"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 9 de junio de 2013

Las tonterías del Dr.Bach

El homeópata Edward Bach y sus flores mágicas.
Las terapias alternativas forman la "rama" pseudocientífica mas grande y mas vendida al público: la pseudomedicina. Sus afirmaciones siempre vienen formalizadas como una retórica propia de un médico o un terapeuta utilizan conceptos extraños que parecen ser términos de medicina como "esencia", "energía", "sanación", "natural"... En fin, sus practicantes y vendedores parecen auténticos terapeutas, hablan como tal, pero lo que nos venden no son auténticas terapias.

Estas pseudoterapias utilizan principios que, comparándolas entre sí, suelen contradecirse del mismo modo que contradicen el conocimiento científico. Así, cosas como la homeopatía, la acupuntura, la reflexología, el reiki, la fitoterapia, la jugoterapia, la medicina de desintoxicación, la medicina alemana, entre otras, se cuentan en una inmensa lista de estafas que usan el pensamiento mágico y no el pensamiento científico.

Pero dejemos de lado este choro que supongo se lo saben de memoria, y si no, tienen que darle un repaso a qué son las prácticas de salud alternativas (sigo pensando ¿alternativas de qué o a qué?). El día de hoy nos concentramos en una terapia que, si bien, no suele ser la primera a la que las personas recurren, sí es una de las mas populares: la terapia floral de Bach o flores de Bach para los compas.

¿Qué afirman los terapeutas florales de Bach? Bueno, de forma simple, los defensores de la terapia inventada por el doctor Edward Bach (homeópata y bacteriólogo británico) en los años 30, afirman (al igual que su creador) que las flores silvestres tienen un alma o "energía" con una afinidad al alma humana. Dicha energía es, se supone, transferible al agua. Bajo este supuesto, los preparados de Bach son una especie de dilución homeopática floral, la cual debe beberse con el fin de conseguir "el alma de las flores" y poder curar alguna afección en específico.

¿Cuál es el fundamento "médico" de esta terapia? En realidad ninguno; al igual que su pariente pseudocientífica mas antigua la, homeopatía, (de la que toma algunos principios), la terapia floral de Bach carece de sustento científico. No considera en lo mas mínimo el conocimiento sobre el sistema inmunológico, la microbiología, la genética, ni el hecho de que existen enfermedades causadas por agentes externos al cuerpo humano (desde agentes patógenos al propio medio ambiente) y otras son causadas por causas internas (como sucede con las enfermedades genéticas). Sus postulados, mas que médicos, son metafísicos. Bach pensaba que la enfermedad no es otra cosa mas que el resultado de una "contradicción" entre los propósitos del alma y el punto de vista de la personalidad.

Bach comenzó a trabajar en el Hospital Homeopático de Londres en 1919, donde se vio fuertemente influenciado por la terapia inventada por Hahnemann. Fue en este período en que Bach "desarrolló" siete bacterias nosode, las cuales buscaban ser una alternativa a las doloras y "peligrosas" vacunas, convirtiendo estas vacunas en gotas aplicables de forma oral. Las bacterias eran de origen intestinal. Su investigación se le conoce entre los círculos homeopáticos como los 7 nosodes de Bach, los cuales, son "valiosos" para la homeopatía porque estos 7 gérmenes descritos se corresponden con 7 tipos de personalidad en los pacientes portadores de dichos gérmenes.

Aunque Bach adquirió fama luego de dar a conocer sus preparados homeopáticos, lo ciertos es que no se sentía satisfecho. Quería ayudar mas a sanar los males que le aquejan a la humanidad (bueno, no se cómo se puede ayudar más si no se ayudó nada realmente, pero bueno). De este modo se retiró a un pueblo ubicado en Gales. A principios de los años 30 del siglo pasado, Bach se queda en Gales investigando la cultura y métodos de la medicina celta, la cuál se basaba en las "radiaciones de la tierra", los espíritus de la naturaleza y los cuatro elementos que conforman el Cosmos. Entre las doctrinas de la ancestral medicina celta, se encontró con la idea de que algunas flores pueden curar algunas afecciones del alma humana.

Convencido de esta doctrina milenaria (que no tiene nada de científica) comenzó a investigar las flores silvestres de la región, buscando aquellas que tuvieran "almas" capaces de curar. Luego de unos siete años de "investigación", Bach publica sus resultados, afirmando haber encontrado 38 esencias florales que eran capaces de equilibrar las emociones que hacen sufrir al hombre en la vida cotidiana. ¿Cuál fue el método que usó para saber que esas 38 flores tenían la capacidad de curar el alma humana?

Bueno, si estaban pensando en la investigación profunda de la especie, con microscopio, una colección de artículos de referencia de naturalistas y demás, se equivocan. El fantástico método de Bach consistió en la "conexión psíquica" e intuitiva con las flores del campo. O sea, si iba paseando con una emoción negativa, tocaba espécimen tras espécimen de flor hasta que "sintiera" que una especie en específico le quitara dicha emoción. Muy científico, ¿no?

Científico o no, el hecho es que con este "estudio", la terapia floral de Bach nació como un "apoyo alternativo" a otras terapias y técnicas que si son médicas, tales como la vacunación. Suele catalogarse a las flores de Bach como una clase de aromaterapia homeopática, aunque muchos homeópatas presentan objeción a esto, ya que, aseguran, no es una terapia 100% homeopática porque no sigue la ley de los semejantes. Sin embargo, la terapia Bach sigue otros principios homeopáticos (no científicos, sino metafísicos) tales como la idea de que son los cambios emocionales los causantes de las enfermedades físicas y que el agua guarda una clase de memoria del compuesto con la que se le mezcló. 

Aunque los principios de esta terapia son básicamente metafísica barata, existen algunos estudios clínicos que buscaban demostrar su efectividad. En 2002, el legendario médico Edzard Ernest realizó una revisión de los 56 estudios hasta ese entonces existentes sobre la eficacia de las flores de Bach. De los 56 estudios, Ernest encontró solo 4 cuyo control permitía el análisis científico. El resto de los estudios (52) o no estaban orientados a las flores de Bach o carecían de un control clínico que pudiera verificarse, por tanto, fueron descartados. De los 4 estudios con los que se quedó para investigar, dos ensayos sugerían un resultado positivo, pero "aquellos estudios que controlaron el efecto placebo y minimizaron el sesgo de selección aleatorizando, no mostraron efectos más allá de una respuesta a placebo". Ernest llega a la decepcionante conclusión de que no existe evidencia clínica que demuestre una efectividad mas allá del placebo en las flores de Bach, conclusión que se vuelve evidente en anécdotas de los practicantes de esta terapia, tales como las que presenta Flores de Bach México.

Aunque el estudio de Ernest se aceptó en la comunidad médica como un estudio metodológicamente bien realizado, surgieron algunas críticas sobre la objetividad del análisis (pues Ernest, decían sus críticos, ya estaba convencido de la ineficacia de las flores de Bach). Así, por ejemplo, el Centro de Revisión y Diseminación de Londres (CRD) lanzó un comunicado en el que afirmaba que la escasez de datos sobre el tema hacía que los resultados fueran poco concluyentes, y que se necesita realizar mas estudios clínicos para poder concluir con mayor sustento; también se llegó a decir que, dado que el estudio fue elaborado por un solo autor (el Dr. Ernest) no podría descartarse del todo un sesgo de revisión. Claro está que, a pesar de comentarios de este tipo, la CRD tiene la misma opinión que la comunidad científica en general: no hay evidencia de la eficacia de la terapia floral de Bach, mas allá del efecto placebo.

Aunque desde el 2002 han surgido otros estudios sobre el tema, lo cierto es que hasta ahora no se ha encontrado evidencia que haga concluir algo contrario a las conclusiones de Ernest en su análisis del 2002. Lo cierto es que es bastante difícil (sino es que imposible) demostrar la eficacia de una terapia como las flores de Bach, y esto por una simple razón: al igual que terapias como el reiki o la homeopatía, sus principios son metafísicos no empíricos, de modo que ¿cómo demostrar su eficacia?

Esto sin embargo, parece no preocupar a sus practicantes y difusores que afirman que puede ayudar a sobrellevar males tan dispares que van desde el estrés hasta la ayuda contra la anorexia. El peligro en esta terapia es en teoría nulo, pero, el paciente puede correr peligro si deja sus terapias médicas y/o psicológicas por aplicarse solo terapia alternativa. Es aún mas peligroso esto si lo que se busca tratar es un problema serio tal como lo es la anorexia.

Con o sin peligro físico al utilizar las flores de Bach, lo cierto es que hasta el día de hoy no hay nada que demuestre su utilidad verdadera, de modo que el verdadero daño radicaría en perder tiempo, dinero, esfuerzo y esperanza en una terapia que no sirve para nada.

SI TE INTERESA ESTE TEMA



*Bach Flower Remedies, entrada de la Wikipedia en inglés.

2 comentarios:

  1. Acorde con lo de bach, pero sigues siendo un mentiroso diciendo que la homeopatía se contradice:

    "Así, cosas como la homeopatía, la acupuntura, la reflexología, el reiki, la fitoterapia, la jugoterapia, la medicina de desintoxicación, la medicina alemana, entre otras, se cuentan en una inmensa lista de estafas que usan el pensamiento mágico y no el pensamiento científico."

    1. ¿Cuál es el pensamiento mágico que utiliza la homeopatía? ¿En qué contexto?
    2. ¿Por que dices que la homeopatía no utiliza el pensamiento científico a pesar de que existen miles de artículos (aprox. 4096 en pubmed) sobre la homeopatía?

    Hemos demostrado que tu héroe Mauricio José Schwarz es un charlatán, no hay ninguna razón para para calificar a la homeopatía de que "contradice todo lo que sabemos que sí sabemos" (frase de Schwarz y una leyenda para recordar por absurda), cómo no existe evidencia que sugiera que la homeopatía en su estado actual utiliza el pensamiento mágico. Pensamos en un libro para desmontar a Mario Bunge y su bulo "metacientífico", que como sabrás es una de las bases ideológicas del movimiento seudoescéptico.
    Por el contrario, lo que sí podemos demostrar es que mediante análisis históricos de los archivos del CSICOP, del Círculo Escéptico y otras organizaciones tiene una clara tendencia al pensamiento mágico, las falacias lógica, y la defensa de ultra derecha.

    P.D. ¿Sabes que E. Ernst no declara conflictos de interés en sus trabajos? Sorpresa lo financia la misma filial pro-OGM, pro-bigpharma, y pro-petroleras Sense About Science y el Center for Inquiry, es miembro del Comitter for Skeptikal Investigation. Y es un conocido mentiroso y un fraude (recientemente se desmonto su estudio sobre efectos secundarios de la homeopatía como manipulado y como no, la misma pieza muestra que no sabe de lo que crítica).

    ResponderEliminar
  2. Edzard Ernst es en pocas palabras un fraude:

    1. Dice ser homeópata entrenado aunque de hecho no recibió diploma, en su defensa argumenta que eso no le impide hacer análisis críticos. Y dice no tener conflictos de interés, aunque los tiene.
    2. Un re-análisis del meta estudio de Linde hecho por Ernst fue refutado por Lüedtke y éste demostró que Ernst y su colaborador lo manipularon.
    3. En 2013 público un estudio sobre efectos secundarios de la homeopatía, varios investigadores notaron que el estudio, a parte de estar mal hecho, manipulo los casos y decía cosas falsa de la misma homeopatía.

    Y las otras sorpresas del Sr. Ernst es que el tipo pública mas artículos que casi cualquier otro investigador, eso es anormal tan solo en PubMed nos muestra entradas como: 4 en Junio, 4 en mayo, 6 en abril, 7 en marzo, 3 de febrero, 1 enero tan solo en 2013 incluyendo estudios, revisiones sistemáticas y cartas al editor. Tan solo son la publicaciones que aparecen en Pubmed, se han omitido las que aparecen en revistas no indexadas y otras en idiomas alemán. Y es síntoma de que algo anda mal, o está haciendo fraude y sacando artículos express sin rigor, o están manipulados. Lo que sí se ha comprobado es que Ernst copia y pega artículos anteriores de otros, algunos casi no cambian mas que en el estilo o en algún comentario.

    ¿Confiar en los estudios de Ernst? Ja.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido