"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


martes, 28 de abril de 2015

Mi opinión sobre... las pruebas de la resurrección según William Lane Craig

Corregido y aumentado 15/07/18

Con el objetivo de rescatar algunas de las respuestas que he dado en Ask, decidí comenzar a compartir algunas de las que considero más interesantes. Alguna vez me preguntaron mi opinión sobre el conocido argumento en favor de la resurrección de Jesús, de William Lane Craig

Esta es mi respuesta (extendida):



El argumento del Dr. Craig es una horrenda y chafa chorada.

Es cierto que la mayoría de los historiadores bíblicos (que suelen prepararse en universidades financiadas por alguna iglesia, se reciben como sacerdotes o como teólogos) concuerdan en que hubo un Jesús histórico. Puede ser que entre estos (más teólogos que) historiadores haya consenso sobre la resurrección (vamos, si dos de tres son cristianos y se dedican a adoctrinar, ¿esperabas algo diferente?), pero ¿evidencias? Ninguna.

Lo que Craig hace es apelar a la autoridad y a partir de ahí concluir que "la explicación que mejor satisface la tumba vacía de Jesús y el que los apóstoles murieran al jurar que éste resucitó, es porque resucitó en verdad". Si el consenso entre los historiadores bíblicos fuera que el conocido como Jesús histórico es un invento formado por historiadores que decidieron hacer teología, su conclusión se mantendría intacta (tal como se ha mantenido siempre tanto por el hecho de que nunca ha existido evidencia alguna).
Para Craig, la hipótesis más racional para aceptar es la de la resurrección como acontecimiento sobrenatural, que a su vez vendría probando la existencia de Dios y la verdad del cristianismo. Craig asegura que existen cuatro hechos objetivos que adquieren coherencia a la luz de la “explicación” de la resurrección:

1. Jesús fue sepultado en una tumba por José de Arimatea.

2. La tumba fue hallada vacía el domingo siguiente a la crucifixión.

3. Jesús se apareció a varias personas después de su muerte.

4. Los discípulos originales dieron la vida por creer en la resurrección de Jesús.

La larga línea argumental de Craig, que permanece inalterable a pesar de todas las críticas recibidas en sus debates con escépticos y ateos, consiste en argumentar que "la explicación que mejor satisface la tumba vacía de Jesús y el que los apóstoles murieran al jurar que éste resucitó, es porque resucitó en verdad". La manera en que llega a esta conclusión es descartando las teorías seculares alternativas más populares, exponiendo el enfoque que el historiador C. B. McCullagh ofrece en su libro Justifying Historical Descriptions. McCullagh enumera seis criterios que los historiadores usan para determinar cuál es la mejor explicación para hechos históricos dados:

1. Tiene gran alcance explicativo.

2. Tiene un gran poder explicativo.

3. Es una hipótesis plausible.

4. No es ad hoc o artificial.

5. Está de acuerdo con los conocimientos o creencias aceptadas por el consenso.

6. Está muy por encima de otras explicaciones al reunir 1 al 5.

Para Craig es evidente que la hipótesis “Dios resucitó a Jesús de entre los muertos” cumple con todos los criterios, después de todo, se supone que “explica” por qué la tumba estaba vacía y por qué tantos testigos dijeron haber visto a Jesús después de muerto. Es posible, según él, dado el historial de hazañas extraordinarias que realizó Jesús al obrar milagros por todas partes, así que su resurrección debe ser pan comido para un dios, ¿no? Para Craig es una hipótesis sencilla que solo necesita una hipótesis ad hoc: Dios existe, la cual en realidad no es una hipótesis adicional si uno ya cree en Dios. Para Craig, el que Jesús haya resucitado no entra en contradicción con la “creencia aceptada” que los muertos no resucitan, pues los cristianos aceptan esta idea a la vez que aceptan la resurrección de Cristo (al parecer, nadie le ha dicho a Craig que eso se llama disonancia cognitiva). Además, dado que las hipótesis alternativas que carecen de una intervención divina fueron descartadas, la explicación sobrenatural está por encima de las otras explicaciones. Con estos razonamientos Craig demuestra ser un auténtico sofista, muy necesarios para mantener viva la teología en el siglo XXI, pero un pésimo erudito en filosofía de la ciencia.

En realidad, invocar un evento sobrenatural no nos ayuda a explicar nada: ¿cuáles son los mecanismos por los que funciona lo sobrenatural o lo milagroso? ¿Cómo puede actuar la intervención sobrenatural en un cuerpo material o natural como lo es un cuerpo humano? Aún eliminando las hipótesis materialistas estándar, ¿qué probabilidad hay para que ocurra un evento sobrenatural basados en una visión naturalista del mundo? Por lo mismo, una hipótesis sobrenatural nunca será una hipótesis plausible si aceptamos que el universo entero funciona mediante leyes naturales seguidas desde la más pequeña partícula subatómicos hasta el mayor de los cúmulos galácticos. Si las galaxias son incapaces de presentar eventos que violen las leyes físicas, ¿qué probabilidad hay que un ser humano pueda violar las mismas leyes? La resurrección es una hipótesis científicamente incomprobable, contrario a la navaja de Occam, que necesita de innumerables supuestos igualmente incomprobables (Jesús era en realidad dios, es inmortal, venía a salvarnos del pecado original cometido por Adán y Eva, subió al cielo físicamente hablando, está sentado a la derecha del padre…), por lo que es opuesto a los principios y conocimientos de la ciencia forense, la biología, la anatomía y la física. Por no cumplir realmente con los puntos 1 a 5 del enfoque de McCullagh, lo que se concluye es que ésta es probablemente la última explicación que un historiador, arqueólogo, médico forense o cualquier científico podría aceptar como la mejor de todas las hipótesis para explicar un hecho histórico.

El principal problema con las pruebas para la resurrección de Craig, es que no son pruebas en sentido científico, sino que son razonamientos más bien dogmáticos donde se asume que el relato del Nuevo Testamento es verdadero solo porque los evangelios presentan una historia parecida entre sí. Para aceptar la conclusión de Craig hay que aceptar la fe cristiana, pero ignorar el respeto por los hechos y la razón.

Pensemos un momento en los cuatro "hechos" que el Dr. Craig ofrece: Los primeros tres no son más que afirmaciones carentes de cualquier evidencia histórica real. Solo se sustentan en la opinión de los teólogos que se dicen historiadores bíblicos y en la Biblia misma. Con tan poco material para trabajar, cualquier científico social o filósofo de la religión que se le pueda respetar se abstendría de cualquier comentario. Sin embargo, para encantar a su público, el Dr. Craig sitúa estas afirmaciones pseudohistóricas como auténticos hechos.

El último hecho es probablemente el único hecho válido, si tomamos en cuenta que la evidencia histórica disponible en verdad apunta a que desde sus inicios, el cristianismo ofrecía el papel protagónico a Jesús y su obra (más no todos los grupos cristianos primitivos consideraban la resurrección un hecho. Algunos hablaban de ésta de forma metafórica). Pero, ¿el que alguien estuviera dispuesto a dar la vida por sus creencias nos demuestra que la creencia en cuestión es verdadera? La respuesta es un rotundo no. Volviendo a nuestros ejemplos comparando religiones, tendríamos que considerar entonces que la creencia en que Mahoma subió al cielo dejando la huella de su sandalia en una piedra es real, ya que millones de personas en el mundo darían su vida por sostener dicha creencia; o tendríamos que aceptar que en verdad Joseph Smith se reunió con Dios, con Jesucristo, con ángeles y de verdad encontró la parte perdida del Nuevo Testamento en América, donde relata cómo es que Jesus evangelizó entre los pueblos mesoamericanos y cómo es que hubo tribus cristianas en el EEUU precolonial. Los primeros mormones así como los actuales, respectivamente, dieron y darían su vida para sostener esto. Por tanto ¿el Dr. Craig estaría de acuerdo en aceptar estas "verdades"?

Seguramente, si aceptáramos el burdo razonamiento del Dr. Craig, tendríamos que creer que la secta Puerta del Cielo defendía verdaderas creencias porque (literalmente) todos sus defenseros dieron la vida por éstas en uno de los casos más trágicos de suicidio colectivo. ¿Defenderá el Dr. Craig "la verdad" de este culto ovni también?
Dos conferencias que resultan sumamente enriquecedoras son la del astrofísico y todólogo Miguel Ángel Sabadell en una reunión de Escépticos en el Pub por un lado, y la del escéptico Iván Antezana Quiroz en el Congreso Mexicano de Ateísmo por el otro:

"Ahistoricidad de Jesús" por Iván Antezana Quiroz.

"Las muchas vidas y muertes de Jesús de Nazaret" por Miguel Ángel Sabadell.

También hay que recomendar libro de Gabriel Andrade: Jesucristo ¡Vaya Timo! Aunque pienso que Laetoli haría bien en mandar hacer otro libro más titulado: La apología de William Lane Craig ¡Vaya Timo!

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*"Resurrección: entre la historia, la fe y la fantasía", artículo de mi autoría.

*"The case against inmortality", artículo de Keith Augustine publicado originalmente en la revista Skeptic.

*"Resurrection", entrada en The Skeptic's Dictionary, por Robert Todd Carroll.

13 comentarios:

  1. Qué pensás sobre Bart Ehrman? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un autor bastante interesante, sin embargo, no creo estar lo bastante empapado con sus investigaciones como para establecer una buena opinión. Si gustas, puedes mirar la conferencia de Iván Antezana, ya que Ehrman sale a colación un buen rato.

      Saludos.

      Eliminar
  2. No se puede dejar de lado la obra de autores como Richard Carrier o Earl Doherty que tratan sobre el verdadero Jesús de los primeros cristianos: Un semidiós espiritual. En ese sentido explicar la resurrección es mucho más fácil

    ResponderEliminar
  3. Gabriel Andrade es defensor de la historicidad de Jesús, su libro es un resumen de las posturas de Ehrman y Piñero. No es un buen referente.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada de lo que afirmas lo pruebas. Al final es muy fácil, como también afirma Criag, decri que la historicidad de jesús está parcializada por los cirsitianos, lo cual es sólo un prejuicio, y en resumén es lo que tú haces, además de distorsionar las afirmaciones de Craig. Cuando dices que no es relevante que "los crisitianos estaban dispuestos a dar su vida por jesús" absolutamente tomas en cuenta el contexto de este hecho, no tomás en cuenta que tales personas eran primero judios o gentiles, no tenían absoluta inclinación para creer en jesús, luego, esta nueva "secta" fue perseguida tanto por judios como por romanos, durante dos siglos, donde la pena era la cruz, los leones, la decapitación. Por otro lado, estos cristianos, como es obvio, no defendián ninguna religión oficial o estatal, como sí es el caso de los fanáticos de mahoma. Todos ellos estuvieron dispuestos a morir y murieron por que llegaron a creer que Jesús era Dios. Por que, además de todo, les era imposible tomar las armas o defenderse con violencia contra sus perseguidores. Así que, cuál es la mejor explicación de este hecho histórico? Creo que el que está indudablemente parcializado y adoctrinado (como es común en los incrédulos) eres tú, y claro, como afirma la biblia "detienes con injusticia la verdad", envanecido de tus tontos razonamientos que salen sobrando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de acusaciones y pajas mentales, lo único interesante que comentas es sobre los seguidores de Jesús y su supuesto sacrificio.

      En primer lugar, no sabemos qué pasó con los primeros seguidores de Jesús (suponiendo que para empezar existió un personaje histórico que podríamos tomar de referencia, que además llegó a tener una pequeña secta judía), ya que estos_nunca_escribieron nada. Lo que sabemos, es gracias a escritos bastante posteriores, presumiblemente hechos por personas que nunca conocieron a Jesús ni a sus primeros seguidores. Si tomamos en cuenta eso, entonces un buen escéptico tendría todo el derecho de cuestionar el que siquiera los apóstoles hayan sufrido persecuciones.

      En segundo lugar, las persecuciones a cristianos no demuestran nada más allá del hecho de que existían cristianos y que estos eran perseguidos por sus creencias, tal y como ha pasado una y otra y otra vez en muchas partes del mundo, con muchas creencias. Basados en el relato del Éxodo, los judíos fueron perseguidos por los egipcios. ¿Eso acaso demostraría la veracidad de las creencias judías? Pues no. A lo mucho nos demostrarían (si es que para empezar en algún momento de la historia hubiera ocurrido) que un grupo de personas convencidas de sus creencias creían en ellas a pesar de ser perseguidas por otro grupo de personas. (Y claro, no existe ni una pizca de evidencia de la persecución de egipcios a judíos, tal como es relatada en el Éxodo).

      Entonces, no, el que alguien sea perseguido por sus convicciones y que ese alguien esté dispuesto a morir por ellas, solo demuestra el fanatismo de dicho alguien y la criminal intolerancia de sus perseguidores, no más.

      Eliminar
    2. Tu acusación no tiene fundamento histórico,puesto que que se ha establecido que los evangelios fueron escritos por los contemporáneos de Jesús.incluso el libro de hechos que había Sido cuestionado en su historicidad por la figura del proconsul de hechos 13:7 que nombra y ningún otro historiador de la época nombraba ese cargo, fue ratificado tras encontrar una tumba con la inscripción del cargo.los estudios forenses dejan en evidencia la veracidad de los escritos de los evangelios, dejando para discusión solo un par de pasajes.

      Eliminar
    3. Esa es una afirmación más que extraordinaria que imagino tendrás que sustentarla. Porque hasta donde yo he visto, si los evangelios canónicos fueron escritos por contemporáneos de Jesús (algo que ya de por sí estaría encantado de ver la evidencia al respecto), estamos hablando de una asombrosa casualidad entonces que, de las decenas de evangelios, hayan sido elegidos los cuatro justos escritos por contemporáneos de Jesús.

      Mira que ya de por si más que cuestionable es eso al encontrarse con las incontables contradicciones con las que cuentan, pero me gustaría saber cuáles son las pruebas para tus afirmaciones.

      Eliminar
  5. En tu ridícula presentación afirmas que eres ateo militante, además de otras trivialidades, y siendo así, por que no te propones sustentar la supuesta racionalidad del ateísmo? realmente esta cosmovisión (chafa, en tus propias palabras) se sostiene y puede dar cuenta de la realidad y de los ámbitos de nuestra experiencia? Quedo atento de tu respuesta. Mi correo es angel_inxs@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Quizás Jesús de Nazaret existió, pero tengo entendido que Nazaret no existía en su tiempo. Quizás existió un personaje como Jesús pero ni era de Nazaret, ni se llamaba Jesús, ni fué hace 2000 años.
    Asi que tampoco hay que rasgarse las vestiduras por si fué lo uno u lo otro. Siempre se ha dicho que lo importante es el mensaje que nos dejó. Lo que pasa es que su mensaje tampoco es tan extraordinario como pensamos. Han habido personas muy buenas que han aportado mucho más a la humanidad y no han sido arma de doble filo para generar odios y muertes. No sean supersticiosos.

    ResponderEliminar
  7. Dado que la argumentación en contra de las afirmaciones de Craig son muy débiles no me referiré a ellas. Pero quisiera aportar con una idea de Jhon Lennox respecto de los milagros, ya que el planteamiento que presentas tiene un presupuesto respecto de las leyes materiales y el lo presenta más o menos así:
    Si yo guardo en una caja fuerte 100 dólares, al próximo día guardo 100 dólares más. El tercer día quiero sacar mi dinero y encuentro que solo hay 50 dólares.
    Que ley se rompió?. La de las matemáticas?. O la ley del país donde está la caja fuerte?. Y el problema es que se presupone que el mundo natural y las leyes naturales son un sistema cerrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tenemos algún motivo para pensar que el supuesto naturalista es erróneo? No, entonces, lo seguimos usando. Y dado que tales leyes son seguidas tanto por los cúmulos galácticos más enormes como por las partículas subatómicas más pequeñas, el siquiera suponer que un ser tan irrelevante como un humano que decía ser el mesías pudiera violar dichas leyes es hasta ridículo.

      De cualquier modo, la resurrección y los milagros en general eran ese tipo de eventos que se presentaban con mucha regularidad en tiempos en que los pueblos eran analfabetas, en distintos mitos, todos con los mismos anhelos.

      Si eso es una defensa ante mis argumentos "muy débiles", siento decirte que has fallado.

      Eliminar

Para consultar más rápido