jueves, 21 de febrero de 2019

Elena Lysénkova Álvarez-Buylla

El nombramiento de la Doctora Elena Álvarez-Buylla, como en otros lugares se había comentado, era una de las decisiones más evidentemente erróneas que tomaría el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Periodistas, académicos, estudiantes, becarios Conacyt y divulgadores de la ciencia expresaron sus preocupaciones desde el momento que AMLO invitó públicamente a la Dra. Álvarez-Buylla en vivo por televisión durante uno de los debates presidenciales. Ya desde hacía mucho antes, algunos expertos en biotecnología habían dejado en claro que Álvarez-Buylla tiende a recurrir a la mentira, la desinformación y la exposición de falacias cuando se trata de transgénicos. Nada de esto parece haberse enterado López Obrador o simplemente no le importó.

Ahora, a unos dos meses de la presidencia de AMLO y del nombramiento de Álvarez-Buylla como directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt... o ¿ya es Conahcyt?), se ha mostrado una ineptitud para el cargo con error tras error, decisión cuestionable tras decisión cuestionable, con tufos autoritarios que preocupan no solo a quienes trabajan en esta institución, sino a toda persona interesada en el avance de la ciencia y la tecnología. Algunos de los inconformes con el nombramiento de Álvarez-Buylla crearon el portal ResisCiencia 18, desde donde se cuenta con enlaces de divulgación de otros portales, panfletos, informes y planes alternativos al expuesto por la que también es conocida en redes sociales como la "Dra. Chulel", convirtiéndose así en un sitio de referencia para enterarse cuán equivocada está Álvarez-Buylla y cuánto preocupa a los que amamos la ciencia y que sabemos su promoción y difusión son vitales en nuestra sociedad actual.

Aunque apoyo la #ResisCiencia18, otros simpatizantes del mismo y de otras plataformas de denuncia y crítica, a menudo comparan a la Dra. Chulel con el infame Trofim Lysenko. Creo que comparar a la doctora con el infame Lysenko es injusto en muchos sentidos y habría que precisar dicha analogía para ver en qué puntos sí se le parece al hombre que destruyó la agricultura y obstruyó la investigación biológica en la Unión Soviética de Stalin. ¿O tal vez no es tan disparatada dicha comparación?

martes, 12 de febrero de 2019

Día de Darwin: una charla con Roberto Díaz: "En la paleontología contamos con realidades inverosímiles a las cuales tenemos que aprender a sacarle jugo"


Biólogo, paleontólogo y divulgador youtuber
de la ciencia, Roberto Díaz nos platica
sobre el "oficio" del divulgador y los retos sociales
a los que se enfrenta la paleontología en México.
Lo prometido es deuda, y como ya había comentado, estoy de regreso en mi blog, su blog. Debo admitir que el "mes sabático" en el que no publiqué nada me sentí muy tentado a venir y publicar sobre temas variados, que igualmente comenté brevemente por facebook. No se me ocurrió mejor manera de regresar que cumpliendo con una de las promesas para este blog: entrevistar a algunos de los científicos, filósofos y otras personalidades que actualmente luchan por producir, esclarecer, divulgar y educar con conocimiento científico y escepticismo.

Las entrevistas irán apareciendo (según tengo planeado) cada dos meses, aproximadamente. Hoy, como bien sabemos, celebramos el natalicio de Charles Darwin, padre de biología evolutiva y uno de los más grandes científicos de la historia que, como todos los grandes científicos, sus ideas a menudo no son correctamente comprendidas. En esta ocasión, y con motivo del Día de Darwin, les presento la entrevista que le hice al paleontólogo mexicano Roberto Díaz Sibaja quien, como suelo mencionar en redes sociales, es mi "paleontólogo de cabecera", pues sus artículos y videos de divulgación son de referencia casi obligada para los fanáticos hispanoparlantes de los dinosaurios y del mundo prehistórico en general.

jueves, 3 de enero de 2019

No me extrañen, que todavía no me voy


2018 fue un excelente año para este blog, alcanzando el millón de visitas y siendo a su vez el año más productivo (con 48 artículos originales, una entrevista y un artículo de autor invitado); creamos las dos nuevas series "La tontería de la semana" y "Galería de fantasmas". Logramos hablar, debatir y discutir sobre transgénicos, homeopatía, el chupacabras, filosofía de la ciencia, ovnis, pie grande, Drácula, Monsanto, las elecciones presidenciales de México, el sudario de Turín, el terraplanismo, la hipótesis del multiverso, herbolaria, Adolf Hitler, Nibiru, Oumuamua, el curanderismo, las misiones Pioneer y muchos otros temas de los que disfruté escribiendo, reflexionando y criticando, y de los que espero hayan disfrutado leyendo y, sobre todo, pensado y debatido.

Para este blog fue un gran año, y a pesar de eso, aún dejé muchos pendientes para el presente. Aún tengo planeado hablar de otros temas, y entre mis borradores están a la espera de ser publicados artículos sobre acupuntura, el movimiento escéptico, el peligro ambiental que representan las pseudociencias, argumentos para defender las pseudoterapias, el sufrimiento animal como argumento contra la existencia de Dios, las conspiranoias más ridículas que alguien puede creer, el fraude de las momias extraterrestres, así como algo de filosofía de la ciencia, historia de la astrología, parapsicología y, por lo menos, una investigación regional especial, a saber, la supuesta aparición de Jesucristo en el pueblo de Ocotlán, Jalisco. Tampoco se me ha olvidado la promesa en redes sociales de hacer entrevistas a algunos destacados científicos iberoamericanos que estaré publicando más pronto de lo que creen. Aún hay mucho qué escribir y discutir.

Sin embargo, debo admitirlo, el avance en el blog casi fue lo único bueno que tuvo este año para mí. Teniendo algunos conflictos personales de los que no hablaré por aquí, junto a varios proyectos atrasados importantes, empezando por mi tesis, he decidido suspender mi actividad en el blog y disminuirla también en redes sociales para así solucionar y acabar mis pendientes personales. Como bien dice el título, esto para nada es un adiós, así que no nos extrañemos todavía; espero poder concluir mis pendientes (y estabilizarme mentalmente) en este mes, y así poder estar por aquí celebrando el Día de Darwin a inicios de febrero, restableciendo a su vez las series y la continuidad de mis escritos que siempre he hecho de forma libre, sin cobrar nada, por puro amor a compartir lo mucho o poco que conozco de ciertos temas, y así disfrutar con ustedes de diálogos enriquecedores, a la vez que enfurezco a más de uno por redes sociales.

Así pues, espero pronto estar de regreso por aquí con ustedes. Feliz año nuevo.

Para consultar más rápido