La OMS contra la desinformación sobre el COVID-19

La OMS contra la desinformación sobre el COVID-19
La OMS contra la desinformación sobre el COVID-19

domingo, 31 de marzo de 2019

Galería de fantasmas: la niña del incendio

Por fin hemos regresado en fin de semana, y espero de ahora en adelante poder contar con el tiempo necesario para continuar con ésta y también con nuestra serie de La tontería de la semana. La verdad es que en estos últimos días me he cuestionado seriamente el seguir con estos artículos sobre fantasmas, que no parecen llamar la atención tanto como cuando yo era un niño. Pero luego me acuerdo que este es mi blog y puedo escribir de lo que quiera, así que se me pasa ese sentimiento.

Los fantasmas siguen siendo parte de mi interés, incluso profesional, tanto por las bases psicológicas y culturales por las que la gente llega a creer en ellos, como los problemas filosóficos que despierta un buen debate sobre espectros (¿Existe vida después de la muerte? ¿Cómo saber que la vida terrenal es la única que tenemos?). En nuestra tercer entrega, llega el momento de analizar un caso que en lo personal, me cautivó bastante por la carga emocional detrás de ella: la niña fantasma del incendio de un edificio en la ciudad de Wem, Inglaterra. Cuando conocí este caso (en mis años de adolescencia) lo consideré como uno de los mejores que demostraban la existencia del más allá. La foto fue tomada en 1995, durante un incendio en la ya citada ciudad inglesa; obviamente, al ser el escenario de un desastre era imposible, pensaba yo, que una niña tuviera tiempo para posar -escalofriantemente- frente a un incendio antes de escapar. Pero una pregunta con la que cualquiera debería comenzar es: ¿hubo alguna niña en aquel accidente?



La controversial niña fantasma


La historia de la niña fantasma del incendio es un caso famoso entre los fanáticos de lo paranormal. Cualquier página de cazafantasmas cuenta la historia de la tragedia detrás de la foto: El 19 de noviembre de 1995, el fotógrafo Tony O'Rahilly tomó esta foto cuando el Ayuntamiento de Wem, Shropshire, Inglaterra, estaba ardiendo. El lugar quedó carbonizado. Meses más tarde, en marzo de 1996, O'Rahilly reveló las fotos del incendio en un pequeño estudio de cine que había construido en un cobertizo en el jardín detrás de su casa. Las imágenes mostraban dramáticas escenas de fuego, luz y oscuridad. Pero una mostró algo aún más asombroso: una niña de apariencia fantasmagórica parada en medio de las llamas, que nadie vio durante el incendio. Muchos cazafantasmas consideran que la niña es el fantasma de Jane Churm, quien murió en otro incendio del mismo lugar, pero de 1677.

Para O'Rahilly fue evidente que tenía algo extraño en sus manos, así que envío la foto a la Asociación para el Estudio Científico de Fenómenos Anómalos (ASSAP, por sus siglas en inglés) para un análisis que pudiera esclarecer este misterio. La ASSAP envío la fotografía con Vernon Harrison, ex-director de la Royal Photographic Society, quien aseguró, en un primer momento, que no había nada que le hiciera pensar que se trataba de una foto manipulada. La investigación completa de la ASSAP concluyó que la imagen probablemente era un caso de pareidolia, donde se estaba asumiendo una forma humana en donde probablemente se observaban escombros cayendo; no era un fraude, sino una ilusión óptica. Esta explicación, como era predecible, no dejó satisfecho a nadie.

Fue así que el programa de la BBC, Out of this World, dedicó un capítulo a investigar el caso, haciendo su propio análisis de la fotografía, recorriendo los restos del edificio quemado y entrevistando personalmente a O'Rahilly. El programa de la BBC llevó la fotografía al Museo Nacional de Fotografía, Cine y Televisión (actualmente conocido como Museo Nacional de los Medios) donde los expertos llegaron a una conclusión que los consumidores del misterio no esperaban: los expertos en fotografía del museo, Paul Thompson y Will Stapp, habían encontrado evidencias de manipulación en la imagen. "Thompson, en particular, notó que vio líneas horizontales de exploración, como si la imagen consistiera en una foto de una cara en una pantalla de video pegada en la imagen del fuego", narra Blake Smith, productor y anfitrión del podcast oficial de la Skeptic's Society, MonsterTalk, en un artículo para la revista Skeptical Inquirer.

Cuando Smith comenzó a investigar a la niña del incendio no se había enterado de la explicación que ofreció Out of this World, de modo que en ese entonces, en 2009, realizó una búsqueda un tanto más independiente de las conclusiones del programa, topándose al final con las investigaciones que lo precedían:
Como es habitual en la cámara de eco de la literatura de fantasmas, las historias sonaban fuertes y claras, mientras que los hechos permanecían silenciosos en el cobertizo trasero. Encontré la pieza de la BBC en línea y la encontré muy interesante. Una revisión del sitio web de la ASSAP mostró que aún sentían que el caso era de pareidolia en lugar de engaño. Lo encontré intrigante y les pregunté por qué; respondieron que la foto que habían proporcionado a la BBC durante la investigación televisiva había sido un duplicado y, en su opinión, las "líneas de exploración" observadas por Paul Thompson habían sido el resultado de la duplicación, no del engaño.
Si una imagen no es lo suficientemente clara, es muy seguro que podamos sacar conclusiones falsas. Si el equipo de la ASSAP tenía razón, eso podía significar que la investigación de la BBC oscurecía más el caso, antes que aclararlo. Con esto en mente, Blake Smith se dio a la tarea de buscar una imagen más clara de la fotografía, y por fin le fue proporcionada una foto de alta resolución gracias a la Fortean Picture Library. Smith describe su motivación en el mismo artículo:
Para ser claros, no creía que la foto mostrara un fantasma, pero tenía una profunda curiosidad por saber si O'Rahilly había fotografiado un fragmento de escombros con un extraño parecido con una chica o si había falsificado deliberadamente la fotografía. Me hubiera gustado haberle preguntado, pero falleció en 2005.

Una revelación inesperada


La fotografía en alta resolución no mostraba las líneas que Thompson había asegurado ver, por lo que ASSAP tenía razón en que las huellas de manipulación en la imagen original no existían. Pero aún era controvertida la explicación de la pareidolia, incluso para algunos escépticos como Smith. El caso, sin embargo, dio un giro inesperado el 17 de mayo del 2010, cuando el Shropshire Star, un diario local de Wem, publicó un artículo titulado “Does Postcard Solve Ghost Riddle?” donde se explicaba lo que uno de sus lectores, el señor Brian Lear les mandaba como curiosa referencia: el señor Lear había estado revisando fotografías antiguas de Wem, hasta que se topó con esta:



La imagen data de 1922 y no parece tener nada espectacular, más allá de una ciudad de inicios del siglo pasado. Pero Lear había estado estudiando detalladamente la foto. Al observar a la niña de la parte inferior izquierda, se dio cuenta que era tremendamente parecida al fantasma de la niña del incendio. Casualmente, parece que el "fantasma" trae puesto el mismo gorro de la niña que estaba viviendo en la ciudad en 1922.


Blake Smith no quiso quedarse con ninguna duda:

Rara vez una explicación tan clara para una foto de un fantasma sale a la luz. En lugar de simplemente mostrar ambas fotos, he creado una animación que demuestra que las dos niñas son de hecho la misma imagen fotográfica: la que se superpone a la fotografía del incendio de O'Rahilly a través de una doble exposición. [...] Los puntos del sombrero de la niña, los ojos, la nariz, el escote y la línea del cinturón se alinean perfectamente entre las dos fotos. O'Rahilly usó esta imagen de postal para hacer su foto fantasma. Los detalles que faltan en la foto del fantasma, pero que aparecen en la postal, se deben al proceso fotográfico utilizado para hacer la imagen falsa o a que O'Rahilly recortó la postal antes de tomar su doble exposición.

Aunque podemos decir que se trata de un fraude, un caso más que cerrado, la fotografía sigue siendo expuesta en diversos portales paranormalistas como una imagen inexplicable. Incluso, como Smith señala, no ha faltado quien especule que la niña de la fotografía de 1922 es en realidad Jane Churm aparecida en aquella época, y la foto del incendio muestra una "reaparición" moderna. Todo sea por seguir contando una buena historia... y tal vez ganar algo a cambio.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

* "Does postcard solve ghost riddle?", artículo de Toby Neal, en el Shropshire Star, 17 de mayo del 2010.

* "From the Edge of Postcards: The Wem Ghost Photo", artículo de Blake Smith, en la revista Skeptical Inquirer, Noviembre/Diciembre, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten ataques personales, ofensas, enlaces a páginas inseguras o no deseadas, ni ningún tipo de trolleo en general. Si planeabas publicar alguna de las anteriores, ahórrame el tiempo de rechazar tu comentario y vete a otro lado.

Para consultar más rápido