"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


jueves, 8 de marzo de 2012

Elogio para el Anticatolicismo

Desde el año pasado, las televisoras populares no paran de hablar de los planes del papa en su visita a Guanajuato. De que si puede o no hablar de lo que a este señor le de la gana, que "su Santidad" merece respeto e incluso, que un gran problema en la actualidad es el "analfabetismo religioso."

Los mexicanos parecen sentirse "agusto" con la venida de la cabeza de la Iglesia, llegando a gastar incluso recursos públicos, algo así como 75 MILLONES DE PESOS, nada mas.

México es un país lleno de problemas: corrupción, crimen organizado, drogadicción, ignorancia, secuestros... en fin, un pueblo está fregado, pero eso si, estamos orgullosos de ser bien católico-guadalupanos. Cuando uno escucha de noticias en las que nuestro país es de los mas fregados en financiación de la investigación científica o de la creación de nuevas tecnologías, las personas suelen verlo como un "ni modo"; pero cuando se habla de ser el país con mayor número de fieles a la "virgencita de Guadalupe", nuestra "madrecita", todo el pueblo celebra. Se crean fiestas gigantescas, las misas aparecen en televisión, artistas se ponen a cantarle a un trapo mal gastado.

Ese hombre que asegura que los homosexuales son una amenaza para la humanidad, ese mismo hombre quien, junto a otros altos cargos de la iglesia (y junto al difunto beato Juan Pablo II) se ocupó de ocultar a cientos o miles de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes pederastas; el mismo hombre que asegura estar en "favor de la vida" pero que es la máxima autoridad de la institución con mayor número de crímenes contra la humanidad; ese hombre, demandado hace un par de años por crímenes contra la humanidad (y cuyas demandas siguieron hasta hace no mucho).

Ese hombre es el hombre que visita a México, y México se siente orgulloso de recibir a ese hombre con los brazos abiertos. Lo primero que me viene a la mente es una pregunta para México: ¿Qué demonios tienes en la cabeza? ¿Cómo puedes recibir a alguien cuyo pensamiento es parecido al de un dictador? Es cuando caigo en la cuenta, la dura realidad de que a este país le vale. Si, le vale conocer lo que realmente hay sobre ese a quien llaman "santo padre"; le vale los verdaderos problemas en la sociedad que deberían recibir la financiación y atención que el "santo padre" está recibiendo ahora; le vale que los demás lo critiquen, total, todo el que critica al "santo padre" y su "mensaje de paz".Si, a este país, le vale pensar, después de todo se puede creer.

No estoy seguro cómo es que en algún momento de mi vida pude sentirme orgulloso de ese organismo lucrativo, falso y dañino llamado iglesia católica. Tal vez, me sentía así por que era un niño que, al igual que creer en los reyes magos, se divertía creyendo en el catecismo.

La iglesia es la última institución que debería ser tomada en cuenta en estos días, días de crisis sociales, las cuales no se resuelven "con fe", ni mucho menos orando. La iglesia es la última institución que debería opinar sobre política o peor aun, sobre educación, y sin embargo, no pasa una sola semana en la que los noticieros no mencionen nombres ya celebres de cardenales metiendo su cuchara en donde no los llaman. La iglesia es la última institución con el derecho de hablar "en favor de la vida" cuando tiene las manos manchadas con sangre por siglos.

Es cierto que el Vaticano hace sus intentos por "remediar" el daño, o por lo menos, intentan compensarlo por medio de misiones, así como también apoyando la investigación y reconociendo sus "pequeños errores" en condenar a personajes como Bruno, Galileo, Copérnico, y por haber detenido la gran empresa de la ciencia por algo así como 1000 años. Lo cierto es que, a pesar de estos "esfuerzos", esa cosa llamada santa iglesia católica, sigue siendo la máxima casa para el fomento de la irracionalidad y la máxima expresión de un conervadurismo extremista.

No se cómo alguien puede sentir orgullo al nombrarse católico, la verdad me gustaría saberlo. Lo que si se, es que se siente bien el llamarse anticatólico. Y no se trata de ir contra las personas que profesan ese tipo de fe; no se trata de ir contra alguien, sino contra algo: se trata de ir contra la irracionalidad, el dogmatismo, el racismo y esa "mano negra" de poder detrás de un crucifijo.

La palabra anticatólico suena a persecución o discriminación religiosa. Es imposible que alguien no le llegue a la mente palabras de igual negatividad como antisemitismo o anticlericalismo. Es cierto que palabras como estas dan miedo.

Pero no se confundan, yo vivo en un país católico, compartiendo mi vida con católicos (amigos, conocidos y familiares por igual); al llamarme anticatólico no involucra odio hacia alguno de ellos, tampoco implica que me sienta superior a nadie. Ser anticatólico es ser un militante denunciante de los males que ha traído a la humanidad la doctrina católica. Por supuesto que el catolicismo es parte de nuestra cultura e incluso parte de nuestra identidad como pueblo, así como también el sacrificio humano es parte de la cultura. ¿Solo por ser parte de nuestra identidad significa que no puede ser repudiado o criticado?

Ser anticatólico es ser un crítico duro de cualquier afirmación hecha desde el frente de un altar en una catedral gigantesca.Indignarse al observar un pueblo en el que las casas a penas tienen paredes, pero en su plaza se encuentra una enorme iglesia, es simplemente ofensivo.

Esto es lo que observo, y por desgracia los demás siguen observando cosas como el día del seminario de Guadalajara.

México sigue gritando ¡Bienvenido Benedicto!

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*500 años fregados pero cristianos, de Rius, Edit.Grijalbo.

3 comentarios:

  1. EL ANTIGUO TESTAMENTO ES LA LETRINA SAGRADA QUE CONTAMINA AL CRISTIANISMO Y LO CONVIERTE EN RELIGIÓN BASURA. La crítica a la doctrina judaizante de la iglesia, nos permite percatarnos de la importancia capital de formular un cristianismo laico (cristocentrico) enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana, que Cristo ilustró y predicó con su vida, ejemplo y enseñanzas. Esta doctrina no es solo un bello mensaje, sino el más importante mensaje que se haya hecho a la humanidad por místicos y filósofos.http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia

    ResponderEliminar
  2. Pero el cristianismo tiene su fundamento en el judaísmo. El mismo Jesús se moriría de nuevo si viera lo que se hizo en su nombre, creando esta "nueva" religión llamada cristianismo.

    El propio Jesús era judío y lo que quería era que se respetara la ley judía.

    La idea de un mesías salvador del pecado original no tiene sentido sin el Antiguo Testamento.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido