miércoles, 4 de julio de 2018

BiosNova® y la panacea de los factores de transferencia

Ya casi no veo televisión, y la mayoría de las veces que lo hago es por puro accidente (porque alguien de mi familia está viendo algún programa). La semana pasada, mientras descansaba, escuché un comercial dentro del programa regional GDL Noticias (un supuesto noticiero serio) donde se hablaba de revertir enfermedades como el cáncer y la diabetes. Mis alarmas escépticas se encendieron inmediatamente, y me puse a ver completo el comercial del noticiero. Se trataba de un anuncio del grupo BiosNova® Grupo Médico, una empresa supuestamente comprometida con la salud "líder a nivel nacional que puede usar Bio y Nanotecnología para prevenir y revertir más de 69 enfermedades catalogadas como crónico degenerativas autoinmunes, así como enfermedades infectocontagiosas a través de los tratamientos Biotecnológicos de Biosnova."

Este empresa que busca atraer a los esperanzados o a los que no tienen esperanza alguna utiliza la "terapia" de los factores de transferencia que, de acuerdo a las afirmaciones de BiosNova, "son un sistema de mensajería inmunológica sumamente efectivo formado por pequeñas cadenas péptidas compuestas por 44 aminoácidos. Fueron diseñados por la naturaleza para transferir importante información de inmunidad." La ambigüedad y el exceso de términos aparentemente técnicos son los primeros indicios que nos hacen pensar que estamos frente a un producto milagro, y por sus supuestas propiedades, ante un peligroso fraude contra la salud.

Factores de transferencia, usos y abusos

El grupo BiosNova se ocupa de asegurar por todas partes que lo suyo es el trabajo de biotecnología y nanotecnología (?) aplicado a las enfermedades. La definición del factor de transferencia, según su sitio oficial, es claramente sospechoso:
Son una molécula que le da información al sistema inmunológico, ayudando a las defensas a detectar con mayor rapidez las enfermedades que se encuentran en el organismo para que las pueda eliminar. Lo que hacen los productos biotecnológicos en el organismo es dar inteligencia, fortaleza e intuición a las defensas, haciendo que estas mismas se auto regulen para que dejen de dañar al mismo cuerpo y sigan con su actividad normal.
A los productos biotecnológicos de BIOSNOVA, la propia comunidad científica los ha llamado el descubrimiento más importante del siglo XXI.
Es curioso que para ser el descubrimiento más importante del siglo XXI, solo había llegado a escuchar de los factores de transferencia como un prometedor campo de investigación biomédica aún en curso. Es difícil entender exactamente cuál sería el proceso por el que una supuesta molécula le da "inteligencia" o "intuición" a las defensas del organismo; incluso si esto es una metáfora, resulta bastante confuso saber a qué se refiere con precisión. La WebMD ofrece una definición más clara de lo que es un factor de transferencia (remarcado es mío):
Un factor de transferencia es una sustancia química que se toma de un ser humano o animal que ya ha desarrollado protección (inmunidad) contra una determinada enfermedad. Hasta ahora, los factores de transferencia para diversas enfermedades se han producido solo en laboratorios para uso experimental. Los investigadores están interesados ​​en saber si los factores de transferencia pueden transmitir inmunidad a las personas que lo necesitan. Los factores de transferencia se dan como inyecciones o se toman por vía oral.
 Por su parte, la versión en inglés de la Wikipedia nos explica que "los factores de transferencia se describieron originalmente como moléculas inmunes derivadas de células sanguíneas o esplénicas que causan inmunidad mediada por célulasespecíficas del antígeno , principalmente la hipersensibilidad retardada y la producción de linfocinas , así como la unión a los antígenos mismos." El antecedente directo de los factores de transferencia se encuentra en la investigación del inmunólogo Merrill Chase, quien en 1942 descubrió que las células tomadas del peritoneo de conejillos de indias que habían sido inmunizados contra un antígeno podían transferir esa misma inmunidad a conejillos de indias (al ser inyectados) que nunca habían estado expuestos al antígeno. Chase había descubierto la inmunidad mediada por células.

En 1955, el inmunólogo H. Sherwood Lawrence "descubrió que la inmunidad parcial podía transferirse incluso cuando las células inmunes se habían sometido a lisis , lo que indica que las células no necesitaban estar completamente intactas para producir efectos inmunes", señala nuevamente la Wikipedia. Lawrence llamó a su descubrimiento "factores de transferencia." El grupo BiosNova asegura en su historia que su trabajó está basado en los descubrimientos de Lawrence principalmente.

Aunque el descubrimiento del Dr. Lawrence parecía revolucionario y llamó bastante la atención en un principio, lo cierto es que la investigación con factores de transferencia cesó en los años 80s. La Wikipedia explica el por qué (asterisco y remarcado es mío):
Mientras que el mundo de la investigación se entusiasmó inicialmente con el descubrimiento del Dr. Lawrence y la posibilidad de que una molécula pequeña pudiera afectar el sistema inmune, no se había probado el concepto de moléculas pequeñas que tienen un efecto biológico tan profundo.  A pesar de varios éxitos en el uso de factor de transferencia para tratar la enfermedad humana y descubrir efectos inmunes, un investigador entonces prominente fue expuesto por falsificar datos* relacionados con su trabajo en factor de transferencia y los conejillos de Indias; echando con eficacia toda la ciencia del factor de transferencia en una luz negativa.  Este escándalo fue seguido poco después por el descubrimiento de la molécula Interleucina-1 alfa y por lo tanto la atención se desplazó más hacia la investigación sobre interleucinas . En 1973, se descubrió que los productos sanguíneos podían albergar virus como la hepatitis A, lo que indica que los tratamientos con factores de transferencia derivados de células sanguíneas humanas o de vaca tenían el potencial de transmitir estas enfermedades. Con el eventual descubrimiento del VIH / SIDA como una enfermedad transmitida por la sangre adicional, la mayoría de los investigadores consideraron el producto derivado de la sangre como un tratamiento inseguro ya que la detección de la hepatitis B y VIH / SIDA no se desarrollaría hasta después de 1985. Algunos estudios que usaron el factor de transferencia fueron realizados después del descubrimiento del VIH / SIDA, pero casi todos han estado fuera de los Estados Unidos.
Hoy en día existe alrededor de una centena de estudios publicados sobre la aplicación de factores de transferencia en animales con padecimientos específicos. De acuerdo a la WebMD, se han usado en investigaciones para enfermedades infecciosas (bacterianas y virales) en personas con sistema inmunológico débil, infecciones fúngicas, así como para tratamiento de diabetes, autismo, infertilidad, lupus eritomatoso sistémico, fibromialgia , síndrome de fatiga crónica, síndrome de Behcet, síndrome de Wiskott-Aldrich, calvicie y enfermedad de Alzheimer . También se usan para afecciones de la piel , incluidas la psoriasis , la dermatitis alérgica y otras. Otros usos incluyen una afección ocular llamada retinitis pigmentosa , esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig), esclerosis múltiple , cáncer de hueso , cáncer de pulmón , melanoma , alergias a alimentos y productos químicos , miastenia gravis y asma.

Sin embargo, los estudios se dividen en dos grandes grupos: aquellos donde se ha probado que los factores de transferencia son ineficaces y aquellos donde no hay suficiente evidencia de su efectividad. Así Stephen Barrett ubica los factores de transferencia como tratamiento probado adecuadamente para ELA pero ineficaz; en la WebMD se enlista la ELA, el cáncer pulmonar, el melanoma y la esclorecis múltiple como enfermedades donde se ha estudiado la efectividad de esta terapia pero que resultó "posiblemente ineficaz". El mismo portal informa que se cuenta con evidencias insuficientes para establecer efectividad en tratamiento de asma, el acné, infecciones relacionadas con el SIDA, el síndrome de fatiga crónica, la enfermedad de Crohn, la epilepsia, la Hepatitis B, el herpes, el SIDA propiamente, la enfermedad de Hodgkin, el virus del papiloma humano, la leishmaniasis, la leucemia, la micosis fungoide, la artritis, el síndrome de Alzheimer, el síndrome de Wiskott-Aldrich, el autismo, la diabetes, la esterilidad y varios tipos de cáncer. Existe un estudio donde se trató a niños con leucemia, aplicándoles factores de transferencia para inmunizarlos contra el herpes zóster con un resultados positivos; sin embargo, se trata de uno de dos estudios controlados.

Con tan poca evidencia, ¿cómo podría ser este tratamiento de factores de transferencia algo tan revolucionario? La respuesta es que no lo es. No se trata del mayor descubrimiento del siglo XXI, sino de un importante descubrimiento de mediados del siglo XX que prometía muchos usos para inmunoterapia, pero que a día de hoy no ha mostrado efectividad para la enorme cantidad de enfermedades donde se esperaba encontrar algo significativo.

El problema está en que hablar de factores de transferencia en investigación biomédica es una cosa y hablar de factores de transferencia como tratamiento milagro es otra. La primera es un campo de investigación que desgraciadamente ha obtenido pocos y cuestionables resultados positivos. El segundo es una parte del supermercado de suplementos alimenticios y productos milagro que se venden como panacea. Los factores de trasnferencia de BiosNova pertenecen precisamente al segundo conjunto.

Como ya hemos visto muchas otras veces en este blog, el cinismo tiene muchos rostros. Aquí otro más.


BiosNova®, el negocio multinivel de productos milagro

Como ya se comentó arriba, el grupo BiosNova es una empresa. Fue fundado por Jesús Rivera Nova, un empresario mexicano del que no se puede encontrar un solo registro o certificado que muestre alguna relación con la medicina (o con su ética). Es curioso que su principal reconocimiento sea empresarial y esté expuesto en el sitio web en español de 4life®, una empresa multinivel de EEUU que se ha ocupado de vender factores de transferencia a partir del calostro de vaca, un conocido producto milagro que se vende con el sello de suplemento dietético en EEUU, para así evitar la sanción de la FDA. Rivera Nova tiene el rango de "diamantes internacionales oro" (?) dentro de 4life, lo que lo vuelve un exitoso distribuidor de sus productos en suelo mexicano, pero no dice nada de formación biomédica ni de investigación clínica alguna que avale sus reclamos extraordinarios.

El negocio de 4life, como otras estafas multinivel, consiste en la venta de productos caros y de dudosa calidad, a la vez que los clientes se convierten en vendedores. No es sorprendente que en EEUU los productos de 4life no cuentan con certificación alguna que avale su utilidad para absolutamente nada. BioNova solo es la versión mexicana de este negocio multinivel que como Herbalife, Amway, Zrii o Xango, se encuentran en crecimiento, no gracias a la efectividad de sus productos sino a su engañosa publicidad. En una consulta rápida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), es posible encontrarse con que BiosNova es uno de los varios negocios multados por lo menos en dos ocasiones, en 2015 y en 2017.

Para darnos un ejemplo de lo extraordinarios que son sus afirmaciones (y de lo carente de pruebas de este caso), una entrevista a Rivera Nova en Imagen Radio, una importante cadena dentro de los medios de comunicación mexicanos:


La presentación y la pantalla pseudocientífica son las mejores armas del empresario quien evade por completo el mencionar cuáles son las pruebas científicas en las que apoya sus reclamos, los cuales son más que peligrosos al asegurar que sus productos sirven para revertir aquellas enfermedades crónico degenerativas que "la medicina oficial" no ha podido curar.

De acuerdo a Cofepris, BiosNova está catalogada dentro de las empresas de "transplantes de células" y "medicina regenerativa". En su respuesta a mis dudas, Cofepris informa que "antes del 2010 existían 120 clínicas de trasplantes de células, con la reforma a la Ley General de Salud publicada en el DOF el 20/04/2015 se modificó para que apareciera: "Medicina Regenerativa deben contar con Licencia Sanitaria" y estas puedan aplicar células cuando cuenten con dicha autorización. Antes de 2015, se englobaban 120 clínicas, pero con esta separación se tienen 21 Clínicas Especializadas en terapia celular." Todo parece indicar que BiosNova es una de las "clínicas" certificadas, aunque lo más seguro es que se deba a que sus productos no son vendidos como auténticos medicamentos o tratamientos más allá de ser suplementos alimenticios, al estilo Herbalife. Luego de su comentario, Cofepris me sugiere presentar mi denuncia para iniciar una investigación más profunda, algo que ya hice, esperando pronto sea retirada la falsa publicidad con la que este negocio de estafa multinivel se promociona en los medios de comunicación más importantes del país.

El sitio oficial de BiosNova, como era de esperar, tampoco presenta ninguna prueba, pero sí una amplia sección de testimonios de una serie variada de padecimientos. Las personas relatan cómo se sintieron mejor gracias a BiosNova. También cuenta con una sección especial de testimonios de famosos, entre los que se encuentran actores de telenovelas, cantantes, comentaristas, comediantes y deportistas populares de México. Quién necesita pruebas si tu galán de telenovelas o tu ídolo del fútbol recomienda un producto milagro, ¿no?

Los testimonios dentro del sitio oficial de esta empresa solo son otro indicativo preocupante, y una prueba que Cofepris debería considerar, de que se están vendiendo productos inocuos (calostro de vaca) como verdaderas panaceas entre los ciudadanos. Rivera Nova ha ofrecido conferencias patrocinadas por 4life donde expresa cómo de ser un don nadie llegó a convertirse en alguien exitoso con su empresa multinivel que sirve de proveedor para 4life en México. Es completamente enfermizo escuchar cómo este estafador se ha vuelto alguien exitoso a costa de la salud de cientos o miles de personas que de buena fe esperan resultados positivos contra el cáncer, la diabetes, etc.

El peligro de los productos milagro radica precisamente en que ante la ley se aprovechan de huecos legales, mientras que ante el pueblo, que suele confiar en la imagen del hombre con bata blanca sin cuestionarse si se trata de un auténtico doctor, se disfrazan como lobos con piel de cordero, ofreciendo milagros a aquellos que están dispuestos a probar cualquier cosa con tal de mejorar la calidad de sus vidas. Como ciudadanos no podemos dejar que estos negocios prosperen impunemente.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

* El sitio oficial de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), donde puede buscarse información y denunciar aquellos negocios que hacen fraude contra la salud.

* El sitio oficial de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) de España, con información de pseudomedicinas.

* "Transfer factor", entrada de la Wikipedia en inglés.

* "Transfer factor", artículo de la Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

* "Transfer factor", artículo de la WebMD.

3 comentarios:

  1. Hola, este comercial no lo he visto, pero en la ciudad de México esta el factor de tranferencia, el transferon y viene con la imagen del instituto politecnico nacional, http://www.factordetransferenciaipn.com.mx/historia.htm y la verdad no se que tan diferente sea de la pseudoterapia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no había escuchado antes del Transferon y me intriga bastante que el IPN lo haya patentado, y aún más que la Secretaria de salud lo considere un medicamento auténtico. Investigaré un poco más. Gracias por el enlace.

      Eliminar
    2. También a mi me gustaría conocer su opinión del Transferon. Gracias

      Eliminar

Para consultar más rápido