"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 26 de agosto de 2018

La tontería de la semana: feminazis contra la RAE

Nos encontramos en el último fin de semana de este mes, y como ya es costumbre, aquí traemos algunas de las noticias destacadas del mundillo del embuste paranormal, la venta de misterios y el negocio de la pseudociencia. En esta ocasión, sin embargo, nos enteramos en un curioso escándalo generado en twitter a partir de una consulta en la cuenta de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), con respecto a un peyorativo: feminazi.

Esta respuesta por parte de la RAE produjo un mar de comentarios de presumibles feminazis y allegados que evidentemente son incapaces entre diferenciar que la RAE está hablando de la definición en base al uso de esta palabra, y el legitimar su uso como ataque generalizado al movimiento feminista. Es nuevamente el típico caso del si no me apoyas, estás en mi contra, y como encima ofreces una respuesta objetiva, solo buscas darle armas a mi enemigo. Aquí vamos hacer un pequeño repaso por algunos de los comentarios más llamativos, extraídos principalmente de la nota del portal de Chilevisión Noticias.



Feminazis, feminazis, everywhere...

Aquí vamos a dar por válida la definición que ofrece la RAE de "feminazi", la cual es de hecho la definición que desde siempre he tenido de este curioso término. Me ha tocado ver en más de una ocasión que el término causa especial irritación, incluso entre aquellos feministas que no considero radicales y que de hecho suelen perseguir o difundir causas justas. Muchos de los que criticaron a la RAE aseguran (más o menos de forma implícita) que tal palabra no debería ser legítima ya que fue inventada por los detractores del feminismo en EEUU. Estos activistas no parecen darse cuenta de cómo caen en la falacia genética, y que basados en sus razonamientos, tampoco sería legítimo el uso de tantos otros términos en tantas otras áreas, tales como "teoría del Big Bang" (usado en un inicio por sus críticos para burlarse de la idea de un universo que se origina en un punto), "gay" (usado despectivamente aún hoy en día), o "ateo" (que en otras épocas, e incluso hoy día en algunos lugares del mundo, que te acusen de ateísmo es condena de muerte asegurada).

Quienes usamos la palabra feminazi, lo hacemos para referirnos a grupos particulares dentro del movimiento feminista que adoptan más un pensamiento conspiracionista donde toda la cultura occidental es por definición opresora y que por el puro hecho de tener testículos, un hombre es ya un machista o un culpable, aunque sea indirecto, de la opresión a la mujer. Algunas feminazis incluso aseguran que actividades donde no importa si te cuelgan o no un par de "cosas" en los pantalones, tales como la investigación científica o el análisis filosófico, son o presentan teorías opresoras o que ayudan a la opresión de la mujer. Es ya legendario el patético caso de la psicoanalista Luce Irigaray, quien llegó a asegurar que la famosa ecuación de Einstein, E=mc2, es una fórmula claramente sexuada, o que los físicos estudian más a fondo la física de sólidos que la física de fluidos porque la primera está relacionada con la masculinidad y la segunda con la feminidad.

Muchos de quienes usamos la palabra feminazi estamos bien conscientes de la importancia histórica que ha tenido este movimiento político en la lucha por la justicia social, un objetivo que es por demás admirable y del que todos podríamos participar. Usamos este término para referirnos a aquellas activistas cuyas ideas fanáticas y por demás fantasiosas dañan al propio movimiento feminista, distanciando las polémicas a pseudoproblemas y ridiculeces, como el "lenguaje inclusivo". Si usted no quiere usar la palabra "feminazi", perfectamente puede intercambiarla por alguno de sus sinónimos: hembrismo o feminismo radical. Algo que deben afrontar los grupos feministas es que, como en todo activismo, los peores enemigos se encuentran dentro del propio movimiento: son aquellos que los desvirtúan y tergiversan, exagerando, mintiendo o atacando sin razón a quienes bien podrían ser sus aliados. El hembrismo o feminazismo existe, está dentro del colectivo feminista y quien debe ser su más feroz crítico es el colectivo feminista mismo.

Con esto dejado en claro, veamos algunos casos de feminazis para la posteridad:


Parece ser que algunos no comprenden que un peyorativo no necesariamente tiene que ser literal. Decir que existen feminazis no es lo mismo que decir que existen nazis (aunque también los hay aún). La definición ofrecida de la RAE, de hecho, no habla ni de cercas sobre las feminazis como algún grupo de genocidas antisemitas. Mientras este tipo de falsas analogías se usen en respuesta a una definición inteligible de un concepto, será imposible que se pueda avanzar en un diálogo racional.


No es verdad. La RAE no está legitimando absolutamente nada, sino que está ofreciendo una descripción inteligible sobre cómo se usa un concepto y qué palabras lo componen. No tiene nada que ver los pueblos víctimas del nazismo. Seguramente muchos anti-feministas usan este concepto para denigrar al movimiento feminista, pero tales casos son perfectamente identificables y denunciables, y para nada pueden ser tomados como los únicos en usar el "feminazi" como peyorativo para designar a  algunos dentro del movimiento feminista.


Con este razonamiento, podríamos decir que la RAE es despreciable porque acepta, en su diccionario, palabras como "antisemita", "racista", "caníbal", "comunista" o "hereje", como palabras que se usan en el español de forma despectiva, en algunas veces incluso desvirtuando su significado original. Que la RAE describa una palabra en uso en nuestra lengua no significa que ataca al feminismo, y mucho menos que crea que significa tan ridícula definición como la de las "mujeres para quienes lo más importante es lograr la mayor cantidad de abortos posibles". La RAE fue clara al referirse a qué clase de definición está aceptando para esta palabra, y no tiene nada que ver con lo que afirma este tipo.

Con estos ejemplos podemos notar qué clase de gente es la que se siente insultada con palabras como feminazi o hembrista. Aquellas que presentan razonamientos más que defectuosos para defender una causa y un movimiento legítimos y admirables, como es el feminismo político. El feminismo, siendo racional, consistente y concentrado en la realidad (nutriéndose del mejor conocimiento disponible) termina siendo un humanismo.

Otras noticias dignas de mención

 * El famoso charlatán literario, Paulo Coelho concedió una entrevista a la revista XLSemanal, donde es perfectamente notable, gracias a que la revista publicó toda la entrevista desde su inicio y no desde donde quería este pseudoliterato, que no hay diferencia entre las divagaciones de este hombre y las de un esquizofrénico que ha olvidado su medicamento. Más vulgar y redundante que los académicos posmodernos, más elegante que los profetas y predicadores fundamentalistas, pero con el mismo cinismo, oscuridad de ideas e intento por mostrar supuesta sabiduría aún cuando la cagó una y otra y otra vez.... Y pensar que ahorita su nuevo libro "biográfico" es la sensación.

* Entre las buenas noticias que nos encontramos, está una que nos llega desde Europa, donde se informa que Francia inició una evaluación de la eficacia de la homeopatía, una pseudoterapia financiada por el gobierno de aquel país. El Ministerio francés de Sanidad ha solicitado a la comisión de transparencia de la Alta Autoridad de Salud (HAS) que investigue y evalúe la eficacia de la homeopatía para decidir si mantiene su subvención, confirmaron este viernes fuentes ministeriales. Los resultados de la evaluación se darán a conocer a principios del próximo año y con ellos se sabrá a su vez si el gobierno francés se une a la lista de los países que han entrado en razón y han decidido dejar de subvencionar pseudociencias.

*Y hablando de pseudociencias ridículas, un homeópata suizo de origen francés, Jean Yves Henry, asegura que es posible curar la homosexualidad con homeopatía. Así es, ha leído bien. Este curandero con título de médico dice que puede curar aquello que no es una enfermedad a partir de chochitos con alcohol. Por fortuna ahora se encuentra en medio de un proceso legal en su contra por promocionar esta pseudoterapia para la conversión. Lo impresionante no es tanto sus afirmaciones más que risibles, sino que hay grupos enteros que aún lo defienden, asegurando que sus "estudios" buscaban solo ser reflexiones para los estudiantes a médico-brujo homeópata. 

*La semana pasada comentábamos las sandeces del cardenal de Veracruz acerca de las denuncias a sacerdotes pederastas. Esta semana, el nuevo arzobispo de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, aseguró que es más grave que una mujer aborte a que un sacerdote abuse sexualmente de un menor, según informa el portal de la revista Proceso. ¿Alguien sigue dudando del ejemplo de falsa superioridad y su aberrante guía moral de estos cínicos que todavía se atreven a llamarse "provida"?

Las imágenes de la semana

Más opiniones de aquellos que se siguen creyendo guías de la moralidad del pueblo. Creo que sobran más comentarios.
"Qué extraño... de repente mi cuello se siente mejor." Es fantástico cómo a veces una imagen puede explicar bastante bien lo que varios estudios clínicos han explicado más de una vez, y que los críticos han señalado por años: los principios de las "alternativas" son ridículos.
Si lo dice un viajero del tiempo, de seguro debe ser verdad, ¿no?
El divulgador Martín Bonfil Olivera comparte esta imagen de Pictoline, donde se resume cómo llegamos a saber sobre el fraude de la "fotografía del médico".
Vista en un grupo contras las seudoterapias, sin duda describe a la perfección la más que lamentable situación de calidad académica del IPN.
Mr. Doctor explica en un twitt su opinión de las llamadas medicinas "alternativas" y su valioso uso terapéutico.

1 comentario:

  1. Por supuesto, a nadie debería sorprender que en sus notas añade el colofón de "homeopatía = pseudoterapia" desde el lobby de personas que escriben "ley de los simalares" y "detección de señales crudas", hasta giros sin sentido como "manufactocontroversia". Y ya que insiste en urgir a prohibir la homeopatía. Y en otras noticias, en su blog el articulista estaba aplaudiendo victorioso porque a Séralini le habían retirado y que ChileBio estaba saliiéndose con la suya, hasta que comenzó a patalear porque Elena A. Buylla recibe cada vez más apoyo académico, Séralini ganó demandas contra difamación y hoy se sabe con perfecta razón que Monsanto conspiró contra él, e igualmente sobre la ya cerca de 8 000 demandas contra esta empresa. Explique señor Daniel G, ¿qué le hace pensar que el asunto de la homeopatía no se le va revertir en su cara y a sus colegas en breve? ¿qué opina del as denuncias públicas de fraude en su contra? ¿por qué usa un caso de un médico homeópata que supuestamente cura la homosexualidad para generalizar a todos los médicos homeópatas?

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido