jueves, 11 de julio de 2019

Hitler no era socialista... da pena tener que explicarlo

"Se trata de hacernos creer que lo que hacen los fascistas no es fascismo; que lo que hacen quienes se oponen al fascismo sí lo es. Es una jugada orwelliana; manipular las palabras para controlar el entendimiento: la guerra es la paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es la fuerza."
Maik Civeira.

Sin duda, publicidad convincente para quien no sabe historia... o sea, para un potencial gran sector de la población, por desgracia.
Hace poco más de un año que terminé una miniserie de cuenta regresiva que llamé "Los mitos sobre Hitler" (aquí la segunda y tercera parte, y acá el de pilón), escritos que me costaron tiempo y algo de esfuerzo en documentarme apropiadamente para tratar cada uno de los puntos que traté. En ese entonces no me había tocado escuchar tan seguido una tontada que hoy, hasta uno de mis autores favoritos la repite como si fuera una verdad obvia: Adolf Hitler era un socialista, y el partido nazi era de izquierda. Insisto, hace un año tal bobada no me era tan familiar (repetida cada vez más en nuestro tiempo por la alt right). Había escuchado más que Hitler era darwiniano, que había establecido contacto con extraterrestres o que era inocente del Holocausto. (O tal vez ignoraba más a los libertarios y sus parientes conservadores).

Hoy cada vez son más los grupos y sitios web (usualmente de derecha, en especial de libertarios) que aseguran que Hitler estaba más cercano a dictadores "socialistas" como Stalin, Castro o Maduro, y que el nazismo cumple todas las características de un gobierno (o mejor dicho, una dictadura) socialista. Los autores libertarados liberfachos libertarios que promueven esta mentira, tienen un punto común con aquellos que aseguran una conexión entre el nazismo y la teoría darwiniana, o que el Führer era ateo: se trata de personas ansiosas por encontrar una conexión nefasta de una idea que odian a muerte (la evolución, el ateísmo o el socialismo), con un personaje que se identifica como lo peor que la humanidad llegó a producir (Hitler y el nazismo). Algo conocido como falacia de asociación.  Y al igual que en los casos de cristianos fundamentalistas alegando el ateísmo darwiniano del personaje más oscuro de la historia moderna, las afirmaciones del socialismo de Hitler no tienen pies ni cabeza.

miércoles, 12 de junio de 2019

Más malas noticias para los homeópatas

"¿Esto significa que el paper sospechoso ha sido declarado fraudulento? Pienso que sí. En cualquier caso: ¡Otra victoria de la razón sobre la sinrazón!"  Edzard Ernst.



Ay, la homeopatía. Esta definitivamente no es su época, y no solo lo digo porque es uno de los pseudotratamientos más denunciado por su claro anacronismo (originaria de lo tiempos en que aún se pensaba en términos de "fuerza vital", allá por inicios del siglo XIX), sino por su declive como negocio. Y es que, mire usted, si hacemos un recuento nada más del último años hasta nuestros días, los homeópatas solo han recibido malas noticias: en España, en abril del año pasado, se daba a conocer las nuevas regulaciones a las que se vería sometida la industria homeopática, donde los chochos ahora tendrán que pasar por pruebas de seguridad y calidad evaluados por la Agencia Española de Medicamentos; por las mismas fechas, la Organización Médica Colegial de España reclamaba al Ministerio de Sanidad para que ya no se vendiera homeopatía en las farmacias; en agosto del 2018 se dio a conocer también que el servicio de salud británico dejaría de financiar a la homeopatía, una noticia que sorprendió a muchos, ya que Inglaterra se había caracterizado por ser una firme defensora de esta pseudoterapia; en septiembre pasado se publicó un nuevo meta-análisis realizado por investigadores de la Homeopathy Research Institute de Londres, el cual, como los demás estudios, no encontró prueba de la efectividad de los tratamientos homeopáticos individualizados; en enero de este año, la Sociedad Farmacéutica de Australia instaba a que la homeopatía quedara fuera de los estantes de las farmacias, advirtiendo en contra de los chochos que "la salud pública se pone en riesgo si las personas eligen la homeopatía en lugar de los tratamientos que las pruebas demuestran que son seguros y efectivos".

Ante tanta pedrada, algunos homeópatas se han inventado la conspiranoia sobre un lobby anti-homeopatía empeñado en atacar a la pobre terapia de chochos por no sé qué intereses ocultos (una idea que, como se ha mostrado, no es más que humo para distraer a incautos de la realidad). Entonces, en septiembre del 2018 la revista Scientific Reports (open access de Nature Research) publicó un estudio que parecía dejar callados a los críticos de la homeopatía: "Ultra-diluted Toxicodendron pubescens attenuates pro-inflammatory cytokines and ROS- mediated neuropathic pain in rats", un estudio que encontraba efectos de un producto homeopático, el Toxicodendron pubescens o Rhus Tox, en ratas. El gusto les duró poco a quienes festejaron esta publicación (desinformando al asegurar que era la revista Nature la que publicaba y demostraba la efectividad de la homeopatía), pues se necesitó un mes de publicado para ser duramente cuestionado por la comunidad científica. Poco menos de un año después, Scientific Reports ha anunciado que se retracta y retira el artículo oficialmente, quedando descartado como prueba de cualquiera de las cosas que sus autores y sus difusores hayan asegurado. Este es solo otro bochornoso episodio para la homeopatía, cuyos practicantes que lo promovieron con bombo y platillo desde el año pasado tienen una de dos opciones: o continúan negándose a aceptar que el estudio puede ser considerado un ejemplo típico de fraude o aceptan que (otra vez) han quedado en ridículo a nivel internacional.

domingo, 5 de mayo de 2019

Marcha por la Ciencia. Algunas reflexiones

"Sueño con un futuro en el que la verdad es lo que da forma a la política de la gente, en lugar de que la política dé forma a lo que la gente piensa que es verdad". Neil deGrasse Tyson.

Ayer fue la Marcha por la Ciencia en Guadalajara y en el resto del globo, con una participación de más de 500 ciudades alrededor del mundo, protestando y exigiendo una mejora en la financiación de la ciencia y en la integración de las políticas públicas basadas en la ciencia. Asistí a ésta, la tercer marcha  que se ha realizado desde que el movimiento inició en EEUU en 2017; me la he pasado estupendo, pues no solo conté con la oportunidad de observar el entusiasmo por la ciencia y el aplauso de los peatones que nos miraban y apoyaban, sino que además pude escuchar las dudas de algunas personas que me identificaron entre todos los que íbamos (lo que me sonroja y agradezco enormemente, pues es justo para estas personas que buscan informarse y cambiar sus puntos de vista, por las que hago esto sin ningún beneficio más allá de la satisfacción personal de compartir conocimiento y reflexiones).

La marcha me ha dejado satisfecho, pero a la vez preocupado por varios puntos. Los discursos de algunos de los organizadores, los gritos de la manifestación y el mensaje de algunos divulgadores me han dado material para hacer algunas reflexiones sobre el objetivo de la Marcha por la Ciencia, su influencia y el futuro.

miércoles, 24 de abril de 2019

Exponiendo la farsa de la tauromaquia, un triunfo de la compasión

Reseña de A favor de los toros, de Jesús Mosterín


Nunca he sido fan de los deportes, y mucho menos de aquellos que me parecen francamente propios de salvajes. Nunca he podido entender qué tiene de deportivo el box, las (mal llamadas) artes marciales mixtas o las peleas callejeras. Pero al menos reconozco que quienes están ahí enfrentándose, sufriendo golpes y en muchas ocasiones muriendo frente a una multitud de borrachos, deciden dedicarse a ello bajo su propio riesgo, y ganando (en el caso de los espectáculos de talla nacional o internacional) en una noche lo que sus fans no ganarán en toda su vida de trabajo ordinario y medianamente decente. Mucho más repugnante, vil y salvaje me han parecido desde siempre las peleas de animales, donde perros, osos, gallos o toros son sometidos a torturas sangrientas. Quizás el espectáculo de la crueldad más representativo de todos en nuestros días es la tauromaquia, un negocio ruin que sus fans más cínicos se atreven a llamarlo arte. Me resulta difícil entender el nivel de canallismo que se puede tener para defender este circo sangriento, y sin embargo, abundan sus defensores dentro de la política así como en la filosofía y las letras.

Ante tanto acto barbárico suele ser difícil mantener la cordura sin antes lanzar algunas mentadas de madre. Pero si hubo alguien capaz de analizar, denunciar y refutar las canalladas pro-taurinas con la cabeza fría, fue el filósofo español Jesús Mosterín, quien en su obra A favor de los toros (2010) plasmó una erudita defensa de la abolición de la tauromaquia que, en sus propias palabras, no se trata más que de un espectáculo de la crueldad promovido en una cultura de la tortura; una sangrienta anomalía moral en el mundo occidental que se dice heredero de la Ilustración.

domingo, 31 de marzo de 2019

Galería de fantasmas: la niña del incendio

Por fin hemos regresado en fin de semana, y espero de ahora en adelante poder contar con el tiempo necesario para continuar con ésta y también con nuestra serie de La tontería de la semana. La verdad es que en estos últimos días me he cuestionado seriamente el seguir con estos artículos sobre fantasmas, que no parecen llamar la atención tanto como cuando yo era un niño. Pero luego me acuerdo que este es mi blog y puedo escribir de lo que quiera, así que se me pasa ese sentimiento.

Los fantasmas siguen siendo parte de mi interés, incluso profesional, tanto por las bases psicológicas y culturales por las que la gente llega a creer en ellos, como los problemas filosóficos que despierta un buen debate sobre espectros (¿Existe vida después de la muerte? ¿Cómo saber que la vida terrenal es la única que tenemos?). En nuestra tercer entrega, llega el momento de analizar un caso que en lo personal, me cautivó bastante por la carga emocional detrás de ella: la niña fantasma del incendio de un edificio en la ciudad de Wem, Inglaterra. Cuando conocí este caso (en mis años de adolescencia) lo consideré como uno de los mejores que demostraban la existencia del más allá. La foto fue tomada en 1995, durante un incendio en la ya citada ciudad inglesa; obviamente, al ser el escenario de un desastre era imposible, pensaba yo, que una niña tuviera tiempo para posar -escalofriantemente- frente a un incendio antes de escapar. Pero una pregunta con la que cualquiera debería comenzar es: ¿hubo alguna niña en aquel accidente?

miércoles, 27 de marzo de 2019

¿Pedir perdón de qué?

Por Rubén Ocegueda Torres.

Esta semana comenzó con la inusual y risible petición de Andrés Manuel López Obrador al rey de España, Felipe VI, y al papa Francisco, que se disculpen por la conquista de México de hace 500 años. Como es obvio, Felipe VI rechazó tal petición, y AMLO ha sido el objeto (otra vez) de burla en redes sociales tanto por detractores como por simpatizantes de izquierda. Los pocos defensores alegan que esta petición es legítima, a pesar que los actuales españoles no tienen nada que ver con la conquista, porque España y otras naciones han llegado a pedir perdón por atroces crímenes cometidos siglos atrás. Tal vez no hay mejor ejemplo que la petición de disculpas de Juan Pablo II por las atrocidades de la Inquisición. Un día después de la petición de AMLO, nos enteramos también que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, exigió al papa se disculpara con los indígenas canadienses. Pero más allá del razonamiento estilo "si los demás lo hacen, entonces nosotros también", ¿qué clase de valor tiene una exigencia como la de AMLO?

Para responder a esta pregunta, mi amigo, el historiador Rubén Ocegueda me permitió compartir su reflexión explicada en nueve sencillos puntos. La suya es prácticamente la misma opinión que he visto de todo historiador que conozco.
Danie Galarza Santiago.


jueves, 21 de febrero de 2019

Elena Lysénkova Álvarez-Buylla

El nombramiento de la Doctora Elena Álvarez-Buylla, como en otros lugares se había comentado, era una de las decisiones más evidentemente erróneas que tomaría el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Periodistas, académicos, estudiantes, becarios Conacyt y divulgadores de la ciencia expresaron sus preocupaciones desde el momento que AMLO invitó públicamente a la Dra. Álvarez-Buylla en vivo por televisión durante uno de los debates presidenciales. Ya desde hacía mucho antes, algunos expertos en biotecnología habían dejado en claro que Álvarez-Buylla tiende a recurrir a la mentira, la desinformación y la exposición de falacias cuando se trata de transgénicos. Nada de esto parece haberse enterado López Obrador o simplemente no le importó.

Ahora, a unos dos meses de la presidencia de AMLO y del nombramiento de Álvarez-Buylla como directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt... o ¿ya es Conahcyt?), se ha mostrado una ineptitud para el cargo con error tras error, decisión cuestionable tras decisión cuestionable, con tufos autoritarios que preocupan no solo a quienes trabajan en esta institución, sino a toda persona interesada en el avance de la ciencia y la tecnología. Algunos de los inconformes con el nombramiento de Álvarez-Buylla crearon el portal ResisCiencia 18, desde donde se cuenta con enlaces de divulgación de otros portales, panfletos, informes y planes alternativos al expuesto por la que también es conocida en redes sociales como la "Dra. Chulel", convirtiéndose así en un sitio de referencia para enterarse cuán equivocada está Álvarez-Buylla y cuánto preocupa a los que amamos la ciencia y que sabemos su promoción y difusión son vitales en nuestra sociedad actual.

Aunque apoyo la #ResisCiencia18, otros simpatizantes del mismo y de otras plataformas de denuncia y crítica, a menudo comparan a la Dra. Chulel con el infame Trofim Lysenko. Creo que comparar a la doctora con el infame Lysenko es injusto en muchos sentidos y habría que precisar dicha analogía para ver en qué puntos sí se le parece al hombre que destruyó la agricultura y obstruyó la investigación biológica en la Unión Soviética de Stalin. ¿O tal vez no es tan disparatada dicha comparación?

martes, 12 de febrero de 2019

Día de Darwin: una charla con Roberto Díaz: "En la paleontología contamos con realidades inverosímiles a las cuales tenemos que aprender a sacarle jugo"


Biólogo, paleontólogo y divulgador youtuber
de la ciencia, Roberto Díaz nos platica
sobre el "oficio" del divulgador y los retos sociales
a los que se enfrenta la paleontología en México.
Lo prometido es deuda, y como ya había comentado, estoy de regreso en mi blog, su blog. Debo admitir que el "mes sabático" en el que no publiqué nada me sentí muy tentado a venir y publicar sobre temas variados, que igualmente comenté brevemente por facebook. No se me ocurrió mejor manera de regresar que cumpliendo con una de las promesas para este blog: entrevistar a algunos de los científicos, filósofos y otras personalidades que actualmente luchan por producir, esclarecer, divulgar y educar con conocimiento científico y escepticismo.

Las entrevistas irán apareciendo (según tengo planeado) cada dos meses, aproximadamente. Hoy, como bien sabemos, celebramos el natalicio de Charles Darwin, padre de biología evolutiva y uno de los más grandes científicos de la historia que, como todos los grandes científicos, sus ideas a menudo no son correctamente comprendidas. En esta ocasión, y con motivo del Día de Darwin, les presento la entrevista que le hice al paleontólogo mexicano Roberto Díaz Sibaja quien, como suelo mencionar en redes sociales, es mi "paleontólogo de cabecera", pues sus artículos y videos de divulgación son de referencia casi obligada para los fanáticos hispanoparlantes de los dinosaurios y del mundo prehistórico en general.

jueves, 3 de enero de 2019

No me extrañen, que todavía no me voy


2018 fue un excelente año para este blog, alcanzando el millón de visitas y siendo a su vez el año más productivo (con 48 artículos originales, una entrevista y un artículo de autor invitado); creamos las dos nuevas series "La tontería de la semana" y "Galería de fantasmas". Logramos hablar, debatir y discutir sobre transgénicos, homeopatía, el chupacabras, filosofía de la ciencia, ovnis, pie grande, Drácula, Monsanto, las elecciones presidenciales de México, el sudario de Turín, el terraplanismo, la hipótesis del multiverso, herbolaria, Adolf Hitler, Nibiru, Oumuamua, el curanderismo, las misiones Pioneer y muchos otros temas de los que disfruté escribiendo, reflexionando y criticando, y de los que espero hayan disfrutado leyendo y, sobre todo, pensado y debatido.

Para este blog fue un gran año, y a pesar de eso, aún dejé muchos pendientes para el presente. Aún tengo planeado hablar de otros temas, y entre mis borradores están a la espera de ser publicados artículos sobre acupuntura, el movimiento escéptico, el peligro ambiental que representan las pseudociencias, argumentos para defender las pseudoterapias, el sufrimiento animal como argumento contra la existencia de Dios, las conspiranoias más ridículas que alguien puede creer, el fraude de las momias extraterrestres, así como algo de filosofía de la ciencia, historia de la astrología, parapsicología y, por lo menos, una investigación regional especial, a saber, la supuesta aparición de Jesucristo en el pueblo de Ocotlán, Jalisco. Tampoco se me ha olvidado la promesa en redes sociales de hacer entrevistas a algunos destacados científicos iberoamericanos que estaré publicando más pronto de lo que creen. Aún hay mucho qué escribir y discutir.

Sin embargo, debo admitirlo, el avance en el blog casi fue lo único bueno que tuvo este año para mí. Teniendo algunos conflictos personales de los que no hablaré por aquí, junto a varios proyectos atrasados importantes, empezando por mi tesis, he decidido suspender mi actividad en el blog y disminuirla también en redes sociales para así solucionar y acabar mis pendientes personales. Como bien dice el título, esto para nada es un adiós, así que no nos extrañemos todavía; espero poder concluir mis pendientes (y estabilizarme mentalmente) en este mes, y así poder estar por aquí celebrando el Día de Darwin a inicios de febrero, restableciendo a su vez las series y la continuidad de mis escritos que siempre he hecho de forma libre, sin cobrar nada, por puro amor a compartir lo mucho o poco que conozco de ciertos temas, y así disfrutar con ustedes de diálogos enriquecedores, a la vez que enfurezco a más de uno por redes sociales.

Así pues, espero pronto estar de regreso por aquí con ustedes. Feliz año nuevo.

Para consultar más rápido