmaba que las características del homo ferus eran las de “mutus, tetrapus, y hirsutus”, es decir, mudos, que se mueven en cuatro patas y peludos. Aunque la clasificación antropológica de Linneo está hoy día más que descartada, es interesante notar la atención que ya en las primeras décadas de 1700 tenía el tema de los llamados “hombres salvajes”, criados de manera aislada de todo rastro de civilización. Para ilustrados como Linneo, era obvio que estos no podían pertenecer a la misma especie a la que pertenecían los hombres de la civilización de avanzada, caracterizada por la educación, la cultura y el lenguaje. Desde luego, incluso ya en esos tiempos, no todos concordaban con Linneo.

El filósofo Jean Jacques Rousseau aseguraba que el estado puro del ser humano era el salvaje, por naturaleza bondadoso, y que era la civilización la que corrompía el buen salvaje, volviéndolo educado pero hipócrita, culto pero egoísta. Estas cuestiones filosóficas sobre la naturaleza humana son imposibles de ignorar cuando se habla de un tema tan extraño pero que puede decirnos tanto sobre nosotros mismos: las historias de niños salvajes, niños abandonados a su suerte en bosques y junglas que de algún modo sobreviven por años, siendo al parecer adoptados por animales como lobos, osos o monos, y desarrollándose como individuos de esas especies más que como humanos.

Como bien lo muestran Linneo y Rousseau, el tema no es nuevo. Popularizado por la mitología y por la literatura, con personajes como los míticos fundadores de Roma Rómulo y Remo, el niño Mowgli imaginado por Rudyard Kipling en El libro de la selva o Tarzán “el rey de la selva” creado por Edgar Rice Burrowghs, las historias de niños salvajes son, probablemente, tan antiguas como la civilización misma. Pero, ¿son reales? ¿En verdad es posible que un animal salvaje elija criar un humano en vez de comérselo? ¿Podría ser que estos casos revelen conocimientos nuevos sobre la naturaleza humana?

Entre los casos documentados, los más antiguos datan de principios de 1300, con reportes de “niños lobos” en Hesse, Alemania. Tal vez el caso más famoso de la historia es el del niño salvaje bautizado como Víctor de Aveyron, encontrado en 1797 y retratado en la película “El pequeño salvaje” de François Truffaut. Víctor fue avistado por testigos desde 1794 en el bosque de Aveyron, Francia, siendo capturado por un grupo de cazadores en 1797; escapó de nuevo hacia el bosque siendo avistado varias veces más entre 1798 y 1799. En 1800 Víctor salió del bosque por voluntad propia. Su procedencia, edad y el tiempo que vivió en el bosque son hasta el día de hoy un completo misterio. Los ciudadanos de la época calcularon que Víctor tenía unos 12 años cuando por fin salió del bosque. Debido a la cantidad de cicatrices en el cuerpo, sus preferencias alimenticias (carne cruda) y su falta de expresión facial, se sospechó que había vivido por años en el bosque, sino es que toda su infancia.
La cultura pop  y las leyendas, desde tiempos
inmemorables se han servido
de las historias de los niños salvajes.
En la imagen la portada de la película
"El pequeño salvaje", en la que se retrata
la historia de Víctor de Aveyron.

El joven feral fue adoptado por un joven médico llamado Jean Marc Gaspard Itard. Después de ser estudiado por biólogos, médicos y naturalistas al ser una posible prueba viviente de algunas hipótesis filosóficas sobre la naturaleza humana (como la de Rousseau), Víctor fue educado por Itard, aunque nunca aprendió a hablar. Víctor fue capaz de aprender a pronunciar lait (leche) y Oh, Dieu (Oh, Dios). Víctor sin embargo, aprendió el significado de las acciones. Un misterio para Itard fue el por qué Víctor nunca aprendió a hablar, a pesar que se demostró que el niño no era sordo. Algunos investigadores, tales como la psicóloga Uta Frith sugieren que Víctor pudo haber padecido de autismo, explicando así su conducta extraña y su incapacidad para hablar. Víctor murió en 1828, dejando una leyenda tras de sí.

Otro caso famoso fue el de las hermanas Kamala y Amala. Se presumía que Kamala tenía 8 años mientras que Amala era una bebé de apenas 18 meses. Su supuesto descubridor, el reverendo Joseph Amrito Lal Singh, aseguró haberlas encontrado en una cueva con lobos en la década de 1920 en Bengala, India. El reverendo Singh mató a la que se supone era la loba que había cuidado a las niñas. Siendo rector de un orfanato, Singh escribió un diario sobre las vivencias que tuvo con las “niñas lobo”. El diario consta de hojas sueltas, algunas más viejas que otras y sin fechas. Las niñas murieron al poco tiempo de estar bajo el cuidado de Singh, aunque vivieron lo suficiente para que el reverendo describiera un comportamiento típico en las historias de niños salvajes: Amala y Kamala rechazaban la comida cocinada, caminaban en cuatro patas, desarrollando callos y durezas en manos y rodillas; se mostraban indiferentes durante el día pero muy activas durante la noche. Singh también afirmó que las niñas podían ver en la oscuridad mucho mejor que cualquier ser humano promedio.

Casos más recientes han llamado tanto la atención como en su tiempo lo hicieron Víctor y las niñas lobas de Bengala. El caso de John Ssebunya sobresale entre varios. Ssebunya, también conocido como el “niño mono de Uganda” fue investigado por la antropóloga Mary-Ann Ochota. Según cuenta la historia, Ssebunya fue encontrado arriba de un árbol en 1992. Al parecer, Ssebunya había vivido por 12 años en la selva, sobreviviendo con monos verdes, los cuales se ocuparon de su crianza. Ochota, al principio de su investigación presentó una sana actitud escéptica:
El reto de la investigación de un supuesto caso de niño salvaje es que es muy probable que se trate de un engaño desde el principio. Alguien ha sacado un niño discapacitado cuyas vocalizaciones sin palabras pueden ser interpretados como el aullido de un lobo en el niño; su espasticidad se convierte en evidencia de imitar las alas, garras o patas de sus especies huésped.

Nosotros los humanos nos gustan las historias. Buscamos constantemente maneras de explicar - especialmente cuando se enfrentan por la desgracia incomprensible, o la crueldad, o diferencia física.
Ochota encontró una característica interesante que no se presenta en los casos de engaños. Ssebunya fue visto como un demonio del bosque que traería mala suerte a la aldea, de modo que muchos de los aldeanos votaban para matarlo. Parece ser que para Ochota esta anécdota fue suficiente para convencerla que se encontraba frente a un caso real de un niño salvaje:
El hecho de que la gente quería matar al niño no era parte de la historia que esperaba oír. Esto no era parte del hilo estándar de la broma niño-salvaje. 
Siempre atentos a que se les diga lo que quieren oír, el hecho de lo inesperado fue lo que me dio la corazonada de que estábamos investigando un caso real.
El caso de Ssebunya tal vez no sea un engaño fabricado, pero esto no necesariamente significa que estamos frente a un verdadero caso de niño salvaje. El niño mono de Uganda, al igual que otros niños salvajes encontrados en el pasado, mostraba un comportamiento anormal. Hasta el día de hoy, Ssebunya es incapaz de hablar, teniendo, de acuerdo a estudios psicológicos, una capacidad de aprendizaje de un niño de 4 años.

Pero, ¿en verdad es posible que existan niños salvajes criados realmente por animales? De hecho, las historias de niños salvajes han sido altamente cuestionadas. Desde el caso de Amala y Kamala hasta las historias recientes como la de John Ssebunya. Ochota, sin embargo, ha utilizado el caso de Ssebunya y otros para formar un perfil psicológico de los niños salvajes, creando un sitio web dedicado exclusivamente a las conclusiones a las que ha llegado. Ella parece estar convencida de la realidad de los niños salvajes.

Pensemos por ejemplo en una característica especial de éstos: su incapacidad de hablar. Varios estudios demuestran que es en los primeros años de vida cuando el desarrollo del cerebro humano se encuentra “maleable” para aprender algún lenguaje. Conforme se acerca a la pubertad, el cerebro del individuo será incapaz de aprender de forma correcta algún lenguaje estructurado. ¿Cómo ocurre esto?

El periodista científico Mauricio-José Schwarz, explica que una de las peculiaridades de la evolución humana es la indefensión que tienen los recién nacidos, así como nuestra prolongada infancia, un proceso conocido como "neotenia" que, se ha teorizado, se produjo entre los humanos dándonos, como individuos, un precioso tiempo necesario para aprender y formarnos en la cultura y sutilezas sociales peculiares de nuestra especie. Pero lo que parecen habernos enseñado los niños ferales es que sin el entorno social, esa preparación genética es inútil.Schwarz continúa explicando que “el aparato fonador que produce nuestro lenguaje es una peculiaridad de la naturaleza, pero más lo son las estructuras neurológicas que lo sustentan. Nuestra capacidad de producir un lenguaje se concentra en la llamada "área de Broca", por el médico francés Jean Pierre Broca que la identificó. Se encuentra en un solo lado del cerebro (comúnmente el izquierdo) en el pliegue del lóbulo frontal, aproximadamente encima y delante de nuestros oídos. En esa zona se procesa la producción del habla y parte de la comprensión, aunque la mayor parte de la capacidad de comprensión parece hallarse en el "área de Wernicke", una estructura ubicada donde se encuentral el lóbulo temporal y el parietal, en el mismo hemisferio cerebral donde se encuentra la de Broca. Siendo parte de la corteza cerebral, estas dos áreas son estructuras "modernas" en términos evolutivos.”

Es claro entonces que, si un niño es aislado de todo contacto social por demasiado tiempo, éste se verá en serias dificultades para comunicarse a través del lenguaje. No solo los casos de niños salvajes pueden ilustrar esto. También existen casos de niños torturados y aislados de todo contacto civilizado. Un triste ejemplo es el de la niña “Genie.”

En 1970, luego de años de maltrato, la señora Irene Oglesby escapó de su casa junto con sus hijos. Irene, quien sufría de cataratas y se encontraba en una seria crisis económica (como era de esperar), acudió a una casa beneficencia, en donde no tardaron en darse cuenta de que su hija de 13 años que las autoridades llamaron “Genie”, mostraba claros signos de maltrato. La niña era incapaz de hablar, tenía pañal, miraba puntos indefinidos en el espacio y sostenía sus manos como si estuviera apoyada en una barandilla.

Lo que las autoridades descubrieron fue una historia de terror: resulta ser que la familia de Genie vivió años de maltrato y aislamiento a manos de su padre Clark Wiley. Genie fue quien la pasó peor. Cuando aún era un bebé, el médico de la familia Wiley diagnosticó a Genie con problemas de aprendizaje y posiblemente retraso mental. Clark Wiley (con fuertes tendencias depresivas y autodestructivas) se tomó esto demasiado a pecho. Se especula que Genie pasaba los días encerrada en una habitación, ataviada únicamente con un pañal y atada a una silla-orinal. Cuando era de noche, su padre la colocaba en una especie de bolsa de dormir, la ataba y la dejaba dentro de una jaula hecha de alambre y madera, cuando no se le olvidaba y la niña pasaba las noches sin protección alguna en la silla (de acuerdo al testimonio de su madre). Tenía prohibido emitir sonidos o hacer ruido. Si llegaba a hacerlo, su padre la golpeaba o le ladraba como un perro feroz para asustarla. Ni siquiera le enseñó a comer o a ir al baño por sí sola. Su alimentación, hasta los 13 años, consistió en comida de bebé, cereales y huevos cocidos, todos los cuales le eran proporcionados de mano, sin entrenamiento.

Cuando Genie quedó bajo custodia de las autoridades, apenas podía entender 20 palabras, entre las cuales la mayoría eran de significado negativo. La historia de Genie recuerda un poco a los niños salvajes, pero el punto central en estos escalofriantes casos de maltrato es la corroboración sobre el desarrollo del cerebro y la importancia que tiene en éste la socialización.

Parece que al menos, la neurociencia y la antropología biológica pueden explicar por qué pareciera que los niños salvajes presentan cuadros de retraso mental, pero hay una cuestión importante que sigue sin quedar clara del todo: ¿ha existido alguna vez un verdadero niño salvaje? Es decir, un niño realmente criado por animales salvajes, adaptándose a la conducta animal y la vida en la jungla o el bosque. Crear una historia fraudulenta sobre niños salvajes no es difícil, tal como lo demostró en su tiempo la ninfa de Nullarbor.

En 1972, la pequeña ciudad de Eucla, Australia se convirtió en el centro de atención del mundo, luego de que unos lugareños reportaran haber visto a una “chica canguro” al borde de la llanura de Nullarbor. Al parecer, un caso más de un niño salvaje encontrado: se reportó que se trataba de una joven rubia que corría y brincaba desnuda junto a un grupo de canguros. Se cuenta que incluso se le preguntó al entonces presidente de EEUU, Richard Nixon, sobre el caso (parece ser que su respuesta no podía salir al aire). En poco tiempo la zona se llenó de curiosos y morbosos buscando a la chica canguro, apodada por los diarios como “la ninfa de Nullarbor.”

La historia, que parecía un excepcional hallazgo (tanto por el hecho de ser un nuevo caso de niño salvaje, como por el morbo que causaba ver una joven rubia desnuda corriendo de manera sensual entre canguros). La historia no tardó en revelarse como un fraude, de hecho, el mayor fraude en su tipo en la historia de Australia.

El investigador fenómenos extraños y miembro de la hoy extinta Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica, Luis Ruiz Noguez, narra cómo nació el engaño:

La historia comienza la noche del 26 de diciembre de 1971. Sentados en la barra del bar del Amber Motor Hotel, en Eucla, se encontraban cuatro amigos limpiando, con cerveza, sus gargantas del polvo de la Planicie de Nullarbor. Eran Steve Patupis, dueño del hotel; Laurie Scout, cazador de canguros, Ron Sells, cazador de conejos, y Geoff Pearce, un consultor de relaciones públicas. Del otro lado de la barra estaba el camarero, Philip Lewis, quien los observaba.

Eucla era un pueblo en medio de la nada habitado por ocho personas y rodeado de unas cuantas casas. Se encuentra al occidente de Australia y está unido con Ceduna por la autopista recta más larga en el continente.

Las noches (y también los días) debían ser muy aburridas, por lo que aquel grupo de hombres comenzaron a maquinar lo que es todavía el mayor engaño jamás perpetrado en Australia. La idea era en parte para poner en el mapa a Eucla, pero también promover el hotel de Patupis.
De este modo, la historia de la ninfa fue un engaño con fines propagandísticos y humorísticos. ¿Y qué pasa con otros casos como los de Amala y Kamala o más recientes como el de John Ssebunya?

“A través de los siglos muchas historias de niños salvajes se han relatado; afortunadamente, prácticamente todos ellos más tarde se han revelado como engaños”, afirma en un artículo para el sitio web LiveScience, el editor en jefe de la revista Skeptical Inquirer y miembro del Comité para la Investigación Escéptica (CSI, por sus siglas en inglés), Benjamin Radford.
Fotografía donde, supuestamente, se muestra a las
niñas lobo de Bengala, Amala y Kamala.


Si los casos de niños salvajes son engaños, ¿cómo se explican los casos como los de Víctor o de las niñas lobo de Bengala? Algo que a menudo es criticado en los casos de niños salvajes es, primero que nada, la manera tan acrítica que tanto investigadores como medios de comunicación llegan a tratar los casos. Algunos autores, como el investigador Luir Ruiz Noguez menciona en sus escritos, cuestionan los casos debido a que los niños salvajes nunca desarrollan el habla o no recuerdan nada sobre sus años en el mundo salvaje, de modo que el testigo principal para saber qué ocurrió con ellos en su infancia, se pierde en su memoria haciendo imposible asegurar con certeza qué fue lo que vivieron durante su aislamiento o si realmente estuvieron totalmente aislados, sin nadie que por lo menos, vigilara que siguieran con vida. Esta crítica se aplica en casos como el Víctor.

Una tercera crítica es la falta de documentación adecuada de los casos y/o contradicciones lógicas en los que sí existe documentación. El ejemplo perfecto de esto último es el caso de las niñas lobo de Bengala, Amala y Kamala. De acuerdo al libro L'Enigme des enfants-loup (El enigma de las niñas lobo, 2007) del médico cirujano Serge Aroles, el caso de Amala y Kamala no es más que un fraude. En palabras del propio Aroles, es la estafa más escandalosa relacionada con los niños salvajes.

Aroles investigó a fondo los diarios del reverendo Singh, junto con archivos y fuentes poco consultadas por los investigadores. Lo que Aroles encontró le hizo concluir que se trata de un fraude. Aunque las niñas en verdad existieron, toda la historia de su procedencia resultó falsa. El reverendo Singh aseguró en su tiempo que había escrito un diario que actualizaba todos los días al convivir con las niñas lobas, cuando en realidad, el manuscrito original que se identifica como el diario de Singh se escribió en 1935, seis años después de la muerte de Kamala. Las fotografías tomadas a las niñas en las que se les aprecia comiendo carne cruda y caminando en cuatro patas, en realidad fueron tomadas en 1937, varios años después de la muerte de las niñas. La zona donde se supone fueron encontradas las niñas, era una de las preferidas por Singh para cazar, frecuentándola demasiadas veces como para que nunca se hubiera percatado de la manada de lobos y las niñas que se encontraban en ésta. De acuerdo con el médico encargado del orfanato, las niñas no presentaban nada de lo que Singh informaba: desde la callosidad por caminar en cuatro patas hasta colmillos más afilados, olfato desarrollado o visión nocturna.

Tal vez las historias de niños salvajes sí reflejan parte de la
naturaleza humana: el lado oscuro en que un ser humano,
siendo padre o madre, abandona a su hijo en medio de un ambiente
salvaje, del que casi con seguridad no sobrevivirá.

Lo que es más, Aroles denuncia un interés económico para sostener el mito de las niñas lobas con el que Singh y su orfanato se beneficiarían. La conclusión sobre el caso: las niñas presentaban defectos de nacimiento y de desarrollo (Aroles afirma que Kamala padecía una extraña enfermedad genética conocida como síndrome de Rett), sin embargo, toda la historia de Singh que aseguraba haberlas encontrado en una cueva de lobos y el comportamiento de las niñas como animales, resultó ser exagerado o falso.

En el caso de John Ssebunya, aunque la antropóloga Mary-Ann Ochota no encontró evidencia de engaño, no significa que Ssebunya sea un auténtico niño salvaje. Según se cuenta de su historia, los monos que se supone lo criaron, lo llegaron a alimentar con sus propias manos e incluso le daban de beber agua en una hoja doblada a manera de cono. El problema con este relato es que no existe evidencia etológica que demuestre que los monos verdes sepan usar herramientas como un cono, además que se sabe que éstos dejan sobras de comida por todo el suelo de la selva, lo que pudo haber servido de alimento para el joven John, más no significa que los monos lo estuvieran cuidando.

El escepticismo que se ha generado en torno a las historias de niños salvajes parece estar bien justificado, pero no se debe ignorar una parte importante de estos casos: más allá de los estudios antropológicos y biológicos, o las controversias sobre si los animales son capaces de cuidar humanos o no, todos estos casos nos hablan de auténticos salvajes, pero no son los niños. Los auténticos salvajes aquí vienen a ser adultos, padres, que abandonan a sus hijos con problemas de desarrollo a su suerte.

Durante los siglos XVII y XVIII, lamentablemente se sabe que era relativamente común que los padres abandonaran a sus hijos cuando estos mostraban signos de retraso mental o eran aislados evitando todo contacto social. Estos casos monstruosos sobreviven hasta tiempos tan recientes como los años 70s, con historias como la de Genie. Probablemente niños como Víctor de Aveyron en 1800, o John Ssebunya en 1992 también pudieron haber sido víctimas de este lamentable crimen. Pero estos son solo los casos de los niños que fueron rescatados, casos que probablemente no representan la mayoría de aquellos que fueron abandonados y no sobrevivieron, siendo olvidados por la historia.

Aunque aún se discute la autenticidad de animales criando humanos, a la vez que revelan como fraudes o exageraciones otros tantos, las historias de niños salvajes sí nos cuentan una parte de nuestra naturaleza humana, tal como asegura Ben Radford:

Parte de la razón por la que los niños salvajes han capturado mucho la imaginación del público es que simbolizan la ambigua relación de la humanidad con otros animales. Estos jóvenes humanos salvajes -como el Bigfoot en cierto modo - nos fascinan porque viven en el crepúsculo entre lo que no es del todo humano y lo que no es del todo animal.

Pero quizás nos revelan un poco más sobre nuestra naturaleza. Tal vez, la principal lección que nos dan los niños salvajes es el cómo queda en evidencia nuestro lado oscuro e inhumano (salvaje) en el que alguien como un padre es capaz de abandonar a su hijo, dejando las hipótesis de Rousseau en el cesto de basura de la filosofía y a nosotros los espectadores cautivados y a la vez indignados por tan atroces crímenes contra seres humanos indefensos.



* Este es un ensayo que presenté a manera de trabajo final en una clase de Antropología biológica. Por falta de tiempo, decidí transcribirlo aquí sin revisión previa y sin agregarle enlaces de referencia, esperando aún así resulte de su agrado.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*National Geographic Society, serie-documental Is It Real? (Revelaciones), “Feral Children” (Niños salvajes), capítulo 26, EEUU, 2006.

*Feral Children. An antropology of wild, savageand feral children, sitio mantenido por Mary-Ann Ochota.

*”Feral child”, entrada en Wikipedia (english version).

*“The Nullarbor Nymph”, entrada del Museum of Hoaxes.

*“Kaspar y los niños salvajes”, artículo de Bernardo Jefferson de Oliveira en la revista Ciencias 105, enero-junio 2012, 34-41.

*“Feral Children: Lore of theWild Child”, artículo de Benjamin Radford en LiveScience.

*“Los niños salvajes (36)”, artículo de Luis Ruiz Noguez en su blog Marcianitos Verdes, donde resume la serie de artículos que llevan el mismo nombre.

*“Los niños salvajes y el lenguaje”, artículo de Mauricio-José Schwarz en su blog Los expedientes Occam, donde narra de forma breve lo que los antropólogos pueden estudiar de los casos de niños salvajes.

2 comentarios:

  1. Precisamente estaba leyendo ayer el articulo de "El Misterioso Caso de Kaspar Hauser" en alguna revista de muy interesante. Efectivamente nos causan cierta fascinacion. Darnos cuenta de como nos moldea nuestro entorno, nuestras relaciones, la educacion que recibimos o dejamos de recibir.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y completa su investigación acerca de los niños ferinos. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido