"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


martes, 28 de junio de 2011

¿Cómo dice que era el Chupacabras?

Ben Radford enterrando para siempre el
mito del chupacabras
-Corregido y aumentado 04/07/13-
Han pasado poco más de 10 años de la primera vez que alguien reportara una mutilación extraña acuñada a una criatura misteriosa. Es por excelencia el monstruo latino más famoso de todos, su nombre, aunque cómico, se define como el nombre de una bestia vampiro que acecha el ganado por las noches: el chupacabras.

Esta mítica criatura "apareció" por primera vez en 1992 en un pueblo llamado Moca, en Canovanas, Puerto Rico. En aquellos entonces, lo que en Moca se le llamaba vampiro de Moca –por que los habitantes pensaban que se trataba de un criatura de su folclor-, los medios de comunicación, sensacionalistas como siempre, evitaron las investigaciones serias que aseguraban que las matanzas no eran más que ataques de depredadores conocidos; creando el nombre que queda grabado en la mente de quien lo escucha por primera vez: chupacabras.

El chupacabras fue "investigado" por criptozoólogos y ufólogos, quienes aseguraban que había una extraña conexión con los avistamientos de ovnis y las matanzas de ganado. Desde Puerto Rico, la criatura viajó a toda Latinoamérica, y de Latinoamérica tomó unas vacaciones a EEUU, España y China. Parecía que el chupacabras conquistaba el mundo, pero, ¿nadie logró capturarlo? Extrañamente siempre iba y venía de polizón en algún barco o algo por el estilo, ya que nunca se capturó uno. Por supuesto, siempre hubo historias de extrañas criaturas capturadas vivas y muertas, pero siempre resultaron ser perros, coyotes y mapaches con sarna. Una y otra vez, los medios de comunicación y fanáticos del fenómeno ovni aseguraban que cada matanza de ganado que se registraba era obra del chupacabras.

Quizás algo tan curioso como el nombre de la criatura, fue su descripción física, que no apareció hasta 1995-1996. Si uno hace la pregunta ¿cómo es el chupacabras? dependerá del lugar donde se "encuentre" y de la persona que "lo ve". En Estados Unidos es descrita como un ser cuadrúpedo; en Puerto Rico, los lugareños afirman que es un ser de dos patas, parecido a una gárgola; otros testigos aseguran que se parece a una especie de murciélago-hiena; unos mas describen solamente la apariencia de un hombre-polilla. Un mítico monstruo que aterrorizó a Norteamérica en los años 60.

 Más de una década y las personas simplemente no se ponen de acuerdo con la apariencia física del monstruo. Si buscamos en los registros, la descripción física que deberíamos tomar sería la primera descripción del primer testigo que hubo. Suena lógico, ¿No? Si es así, entonces el chupacabras camina en dos gordas patas de canguro, con cabeza de alien, púas en el lomo, garras parecidas a las de un gato, lengua de serpiente y ojos entre rojos o marrones.

 ¿Quién tuvo tanta imaginación como para crear un monstruo así y de donde se inspiró, digo, quién vio a esa horrible criatura? Para algunos creyentes (estilo Jaime Maussan) el primer testigo no se imaginó nada, realmente vio una criatura única. Porque ¿qué persona podría  crear semejante bestia? Esa pregunta me hubiera gustado escucharla de parte de antiguos griegos que creían en sirenas, kraken, gigantes, hipogrifos, quimeras y demás seres "inimaginables". Pero algo es cierto en la historia del chupacabras y de todos sus parientes míticos: en todo mito siempre hay algo de realidad. Se tuvo que haber inspirado en algo realmente visto.

En más de diez años, nadie había investigado de primera mano los principales "encuentros" con el chupacabras, hasta ahora. Hace unos cuantos meses el investigador del Comité para la Investigación Escéptica (CSI por sus siglas en ingles) y editor de la revista Skeptical Inquierer, Benjamin Radford, publicó su nuevo libro Tracking the Chupacabra. En él hace una investigación exhaustiva para encontrar el origen del monstruo latino por excelencia.

Leyendo algunas referencias a esta nueva investigación, descubrí los orígenes culturales, sociales y psicológicos del chupacabras. Pero además, encontré una de las teorías más interesantes respecto a la descripción física del chupacabras.

 En The Skeptic´s Dictionary, Robert Todd Carroll nos informa –basado en las investigaciones de Radford- que “el chupacabras es el modelo de la criatura de la película Especie, de 1995. El primer relato de testigos oculares de la criatura fue dado por Madelyne Tolentino en un periódico de Puerto Rico. Radford entrevistó a Tolentino y le preguntó si su testimonio pudo haber sido influenciado por el ser híbrido extraterrestre / humano de Especie. Ella –casualmente- había visto la película semanas antes de hacer su descripción…  Otros informes [del chupacabras] en Puerto Rico y América Latina pueden ser descartados, dice Radford, porque todos están inspirados en monstruo Hollywoodense de Tolentino.”

Carroll nos muestra una imagen clásica del chupacabras y una del monstruo de Especie. Miren y comparen:
A la izquierda el monstruo de Especie; a la derecha uno de los  dibujos que  describen al chupacabras.

Definitivamente tengo que ver la película. Radford, en su libro, muestra cómo se crea un monstruo en una sociedad temerosa, supersticiosa e ilusoria. Entre otras cosas, también asegura que los ‘avistamientos’ recientes del chupacabras, que cada vez se hacen mas frecuentes, se debe a un mayor índice de animales con casos severos de sarna; casos, afirma Radford, incrementados por el calentamiento global. De modo que el cambio climático ha ayudado a que la gente vea más y más chupacabras de cuatro patas –o sea perros, lobos, coyotes, zarigüeyas y mapaches sarnosos-.

Tanto para los escépticos que disfrutan de las leyendas y mitos de la cultura popular, como para los fanáticos de lo paranormal, el chupacabras, sea o no real, llegó para quedarse en la mente de las personas. Sin importar cuantos libros sean publicados demostrando su inexistencia, las personas seguirán hablando del chupacabras, los ufólogos seguirán "investigándolo" y los medios de comunicación seguirán informando de sus ataques. Solo nos queda esperar y poner atención a las noticias.

SI TE INTERESA ESTE TEMA
*The Skeptic’s Dictionary, de Robert Todd Carroll, contiene una de las mejores entradas sobre el chupacabras, con información actualizada y enlaces a los últimos "avistamientos."

*El sitio oficial de Ben Radford, radfordbooks.com puede conseguirse los libros de este investigador, incluyendo el más nuevo Tracking the Chupacabra.

*El informe de Martín Fragoso (alías El Detractor), El Chupacabras saltarín y el ufólogo sensacionalista, habla sobre la forma tan ridícula en la que algunos (como Maussan) han usado reportes sobre el chupacabras.

*El capítulo Chupacabras, de la serie/documental Revelaciones, de NatGeo ofrece una breve biografía del animal mítico originado en Puerto Rico.

jueves, 16 de junio de 2011

El dilema de las pseudociencias

Como es sabido por todos -y los que no, enterense-, soy casi un adicto a facebook. Y -por desgracia quizás- no es por que sea una persona que se la pase pegado al chat con sexys mujeres extranjeras hablando cosas impropias. No, la mayor parte del tiempo en facebook, lo gastó -quizás lo pierdo- en debates con adeptos al 'maravilloso' mundo de las pseudociencias. Magufos, como también se les conoce en el bajo mundo del barrio escéptico.

 Me e encontrado con acupunturistas, teóricos de la conspiración, y arrogantes cientificistas que piensan que la ciencia es la respuesta a todo -incluyendo a cosas como la vida personal-. Estos últimos desechan herramientas útiles y necesarias como la lógica, la filosofía, la historia y la ética como meros 'sueños'. Sin embargo, mi tiempo se va volando principalmente con creacionistas y adeptos del Diseño Inteligente, antidarwinistas al 100%.
Algunos de mis amigos y contactos escépticos y ateos de facebook, en variadas ocasiones, me han aconsejado que lo mejor es dejar por 'la paz' a la bola de magufos, y no debatir mas con ellos.

Actualmente, se vive una especie de resurgimiento y un apoyo exagerado a todo aquello que tiene que ver con la pseudociencia, la mala ciencia, lo paranormal y la cultura new age. Grupos y movimientos cuyos lemas rayan en lo mas ridículo como lo son los movimientos anti-vacunas, los negadores del SIDA y los creacionistas estén comenzando a recibir mas y mas apoyo por parte de una sociedad que pide a gritos -pero sin saberlo-, ¡¡¡CIENCIA, POR FAVOR CIENCIA!!! Ante este grito desesperado, los charlatanes de la pseudociencia y la new age acuden poniéndose una bata de laboratorio y agregando en sus argumentos irracionales la palabra: científicamente.

Con este problema en desarrollo, en mas de una ocasión llegué a pensar y me pregunte a mi mismo: ¿Cómo es que alguien puede permitir que esto siga así? ¿Cómo y por qué no se ha frenado la pseudociencia poniendo a debate a los pseudocientíficos frente a verdaderos científicos y estudiosos expertos?

Esta tarde, miré este video que responde esa pregunta de manera sarcástica y divertida.

El que un científico le ponga atención a las aberrantes afirmaciones de un charlatán es colocar a ese charlatán en un estatus y autoridad que no se merece y que nunca tendrá en realidad.

Esto mismo me recordó uno de los artículos del ingeniero Mario Méndez Acosta en la Revista Ciencia y Desarrollo ( editada por CONACYT). El artículo llamado, Las Profecías y los Científicos (Septiembre 2010) en donde explica algo parecido a lo que menciona Richard Dawkins en el video: "En contadas ocasiones ocurre que los científicos y estudiosos serios -de primera línea- de alguna disciplina científica deciden salir al frente de supersticiones o supercherías que se difunden en el ámbito de su especialidad. Esto ocurre muchas veces por que los científicos de tiempo completo consideran una pérdida de tiempo refutar charlatanes y porque ello implica darles una importancia que no merecen." 

Hasta aquí, no creo que halla ninguna discusión, excepto la parte en donde, al no tener quien los deje expuestos al público como estafadores, los charlatanes aprovechan el terreno fértil de nuestra sociedad supersticiosa. Por esto, el ingeniero Méndez Acosta, nos sigue diciendo que por esto mismo, es importante que expertos en temas científicos den la cara ante las pseudociencias.

Es aquí donde se da el dilema: ¿combatir o no combatir las pseudociencias? Personalmente, seguiré debatiendo con creacionistas, creyentes en ovnis, astrólogos, homeópatas y cuanto magufo me encuentre, por dos razones:

1. Las pseudociencias me molestan, porque apelan a la ignorancia de la gente, y la gente misma sigue esas afirmaciones de manera siega, lo que evidencia la falta de cultura científica en ellos.Y

2. Tal y como dice mi perfil en este blog, no soy ningún experto en ningún área científica ni un catedrático de pensamiento crítico. Así que no importa con que tipo de magufo me ponga, estos no pueden argumentar que han discutido habilmente sus ideas contra expertos en ciencia.

Quizás sea algo irresponsable de mi parte, pues al no ser experto o una autoridad en ciencia, pueda cometer errores en mi argumentación y en mi defensa de la racionalidad. Cierto,  pero por otro lado, si estas personas no son capaces de dejarme callado con sus ideas, y en cambio solo se hacen mas bolas, ¿que esperanza tienen de poder discutir de manera racional con un verdadero experto en la materia? yo diría que ni esperanzas ni ganas, pues no pueden callar a un pobre ignorante como yo, mucho menos a un especialista.

De este modo, seguiré debatiendo, aportando un minúsculo grano de arena al combate contra las pseudociencias.


SI TE INTERESA ESTE TEMA

*El blog de la Ciencia y Sus Demonios publicó un artículo con este tema, llamado 9 Respuestas que Animan a abandonar un debate con magufos, donde expone de manera sencilla una colección de afirmaciones tan ridículas que uno prefiere no meterse por su nivel de ridiculez.

domingo, 12 de junio de 2011

Enseñando Religión a los Niños... mas o menos

Ahora empiezo el dia de muy buen humor, pues me disponía a compartir un video de Sam Harris hablando del 'ilustre' Dr. Craig y su plan divino -pero ustedes veanlo por You Tube-. No lo compartiria aqui hoy -ya será después-; lo comparti en la comunidad de facebook, Ateos. Pero cuando desidí hechar una mirada al grupo, una 'fan' del sitio compartio en este, el siguiente video que aquí les muestro para que también empiecen el dia de buen humor

sábado, 11 de junio de 2011

Una Noche Pensando en ovnis

Ayer  parecía un día común sin nada interesante en que reflexionar un rato. Entonces, fuimos a la casa de mi abuela  a cenar algo casero y delicioso. Mientras mi familia platicaba sobre la novela, el aumento a la gasolina o que es lo que hacia mi padre cuando niño, prendí la televisión para ver que había de bueno, para variar, en algún canal cultural. Discovery Channel, no nada; History Channel, tampoco; Animal Planet, menos. Nat Geo, o si, estaba un tema interesante. Resulta ser que esta, es la semana extraterrestre en National Geographic Channel. Para mi mala suerte, yo no tengo televisión de paga en mi casa -y no se rían por que me van hacer llorar-, así que no podré ver el final de esta interesante semana en NatGeo.

Pero en fin, sucede que el programa que comencé a ver era nada mas y nada menos que uno de los temas que mas me a interesado en cuanto al fenómeno OVNI se refiere. El lugar mas ultrasecreto de los EEUU: el Área 51. Esta base militar es famosa en el bajo mundo de las pseudociencias espaciales y las teorías conspiratorias paranoicas, como una base militar malvada que ocultó -¿o aun oculta?- los restos de la nave alienigena accidentada en Roswell en 1947. Se dice que a partir de la recuperación de esa nave los estadounidenses lograron grandes avances en tecnología inversa y demás innovaciones extraterrestres. Por supuesto la probabilidad para que eso realmente halla pasado y cantidad de pruebas para apoyar esta idea son tan pocas, que da risa el ver como es que ha sobrevivido este mito ovni por tantos años.

No es ET raptando a nadie, es Avión ultrasecreto del Área 51
Pero lejos de ser un documental chistoso  o sin chiste, El Área 51 resultó ser un documental fantástico en el que demostramos, una vez mas, que la realidad suele ser mas sorprendente que la ficción. Naves ultrasecretas de las que nadie podía hablar; conspiraciones y espionaje para obtener ventaja en la Guerra Fría; Engaños elaborados para los espías rusos; e incluso la invención de historias falsas para ocultar verdaderos accidentes aéreos de naves 'top secret'... toda una gama de cosas impresionantes e insospechadas. Uno puede ver la razón por la que tantos crean conspiraciones paranoicas: la inteligencia de los EEUU es un verdadero caldo de cultivo para historias sorprendentes, y como todo es ultra secreto, no podríamos estar seguros de nada. El documental terminó -y por fin logré parpadear-, fui a tomar un poco de agua, me estiré de mi asiento y entonces, comenzaba el siguiente programa: Invasión Extraterrestre -de esto, tal vez hable de manera más amplia en otra ocasión-.

Esta dramatización es una de las mas aterradoras escenas el apocalipsis que me a tocado ver -e imaginar-. Solo de pensar que inteligencias de otros mundos, millones de años mas evolucionados que nosotros, llegaran a la Tierra, no para intercambiar conocimientos y cultura, sino para invadirnos y destruir la vida en el Planeta es aterrador. Mas aterrador es saber que no es imposible un escenario como ese, ya que la invasión ET es catalogada como una de las muchas amenazas espaciales que pondrían a la especie humana al borde de la extinción. Aunque claro, es una amenaza muy, muy, muy, muy pero muy improbable. Es mas probable que la Tierra sea tragada por un agujero negro o que una explosión de rayos gamma destruya nuestros escudos naturales extinguiendo la vida por completo. Una de las cosas que me di cuenta en estos documentales, es que, contrario a lo que ufologos puedan decir, la ciencia realmente se interesa en estos temas. De hecho, la ufología le debe mucho de sus teorías de reptiles come gente y hombres de negro a un genero de la literatura científica: la ciencia ficción. Sin ella, la ufología daría mas risa de la que puede dar ahora.

Pero puede ser que los conspiracionistas de los ovnis tengan razón en un punto: los gobiernos siempre ocultan algo. Resulta ser que accidentes de aviones secretos fueron investigados por el famoso proyecto Libro Azul, el cual no pudo hacer mucho ante una muralla de desinformación y al descubrir que ésta era impenetrable, tuvieron que inventar explicaciones. Osea que el proyecto Libro Azul contiene, en parte -en muy poca parte-, información falsa. ¿Eso les da esperanza a los creyentes de ET? No lo creo, ya que se falseo información cuando los investigadores se topaban con armamento y proyectos militares clasificados. Por mas que uno quisiera, era imposible revelar estos proyectos. ¿Por que el gobierno es malvado? ¡No! Por que esos proyectos eran tácticas, herramientas y maquinas que servirían como ventaja contra sus enemigos, los herejes de la Unión Soviética. Si se hubieran dado a conocer, hubiera sido una desventaja para todo EEUU, pues los exponía a un ataque del que no podrían defenderse. ¿El gobierno de EEUU ocultó -y aun oculta- información a su pueblo? Sí, pero solo para protegerlo, no para vender a los ciudadanos a los sedientos de sangre reptilianos de Nibiru.

Con tan solo dos horas pegado a NatGeo,  nuevamente me puse a pensar una de las cosas mas maravillosas de esta vida: Nunca sabremos toda  la verdad. Esto es, creo yo, mucho mas exitante que crearse historias de extraterrestres cabezones contactandonos para decirnos que seamos mas espirituales y mas allegados a Dios.

SI TE INTERESA ESTE TEMA
*La programación de los espisodios de la Semana extraterrestre se encuentran disponibles en el sitio web de NatGeo, natgeo.tv

Para consultar más rápido