"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 30 de abril de 2017

Top 10: los mitos sobre Hitler, parte I

"Tanto decir que Hitler no hizo nada bueno. Pues el 30 de abril de 1945 se pegó un tiro. ¿Y eso qué es?" Fernando Cuartero.


Un día como hoy, pero de 1945, dejaba de existir Adolf Hitler, con mucha seguridad la persona más odiada de toda la historia de la humanidad (persona real; si usted estaba pensando en Judas Iscariote, le tengo noticias: no hay pruebas de su existencia, así que no puede contar como el más odiado). Hitler, arruinado y rodeado por los aliados, en el momento en que Berlín estaba a punto de caer ante los rusos, decidió no enfrentarse al juicio de la historia para pagar por sus crímenes contra la humanidad. Prefirió suicidarse en su búnker junto a su esposa Eva Braun. Otros líderes nazis, como Heinrich Himmler y Joseph Goebbels hicieron lo mismo, mientras que unos más, como el infame médico sádico Joseph Mengele, huyeron para nunca ser capturados.

Si usted piensa en cualquier figura histórica prominente, podrá confirmar una hipótesis que he estado pensando durante un tiempo (a veces creo que solo es una intuición más o menos obvia): entre más popular sea un personaje de la historia, más mitos se crearán a su alrededor. Elvis, Mahatma Gandhi, Albert Einstein, Nelson Mandela, The Beatles... Y claro, Hitler nunca ha sido la excepción. Prácticamente, desde que se encontraba en el poder ya circulaban algunos mitos, tal como lo demuestra el libro The Strange Death of Adolf Hitler, publicado en marzo de 1939 de forma anónima. En el libro se asegura que Hitler en realidad murió en 1938, y que el Hitler que conocemos hoy como iniciador de la Segunda Guerra Mundial (SGM), en realidad era uno de sus dobles. ¡Hitler no inició la guerra! Los mitos sobre Hitler son tan variados, que uno puede elegir sus mitos preferidos. Éstos abarcan su dieta, sus preferencias sexuales, su infancia, sus influencias, su religiosidad (o su falta de ésta), así como su conexión con la ciencia, con la Iglesia católica, con Nostradamus, o teorías de la conspiración, como que en realidad era judío, o que nunca se enteró de los campos de concentración, o que escapó y vivió en Brasil, o que escapó y vive en la Antártida junto a sus platillos voladores creados a partir de tecnología extraterrestre. Si uno quiere hacerse una idea de todo lo que se ha dicho sobre Hitler, visite la página Snopes.com. Aquí me limitaré solo a desmontar 10 mitos, según yo, de los más populares.


lunes, 24 de abril de 2017

Las cosas NO pasan por una razón

"No teman nada señores, tendremos siempre pasiones y prejuicios, ya que nuestro destino es el de estar sometidos a los prejuicios y a las pasiones; por supuesto sabremos que no depende de nosotros el tener mucho mérito y un gran talento como tampoco tener los cabellos bien colocados y la mano hábil; estaremos convencidos que no hay que vanagloriarse de nada, y sin embargo, siempre seremos vanidosos.
Tengo necesariamente la pasión de escribir esto, y tú la de condenarme; somos los dos iguales de necios, los dos juguetes del destino. Tu naturaleza es la de hacer daño, la mía la de amar la verdad y la de publicarla a pesar tuyo." Voltaire.

"He notado que aun la gente que dice que todo está predestinado y que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, mira antes de cruzar la calle." Stephen Hawking.



Hace poco más de un año me dirigía en camión a mi casa por la noche, después del trabajo. Cuando estaba a unos 10 minutos de llegar, pasando justo por un puente, una persona, a quien considero (hoy por hoy) la más importante en mi vida, me llamó preguntándome dónde me encontraba. Cuando le dije que estaba cruzando el puente que le describí, con un grito de alegría me pidió que me bajara en la siguiente estación (parada) del camión, pues ella estaba ahí. Yo me quedé congelado porque, para empezar, justo iba pensando en ella; estaba pensando en marcarle y, claro, tenía ganas de verla. Cuando nos encontramos, ella venía de una reunión con algunos amigos (según recuerdo), y estaba esperando el camión que la llevaría a su casa. Pero el camión ya no pasó. Nos tuvimos que ir en un camión distinto que nos dejó a unos 30 minutos de distancia de su hogar.

Entre lo que me comentó en el camino fue que, el que justo se le ocurriera marcarme cuando estaba pasando por donde ella estaba era una prueba de que las cosas "pasan por una razón". En el momento, en efecto, es muy tentador (y desde luego, se siente muy bien) pensar que realmente hay "algo" que hizo que nos encontráramos, y qué mejor que el estar destinados a encontrarnos. Como esta anécdota mía, millones de personas han contado similares a lo largo de toda la historia de la humanidad, en prácticamente todas las culturas. Predestinación, destino, finalidad, causa última, la fuerza, karma, energía, ley de la atracción... En distintos tiempos les hemos puesto distintos nombres a este tipo de coincidencias que nos parecen más que eso, coincidencias. No solo es una creencia resultado de eventos muy improbables que ocurren, sino también es producto del deseo del ser humano por hallar un sentido último o trascendente. Nuestras acciones no solo son azarosas, sino que también cuentan... eso es lo que queremos creer, y es muy fácil caer en ello, lo confieso.

domingo, 16 de abril de 2017

Creacionismo y negación del Holocausto

Las pseudociencias pueden clasificarse de mil maneras, dependiendo qué es lo que queramos explicar o enfocar sobre ellas. Una forma dual de clasificarlas es la división entre pseudociencias que podríamos llamar positivas y aquellas que son negacionistas. Mientras el primer grupo está conformado de pseudociencias que se empeñan en "demostrar" la verdad y/o eficacia de cierta idea, producto o artefacto, la segunda consiste en negar conocimientos bien establecidos.

El primer grupo, casi siempre, busca "integrar" sus supuestos descubrimientos al grueso del conocimiento científico. Este es el caso de aquellos que buscan demostrar la existencia de platillos voladores, la memoria del agua, la influencia de los astros, los poderes psíquicos o el hallazgo de un plesiosaurio vivo en algún lago europeo. También podemos encontrar pseudotecnologías con este mismo propósito, tales como las máquinas de movimiento perpetuo, los detectores moleculares estilo GT200 o los productos milagro anunciados en televisión. Aunque es claro que cada una de estas creencias y prácticas contradicen uno o varios postulados y conocimientos de la ciencia, no hacen énfasis en ello, sino que buscan vender su idea o producto como parte de la ciencia.

Los movimientos negacionistas hacen lo contrario. Se trata de grupos que se empeñan en negar la validez o la eficacia de ciertas partes del conocimiento científico o la ciencia en general: el creacionismo, la negación del Holocausto, la negación del sida, la negación del calentamiento global, la negación de la enfermedad mental, los grupos anti-relatividad, los antivacunas, los antitransgénicos, etc. Son pseudociencias que, más que empeñarse en mostrar "algo", buscan negar explícitamente hechos más que corroborados (la evolución, el origen antropogénico del calentamiento global, el Holocausto) o adelantos tecnológicos que han demostrado ser útiles, seguros y/o eficaces (vacunas, wifi, transgénicos).

domingo, 9 de abril de 2017

Top 10: Pseudociencias que (tal vez) no conoces



Si hay algo fascinante en el reino de las pseudociencias es el cómo surgen. Cómo nace una pseudociencia, resulta ser una pregunta tan compleja como preguntarse el cómo nace una ciencia, aunque el proceso puede llegar a ser muy distinto (en otras ocasiones, no tanto). La razón de esto es que la pseudociencia es una actividad humana más dinámica de lo que muchos creen y resulta problemático establecer una definición precisa que establezca la exacta demarcación entre ciencia, pseudociencia y otros campos del conocimiento. Es posible encontrar ciertas disciplinas protocientíficas y semicientíficas con gran cantidad de conocimientos o prácticas pseudocientíficas, las cuales o terminan anquilosando el campo de estudio completo o se eliminan permitiendo la madurez epistémica de dicha área, para luego poder ser una ciencia tal cual.

Algunos ven en la psicología y las ciencias sociales ejemplos de esto último. La psicología, durante mucho tiempo, ha estado invadida por escuelas claramente pseudocientíficas, como el psicoanálisis y la psicoterapia Gestalt, así como ramas protocientíficas, como la psicología evolucionista. En ciencias sociales aún se cuenta con estudios en psicoanálisis, economía austriaca, sociología marxista y actitudes anticientíficas como son el apoyo a movimientos anti-transgénicos, entre otros. Las ciencias "duras" no siempre se encuentran exentas de que, de cuando en cuando, surjan proyectos de investigación pseudocientíficos. A veces, terminan siendo descartados rápidamente, como el caso de la fusión fría, pero en otras ocasiones parece que ciertas teorías altamente especulativas comienzan a ser vistas como parte del conocimiento estándar por instituciones, investigadores y divulgadores por igual. Casos como los rayos N y la frenología son clásicos en la historia de la ciencia. Hoy día, podría ser el caso de la hipótesis del multiverso y la teoría de cuerdas en cosmología y física teórica, respectivamente, se vuelvan áreas o teorías pseudocientíficas dentro de la ciencia misma (sino es que ya lo son).

sábado, 1 de abril de 2017

¿Por qué Esteban Arce ganó el premio del Club de Periodistas?


Esta semana supimos de una pésima noticia para la imagen del periodismo mexicano (como si ya de por sí le hiciera falta): la basura humana que se hace pasar por conductor de noticias y periodista, Estaban Arce, ganó el "Premio Nacional de Periodismo" otorgado por el Club de Periodistas de México, un organismo serio, riguroso y por demás respetado. Las redes sociales estallaron con críticas (y muchos memes) por la decisión del club al entregarle a Arce el reconocimiento en la categoría de ¡Programa especializado en contenido con "orientación familiar"! ¡Hazme el chingado favor! Arce, feliz por esto, comentó que:

Son 10 años de hacer un tipo de trabajo que está muy enfocado a defender algunos sistemas familiares y valores similares, y a eso agregamos noticias. 
A veces defender la familia se ha tornado un tema difícil, incluso defender lo obvio a veces se convierte en un delito de odio.
Un tipejo arrastrado de Televisa, ultracatólico, que ha ofendido públicamente sectores de la población como son las mujeres, la comunidad LGBT e incluso ha tirado algo de veneno contra los ateos; un tipo vulgar que se basa en albures para mostrar "noticias"; alguien a quien no le importan los hechos con tal de defender sus prejuicios, alguien así, no merece mención alguna, más allá de ser el periodista más retrógrada de la televisión nacional. ¿Pero por qué un organismo tan respetado, como es el Club de Periodistas, otorgó un reconocimiento tan importante a esta bazofia? En realidad, el premio no es por la (asquerosa y denigrante) carrera de Arce, y no, el Club de Periodistas no fomenta los prejuicios homofóbicos ni el fundamentalismo religioso que se hace pasar por "crítica social".

Para consultar más rápido