"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


sábado, 4 de febrero de 2012

Difundir la ciencia desde el ateísmo, ¿más mal que bien?

-Corregido y aumentado 22/06/14-
Aunque en el mundo hispano el movimiento ateo no ha tenido alto impacto entre la sociedad en general, lo cierto es que los ateos hicieron (hicimos) de las redes sociales nuestro hogar. Los blogs y páginas de ateísmo se cuentan por decenas, y si bien no siempre se comparte el mismo ateísmo racional basado en el pensamiento crítico, lo cierto es que la ciencia es uno de los "hobbies" preferidos de los no creyentes.


Desde páginas ateas militantes se hace una divulgación científica, principalmente sobre temas como cosmología, física y biología evolutiva (casualmente, las principales disciplinas científicas que desplazan la idea de dios a una especulación innecesaria); sitios como Diario de un ateo, Blog de un ateo renacido, Alerta religión,  Razón atea o Sin Dioses, son indudablemente páginas de excelente calidad totalmente recomendables para todo amante de la ciencia y el debate crítico (y un poco sarcástico) contra las irracionalidades del fundamentalismo religioso infundado.


Sin embargo, volviendo al mundo real y dejando de lado el virtual, lo cierto es que el ateísmo es mal visto por la mayoría de las personas en la sociedad actual. El decir "soy ateo", para una persona promedio educada en el sistema tradicional de cualquier país latino (o incluso me atrevería a asegurar que en casi cualquier parte del mundo) que escuche tal afirmación es como escuchar "soy pro abortista", "soy amoral", "soy un anticristo." Nos guste o no, el ateísmo lleva en su definición y en su historia un "sello" negativo, y en cuestiones de promoción y divulgación, a la imagen de la ciencia no le conviene en absoluto, si es que esta busca la aceptación y comprensión de la sociedad, cuya mayoría es religiosa en algún nivel.


Difundir la ciencia desde el ateísmo es como difundir la ciencia desde una ideología política o desde una iglesia: no es en absoluto malo difundir la ciencia en cierto grupo o sector de la sociedad, pero cualquiera que no esté dentro de este grupo mirará a la ciencia con una etiqueta social. De ahí la confusión con términos tan sobre-explotados por fundamentalistas como "ciencia cristiana" o "creacionismo científico".


En el caso de la divulgación científica desde el ateísmo, las personas ajenas al movimiento ateo miran a la ciencia como si esta promoviera al ateísmo y no al revés. Las personas suelen pensar entonces que, ya que al ateísmo hace un duro ataque a sus convicciones más personales, la ciencia no hace otra cosa más que promover ese ataque. Entonces se idealiza una "ciencia atea", cosa que en realidad no existe.


Una cosa es que la ciencia, en su marco teórico y en la explicación del mundo mediante la descripción de leyes matemáticas haga de la idea de dios algo irrelevante, a que la ciencia diga que dios no existe. La ciencia es incapaz de demostrar que dios no existe, así como es incapaz de negar la existencia de duendes, dragones de garaje o monstruos de espagueti voladores y ebrios. La ciencia solo nos muestra que el mundo puede funcionar y tener perfecto sentido con reglas más simples y que no necesita de dioses y dragones para explicar los "cómo" y "por qué's" del universo. El caso no mejora cuando se difunde desde el ateísmo ideas erradas sobre la ciencia, con una dosis exagerada de cientificismo. De hecho, existe un debate sobre si el llamado nuevo ateísmo en verdad ayuda a la divulgación científica, o si por el contrario este le causa daños a la imagen que la sociedad tiene de la ciecnia, ya que se acusa al nuevo ateísmo de ser cientificista extremo. Este último punto lo trataremos en otra entrada.


Las teorías de la evolución, el Big Bang, el modelo estándar de la física, la antropología,  brindan explicaciones simples, elegantes, verificables y que además no necesitan de elementos sobrenaturales, metafísicos o espirituales que son inverificables, indemostrables y por demás innecesarios. Pero no se confundan, una cosa es decir que algo es innecesario y otra es decir que no existe; la ciencia, por sus limitantes, no puede demostrar que algo "sobrenatural" no existe.


Tal como he repetido una y mil veces en un ching... de artículos: la carga de la prueba no debe caer en quien duda o en quien no cree, sino en el que cree y afirma algo. Nadie hasta el día de hoy ha mostrado una prueba contundente e irrefutable de la existencia de algún dios, un diseño inteligente, un plan divino o un alma, y en cambio se ha demostrado que no se necesita de esas ideas para explicar cosas como el cosmos, la vida, la conciencia o el ser humano.


La ciencia atea es tan real como la ciencia cristiana o la ciencia musulmana; lo mismo se puede decir de la ciencia marxista o la ciencia capitalista. Ciencia solo hay una, el que sea absorbida por convicciones y creencias tanto sociales como individuales es otra historia.


SI TE INTERESA ESTE TEMA


*Los ensayos de Robert Todd Carroll, "Why I am not atheist?" y "Can Science Decide the God Question?" nos dan una reflexión personal pero racional del citado autor, para pensar sobre la fundamentación objetiva del ateísmo y la forma en que es vista esta postura en el mundo real.

*El ensayo "New Atheism and the Scientist Turn in the Atheism Movement", de Massimo Pigliucci, ofrece una crítica amplia sobre por qué el nuevo ateísmo con su vuelta al cientificismo extremo puede llegar a ser perjudicial, ya que presenta al público una imagen falsa de la ciencia.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo. Lo mismo sucede, por desgracia, con el escepticismo, que tiene también mala fama, a pesar de contar con figuras como Carl Sagan o Phil Plait. Sin embargo, el escepticismo sí debería identificarse con la ciencia, y con el humanismo, la democracia y el recelo a las figuras de autoridad.

    ResponderEliminar
  2. Nomás que ateísmo no es una creencia, es como decir que la calvicie es una forma de peinado. Tampoco es una convicción, es una consecuencia de una forma de vida fuera del pensamiento mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ateísmo es una postura personal que se sostienen en varios supuestos que se toman por ciertos (tanto creencias, doctrinas filosóficas, racionalizaciones críticas y conocimiento), pero no necesariamente es una "consecuencia de una forma de vida fuera del pensamiento mágico." Muchos que se dicen ateos continúan teniendo un pensamiento mágico, creyendo en ovnis, fantasmas, la reencarnación, medicinas alternativas, monstruos, teorías de la conspiración, etc.

      En efecto, no es una creencia (¿yo dije que sí? Ahorita reviso el escrito) pero sí puede basarse en creencias.

      Eliminar

Para consultar más rápido