"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


jueves, 16 de junio de 2011

El dilema de las pseudociencias

Como es sabido por todos -y los que no, enterense-, soy casi un adicto a facebook. Y -por desgracia quizás- no es por que sea una persona que se la pase pegado al chat con sexys mujeres extranjeras hablando cosas impropias. No, la mayor parte del tiempo en facebook, lo gastó -quizás lo pierdo- en debates con adeptos al 'maravilloso' mundo de las pseudociencias. Magufos, como también se les conoce en el bajo mundo del barrio escéptico.

 Me e encontrado con acupunturistas, teóricos de la conspiración, y arrogantes cientificistas que piensan que la ciencia es la respuesta a todo -incluyendo a cosas como la vida personal-. Estos últimos desechan herramientas útiles y necesarias como la lógica, la filosofía, la historia y la ética como meros 'sueños'. Sin embargo, mi tiempo se va volando principalmente con creacionistas y adeptos del Diseño Inteligente, antidarwinistas al 100%.
Algunos de mis amigos y contactos escépticos y ateos de facebook, en variadas ocasiones, me han aconsejado que lo mejor es dejar por 'la paz' a la bola de magufos, y no debatir mas con ellos.

Actualmente, se vive una especie de resurgimiento y un apoyo exagerado a todo aquello que tiene que ver con la pseudociencia, la mala ciencia, lo paranormal y la cultura new age. Grupos y movimientos cuyos lemas rayan en lo mas ridículo como lo son los movimientos anti-vacunas, los negadores del SIDA y los creacionistas estén comenzando a recibir mas y mas apoyo por parte de una sociedad que pide a gritos -pero sin saberlo-, ¡¡¡CIENCIA, POR FAVOR CIENCIA!!! Ante este grito desesperado, los charlatanes de la pseudociencia y la new age acuden poniéndose una bata de laboratorio y agregando en sus argumentos irracionales la palabra: científicamente.

Con este problema en desarrollo, en mas de una ocasión llegué a pensar y me pregunte a mi mismo: ¿Cómo es que alguien puede permitir que esto siga así? ¿Cómo y por qué no se ha frenado la pseudociencia poniendo a debate a los pseudocientíficos frente a verdaderos científicos y estudiosos expertos?

Esta tarde, miré este video que responde esa pregunta de manera sarcástica y divertida.

El que un científico le ponga atención a las aberrantes afirmaciones de un charlatán es colocar a ese charlatán en un estatus y autoridad que no se merece y que nunca tendrá en realidad.

Esto mismo me recordó uno de los artículos del ingeniero Mario Méndez Acosta en la Revista Ciencia y Desarrollo ( editada por CONACYT). El artículo llamado, Las Profecías y los Científicos (Septiembre 2010) en donde explica algo parecido a lo que menciona Richard Dawkins en el video: "En contadas ocasiones ocurre que los científicos y estudiosos serios -de primera línea- de alguna disciplina científica deciden salir al frente de supersticiones o supercherías que se difunden en el ámbito de su especialidad. Esto ocurre muchas veces por que los científicos de tiempo completo consideran una pérdida de tiempo refutar charlatanes y porque ello implica darles una importancia que no merecen." 

Hasta aquí, no creo que halla ninguna discusión, excepto la parte en donde, al no tener quien los deje expuestos al público como estafadores, los charlatanes aprovechan el terreno fértil de nuestra sociedad supersticiosa. Por esto, el ingeniero Méndez Acosta, nos sigue diciendo que por esto mismo, es importante que expertos en temas científicos den la cara ante las pseudociencias.

Es aquí donde se da el dilema: ¿combatir o no combatir las pseudociencias? Personalmente, seguiré debatiendo con creacionistas, creyentes en ovnis, astrólogos, homeópatas y cuanto magufo me encuentre, por dos razones:

1. Las pseudociencias me molestan, porque apelan a la ignorancia de la gente, y la gente misma sigue esas afirmaciones de manera siega, lo que evidencia la falta de cultura científica en ellos.Y

2. Tal y como dice mi perfil en este blog, no soy ningún experto en ningún área científica ni un catedrático de pensamiento crítico. Así que no importa con que tipo de magufo me ponga, estos no pueden argumentar que han discutido habilmente sus ideas contra expertos en ciencia.

Quizás sea algo irresponsable de mi parte, pues al no ser experto o una autoridad en ciencia, pueda cometer errores en mi argumentación y en mi defensa de la racionalidad. Cierto,  pero por otro lado, si estas personas no son capaces de dejarme callado con sus ideas, y en cambio solo se hacen mas bolas, ¿que esperanza tienen de poder discutir de manera racional con un verdadero experto en la materia? yo diría que ni esperanzas ni ganas, pues no pueden callar a un pobre ignorante como yo, mucho menos a un especialista.

De este modo, seguiré debatiendo, aportando un minúsculo grano de arena al combate contra las pseudociencias.


SI TE INTERESA ESTE TEMA

*El blog de la Ciencia y Sus Demonios publicó un artículo con este tema, llamado 9 Respuestas que Animan a abandonar un debate con magufos, donde expone de manera sencilla una colección de afirmaciones tan ridículas que uno prefiere no meterse por su nivel de ridiculez.

3 comentarios:

  1. Me da gusto leer un blog de mexico y que mas da de guadalajara sobre el escepticismo saludos

    ResponderEliminar
  2. Esos tipos no son cientificistas, sino positivistas duros. El cientificismo es la convicción de que la realidad puede conocerse mejor mediante algún método científico, por encima de la especulación. No desprecia la filosofía, la Historia y la ética. Por otra parte, la lógica es una ciencia formal que ni siquiera un positivista que se precie puede despreciar.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido