"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 17 de marzo de 2013

¿Por qué no me gusta ser "ateo"?


Si les soy sincero, tenía planeado publicar este artículo dentro de una semana más, pero qué mejor momento para dar a la luz una reflexión personal sobre el ateísmo que en la semana atea.

Desde que tenía 15 años (ahora tengo 20) me declaré abiertamente ateo. De hecho, no recuerdo haberme declarado católico en ningún momento; no digo que no creyera en dios antes, sino que no le tomaba importancia a la religión a tal grado que no tengo recuerdos de cuando decía que era católico (eso porque, supongo, no levantaba controversia ni hacían gestos aquellos que me preguntaban). Como sea, lo cierto es que ya tengo un tiempo razonando este asunto de la religión y la existencia (o inexistencia) de un dios personal, y por más que trato de comenzar desde cero, la verdad es que me resulta absurdo  pertenecer a una religión solo porque “me lo inculcaron”.

Sin duda alguna me parece una abominación el fanatismo y el fundamentalismo religioso, me considero un defensor del estado laico, denunciante de tonterías como el creacionismo o la intromisión de instituciones religiosas en la política o la educación, además de estar en contra del adoctrinamiento de niños y la difusión de las creencias religiosas por ser promotoras de la irracionalidad y el dogmatismo.

No creo en ninguna religión, no creo que exista ningún dios, soy intolerante con la intolerancia a la libertad tanto de credo como de pensamiento, me gusta refutar los argumentos a favor de la existencia de dioses, ángeles o demonios, y considero que la ciencia demuestra que la idea de un dios creador o diseñador del universo es simplemente una idea innecesaria. Sí, soy ateo, y un militante. Soy ateo a mucho orgullo, pero no “por gusto”. ¿Por qué? ¿A qué me refiero con que no me gusta ser ateo?

No piensen mal, no estoy renegando de mis “no-creencias” ni mucho menos empezaré a creer en un dios personal indiferente y lógicamente contradictorio. No empezaré a decir, como dirían antiguos ex-ateos como Antony Flew, que “las evidencias me han llevado a Dios”. Seguiré considerándome ateo por no creer en la posibilidad de un dios y por considerar dicha idea contradictoria, irracional e innecesaria.

De lo que reniego es de esa etiqueta social que se conoce como “ateo”. Una etiqueta que en la sociedad se mira casi tan mal como las etiquetas de “materialista”, “comunista”, “anarquista” o “marxista”. Cuando mis amigos me presentan con otras personas, una de las primeras cosas que destacan de mi es que soy ateo, y lo hacen muchas veces con la intención de empezar a debatir.

Otra cosa de la que no me gusta la etiqueta “ateo”, es que incluso aquellos que se autodenominan ateos miran al ateísmo como un movimiento homogéneo, en el que todos somos del mismo pensamiento, compartimos las mismas cosas y los mismos gustos (por ejemplo, muchos piensas que ser metalero ya es sinónimo de ser ateo, o viceversa, siendo que el Metal no es “mi fuerte”).

Bajo la etiqueta “ateo”, los racionalistas críticos extremos piensan que el ateo que crea en ovnis o en medicinas alternativas no es un verdadero ateo, sino un pseudoateo. Para los “ateos” que creen en ovnis o en medicinas alternativas, no creer en ovnis o en medicinas alternativas no es ser un buen ateo.
Bajo la etiqueta “ateo”,  los anticatólicos y anticlericales extremistas piensan que querer quemar una iglesia, usar la Biblia como papel de baño o acusar al papa de pedófilo es ser un buen ateo, a la vez que mientras que los que piensan (pensamos) que quemar iglesias no es más que un acto de vandalismo tonto, que la Biblia es un libro que debe mirarse con una perspectiva tolerante de escepticismo y pensamiento crítico, y que acusar al papa de pedófilo no tiene sustento (pero sí tiene sustento acusar de cómplice y encubrir casos de pederastas) no son “verdaderos ateos”.

Bajo la etiqueta “ateo” se quiere mirar un montón de cosas: el género, la ideología política, la forma de vida, el nivel de conocimientos, lo que debes y lo que no debes atacar, la intolerancia hacia las religiones o hacia los religiosos (esta última es simplemente estúpida).

En fin, esto es por lo que no me gusta ser “ateo”:

No son pocas las imágenes en pro del ateísmo
militante que muestra publicidad falsa, como esta
que muestra algunos agnósticos (Carl Sagan,
Charles Darwin y Benjamin Franklin) e incluso
panteístas (Albert Einstein) como
auténticos ateos.
No me gusta que las personas piensen que soy diferente a ellos, como si tuviera una moral distinta,  o un comportamiento diferente o como si tratara de iniciar la segunda revolución comunista, solo porque saben que soy “ateo”.

No me gusta que algunos que se proclaman, igual que yo, “ateos” piensen que nos gustan las mismas cosas y que pensamos de la misma forma, como si el ateísmo fuera una especie de religión dogmática que nos dice qué pensar y qué no. Muchos de esos otros ateos no comparten los mismos gustos, hábitos, pensamientos o incluso creencias que yo tengo. En más de una ocasión he tenido debates sobre este punto.

No me gusta ser “ateo” porque es una etiqueta social que se mira como un grupo rezagado de la sociedad, cosa que no son las personas que se reclaman ateas (o que por lo menos yo no soy).

Si bien, me considero un  libre pensador, no me gusta que se generalice, porque la generalización es una tontería. Muchos ateos piensan de forma cuadrada y sesgada, y aun así no creen en dioses.

No me gusta sobre todo, que los ateos piensen que por ser ateos son más inteligentes que las demás personas que viven “hundidas” en la ignorancia de la religión, ni que las personas que sí tienen una religión piensen que el ateísmo (o que yo, como ateo) es un sinónimo de arrogancia y mentalidad cerrada. Yo no creo ser de tal manera.

Pero sobre todo, no me gusta ser ateo porque la idea de que no hubo nadie que nos creara con un plan o un propósito, es deprimente. Me encantaría que alguien viniera conmigo y me diera evidencias y razonamientos (no choros y adoctrinamientos) que demostraran sin lugar a dudas que la postura del ateísmo (que por cierto, solo es eso, una postura) está equivocada.

Sería fabuloso que el Universo entero girara alrededor de nosotros, que somos un “algo” aparte de los animales y de cualquier otro tipo de vida en la Tierra. Me encantaría pensar que el mundo está siendo soportado por elefantes que a su vez están encima del caparazón de una tortuga (y cambiamos el tema si se les ocurre preguntarme sobre qué está la tortuga).

Estoy muy seguro que muchos “ateos” que leen esto, también les gustaría que cosas como la trinidad, el plan de salvación o la segunda venida de Cristo son reales (habrá quienes piensen que no, tal como Christopher Hitchens lo mostraba).


Sí, no me gusta no creer, pero qué se le va hacer. Las creencias religiosas carecen de fundamento, son irracionales y promocionan vicios culturales como el dogmatismo, la ignorancia, la discriminación y la intolerancia. Las creencias religiosas han sido utilizadas para manipular grandes masas y cometer los peores crímenes contra la humanidad y contra la naturaleza misma.

Me encantaría creer, pero la ciencia y la lógica nos muestran que debemos dejar de lado lo que “nos gustaría que fuera”  para así empezar a ver lo “que en realidad es”.

No me creo más inteligente, ni superior, ni perteneciente de una elite solo por ser ateo, pero tampoco me considero un tonto, dogmático o fundamentalista intolerante que deja de escuchar cuando lo contradicen (y jamás he dicho que los que son creyentes en alguna religión son así). De hecho, me caen bien las personas que son capaces de defender sus creencias de forma respetuosa y racional.

Así que en resumen, no me gusta ser “ateo”, pero lo soy. ¡Soy ateo, y a mucha honra!

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*¿Por qué no soy un verdadero ateo? Ensayo de Robert Todd Carroll.


martes, 12 de marzo de 2013

Mis tonterías favoritas


Parafraseando el libro Mis enigmas favoritos del famoso magufo Juan José Benítez, decidí ponerme a pensar en las afirmaciones paranormales que más gracia me han causado. Dejando de lado las chifladuras 2012 y el asunto del efecto Nostradamus, decidí crear este top 10; debo decir que no fue fácil, ya que existen cientos de tonterías que me resultan bastante cómicas y, siendo sincero, fascinantes.

Si algo bueno tiene la irracionalidad de la pseudociencia y la superstición es que es maravillosa. Pensar que seres de otros mundos nos visitan, que podemos curarnos con cristales, chochitos u oraciones; que existen reptiles marinos nadando en lagos europeos; que existe vida después de la muerte y que podemos contactarnos con los este hipotético más allá; que podemos mirar el futuro o tener contacto directo con el creador del universo. Simplemente es maravilloso pensar en que todo esto fuera verdad.

Para consultar más rápido