"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 16 de diciembre de 2012

Desmintiendo el efecto Nostradamus III: De profetas inexistentes, alienígenas que salvan el mundo y una interesante apuesta


“Hay mucho que hacer para quienes quieren desacreditar -los arqueólogos y astrónomos que toman una mirada larga y escéptica a la gran ola sin sentido de Nibiru y explican con precisión científica qué está mal en este cuento de hadas cósmico. Tendrán su trabajo cortado en los próximos años. Y en el 22 de diciembre de 2012 habrá una nueva historia pseudocientífica apareciendo y el circo empezará de nuevo, porque no importa cuántos nuevos cuerpos celestes se encuentren en nuestro sistema solar, siempre habrá necesidad de un misterioso Planeta X.”  Govert Shilling.

Ya hemos visto que los mayas nunca hablaron de un fin delmundo en 2012 y que el mito del apocalipsis a finales de este año es solo un invento de autores de la new age. Aun así, no es difícil encontrar en redes sociales y sitios web nuevas advertencia sobre lo que viene. Se habla de un cambio cósmico de conciencia (lo que sea que eso signifique), el “ataque” de un cinturón fotónico a la Tierra,  alineaciones galácticas con el Sol y la Tierra (las cuales ocurren cada año sin causar absolutamente nada), choques con asteroides o planetas lejanos que civilizaciones ancestrales ya conocían, como el famosísimo Nibiru, o incluso “apagones solares” de tres días.

Sin embargo, antes de que existiera esta paranoia en torno al engaño del 2012, las personas han recurrido una y otra vez a las profecías de un catálogo variado de videntes quienes, sin sorprendernos, han fallado predicción tras predicción.

Esto es un fenómeno que se ha venido produciendo desde los inicios mismos de la civilización. Es fácil encontrar en civilizaciones antiguas como la egipcia, la fenicia, la sumeria, la griega, en los hebreos o en la civilización maya, códices, libros y jeroglíficos que se refieren a cómo será el futuro. Algunas veces, suelen hablarnos sobre cómo será el fin del mundo.

Durante milenios no existió mejor método de predicción en occidente que la famosa astrología; una combinación de ciencia y mística que no solo era capaz de decir cuál sería el camino de una estrella o la duración de una estación del año, sino que además podía ayudar con la predicción de la personalidad, la salud y del futuro. Por supuesto que, una vez que se separó ciencia de superstición con la consolidación de la astronomía, la astrología quedó relegada a uno más de los cientos de ejercicios esotéricos. Sin embargo, este nunca pasó de moda dentro de la supersticiosa y tradicional sociedad occidental.

Con el paso del tiempo y con la facilidad de comunicación que comenzaba a otorgar la tecnología en siglo XX, se difundieron cada vez mas formas de engaño, digo, de predicción del futuro. La llegada de internet marcaría un boom en una industria en crecimiento: la industria de la pseudociencia, donde chochitos curalotodo, platillos voladores, dobladores de cucharas y videntes apocalípticos eran la norma y no la excepción.

Desde 2008 (más o menos), el fin del mundo en 2012 ha sido una de las afirmaciones fantásticas más vendidas en el mundo. Se sabe de grupos sectarios que han decidido abandonar su vida capitalista y consumidora por una vida espiritual y vegetariana. Otros, han hecho grandes fortunas vendiendo bunkers anti-apocalipsis, o creando pequeñas colonias con casas fortificadas contra el Armagedón. Pero tal vez sea la venta de libros, series, documentales, conferencias y seminarios que se exponen y publican sobre el tema. Siempre usando la imagen misteriosa de la cultura maya o sorprendentes portadas de un universo en colapso.

La creencia moderna en un fin del mundo no es nada nueva, y tiene mucho que ver con una arraigada concepción del hombre que simplemente se niega a morir: la concepción de la Tierra, y del ser humano, como centro de todo. Como tal, es de vital importancia cuándo será la “segunda venida” y así salvar las almas de los virtuosos. El planeta Tierra, por el simple hecho de ser el planeta Tierra, es un lugar privilegiado en el Cosmos, tanto que éste trata de destruirlo, como si fuera una especie de brabucón espacio-temporal.
Aunque nada de esto posee un auténtico sustento lógico, miles de personas en el mundo se preocupan por lo que pasará en menos de una semana.

Sin embargo, algo curioso que se puede notar, aún en los principales gurús y astrólogos que presagian el alineamiento cósmico o la inversión de los polos, es que no han dejado de planear sobre cómo será su fiesta de navidad. De hecho, ya es posible encontrar los almanaques de nuevas predicciones para el 2013. Pareciera pues, que la superstición está de moda pero en cuanto caduca una predicción solo queda en el olvido (junto a miles de millones de otras predicciones fallidas) y se da inició la moda de la siguiente predicción apocalíptica.
Aunque este hecho lo podremos confirmar para el 22 de este mes, lo cierto es que miles de personas seguirán convencidas que algo ocurrirá hasta el mismo 21 de diciembre. Estoy muy seguro que no faltará el vendedor de misterios que, al día siguiente, diga que a partir de ese momento, la humanidad ya habrá cambiado de conciencia o trascendido a una 5ta dimensión (quien sabe cómo, pero supongamos que les creemos).

