"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


miércoles, 12 de octubre de 2011

¿Es la pseudociencia una cuestión científica?

La pseudociencia es un fenómeno mundial, tan antiguo como la ciencia misma –quizás incluso mas vieja que la ciencia misma-. Es, al igual que la ciencia, las artes, la religión o la filosofía, una manifestación de la cultura, es decir, una manifestación de la humanidad.

Mientras la ciencia y la filosofía pueden definirse como las manifestaciones humanas del saber y del conocimiento, a la superstición, el mito, la religión y la pseudociencia podríamos clasificarlos como las manifestaciones de los miedos, los anhelos, las esperanzas irracionales de la humanidad. Son de forma simple, las manifestaciones de la ignorancia y el desconocimiento.

En estos momentos estoy terminando de leer un libro, cuya lectura me ha resultado de lo más sabrosa: La Ciencia por Gusto. Una Invitación a la Cultura Científica, del divulgador científico mexicano, Martín Bonfil Olivera. El libro es un excelente compilado de reflexiones de este gran divulgador de la UNAM sobre lo que es la ciencia, para qué sirve –o mejor dicho, cuál es su objetivo-; qué es la filosofía de la ciencia y en qué medida ayuda a la ciencia; cómo es que la sociedad mira a la ciencia;  así como también lo que no es ciencia y lo que es anticiencia, entre otras reflexiones (algunas sobre ciencia ficción, religión y ciencia, cultura y demás).

El libro me dio muchos temas en qué  pensar. Por ejemplo, sobre cuánto confiamos en la ciencia y si en realidad sabemos diferenciarla de otras áreas no científicas o incluso anticientíficas. Algunos temas sobre los que ya antes había reflexionado como ¿es dios una cuestión científica? ¿Cuáles son los límites de la ciencia? ¿Vale la pena luchar contra la pseudociencia y la charlatanería del curanderismo y lo paranormal? Entre algunas otras cuestiones. Sin embargo, también me dio para pensar sobre algunas cosas en las que no me había puesto a reflexionar. La cuestión que más me llamó a una reflexión fue precisamente con la que titulo este artículo: ¿es la pseudociencia una cuestión científica? Dicho de otra forma, ¿son las pseudociencias objeto de estudio de alguna ciencia? Después de pensar un rato, me di cuenta que no existe nada de “pseudocientificologías” o algo por el estilo en el mundo científico que se dedique al estudio del mundo pseudocientífico (no me ha tocado escuchar de sociología de la pseudociencia, y solo de un par de años para acá es que se comienza hablar de historia y filosofía de la pseudociencia).

La cuestión es similar a preguntarse sobre otras áreas en las que no vemos tan presente el espíritu de la investigación científica, tales como las cuestiones de la moral, la estética, la metafísica o la religión. Si bien es cierto que algo como la religión puede ser estudiada desde el ojo de varias ciencias como la antropología, la psicología, la sociología y la neurología, sabemos y tenemos en cuenta que la cuestión de dios en específico, es una cuestión no científica, ya que la ciencia se encarga de estudiar lo real, lo medible y lo empíricamente perceptible. Eso desde luego, no evita que podamos ver a la cuestión de dios desde perspectivas científicas. No todo en el mundo es una cuestión de ciencia, pero no hay nada en el mundo que no pueda ser cuestionado desde la ciencia. Así como la cuestión de dios, cosas como la astrología, el creacionismo, la parapsicología o la ufología pueden ser criticadas desde una perspectiva científica, pero eso no implica que alguna ciencia se ocupe de alguna pseudociencia.

Así como el fundamentalismo religioso y el fanatismo deben ser combatidos con las armas de la racionalidad (la ciencia y el pensamiento crítico), del mismo modo la pseudociencia y la anticiencia no pueden dejarse acrecentar en la sociedad sin que la divulgación científica no haga la lucha. Esta lucha contra la irracionalidad y la ignorancia en todas sus manifestaciones, no es una problemática del tipo científico, sino una problemática social: un problema con la educación, que debe ser combatido con la duda del escepticismo, la rigurosidad del método científico y las reflexiones del pensamiento critico.

2 comentarios:

  1. Me acabo de encontrar tu artículo y me surgen dos preguntas:

    1-¿Es válido usar la charlatanería para combatir a la pseudociencia? O sea: ¿en ciencia aplica que los enemigos de mis enemigos son mis amigos?

    2-¿Cómo definirías fundamentalismo religioso?

    ResponderEliminar
  2. Bueno, algunas formas de pseudociencias sí se excluyen entre sí, y es posible tener posturas pseudocientíficas que vayan en contra de otras ideas irracionales.

    Por ejemplo, muchos se llaman ateos basados en ideas del psicoanálisis o por que son creyentes en ovnis y extraterrestres en la antigûedad. De modo que sí, es posible combatir "fuego con fuego" en ese ámbito, pero lo mejor es combatir el fuego con pensamiento crítico y conocimiento científico. De otro modo, nos "seguiremos quemando" en la irracionalidad.

    Con respecto a la segunda pregunta, podríamos decir que el fundamentalismo religioso se define como una postura ultra conservadora, en la que todos los aspectos de la vida diaria, individual y social, quieren verse "a la luz" de algún credo específico. Cualquier cosa que salga de ese credo, es rechazado.

    Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido