lunes, 19 de octubre de 2020

Ya tengo Patreon

Tener una cuenta en Patreon es algo que he considerado desde hace un tiempo. Siempre he pensado que compartir mis ideas, creencias, valores y conocimientos es algo que hago por gusto, que disfruto, y que el pago por mis publicaciones en internet son las visitas, comentarios, y debates enriquecedores que puedo tener con mis lectores, y aún lo pienso. Incluso tener a un par de trolls detrás de mis escritos lo considero algo disfrutable (hasta cierto punto; otras personas no piensan como yo, me odian, y disfruto su frustración por eso).

Creo que la primera vez que escuché de Patreon fue cuando el filósofo Massimo Pigliucci anunció que abandonaba su blog (otro más) Footnotes to Plato para pasarse a esta plataforma y cobrar por la mayoría de sus escritos (creo que en ese tiempo también dejó su otro blog How to Be a Stoic). En ese entonces, Pigliucci también reflexionaba sobre su pasión por compartir lo que piensa, pero a la vez afirmaba que esto era al final un trabajo (uno se preocupa por estar debidamente informado de un tema, se toma su tiempo en revisar cualquier actualización del mismo y después busca crear síntesis amenas de lo que ha aprendido para compartirlo con los demás... ¡todo eso es dedicación y tiempo!).

Creo que Pigliucci mostró acertadas razones para ponerle un precio a muchas de sus siguientes publicaciones, aún cuando eso puede ser algo frustrante para alguien como yo (que soy pobre y que sinceramente no gastaría dólares por un artículo de consejos estoicos). Creo también que está completamente en su derecho por querer recibir algún beneficio de todo el trabajo que realiza, que no se limita solo a un aula, sino que hace del ciberespacio su escuelita donde comparte algo que muchos queremos aprender. 

Creo que estaba en lo correcto y estaba en su derecho. Pero no comparto su idea. Personalmente, creo que nunca podría atreverme a cobrarle a mis lectores (sean muchos o pocos) para que lean lo que escribo. Y no porque no me dedique mucho a ellos. De hecho, estoy realizando varios proyectos a la vez: por una parte tengo este blog, mi principal proyecto de vida con prácticamente 10 años de existencia. Pero también he estado tratando de impulsar la Gran Enciclopedia de los Escépticos, un megaproyecto con varios colaboradores que llevo planeando desde que iba en secundaria; recientemente abrí el blog El poder y la verdad, en donde estoy buscando compilar escritos míos y de mis contactos cercanos sobre política y sociedad, a modo de archivo; en facebook, además de administrar la página oficial del blog, también tengo un tiempo fomentando tres grupos de estudio principales: Historia y Filosofía de la Pseudociencia, Estudios históricos sobre ateísmo e increencia, y La ciencia y los monstruos. En los tres intento promover los debates racionales y el compartir referencias de importancia para la comprensión de las creencias irracionales y la psicología e impacto social de los movimientos racionalistas (los escépticos y ateos militantes); también, aunque no he estado tan activo estos últimos meses, intento ponerme al día con las preguntas que me mandan a los portales de Ask y Quora, en donde llego a pasar horas respondiendo aquellas preguntas que tienen un tiempo acumuladas; tengo archivados algunas colaboraciones y artículos que me gustaría mandar a publicaciones como la revista Pensar, Métode y/o Skeptical Inquirer. En ninguno de estos proyectos cobro un solo centavo, y jamás cobraré ninguno, porque lo que hago en todos estos proyectos es por gusto.

Y si no voy a cobrarles por ninguno de mis proyectos, entonces, ¿para qué les comparto que ya tengo Patreon? Creo que los culpables son algunos de los edutubers que sigo, como el Pakozoico, que seguido esgrime algo similar a este argumento: ustedes ya me pagan con el hecho de entrar a leer lo que escribo, y si comentan o comparten mis publicaciones, creo que tengo paga doble que siempre agradezco. Pero a la vez, si eres alguien con las posibilidades de apoyarme económicamente y lo deseas hacer porque piensas que vale la pena invertir en mis proyectos, estaré eternamente agradecido contigo.

Otra razón para abrir mi Patreon es porque, seamos sinceros, los tiempos actuales no son los mejores. Yo me quedé sin trabajo un par de semanas antes que comenzara la cuarentena, allá por febrero. Y desde entonces, no he encontrado un trabajo estable. Creo que por meses se los he anunciado: estoy escribiendo una tesis, pero ya sea por una u otra razón (en muchas veces, no tan razonables realmente) la he postergado, alentando más aún mis posibilidades para ya tener un título universitario (como sabrán, no basta con terminar la carrera, como ya lo hice, sino que hace falta presentar el modo de titulación que eliges; en este caso, hacer la tesis). Eso también ha impedido que consiga un buen trabajo en docencia, manteniéndome gracias a trabajos formales en empresas (como era antes de la pandemia), trabajos informales, y sobre todo, al apoyo de mi familia. Abrir Patreon solo sería una opción más para costear algunas de esas cosas que necesito para seguir con mis proyectos (en veces un libro, o incluso el poder comprar en un futuro cercano un dominio en internet para alojar ahí la enciclopedia escéptica). No se confundan, no me metí a Patreon para recibir caridad (y si estaban pensando en eso, mejor no entren). Es cierto que la crisis actual nos ha puesto muchas trabas en nuestras vidas (más de las que ya de por sí teníamos, posiblemente), pero de una u otra forma nos terminamos arreglando para seguir.

Como pueden ver, que tenga una cuenta de Patreon no cambiará en nada la dinámica de este blog ni de ninguno de mis otros proyectos que hago gratuitamente con mucho gusto. Solo será una opción más para aquellos que tal vez piensen que les he ofrecido algo de valor para su formación, y que crean que esta es una buena forma de apoyarme. Mi cuenta de Patreon está terminada a nivel básico (al menos hasta donde entendí, porque la verdad me sigue pareciendo algo complicado el portal), y aún me falta pensar en incentivos que podría ofrecer (en meses, no se me ha ocurrido nada, y estoy lejos de poder ofrecer algo como lo que otros en Patreon ofrecen: algo exclusivo o conmemorativo, como camisas y demás mercancías), pero supongo que lo iré perfeccionando.

Pues bien, ¿quién desea apoyarme?

sábado, 17 de octubre de 2020

¿La "mejor evidencia en décadas" de la existencia de Nessie? Pues... no lo parece

El Lago Ness, como siempre, frustrantemente
pacífico. Fotografía por
Steve Feltham. 
"Las historias y los informes de testigos presenciales del monstruo del Lago Ness continuarán, con o sin criaturas reales en el lago. Los turistas seguirán confundiendo troncos flotantes, mástiles de botes, peces, estelas y otros fenómenos lacustres normales con monstruos potenciales. La existencia de monstruos del lago, como la de Pie grande y los fantasmas, no se puede refutar, pero solo se necesita un monstruo vivo o muerto para demostrar para siempre que existen. Hasta ese momento, Steve Feltham continuará su búsqueda." Benjamin Radford.

Ya pasaron más de dos semanas desde esta noticia, y no puedo esperar más. Todo este tiempo estuve vigilando internet en busca de nuevos debates sobre el más reciente avistamiento del legendario Monstruo del Lago Ness (Nessie, para los amigos), y para mi decepción, no parece que haya sido realmente algo de interés.  Cuando Roland Watson, creador del blog Loch Ness Mystery, publicó su artículo emocionado, realmente pensé: "bueno, puede que al menos esta vez ofrezcan buen material para pensar. Tal vez inicie una controversia tan larga como la que en su momento hubo de la fotografía del médico." Por eso es que, aunque sinceramente nunca he esperado buenas evidencias de Nessie que me hagan cambiar de opinión sobre este viejo mito, sí imaginaba una nueva controversia "a la antigüita" en relación a un tema del que me encanta hablar y escribir.

Sin embargo, nada. Los escépticos anglosajones no parecen haberle prestado atención, y los pocos "nessiólogos" de relevancia no han compartido ni un análisis medianamente serio. Ni siquiera Watson, que esperaba que la nueva evidencia fuera de "una naturaleza tan escabrosa que incluso los escépticos busquen excusas", ha escrito nada sobre la "mejor evidencia en décadas" de Nessie. Nada, salvo un par de diarios ingleses y un fanático de monstruos muy emocionado, buscando que otros se emocionen con él, que suele aparecer en los medios como "experto en el monstruo del Lago Ness", aunque su historial apunta que eso puede significar menos de lo que parece.

miércoles, 7 de octubre de 2020

Mario Molina (1943 - 2020)

"Los científicos pueden plantear los problemas que afectarán al medio ambiente con base en la evidencia disponible, pero su solución no es responsabilidad de los científicos, es de toda la sociedad." 

Me he repetido varias veces a mí mismo que el 2020 no es tan especial como los memes lo pintan. Me he dicho a mí mismo que, si las personas ven en cada noticia una tragedia que magnifica las alarmas negativas de este año, es principalmente porque el aislamiento por la pandemia nos obliga a prestar mayor atención a las malas noticias (un mecanismo conocido desde hace bastante), algo que siempre se hace, pero que hoy parece más notorio cada que se suman las tragedias por el coronavirus. Pero no siempre es fácil convencerse que este año no es especial, mucho menos cuando te enteras de la muerte de personajes ilustres que admiras profundamente. Hace una semana lamentábamos el fallecimiento del psicólogo Scott Lilienfeld, y hoy nos enteramos que el Premio Nobel de Química de 1995 (y de los principales objetivos de ataque de los negacionistas climáticos) Mario Molina recién murió por un infarto.

lunes, 5 de octubre de 2020

"Nombrando al Monstruo del Lago Ness", o el curioso caso de Nessie en Nature


Publicado originalmente en el grupo Historia y Filosofía de la Pseudociencia. Hay un curioso artículo en la revista Nature (vol. 258, 1975) donde se proponía algo poco usual. Considerada (junto a Science)  como la revista científica de mayor prestigio, Nature le había hecho un enorme favor a los promotores de la pseudociencia, y más en específico, a los cazadores de monstruos: el artículo defendía la necesidad ecológica de ponerle nombre científico de Nessie. 

Tal como se lee en su introducción:
"La publicidad reciente sobre las nuevas afirmaciones de la existencia del monstruo del Lago Ness se ha centrado en las pruebas ofrecidas por Sir Peter Scott y Robert Rines. Aquí, en un artículo planeado para coincidir con el ya cancelado simposio de Edimburgo en el que se iba a discutir todo el tema, señalan que la reciente legislación británica prevé que se dé protección a las especies en peligro de extinción; sin embargo, para que se conceda la protección, primero se debe dar a un animal un nombre científico apropiado. Más vale prevenir que lamentar; un nombre para una especie cuya existencia sigue siendo objeto de controversia entre muchos científicos es preferible a ninguno si se quiere asegurar su protección. El nombre sugerido es Nessiteras rhombopteryx." 

miércoles, 30 de septiembre de 2020

Scott Lilienfeld (1960-2020)

 

"Aquellos de nosotros en la comunidad escéptica tenemos mucho trabajo por hacer. En el proceso de diseminación del pensamiento científico, a menudo desafiamos creencias infundadas que se mantienen con considerable convicción. Todos los que hemos tratado de persuadir a los creyentes comprometidos en la astrología o la homeopatía de que están equivocados sabemos cuán desafiante, y en algunos casos, cuán inútil, puede ser este esfuerzo. Los escépticos rara vez ganamos concursos de popularidad."


Este día me he enterado de puras tristes noticias. Primero, desde la política mexicana, me entero sobre cómo Morena quiere desaparecer los fideicomisos de ciencia y cultura, cuyas consecuencias son negativas por donde se las vea a esos pilares de la civilización en el país. Luego, me entero que el genial monero y crítico social argentino, Quino ha fallecido a los 88 años de edad. Y justo cuando pensaba en relajarme un poco revisando mi perfil de facebook, me voy fijando en una publicación: el psicólogo Scott Lilienfeld falleció el día de ayer.  

No me lo puedo creer. Lilienfeld "el psicólogo escéptico" (como se llamaba su columna en Psychology Today), uno de mis héroes del movimiento escéptico moderno por su moderación, erudición y enorme rigurosidad, ha muerto. Para quienes no conozcan su obra (o mejor dicho, su legado) Scott fue uno de los principales investigadores y escépticos en denunciar las pseudopsicologías y pseudopsicoterapias, y un promotor de la psicología científica. Lilienfeld es el autor de referencia cuando se busca estudiar científicamente el por qué las personas creen en la grafología, las memorias reprimidas, los falsos recuerdos, el test de Rorschach (y otras pruebas proyectivas), la comunicación facilitada, el polígrafo o detector de mentiras, la psicología positiva, las neurotonterías, la EMDR, las teorías de conspiración, la parapsicología, y en general, casi cualquier tema de importancia que relacione psicología y pseudociencia.

lunes, 28 de septiembre de 2020

Una lista no exhaustiva de animales que podrían confundirse con serpientes marinas


Publicado originalmente en el grupo La ciencia y los monstruos. Como todos saben, a lo largo de toda la historia se han reportado avistamientos de criaturas con forma de serpiente gigante en el mar. Las serpientes marinas siempre han sido objeto de fascinación de los criptozoólogos; después de todo, hasta Bernard Heuvelmans (el padre de la criptozoología) dedicó litros de tinta en su investigación, como muestra su monumental obra In the Wake of the Sea-Serpents (1968). 

Así es como se han perpetuado varios casos famosos como misterios eternos, y pocas veces se han buscado explicaciones en base a criaturas ya conocidas o a fenómenos naturales.

viernes, 25 de septiembre de 2020

¿Qué está mal en el nuevo "estudio" que dice que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio?


Hace unos días algunos medios se hicieron eco de una noticia que parecía broma: "viróloga que huyó de China demuestra en un estudio científico que el nuevo coronavirus es una creación de laboratorio" o similares. La viróloga, cuya fama ha estado aumentando con los meses debido a sus afirmaciones (y sus promotores), es la Dra. Li-Meng Yan, y hasta hace no tanto, sostenía esta clase de afirmaciones únicamente en entrevistas de programas de dudosa calidad científica. Y sí, la Dra. Yan, junto a un trío de investigadores, publicaron un paper dirigido a la comunidad científica, esgrimiendo sus argumentos sobre la presunta artificialidad del SARS-CoV-2.

El problema es que todo el artículo es problemático: desde su contenido circunstancial y altamente cuestionable, o en dónde se está publicando, hasta las motivaciones, influencias y financiación del mismo. En esencia, lo que aparentemente es un trabajo con dudas científicamente legítimas, termina encontrando una defensa apropiada entre la conspiranoia de ultraderecha tan fuerte en nuestros tiempos, gracias a la administración Trump. Y como no podía ser de otra forma, esta publicación de mala ciencia puede ser explotada para presionar contra el gobierno chino, la OMS y los científicos que lo rechazan; es importante resaltar que este artículo se está convirtiendo en un impulso refrescante para las teorías del conspiravirus

domingo, 20 de septiembre de 2020

El MMS y la contradictoria mercadotecnia de la medicina alternativa

"Diles que Jesús te sana mientras bebes esto." Mark Grenon.

A la izquierda, el líder de la secta 
Génesis II, Jim Humble; a la derecha,
su acólito principal en el mundo 
hispanoparlante, Andreas Kalcker.
En mi familia tuvimos que estar completamente aislados gracias a que nos enfermamos de COVID-19 (tal como confirmó una prueba del Hospital Civil), y hasta hace unas semanas regresamos a la "normalidad" (afortunadamente, nadie desarrolló complicaciones). Lo que me pareció más interesante en esos días en que, hasta estar sentado en computadora era un dolor de cabeza y ojos asegurado, fue la cantidad de remedios y terapias alternativas que se nos ofrecieron tanto familiares como conocidos. Desde el té de limón hervido, cebolla con miel y limón, vitamina C,  homeopatía, plata coloidal, hasta dióxido de cloro o CDS (y esa última fue una recomendación tanto de una dentista antivacunas como por un contacto de facebook que solía ser un seguidor de la filosofía científica y hoy es un bleach boy).

Esta última, según he podido observar, es una de las terapias alternativas que mayor popularidad ha ganado en los tiempos de pandemia, aún cuando su origen, composición y propuesta, no solo son contrarios a los conocimientos de medicina basada en la ciencia, sino que también son contrarios tanto a la pretendida secularidad de las pseudoterapias "clásicas" como a su también conocida quimiofobia. Usado antes de la pandemia como una panacea que cura desde el cáncer al autismo, el auge del CDS (también conocido como MMS o solución mineral milagrosa) como tratamiento al COVID-19 solo nos viene a demostrar (¡una vez más!) lo poco que se ha entendido el mensaje del pensamiento crítico cuando de salud se trata.

jueves, 17 de septiembre de 2020

La "anomalía" doppler de Guanajuato... explicada

El 1 de septiembre pasado el radar doppler del estado de Guanajuato parecía haber detectado una clase de estructura invisible con forma de llanta dentada, de unos 300 kms de diámetro. Mientras algunos aseguran que se trató de un objeto físico y otros especulan sobre una anomalía electromagnética de origen siniestro, se sabe que "apareció" en el radar alrededor de las 8 de la mañana, permaneciendo visible por más de media hora. Así, aunque ni el servicio meteorológico ni los expertos en el tema se escandalizaron, las imágenes del radar comenzaron a circular por redes sociales, haciendo viral un conjunto de teorías de la conspiración que involucran ovnis, armas climáticas y "vibraciones" de geometría sagrada.

Según informa Daniel Antonio Valenciano, meteorólogo administrador de la página MeteoAlert Monterrey, la publicación original que inició todo dice lo siguiente:

La ciudad de Guanajuato, tema mundial: 
Se registra anomalía metereológica de 300 kilómetros sobre México, específicamente sobre el estado de Guanajuato y con epicentro en Guanajuato capital. El suceso tuvo lugar el martes 1 de septiembre de 2020, aparentemente entre las 7 y 9 horas, sin embargo algunos instrumentos de medición, incluido el NOAA de la NASA, reportan sólo una hora de duración de este fenómeno.Hasta el momento, los meteorólogos consultados no tienen explicación del evento, sin embargo, reconocen que fue real, sucedió, estuvo ahí, pero no tienen jodida idea de lo que pasó. 
Generemos Conversaciones del tema. 

Siga leyendo mi nota completa en Verificiencia

domingo, 16 de agosto de 2020

Los escépticos y la cuestión de Dios. ¿Son uno solo el movimiento escéptico y el ateísmo militante?

"Soy ateo y humanista secular, pero para mí está claro que el ateísmo es un albatros para el movimiento escéptico. Nos divide, nos distrae y nos margina. Francamente, [los escépticos] no podemos permitirnos eso. Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir." Daniel Loxton.

"Afirmar que el escepticismo está comprometido sólo con el "naturalismo metodológico" y no con el naturalismo científico (que resume la evidencia de la cosmovisión naturalista y critica el salto teísta / espiritualista más allá) es, creo, profundamente equivocado. Adoptar esta postura neutral en el medio cultural actual es una evasión; porque las afirmaciones religiosas cuestionables están proliferando a diario y no son evaluadas adecuadamente por científicos escépticos. En mi opinión, necesitamos investigadores más escépticos que posean la experiencia necesaria y sean capaces de aplicar sus habilidades de investigación a las afirmaciones religiosas. Esta indagación escéptica se necesita urgentemente hoy. Podría jugar un papel vital en el debate entre religión y ciencia." Paul Kurtz.

La gran mayoría de los escépticos suelen identificarse también como ateos y agnósticos. La pregunta es si debería mezclarse el movimiento escéptico con el movimiento ateo moderno, o seguir como caminos separados (con mucho en común) que persiguen objetivos diferentes. Los que responden "sí" a la última opción, cada vez son menos dentro de los foros y portales escépticos.

En el mundo hispanoparlante tal vez no es tan extraño que las asociaciones y páginas de escepticismo científico hablen sobre la existencia de Dios y cuestionamientos a la religión. En España tal vez autores como Gustavo Bueno y Gonzalo Puente Ojea, influyeron en este enfoque "extendido" del escepticismo hacia la religión, mientras que en Latinoamérica se ha tenido una fuerte influencia de los autores del nuevo ateísmo, principalmente de Richard Dawkins, Christopher Hitchens y otros. El nuevo ateísmo aparece casi al mismo tiempo que el escepticismo del ciberespacio, por lo que resulta completamente natural que estos autores fueran citados en los portales escépticos desde hace bastante tiempo.

Pero lo que tal vez muchos escépticos de esta última generación no son conscientes que, antes del 2000-2006, el movimiento escéptico casi no abordaba la cuestión de Dios. De hecho, las asociaciones escépticas, como CSICOP en EEUU o SOMIE en México, se veían de forma separada y con movimientos en paralelo a las ateas, como lo muestran American Atheist en EEUU y la AERM (que difundía los valores del humanismo secular) en México, trabajando de forma independiente. Aunque los escépticos, ciertamente en su mayoría, han sido ateos o agnósticos desde sus inicios, mucho tiempo se consideró que Dios y la religión eran temas que iban más allá de los objetivos de este movimiento.

martes, 7 de julio de 2020

¿Crímenes del ateísmo? El canal "Preguntas incómodas" mete la pata


Podría escribir sobre algunos de los mitos más risibles que se han inventado sobre el COVID-19 recientemente, pero no. Aquí estoy, nuevamente, haciendo el ingrato trabajo de criticar a supuestos críticos. Aquí viene nuevamente, la acusación de fuego amigo de un escéptico contra otros escépticos. Estaba revisando YouTube, cuando me topé con la extraña novedad del canal Preguntas Incómodas: "ERRORES del ATEÍSMO: cuando el CREYENTE es el PERSEGUIDO". Este canal, que constantemente asegura ser el "bastión iluminati del escepticismo y crítica de las religiones", tiene realmente mucho contenido ampliamente recomendable, y que personalmente he disfrutado en varias ocasiones. Este proyecto edutuber, creado por los comunicadores venezolanos Sabrina Tortora y Antonio Planchart, descansa en un principio que comparto: "[t]odo amerita ser analizado y cuestionado en un mundo lleno de dogmas, prejuicios y falsas creencias. Desde este pequeño rincón, hacemos preguntas incómodas como un intento de abrir los ojos ante muchas de las mentiras y medias verdades que rigen nuestra concepción del mundo." Y claro, esto incluye analizar y cuestionar al ateísmo.

Eso es lo que en el canal se había visto, por ejemplo, con "5 preguntas incómodas sobre el ateísmo", video que tal vez más de un ateo le encuentre puntos cuestionables, pero que en general, se aprecia bastante balanceado por sus argumentos, referencias y reflexiones. Sin embargo, en su más reciente publicación sobre los "crímenes del ateísmo", Tortora y Planchart parecen haberse basado en fuentes propias de un apologista religioso, antes que en las de historiadores confiables, pues han cometido el mismo gran error que cualquier apologeta de manual: presentar al ateísmo como una "corriente de pensamiento" al igual que las religiones. Y que como tal, esta otra corriente de pensamiento es capaz de inspirar atrocidades como dictaduras y genocidios.

martes, 30 de junio de 2020

Lovecraft: ¿el verdadero creador de los antiguos astronautas?

Publicado originalmente en el grupo Historia y Filosofía de la Pseudociencia.

Para aquellos que han estudiado los orígenes y la evolución (cultural) del fenómeno ovni, quizás, no es tan sorprendente argumentar que la ciencia-ficción y la fantasía fueron las que verdaderamente moldearon la ufología, sus especulaciones y sus principales historias. Una de las teorías pseudohistóricas más populares actualmente, es la que afirma que los extraterrestres pudieron haber visitado la Tierra siglos o milenios atrás, originando casi todas las mitologías, las cuales, según esta idea conocida como "teoría del antiguo astronauta", no serían historias inventadas por las primeras civilizaciones, sino relatos anecdóticos de la llegada de extraterrestres confundidos con dioses. Esta idea fue ampliamente difundida gracias al libro Chariots of the Gods en 1968, escrito por el entonces gerente de hotel Erich von Däniken. Pero, ¿en qué basó sus teorías von Däniken?

Ciertamente, no en investigación histórica ni arqueológica, dado que von Däniken jamás ha realizado nada parecido ni nunca se formó en antropología o arqueología para hacerlo. ¿Se basó en la literatura gótica y de ciencia-ficción? No es imposible, y el escritor y autor del blog Lost Civilizations Uncovered (acá la versión anterior), Jason Colavito, sostiene que el inspirador de la teoría del antiguo astronauta tuvo nombre y apellido, una personalidad en la literatura de terror: H. P. Lovecraft.

viernes, 26 de junio de 2020

Cómo identificar una teoría de la conspiración

Las teorías de la conspiración son un objeto de estudio cada vez más interesante e importante para distintas áreas científicas (desde la historia a la neurociencia cognitiva), principalmente, porque en nuestros tiempos han dejado de ser parte de la cultura marginal (como son lo paranormal y los ovnis) y se han convertido en peligrosas herramientas del discurso político, principalmente de la derecha que, aprovechándose de conspiranoias populares, como el pizzagate, el climategate, la teoría del gran remplazo, la ideología de género, el marxismo cultural o el invento más reciente, el Obamagate, confunden al público, infunden miedo y desconfianza institucional, y así ofrecen sus propias soluciones (conseguir más votos a su favor, achicar el poder del Estado, dotar de mayor libertad al mercado, o retrasar los procesos de legalización del aborto, del matrimonio y la adopción igualitaria, y de las regulaciones necesarias a las industrias). No solo eso, la conspiranoia forma parte fundamental de las variadas y nocivas manifestaciones del negacionismo, como lo son la negación del Holocausto, la negación del Holodomor, los movimientos tecnófobos (antivacunas, antitransgénicos y antiantenas), la negación del calentamiento global, y los recién nacidos negacionismos del COVID-19 y las teorías del conspiravirus.

Los estudios sobre la conspiranoia arrojan interesantes datos sobre la naturaleza del pensamiento conspiracionista y su relación con otras manifestaciones de la irracionalidad organizada, pero lo más preocupante es que parece la información obtenida no parece estar llegando a las calles. La pandemia actual solo ha demostrado la fuerza del pensamiento conspiracionista, con teorías que van de lo impactante a lo ridículo: de microchips dentro de la vacuna (que aún no existe) creada por Bill Gates contra el COVID-19, la propagación del virus a través de las antenas 5G (porque obviamente no es un virus, sino alguna otra cosa que propagan las antenas 5G), a las afirmaciones sobre hospitales genocidas donde matan a los pacientes para agregarlos a la lista de infectados y robarles líquido de sus rodillas (hay una conspiración opuesta: en realidad están muriendo más personas por COVID-19 y los gobiernos los están ocultando a propósito, porque aparentemente el desastre actual aún no es un escenario tan desastroso, así que debe haber un desastre aún mayor, pero encubierto). Las teorías del conspiravirus solo fomentan la desinformación, la desconfianza institucional y ayuda a que las personas no se tomen en serio la pandemia y sus medidas básicas para evitar el contagio. Es un hecho: las personas no saben identificar una conspiranoia sin la mayor base que un mensaje de Whatsapp.

Pero aún hay quienes siguen de frente a la lucha contra el pensamiento conspiracionista, y hacen todo para que la información llegue a la mayor cantidad de personas posible. En uno de los intentos más recientes, algunos de los colaboradores del portal Verificiencia tradujeron al español la Guía para las teorías de la conspiración, escrito por Stephan Lewandowsky y John Cook, del Center for Climate Change Communication de la George Mason University. Lewandowsky y Cook, ambos especialistas en el pensamiento conspiracionista y los movimientos negacionistas, elaboraron la guía en un formato accesible para todos, resumiendo los hallazgo de los estudios sobre la conspiranoia, para que cualquiera sea capaz de identificar una teoría de conspiración cuando cada que se tope con una.

lunes, 22 de junio de 2020

Nuevas fotografías de Nessie (demasiado buenas para ser verdad)

Recreación de un Plesiosaurus, por Mark Witton.
Publicado originalmente en el grupo La ciencia y los monstruos.

El cuento de Nessie es uno que se niega a morir, y que sinceramente, no creo que exista alguien que desee que muera. Hay que diferenciar el "misterio de Nessie" y el "cuento de Nessie" para mayor claridad: el "misterio" de Nessie era un conjunto de avistamientos populares que se dieron desde 1933 por unas cuantas décadas, que sugerían que había "algo" en el lago. Para los científicos esto, más que un misterio, era un problema que había que resolver: ¿qué es lo que estaban viendo las personas en el Lago Ness? ¿Qué mostraba la evidencia fotográfica ofrecida? La respuesta a estas preguntas se dio desde hace mucho (pueden observar peces, nutrias, troncos flotantes, reflejos, olas de embarcaciones, etc., y las fotografías no muestran nada más allá de eso, junto con los típicos fraudes), por lo que el "misterio"quedó resuelto. El "cuento" de Nessie, es la insistencia de unos pocos en creer que existe "algo" por descubrir en el Lago Ness, y que ese algo es monstruoso. Muchas personas buscan que el cuento siga siendo vendido como un misterio, al punto que en algún momento se ha mostrado cierta preocupación por la baja de avistamientos reportados en este siglo, que amenazan con acabar el cuento, algo que tendría también afectaciones económicas para muchos que viven del turismo en la zona.

Pero el cuento no muere, y se renueva cada cierto tiempo con algún nuevo documental, una nueva expedición científica, un nuevo video o una nueva foto.  Y precisamente se están dando a conocer unas nuevas fotografías que muestran una extraña joroba en el agua del famoso lago. Estas nuevas fotografías las da a conocer el "nessiólogo" Roland Watson, del blog "Loch Ness Msytery", y cuenta que fueron publicadas en el grupo de facebook "Anomalous Universe". Watson comenta que las fotos fueron colgadas en el grupo por una persona del sur de Inglaterra, asegurando que fueron tomadas durante un tur en el Lago Ness en septiembre pasado. Esta persona publicó las fotos preguntando si alguien podía identificar el tipo de pez que había captado.

sábado, 30 de mayo de 2020

¿Es momento de deshacernos de la teoría de las falacias? (Más unos comentarios escépticos)

Publicado originalmente en el grupo Historia y Filosofía de la Pseudociencia

El filósofo de la ciencia, Maarten Boudry, cuenta que durante un curso de pensamiento crítico impartido por él, a modo de actividad, mostraba primero la lista común de falacias lógicas y acto seguido, dejaba a sus alumnos algunas notas del periódico para que identificaran las falacias en las que caían tales escritos.

El problema, según dice, es que todos empezaron a ver falacias por todas partes... incluso donde no había alguna. Entonces, recurrió a un "viejo confiable" del escepticismo: El mundo y sus demonios, por Carl Sagan (1996), "quizás el trabajo más celebrado en la biblioteca escéptica, tiene una sección especial sobre falacias de razonamiento, como muchos otros libros en el género. Pero aunque Sagan enumera debidamente a todos los sospechosos habituales, nunca los pone a trabajar en el resto del libro. Su tratamiento se presenta como superficial, y apenas da ejemplos de la pseudociencia de la vida real. Al igual que muchos otros escépticos, Sagan inventa algunos ejemplos de juguetes, que son fáciles de derribar pero que en realidad no corresponden a argumentos de la vida real. Parece que Sagan está prestando atención a la teoría de la falacia, pero no le sirve en su trabajo de desacreditación."

¿Qué fue entonces lo que descubrió Boudry sobre la teoría de las falacias? "Ahora he llegado a creer que toda esta idea debería arrojarse por la borda", escribe. Antes de decirme las falacias en las que incurre Boudry, según tu sofisticado kit para detectar tonterías, lo más justo es dejar que Boudry se explique mejor:

Para consultar más rápido