"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 21 de agosto de 2016

Recomendaciones para iniciar la semana

Ya tengo un rato que no les comparto algunas lecturas interesantes y de actualidad, así que aquí van algunas. En estos días he estado profundizando en el viejo pero inmortal mito de los ovnis, a la vez que he comenzado, en la escuela, a cursar el último semestre de clases. Como tal, estoy próximo a presentar un proyecto de tesis, por lo que publicar aquí probablemente me costará un poco de trabajo. Trataré de publicar la quinta parte de la serie "Retos UFO-Ilógicos" (aquí pueden consultar la parte 1, 2, 3 y 4), hablando sobre los casos más populares de humanoides, mostrando cómo los ufo-locos les encanta dejar todo en el misterio, ignorando las auténticas investigaciones y descartando a priori hipótesis simples y terrenales.

Por mientras, espero disfruten estas lecturas (y ahora también videos) como yo los disfruté.


miércoles, 10 de agosto de 2016

El primer avistamiento en la historia de los ovnis pudo ser un encuentro cercano con... ¿pelícanos?

Hace casi 70 años que el fenómeno ovni inició. Desde entonces la fiebre ovni llegó para quedarse. Y  pensar que todo comenzó por un error de periodismo y mucho sensacionalismo. Durante décadas, los ovnis no eran propiamente "objetos voladores no identificados". En realidad los testigos y los periódicos que fomentaban el tema hablaban de platillos voladores, término que se volvió un exitoso meme en la cultura pop norteamericana, exportado después a todo el mundo. Tal vez muchos ya lo sepan, pero para los que no, lamento informarles que en realidad los platillos voladores nunca existieron más allá de la imaginación humana, lo cual es un hecho más que comprobado. ¿No lo cree?

El 24 de junio de 1947 el piloto comercial Kenneth Arnold informó al periodista Bill Bequette, del periódico East Oregonian, que durante un vuelo ese mismo día había divisado unos objetos extraños que no pudo identificar. Arnold comentó al periodista que los objetos “volaban erráticos, como un platillo si lo lanzas sobre el agua”; el avistamiento ocurrió cerca del monte Rainier (hoy día un lugar de culto para los amantes de los ovnis), Washington. El pequeño error que dio origen a la fiebre ovni fue cometido por el mismo Bequette, quien en vez de publicar las declaraciones de Arnold tal como las había contado, escribió que los objetos tenían "forma de platillo". El daño estaba hecho y de poco ayudó que otros medios como United Press y Associated Press divulgaran la falsa noticia de los ovnis con forma de platillo.

Para consultar más rápido