Así que aprovechando los pocos días que aún le queda a esta moda de la new age, hagamos un pequeño repaso sobre las afirmaciones más extravagantes sobre el apocalipsis del 2012.

*El calendario maya indica el final de nuestros tiempos. Aunque en un principio los charlatanes aseguraban esto, después cambiaron de opinión diciendo que, lo que en realidad los mayas nos indican con sus calendarios, es que viene un cambio cósmico-espiritual de consciencia global, causado, según algunos, por la alineación de la Tierra, el Sol y el centro de la Vía Láctea.  Todo esto, afirman, se encuentra inscrito en las 7 profecías mayas, y prueba de su exactitud son los desastres naturales que en épocas recientes han venido ocurriendo. No es sorprendente encontrar en estos momentos personas que siguen afirmando semejantes sandeces. 


Facebook nos muestra una imagen meme la cual refleja en pocas palabras la impresión que tenemos los incrédulos cuando alguien llega con nosotros y nos dicen que “los mayas dijeron esto o aquello”:



Cuando uno les expone eso, inmediatamente cuestionan valerosamente, ¿por qué entonces el calendario maya dice que todo termina en 2012?

Ante la idea de que el calendario maya (cualquiera de lostres, aunque para los místicos su favorito es el de cuenta larga), el astrobiólogo e investigador senior de la NASA, David Morrison, nos explica  en su Top 20 de las preguntas sobre el fin delmundo en 2012, que “los calendarios existen para determinar el paso del tiempo, no para predecir el futuro. Los astrónomos Mayas eran inteligentes, y desarrollaron un calendario muy complejo. Los calendarios antiguos son interesantes para los historiadores, pero por supuesto que no pueden igualar la habilidad que tenemos hoy para medir el paso del tiempo, o la precisión de los calendarios utilizados actualmente. El punto es, de todos modos, que un calendario, ya sea contemporáneo o antiguo, no puede predecir el futuro de nuestro planeta o avisarnos de eventos a ocurrir en una fecha específica como el 2012.

Una vez aclarado esto, ¿aun hay alguien aquí que sigue creyendo que los mayas predijeron el fin del mundo?

Véase más: Profecía Maya 2012, artículo de El Diccionario de los Escépticos, de Robert Todd Carroll.

*Nibiru y los alienígenas ancestrales. Algo que miro con fascinación y decepción a la vez sobre nuestros tiempos, es la facilidad con la que algunos logran mezclar su creencia en ovnis con cualquier cosa. Ejemplo de esto es el propio fin del mundo, en el que, ahora resulta que está ligado con los extraterrestres (¡Mother of god!).

De acuerdo a algunas páginas de internet, la NASA ha estado investigando de forma secreta y durante años el misterioso planeta X, conocido ya por la cultura sumeria hace 8,000 años con el nombre de Nibiru. De acuerdo a estos astutos detectives de la verdad oculta (sarcasmo), Nibiru está a punto de acercarse de nuevo a la órbita de la Tierra (desde la época en que vivían los sumerios que su órbita no se acercaba), y existe una enorme posibilidad o de contactar con la civilización extraterrestre que creó a los sumerios, y a los humanos en general, o de que Nibiru se estrellé con nosotros.

Todo esto está sucediendo justo en este momento frente a nuestras narices, pero la NASA, junto con gobiernos malvados, ocultan la verdad a todos. Bueno, a todos excepto a estos fabulosos investigadores que fueron capaces de revelar la verdad al más puro estilo de WikiLeaks (mas sarcasmo). Ya hablando en serio, uno se pregunta en qué cabeza cabe semejantes cosas.

La respuesta es, en la cabeza de fanáticos de libros de ficción pseudohistórica como los que publicaron (y aun se publican) personajes como Erick von Daniken, Georgeo Tsoukalos, Immanuel Velikovsky y Zecharia Sitchin.

Estas personas abusan de la ignorancia colectiva que se vive en la sociedad en torno a la astronomía, y a la ciencia en general. Así utilizan conceptos de aparente seriedad, cuando en realidad no es más que un montón de palabrería sin sentido.

Tomen de ejemplo cuando estos tipos hacen referencia a Nibiru y sus “avistamientos” allá por la época de los sumerios. Nuevamente, el astrobiólogo David Morrison nos explica al respecto: “Nibiru es un nombre de la astrología babilónica relacionado en ocasiones con el dios Marduk. Nibiru aparece como un personaje menor en el poema babilónico de la creación Enuma Elish, según los registros en la biblioteca de Assurbanipal, Rey de Assyria (668–627 a.C.). Sumeria floreció mucho antes, alrededor del siglo 23 al 17 a.C. Al contrario de lo que dice Zecharia Sitchin, los eruditos, quienes estudian y traducen los registros escritos de la antigua Mesopotamia, contradicen las afirmaciones de que Nibiru es un planeta y era conocido por los sumerios. Los sumerios fueron en verdad una gran civilización, importante por el desarrollo de la agricultura, la distribución de agua, la vida urbana y especialmente la escritura. Sin embargo, dejaron pocos registros astronómicos y lo más seguro es que no sabían de la existencia de Urano, Neptuno o Plutón… La afirmación de que los sumerios tenían una astronomía sofisticada, o incluso de que tenían un dios llamado Nibiru, son producto de la imaginación de Sitchin.

¿Y qué sucede con el planeta X? los magufos insisten en que la NASA y los diabólicos gobiernos del Nuevo Orden Mundial descubrieron hace tiempo el llamado planeta X con telescopios en el Polo Sur, pero que se lo ocultan a todo el mundo para evitar el pánico. ¿La realidad? Resulta ser que en astronomía, se ha entendido por “planeta X” a todo planeta hipotético que se encuentre mas allá de la órbita de Neptuno.

Cuando recién se descubrió Plutón, llegó a decirse que era el planeta X. De hecho, Percival Lowell (el principal astrónomo de finales del siglo XIX que buscaba un planeta mas allá de Neptuno), cuando postuló la existencia de un planeta que alteraba levemente la órbita de Neptuno, llamó a este posible planeta como planeta X. En 1938, el pupilo de Lowell, Claiton Bohr descubrió al hipotético planeta predicho por Lowell; al principio se le llamó planeta X, pero después se le bautizó como Plutón.

Dejando un poco de lado la lección de historia, lo que se intenta señalar con este ejemplo es justamente que planeta X es el nombre que se le da a un hipotético planeta que altera la órbita de alguno planeta ya conocido. En la actualidad el término está en desuso debido a la misma confusión y abusos que causan los medios amarillistas junto con los vendedores de misterios, quienes hoy día entienden como sinónimos a Nibiru y el planeta X.
Cuando los magufos del fin del mundo hablan del planeta X, no hacen otra cosa más que hablar de Nibiru.

Las historias de alienígenas ancestrales, conspiraciones gubernamentales, encubrimientos globales y civilizaciones astrales suenan por demás maravillosas, pero es importante recalcar que solo son cuentos, maravillosos sí, pero solo cuentos.


*The [Pseudo] History Channel y El Efecto Nostradamus. Como ya por todos es sabido, el canal, antes de contenido cultural y educativo, The History Channel desde hace un tiempo se ha venido presentando como el mayor canal de pseudociencia y pseudohistoria de la televisión por cable.

En 2008 (¿o fue en 2009?) History comenzó a transmitir una serie llamada El Efecto Nostradamus en la que cínicamente aseguraban al principio que “no se apoyarán ni se negarán las <<teorías>> expuestas, sino que solo presentaran las <<pruebas>>”. Con este escudo legal y moral, History cedía sus micrófonos por una hora entera a misteriólogos de la new age que aseguraban que culturas como la maya, la egipcia o la india (mal llamada hindú) de alguna forma llegaron a la conclusión de que el fin de los tiempos sería en el invierno del 2012.

 Pero aquí no acaba el asunto; los charlatanes denominados por History como “expertos” aseguraban que profetas inexistentes como la madre Shipton o el mago Merlín, junto a las profecías de charlatanes de ayer y hoy, como Nostradamus, Solari Parravicini o los pequeños mentirosos piadosos de la virgen de Fátima, coincidían con los hechos de la actualidad. El lema del programa decía entonces que “a esta convergencia entre varias profecías distintas hechas en distintas partes del mundo, y en distintas épocas, que coinciden con lo que sucede actualmente se le conoce como Efecto Nostradamus.
Hace no mucho que The History Channel dejó de transmitir tan fantasiosa serie. Ni siquiera la página oficial del canal pseudocultural menciona a esta serie; pareciera como si los productores de  History se hubieran ido a mirar al espejo y se dijeran a sí mismos: “¡@#€ta madre! De plano esas son autenticas ma@#€º.”

Claro está que para History el negocio de lo paranormal y la charlatanería sigue siendo vigente. Así es como ahora están de modo los Alienígenas Ancestrales, Milagros Decodificados y el próximo especial Antes del Fin del Mundo, con sus “mejores” programas sobre el tema en cuanto al fin del mundo este 21 de diciembre.

*¿Los mayas te hablan en la noche o qué pedo Peña Nieto? Durante todo este año, escuché y leí cada pedradona al ahora “señor presidente” Enrique Peña Nieto, pero quizás la más inolvidable fue cuando hace poco más de un año (aun siendo precandidato del PRI) fue incapaz de dar tres libros que marcaron su vida sinequivocarse de autor o de nombre, en la presentación de su primer (y hasta ahora único) libro en la FIL. Decían que Peña Nieto era pues, el único hombre en escribir más libros de los ha leído. