jueves, 8 de febrero de 2018

Escepticismo (a la mexicana) para homeópatas

Edición enero-febrero 2017, volúmen 86.
Si usted googlea las palabras "pseudociencia" o "pseudomedicina", probablemente se encontrará que entre los ejemplos más usuales está la homeopatía. Más cercana a la parapsicología y la astrología que a la medicina o la biología, la homeopatía ha sido uno de los principales blancos de los críticos de las (mal llamadas) medicinas alternativas. Ello no ha pasado desapercibido por la "comunidad" homeopática (y su molesto club de fans). Hace unos días, mi facebook-friend Andrés Tonini compartió un screenshot de un artículo de la revista La Homeopatía de México, de enero-febrero de 2017. El artículo se titula "Informe sobre los Escépticos Científicos de la Homeopatía en México", del estudiante de médico homeópata del IPN Luis Ángel Vite-Flores.

Como es usual en redes sociales, a muchos de mis contactos (casi todos los etiquetados en la publicación de Tonini) les causó gracia que una revista de homeopatía hablara sobre los escépticos mexicanos que han llegado a escribir algo sobre homeopatía. Otro de mis facebook-friends, Martín Fragoso, escribió una divertida nota en su blog sobre este artículo, sobretodo aclarando de manera sarcástica algunos errores menores del escrito de Vite-Flores. Hay dos puntos interesantes en este "informe" para homeópatas "profesionales": 1) las generalizaciones y supuestos errores en los que cae el movimiento escéptico, al menos en México; y 2) la llamada de atención que el autor hace sobre la necesidad de abrazar el escepticismo dentro de la "profesión" de la homeopatía. Veamos de manera más detallada estos puntos.

¿Negacionismo homeopático?



Vite-Flores ofrece una descripción rápida del movimiento escéptico como un "grupo de presión" que ha "intentado eliminar a la Homeopatía de los sistemas nacionales de salud de países como Suiza, Reino Unido, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Brasil y México, o impedido su integración en naciones como Rumania, Israel, Japón, España, Australia, Estados Unidos, Argentina y Canadá." Si somos amables con este autor, podemos decir que el activismo escéptico sí vela por evitar que se derroche dinero público en pseudociencias como la homeopatía, y aunque éste no es ni su principal ni su único objetivo (ni tampoco la homeopatía es el único "blanco" de esta "presión"), es parte de la militancia por la correcta educación y cultura científica.

Luego describe vagamente algunas de las "críticas" que los escépticos científicos ofrecen contra la homeopatía, y enseguida señala una serie de "hechos" que omitimos a la hora de hablar de esta (pseudo)terapia: 1. Los medicamentos homeopáticos no siempre se dinamizan hasta el punto de no quedar ni una sola molécula del soluto empleado (nos informa también que las "bajas potencias" son de hecho las más comúnmente utilizadas); 2. La "transferencia de información" (lo que Hahnemann o uno de sus contemporáneos hubiera llamado "esencia vital") del ingrediente activo usado en un preparado homeopático "sólo se efectúa si es agitada la disolución o solución en cada intervalo", es decir, por el proceso de dinamización. Advierte que sin este proceso básico no se transfiere nada a la solución; 3. Afirma que "Existen una diversidad de hipótesis propuestas que describen o explican el, o los posibles mecanismos de acción del medicamento homeopático", eso sí, no todas (yo diría que ninguna) tienen el mismo soporte experimental, ni tampoco existe una "teoría integradora" que abarque la "dimensión biológica, fisicoquímica, biofísica, clínica, psicológica, filosófica e histórica" (?). 4. Este punto tal vez sea donde se presenta una afirmación demasiado extraordinaria: "Los ensayos clínicos controlados diseñados con alta calidad metodológica que respetan el principio de individualización han demostrado un efecto significativo sobre el placebo. Estos resultados son consistentes con varios meta-análisis publicados en diferentes revistas científicas". Nos aclara sin embargo que son pocos los estudios que han demostrado eficacia para condiciones clínicas específicas. Y por último, pero no menos importante, 5. "Existen más de 200 estudios científicos publicados en las áreas de biología molecular, biología evolutiva, toxicología, fisicoquímica, etcétera, que han demostrado de manera consistente que las llamadas altas diluciones homeopáticas en sistemas celulares, modelos animales y modelos vegetales exhiben efectos en la regulación genética, transcripcional o cambios en parámetros físico químicos."

Para ser alguien que afirma que los escépticos usamos "trampas semánticas" en los discursos, aquí puedo notar algunas omisiones, exageraciones, y sí, trampas:

1. Aunque es cierto que no todos los escépticos lo saben o lo mencionan en sus escritos y/o charlas, se sabe bien que no todos los preparados homeopáticos rebasan el número de Avogadro, y es posible encontrar moléculas del ingrediente activo original. Lo que es más, se sabe bien que puede haber casos de intoxicación por sobredosis de ciertos preparados homeopáticos, tal como el médico Claudio Pérez de Celis informa en su artículo "Medicina alternativa. Un monstruo subestimado". Pero hay dos puntos importantes con esta supuesta omisión por parte de los escépticos. Primero, que el que existan chochos homeopáticos con algo de ingrediente activo no dice nada sobre la crítica a la homeopatía, que se concentra en sus principios, sus métodos y su promoción. Segundo, estas diluciones podrían ser usadas en un divertido argumento para demostrar que los principios de la homeopatía son falsos. Como es sabido, los tratamientos homeopáticos con una dilución menor a 26X (14C), como la "Coffea cruda", pueden ser causa de intoxicación, sobre todo en niños, tal como nos recuerda Pérez de Celis en su artículo. Esto es así porque el preparado no está tan diluido como otros (por ejemplo, el Oscillococcinum®), y por tanto tiene efecto en el cuerpo (por desgracia no el deseado). Pero basados en los principios de la homeopatía, la coffea cruda debería ser menos potente que el Oscillococcinum® porque, supuestamente, entre más diluida una sustancia (a través de los métodos homeopáticos, claro) es más potente. Y resulta que durante los cientos de suicidios homeopáticos alrededor del mundo, donde se han usado chochos con la tintura madre cientos, miles o millones de veces diluida (cuando se supone deberían ser más potentes) no se tiene ni un solo caso de intoxicación. Ergo, la homeopatía es falsa.

Los defensores de la homeopatía suelen asegurar que esto es así porque los tratamientos homeopáticos solo son efectivos para atacar un problema existente, y mientras el cuerpo no tenga un problema que tratar (un "desequilibrio energético", como diría un homeópata tradicional) entonces no tiene ningún efecto. Esta afirmación queda refutada con el hecho de que existan tratamientos como la coffea cruda que sí puede tener consecuencias serias en caso de ingerir de más (y eso que se supondría debería ser menos potente por estar menos diluida), o en que muchos de los suicidas homeopáticos sí padecen algunos problemas, como el insomnio, y se toman frascos completos de chochos homeopáticos para dormir... y no se duermen en el evento.

Aunque graciosos, algunos memes y campañas
contra la homeopatía en realidad atacan
un hombre de paja, ya que no son precisas
con los métodos y afirmaciones reales de
la homeopatía.
2. El punto número dos es en realidad un dogma de la homeopatía expuesto por su propio creador, Samuel Hahnemann, y parece ser que algunos escépticos nos olvidamos de éste a la hora de hacer memes o caricaturas de la homeopatía. Algunas veces he oído o leído (y usado imágenes) que debemos agradecer que la homeopatía sea falsa y que el agua no tenga "memoria", porque de lo contrario, estaríamos bebiendo agua que "recuerda" lo que es estar en el intestino de un T-Rex y en un sinfín más de lugares desagradables. Hahnemann pensaba que una sustancia podía tener efectos curativos potentes porque su potencia podía verse afectada por métodicas sacudidas (él golpeaba su frasquito de preparado contra una Biblia varias veces), proceso conocido como sucusión. El aumento de la potencia del preparado mediante sucusión la llamó dinamización. Pero este aumento de potencia no es física ni química (material), sino espiritual. Hahnemann, convencido de la verdad de sus principios, de hecho aconsejaba que los homeópatas no cargaran sus remedios en sus bolsillos por el temor a que estos fueron demasiado poderosos de tan diluidos que estaban. Incluso llegó a asegurar que no era necesario que los pacientes tomaran el remedio, pues en ocasiones bastaba con que los olieran (así de poderosa suponía que era la dinamización).

El problema aquí no es tanto que los escépticos ignoren esto (y de hecho muchos lo ignoran), sino que no existe nada que ayude a convencer a nadie de que agitar una sustancia x en un frasco con agua o alcohol haga que dicha sustancia se dinamice. Lo que es más, muchísimas sustancias usadas como materia prima (tintura madre) para los preparados homeopáticos suelen ser irrelevantes para tratar los padecimientos que dicen pasar, y solo se basan en la ley de los simalares. Por ejemplo, si usted busca un antigripal homeopático, puede encontrarse el "Allium", un remedio que consiste en diluir cebolla hasta que no quede ni una molécula. ¿Qué tiene que ver la cebolla con la gripa? Bueno, las cebollas causan que te lloren los ojos, se irrite la garganta y la nariz, así que es similar a la gripa. En términos médicos, cebolla ultradiluida no sirve para nada, hasta donde sabemos. Pero el allium se vende. O tal vez le suene a chiste, pero un tipo de preparados homeopáticos conocidos como "imponderables", consisten en diluir en agua o alcohol la luz de venus reflejada en el frasco, rayos X o la luz solar. Los remedios imponderables suelen ser mal vistos por homeópatas más tradicionales. Suena a chiste, pero hay preparados homeopáticos que se venden así.  Nada de esto es mencionado por Vite-Flores.

3. Este punto también es una falsa generalización, ya que no todos los escépticos omiten este hecho. Tal como aclara el Dr. Edzard Ernst, uno de los principales críticos de las medicinas alternativas:
"Hay varias teorías que pueden explicar de algún modo cómo funciona la homeopatía. Pero todas son actualmente teorías y ninguna proporciona una explicación completa sobre el mecanismo de acción de los remedios altamente diluidos. Sin embargo, afirmar que la homeopatía es totalmente inverosímil podría ser una exageración contraproducente."
Obviamente Ernst se refiere a que se han propuesto varias teorías que podrían explicar los hipotéticos mecanismos de la homeopatía, pero ninguna de éstas es considerada una teoría científica, sino hipótesis que no brindan una explicación completa sobre remedios que sobrepasan cualquier límite razonable de ingrediente activo en la sustancia. El que Vite-Flores admita estos puntos, creo, es un agradable ejemplo de honestidad intelectual, aunque la omisión de los escépticos de este punto no está justificada en todos los casos.

4. Como ya venía adelantando esta es una gran afirmación extraordinaria que, por tanto, necesitaría de evidencias extraordinarias para creerla y aceptarla. Pero para sostener esta afirmación, Vite-Flores solo nos ofrece en sus referencias un artículo más de la misma revista, un reporte del Homeopathy Research Institute (HRI) británico (con el enlace roto) y otros tres enlaces de la Faculty of Homeopathy de Londres. Esto es equivalente a pedirle estudios "controlados diseñados con alta calidad metodológica" a un creacionista y que éste te cite los papers del Institute Creation Research, o pedirle lo mismo a un creyente en la telepatía y te mande a los escritos de la Parapsychological Association. Sabemos que institutos, asociaciones y centros dedicados a la homeopatía, el creacionismo o la parapsicología van a ofrecer escritos donde encuentran resultados positivos para sus respectivas creencias, pero no es eso a lo que uno se refiere con evidencia extraordinaria para un reclamo extraordinario.

Para ser justos, muchos de los estudios en homeopatía sí han sido realizados de manera correcta de acuerdo a los estándares de calidad de un ensayo clínico. Pero, ¿cuántos de éstos han sido reproducidos (igual de bien, respetando todos los estándares de calidad) por institutos y grupos de investigación ajenos a la homeopatía? ¿Cuántos han demostrado realmente tratar o ayudar en el tratamiento de cualquier enfermedad? Ni en su escrito ni por sus referencias se justifican sus afirmaciones del punto cuatro.

5. El último punto es (aparentemente) el más asombroso de todos. Vite-Flores asegura que existen más de 200 estudios de distintas ciencias que confirman "de manera consistente que las llamadas altas diluciones homeopáticas en sistemas celulares, modelos animales y modelos vegetales exhiben efectos en la regulación genética, transcripcional o cambios en parámetros físico químicos." Esta afirmación, a pesar de sus referencias en el artículo original, es un tanto vaga. Se sabe, por ejemplo, de efectos de estimulación a dosis bajas y uno de inhibición a dosis altas de la misma sustancia en los sistemas que cita el futuro médico homeópata. Este fenómeno es conocido como hormesis. Pero hay que ser cuidadosos, pues la hormesis no es un efecto homeopático ni es homeopatía, tal como explica Víctor Javier Sanz Larriagaautor del libro La homeopatía, ¡vaya timo! (las referencias del artículo original fueron suprimidas aquí):
La hormesis es un término usado en toxicología para referirse a una dosis-respuesta bifásica (de los sistemas biológicos) frente a un agente o estímulo ambiental, de tal modo que una dosis baja produce un efecto beneficioso y una dosis alta un efecto tóxico o nocivo. La hormesis es, pues, un concepto necesario y útil para describir las respuestas adaptativas de los organismos a los factores estresantes ambientales. Los ejemplos incluyen, entre otros, el pre-condicionamiento isquémico (muy conocido desde hace tiempo en cardiología), el ejercicio físico, la restricción de la energía procedente de la dieta y la exposición a dosis bajas de ciertos productos físico-químicos. Por el contrario, la homeopatía es una pseudomedicina basada en la creencia mágica de que toda sustancia capaz de provocar ciertos síntomas en el hombre sano a dosis altas, es capaz de curarlos en el enfermo a dosis bajas.
Sanz Larriaga también explica que la hormesis no obedece los principios de la homeopatía sino los de la medicina científica, ya que  las reacciones químicas que explican este fenómeno son inducidas por concentraciones bajas pero medibles de las sustancias que intervienen, respetando el número de Avogadro. En medicina, a diferencia de la homeopatía, no hay diluciones sin soluto, y en especial las sustancias en este tipo de diluciones sí tienen efectos medibles, contrastables, que además se relacionan con los sistemas biológicos, inmunológicos o con los agentes patógenos, con mecanismos de acción conocidos, a diferencia de la cebolla ultradiluida y otros brebajes homeopáticos. Para Sanz Larriaga la conclusión es sencilla:
"La hormesis nada tiene que ver con la homeopatía. Por ello, las correspondientes aplicaciones científico-técnicas (medicina, agricultura, etc.) tampoco tienen nada que ver con la homeopatía. Más aún, cualquier analogía (o identificación) que se establezca entre ambos procedimientos será falsa y con la clara intención de engañar o confundir."
Pero dejando de lado los casos de hormesis confundidos (intencionalmente o no) con homeopatía, ¿hay estudios que confirmen efectos en sistemas biológicos de algún preparado homeopático? Edzard Ernst no teme en confirmar la realidad de que existen "estudios clínicos bien realizados de homeopatía con resultados positivos. Por lo tanto, no es cierto afirmar que no exista una buena evidencia de prueba para apoyar la homeopatía." Sin embargo, un escéptico bien informado, como nos aclara Ernst, puede seguir cuestionando porque "la totalidad de la evidencia confiable no muestra que los remedios homeopáticos altamente diluidos sean más efectivos que los placebos." Otro punto que Vite-Flores omite.

Sofismas y autocríticas


Me pareció especialmente curioso que Vite-Flores siguiera la línea argumentativa de algunos trolls cibernéticos, asegurando que los escépticos mexicanos son todos "en general" seguidores de James Randi, Edzard Ernst y Mario Bunge. De los tres citados, solo Ernst es especialista en el tema de las medicinas alternativas, concentrándose con especial atención en la homeopatía. Randi y Bunge, aunque grandes críticos de ésta y otras pseudoterapias, no suelen ser exactamente los primeros en ser citados a la hora de hablar de homeopatía. Pareciera que Vite-Flores ignoró el trabajo de Harriet Hall, Steven Novella, Wallace I. Sampson, William JarvisBob McCoy, Ben Goldacre, Scott Gavura, David Gorski o Stephen Barrett, nombres que han forjado la crítica a la medicina alternativa en general, y que han inspirado a muchos otros en varios países para denunciar la charlatanería y el curanderismo.

Al menos el autor aclara que no todo "ateo o agnóstico" (?) milita en el movimiento escéptico, ni tampoco todos son críticos de la homeopatía. También asegura que la filosofía exacta propuesta por Bunge tiene elementos "rescatables", aunque no oculta su supuesto "autoritarismo" con el que "tergiversa" temas, claro, como el de la homeopatía. Lo más interesante es que asegura que "El escepticismo es una herramienta para el progreso y la evolución de la ciencia, y la Homeopatía, como área del conocimiento y de la medicina (ciencia y arte de curar), debe estar en condiciones de afrontar dicho escepticismo y no sólo contradecirlo." No soy médico, pero no se me ocurre ningún área de la medicina que esté desconectada del resto de áreas médicas, como lo está la homeopatía. No puedo pensar en una sola área de la medicina que nunca haya contribuido en paliar, eliminar o siquiera prevenir cualquier padecimiento, como nunca ha contribuido la homeopatía. En suma, este estudiante de homeopatía da por supuesto una idea contraria al conocimiento en historia de la medicina, ya que la homeopatía no tiene conexión histórica con la moderna medicina basada en la ciencia.

Vite-Flores narra una brevísima historia de la crítica a la homeopatía desde el movimiento escéptico "a la mexicana", con un tono (me parece) de alarmado porque se den estos ataques en columnas de opinión, asociaciones de ateísmo y blogs personales. Como el buen Martín Fragoso muestra en su entrada, Vite-Flores comete varios errores al querer hacer esta breve "historia del escepticismo" de la homeopatía. Luego de esta mala historia del movimiento, Vite-Flores salta a sus conclusiones acusando a la crítica de ser una "guerra mediática sucia" y una señal de alarma que debe tomarse en serio,
 ya que mediante un discurso de retórica falaz que apela a la autoridad escolástica (elaborado en un ejercicio de desinformación, tergiversación y manipulación de información) se ha protocolizado un sesgo ideológico que ha dominado internacionalmente en ciertos sectores académicos y sociales para que se rechace fútilmente cualquier prueba científica favorable a la Homeopatía, mientras se enfatizan y promueven las pruebas que sugieren resultados desfavorables
Estas afirmaciones gratuitas las hace sin conectar nada de lo que antes describía como momentos de activismo escéptico contra la homeopatía. Pareciera que al autor le bastó con señalar las cuatro (supuestas) omisiones en las que los escépticos caen para después afirmar que esto es guerra sucia. Pero continúa:

No debe permitirse que este grupo siente cátedra con su utilitarismo y reduccionismo extremo, a la par de su censura a la libertad de investigación científica. La ciencia es una actividad libre que debe ejercerse con responsabilidad y ética, y que no debe orientarse por los prejuicios de grupos engañosos. La Homeopatía es un modelo médico donde el campo de la investigación científica está creciendo exponencialmente.
¿Dice que no se debe dejar que los escépticos "sienten cátedra" a la vez que se exige que no se "censure" la supuesta libertad de investigación científica? ¿Soy el único que ve una contradicción aquí? Es muy cierto que la ciencia es una actividad libre que se debe ejercer con responsabilidad y ética, y eso es precisamente lo que los escépticos exigen: que se saque a la pseudociencia de los cómodos lugares donde se vende como ciencia, tales como en el IPN y en la Secretaría de Salud. Los recursos invertidos en pseudociencia, como homeopatía y acupuntura, podrían ser destinado a investigaciones que realmente valgan la pena.

Su afirmación sobre la censura y el prejuicio hacia la homeopatía me recordó mucho una pregunta que me hicieron en Ask, sobre si pseudociencias como la homeopatía o el psicoanálisis deberían estar incluidas en los códigos penales (imagino, como delitos). Una pregunta ingenua que parece algunos defensores de la homeopatía ven como un deseo evidente por parte de los escépticos. Pero la realidad es muy distinta. Pero tal como sostuve en Ask, penar las pseudociencias sería darles clientes de a gratis, gracias a que sus practicantes se convertirían en mártires de la represión del gobierno. La prohibición o la censura no son la opción, y para ser franco, nunca he visto que algún compañero escéptico haya afirmado lo contrario.

Algo que creo es importante que se debe hacer es sacar definitivamente a las pseudociencias (no solo psicoanálisis y homeopatía, hay muchas otras) de las universidades públicas, de los hospitales, de las secretarías e instituciones públicas de educación, desarrollo, medio ambiente, alimentación, y demás servicios sociales. O sea, sacarlas totalmente de cualquier parte donde los pseudocientíficos puedan jalar dinero del erario.

Luego de eso, con pseudopsicoterapias y pseudomedicinas, exigir que, si se van a vender desde el sector privado, que sea obligatorio primero demostrar bajo estándares controlados y rigurosos su efectividad para lo que dicen tratar o curar (esto es lo que ya se ha hecho con los productos milagro que se vendían en la televisión a media noche y entre comerciales en el día, pero falta extenderlo aún más). Si no son capaces de demostrar su veracidad y/o efectividad, deben estar obligados a que productos y servicios de este tipo tengan el correspondiente anuncio de "esto no está científicamente demostrado y es clasificado como pseudociencia" en letras rojas y grandes, algo así como los anuncios de "fumar es causa de cáncer" en las cajetillas de cigarros, ofreciendo sitios web con información clara y enlaces para que el público profundice por su cuenta. Eso sería un acto justo y honesto. Si luego de todo esto, una persona en pleno uso de sus facultades mentales decide usar una pseudoterapia, será única y exclusivamente bajo su responsabilidad. El Estado habrá cumplido su función de informar y mantener la información accesible a todos.

¿Nos tocará ver el día en que la homeopatía "se disuelva" a sí misma gracias a que por fin se haría un ejercicio de autocrítica interno? Lo dudo, pero se vale soñar.
Si un futuro como el que planteo es a lo que Vite-Flores llama "censura", definitivamente tenemos una definición muy distinta de este concepto. Luego está su afirmación de que la homeopatía es un campo científico que ha crecido exponencialmente. Lo que ha crecido exponencialmente es el negocio de la homeopatía con multinacionales que generan millones de dólares al año; esto por lo menos después de que se popularizara la homeopatía (junto con otras formas de esoterismo) en los países conquistados por la Alemania nazi. El auge de la homeopatía junto a otras pseudoterapias es innegable, y un problema de salud pública sin lugar a dudas. Pero no sé a qué se refiere Vite-Flores con que la homeopatía sea un campo que ha crecido exponencialmente si en 200 años de existencia no ha producido una sola teoría, una sola ley, un solo principio considerado científico, ni tampoco ha ayudado nunca a erradicar enfermedad alguna, paliar cualquier tipo de dolor más allá de los dolores psicosomáticos, ni ha servido para la prevención de enfermedades como sí que lo ha logrado la medicina científica. No hay un solo progreso en medicina preventiva, medicina del adulto mayor, pediatría, psiquiatría, neurología, virología, inmunología, patología, epidemiología o salud pública que se le deba a la homeopatía. ¿Dónde está ese campo científico que ha crecido exponencialmente?

Por último, este estudiante de homeopatía que, en mi muy humilde opinión (en base a todo lo ya dicho) creó un artículo lleno de sofismas y falacias, sugiere a su comunidad que se tengan en cuenta varios factores que causan problema dentro de la homeopatía, citándolos a manera de autocrítica:

"1. El constante ejercicio interpretativo del modelo médico configurado por el doctor Samuel Hahnemann, ya que no se da lectura, o sólo superficialmente, de la literatura original del mismo. 2. La relación directa de la Homeopatía con la metafísica, la teosofía o la religión que pretenden establecer algunos médicos homeópatas. 3. El dogmatismo con el que se practica la Homeopatía por una fracción mayoritaria del gremio. 4. La renuente negativa de incorporar la tecnología médica a la práctica clínica homeopática, como es el caso del laboratorio clínico, de gabinete y especializado para comprobar la efectividad terapéutica de la Homeopatía (medicina basada en evidencias, y no como medio de diagnóstico, como sucede en el esquema médico convencional). 5. El mercantilismo académico de la enseñanza homeopática mediante talleres, cursos y/o diplomados al público en general. 6. La existencia de legos en Homeopatía, que dictan discursos erróneos y equívocos sobre el planteamiento original del modelo médico homeopático. 7. Indirectamente, también contribuye la ferviente disputa por el poder de la dirigencia del gremio y de las instituciones médico homeopáticas."
Me encantaría ver que dicha sugerencia autocrítica se realizara dentro de la homeopatía, algo como lo que algunos homeópatas hicieron de forma individual, como Natalie Grams, quien de ser médico homeópata se volvió una de las principales denunciantes de esta práctica como pseudociencia en Alemania. Me encantaría ver sin duda que algo así se generalizara en la comunidad homeopática. Tal vez, si ese día llega, seremos testigos de cómo la homeopatía se termina disolviendo.

Actualización 24/02/18 Lamentablemente Vite-Flores no ha respondido a mi artículo, imagino tendrá sus razones. En cambio, un popular troll, famoso por su acoso cibernético, deshonestidad intelectual y obsesionado con los blogs que atacan a la homeopatía, se ha molestado en dejar párrafos completos haciendo las peores malinterpretaciones de mi escrito, algo que cualquiera puede notar si primero lee mi escrito. Sin embargo, un comentario de otro lector me hace pensar que es necesario recalcar un punto importante: no hay ningún debate. Una controversia falsa que se hace pasar como real dentro de la comunidad científica es conocida como pseudosimetría. El Skeptic's Dictionary define a la pseudosimetría como:

"La falsa impresión dada por los medios de comunicación de que los científicos están divididos por igual sobre un tema. En su intento de equilibrio periodístico o en un esfuerzo por hacer una historia más convincente, los medios de comunicación pueden dar al público la impresión de que un solo individuo o una pequeña banda de contrarios representa a un gran grupo de científicos que no está de acuerdo con otro gran grupo de científicos . Tal "equilibrio" puede dar la impresión de que no se ha alcanzado un consenso científico y que un tema se considera controvertido dentro de la comunidad científica cuando, de hecho, no lo es."
Este fenómeno es común cuando los medios ofrecen voz a los promotores pseudociencias variadas, incluyendo al movimiento anti-vacunas, los negacionistas, los creacionistas, los parapsicólogos, y claro, los promotores de las pseudoterapias como la homeopatía. Este tramposo uso de sofismas para confundir al público es a su vez conocido como manufactroversia. El mismo diccionario define este término como:
"Una manufactroversia es un tipo de desinformación en la que se fabrica una controversia para confundir al público. Una manufactroversia intenta hacer que un problema que no está en disputa parezca ser uno sobre el cual hay un gran desacuerdo."
Este es justamente el estado actual de la homeopatía y otras pseudociencias. Dentro de la comunidad científica no hay debate sobre la nula importancia de esta pseudoterapia para la comprensión, prevención o curación de cualquier padecimiento. Tampoco se le debe un solo conocimiento, una sola teoría o un solo método que se le pueda considerar científico. Para que esto quede aún más claro, Neil deGrasse Tyson publicó un twitter que arroja mucha luz con pocas palabras:

"Un tema es científicamente controvertido cuando  es activamente debatido por una legión de científicos, no cuando es debatido activamente por el público, la prensa o los políticos."



SI TE INTERESA ESTE TEMA

* "An intro to Homeopathy", artículo de Harriet Hall publicado en el sitio web del CSI.

* "Homeopathy: A critique of current clinical research", artículo de Edzard Ernst publicado en Skeptical Inquirer.

* "When sceptics (or skeptics) criticise homeopathy, they are often wrong", artículo de Edzard Ernst publicado en su blog.

11 comentarios:

  1. Es emocionante leer de nuevo las tontadas de Daniel Galarza. Tú habías justificad eliminar mis comentarios en otros posts porque "no son el tema". Ahora ya no tienes pretexto.

    1 y 2. "Y resulta que durante los cientos de suicidios homeopáticos alrededor del mundo, donde se han usado chochos con la tintura madre cientos, miles o millones de veces diluida (cuando se supone deberían ser más potentes) no se tiene ni un solo caso de intoxicación. Ergo, la homeopatía es falsa."

    Bueno, entonces tú piensas que al tomar un 200C de un veneno debería ser más tóxico por eso de que "es más potente". Por favor, señala en qué parte Hahnemann estipula eso, será divertido cómo te haces bolas. Pero luego admites: "Pero este aumento de potencia no es física ni química (material), sino espiritual". Espero te des cuenta de tu tontada.

    3. Lo divertido es que cites a Ernst con eso de las teorías no ofrecne explicaciones completas, ¿en qué mundo te han enseñado que una teoría ofrece siempre explicaciones completas? Vamos, justifica eso.

    4. La mejor es la cuatro, exiges que los homeópatas asuman la carga de la prueba, luego los acusas de que sus estudios no sirven porque son análogos a los de los creacionistas. Tu estúpidez es infinita, sobre todo porque cualquiera puede consultar el enlace del HRI y notar que muchos artículos no están publicados en Homeopathy. Y si aún no me puedo aguantar las risas, es que después de todo tienes que admitir, al fin, que "muchos de los estudios en homeopatía sí han sido realizados de manera correcta de acuerdo a los estándares de calidad de un ensayo clínico". O sea, antes afirmabas que no, ahora como no lo puede negar tu guru Ernst, no te queda de otra.

    5. Otra de tus tontadas es citar, ¡cómo no la revista "el escéptico"!, vamos que es como citar la revista de Al Qaeda (¿no te gustó la comparación? no te quejes). Y bueno, lo divertido es que ya no niegas que la homeopatía tiene bajas potencias, sino que al mismo tiempo en la parte de la hormesis te olvidas que éstas sí siguen esa "curva" dosis respuesta.


    Y bueno, resulta que Ernst sí niega las bajas potencias, y lo sabes:

    Vamos a ver:

    Randi niega las bajas potencias.
    Bunge niega las bajas potencias.
    Hall niega las bajas potencias.
    Novella niega las bajas potencias.
    Jarvis niega las bajas potencias.
    McCoy niega las bajas potencias.
    Goldacre niega las bajas potencias.
    Barrett niega las bajas potencias.
    Gorski niega las bajas potencias.
    Gavura niega las bajas potencias.

    ResponderEliminar
  2. Y siguiendo:

    6. "pero no es eso a lo que uno se refiere con evidencia extraordinaria para un reclamo extraordinario."

    Entonces, ¿qué es cómo defines lo extraordinario? Ah, espera, que vas a salir con que "contradice todas las leyes de la cienica". Pues bien, estoy esperando a que pruebes que lo hace. ¿Cuántos años hace que te pedí eso? ¿Desde el 2013?

    7. "¿Dónde está ese campo científico que ha crecido exponencialmente?"

    Aunque tú mismo admitas la afirmación de Ernst (ver punto 4).

    8. Vaya, no sé si tienes problemas de lectocomprensión, el artículo que mencionas indica que "no debe permitirse" que tú y tus amiguetes lo infesten con su propaganda barata, no que no lo puedan hacer en otros espacios como las ferias de tu pueblo en Hidalgo. Pero irónicamente tú sí quieres censurar: "que se saque a la pseudociencia de los cómodos lugares donde se vende como ciencia, tales como en el IPN y en la Secretaría de Salud". Vamos, ¿y tus argumentos fueron? ¿tus mentiras o las de Carroll? ¿Con quién empezamos?

    ResponderEliminar
  3. Y vamos a los "estudios" que pones:

    https://www.csicop.org/specialarticles/show/an_intro_to_homeopathy

    Refutado aquí: http://explicandoalexplicador.blogspot.mx/2015/06/el-sacerdocio-de-la-ciencia-xxx.html

    Vamos, ¿cuál son tus argumentos contra los de Grr?

    Y el otro es más gracioso:

    https://www.csicop.org/si/show/homeopathy_a_critique_of_current_clinical_research

    ¿Revisión por pares? No.
    A veces Edzard Ernst es demasiado gracioso, el tarado afirma que la prueba de hipótesis estándar, incluso usada por él en varios de sus artículos, no sirve, y arbitrariamente estipula un valor de corte en P=

    Y bueno, tu estupidez no deja de impresionarme, ¿así que dosis bajas pueden tener efecto positivo en la salud, pero las bajas potencias sólo tienen efectos perjudiciales? Bueno, ¿por qué no te suicidas con una tintura de madre de Belladona si tús amiguitos afirman que toda la homeopatía es nada? Al cabo que piensas que esa es "menos potente" químicamente. Vamos, acepta el reto.

    ResponderEliminar
  4. "Me encantaría ver que dicha sugerencia autocrítica se realizara dentro de la homeopatía, algo como lo que algunos homeópatas hicieron de forma individual, como Natalie Grams, quien de ser médico homeópata se volvió una de las principales denunciantes de esta práctica como pseudociencia en Alemania. Me encantaría ver sin duda que algo así se generalizara en la comunidad homeopática. Tal vez, si ese día llega, seremos testigos de cómo la homeopatía se termina disolviendo."

    Y a mí me encantaría que me respondieras por qué cuando le pregunté a Grams sobre el cherry picking de su libro, se hizo la loca y no se respondió. Igual, me gustaría que me explicarás cómo es que llegó en meses a ser parte de la secta de Amadeo Sarma. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Tú afirmas: "Sin embargo, un escéptico bien informado, como nos aclara Ernst, puede seguir cuestionando porque "la totalidad de la evidencia confiable no muestra que los remedios homeopáticos altamente diluidos sean más efectivos que los placebos." Por favor, aporta la referencia en la que sustena Ernst que no sean panfletos ya refutados o tonterías de sus piezas de opinión. Le he preguntado y no quiso respondes, quizá tú tienes esas maravillosas fuentes. De nada.

    ResponderEliminar
  6. Y no quiero dejar de lado visibilizar tu estúpidez, Victor Sanz niega las bajas potencias y tú mismo lo citas, pero antes tú afirmas que "ningún escéptico" las niega. Cada día eres más gracioso. XD

    ResponderEliminar
  7. Bueno, ya que el señor Galarza sigue insistiendo en que los comentarios no merecen la pena responder, aún estoy esperando que respondas (algo que no harás):

    1. Dado que te contradices con la cita de Hahnemann y con los de los "suicidios homeopáticos", ¿estás asegurando que todo el acto de James Randi es fraudulento?

    2. En tus otros posts pone que todos los estudios siempre fueron de resultados en contra, y sólo hasta que Ernst te corrige tienes las desdicha de reconocerlo. Y también me explicas porque tu comprensión lectora es tan baja, o es intencional (lo más probable), para seguir haciéndote el tonto y pensar que los estudios sólo están publicados en Homeopathy (tu gran odio). Por cierto, ¿sabías que esa revista subió su factor de impacto? ¿Y sabías que cada vez se publica más en revistas "convencionales"? ¿Qué harás, llamar a tu amiguito Gabriel Andrade o a Schwarz o Javier Delgado para que hagan presión con sus cartitas amenazando a decanos y colegios universitarios?

    3. Todos tus autores patito que pones descartan el uso de bajas diluciones.

    4. De paso, cuando quieras vemos si tu "amiguito" Sanz no termina por ser un charlatán de tu estilo. No sea que tengas la necesidad de rectificar cuando se den cuenta de tus patrañas escritas.

    En caso de que no puedas responde, como te encanta hacerlo, y dado que a tus amiguitos sí les gusta amenazar con demandas legales y penalización, ¿qué más harás? ¿apilar tus libritos entronizando las idioteces de Bunge? XD

    ResponderEliminar
  8. Bueno pues yo soy bastante palurdo pero me encantan estos temas y estos debates pues aprendo mucho de todo esto.
    Quizá un día pueda tener certeza de algo gracias a lo que aprendo y reflexiono, pero aún si no sucede eso, estaré agradecido de haber existido en un tiempo en el que la razón era un ejercicio vigente para buscar verdades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "escépticos" como Galarza afirman que no hay debate. Eso lo repiten mucho en sus obras y posts, o al menos cuando les conviene porque algunos de ellos lo han usado como negocio perpetuo. Realmente hoy no se puede aprender nada de lo que expone Galarza, en el sentido de que todos sus "argumentos" los han agotado en menos de 5 años. Y cuando buscas encuentras, y el caso es que todo lo que ellos escribieron se basó en puras mentiras. Si te fijas bien, el artículo de Galarza no añade nada nuevo, nada. Lo único que hace es usar el ad-hominem y el hombre de paja en modo reiterativo, nada más. Compará al HRI Institute con el Institute of Creation Research, y no explica por qué son "iguales". Y al final es más patético, sus mejores referencias son "James Randi, Edzard Ernst y Mario Bunge". El primero refutado por la gran cantidad de estudios existentes, y por las tonterías que ponía Randi, el tercero es un simple charlatán que repetía que "no hay laboratorios de homeopatía" (busca la entrevista donde lo pone), y el segundo es un tipo con conflictos de intéreses de la Science Media Centre, un organismo corrupto del que Galarza se queda bien en silencio. No te sorprenda que Galarza ataque a Bullya, si defiende al SMC que es una organización que copera con Monsanto. Obviamente Galarza no es pagado por Monsanto, no sería tan tontos de pagarle a ese mequetrefe, ya tienen a otros para eso. Galarza es sólo como un fanático algo zafadito el pobre, se cree muy listo e inteligente, y se piensa un sabio que no puede equivocarse. Pero no aguanta un debate real.

      Eliminar
  9. 1. Pobrecito, como no tienes argumentos sólo te queda acusar de que te "acosan", y cuando se te pide que menciones a esa "deshonestidad intelectual" te quedas en blanco.

    2. Y la de risa: "se ha molestado en dejar párrafos completos haciendo las peores malinterpretaciones de mi escrito, algo que cualquiera puede notar si primero lee mi escrito.". Curioso, resulta que he mal interpretado tu escrito cuando posiblemente sea tu mejor lector (XD). Y eso se debe a que sabes que mientes, y que tu contradicción más básica, señalada en el punto 1 de mi primer comentario, es lo que básicamente tira con todo a tu todo el movimiento "escéptico", ya sabes es como un hilito zafado, tiras y tiras hasta que descose.

    3. "Sin embargo, un comentario de otro lector me hace pensar que es necesario recalcar un punto importante: no hay ningún debate." Esa es la excusa de cualquier trolete de tu estilo que igual que los del lobby de Monsanto repite "no hay debate", basado en informes fraudulentos como en los que te sueles apoyar en páginas cutres como la del muerto Robert Carroll, que se murió aún con su mejor "medicina basada en pruebas". Patético.

    ResponderEliminar
  10. Iba a intervenir pero veo que ya te han dejado varias preguntas que, igualmente, no respondes en caso alguno. Del modo que sea, es cierto todo, acudes al ad-hominem para decir que las investigaciones de un médico homeópata no son válidas por causa de ser homeópata. Digo, si así pasaste lógica deberían retirarte el título de filósofo.

    ResponderEliminar

No se permiten ataques personales, ofensas, enlaces a páginas inseguras o no deseadas, ni ningún tipo de trolleo en general. Si planeabas publicar alguna de las anteriores, ahórrame el tiempo de rechazar tu comentario y vete a otro lado.

Para consultar más rápido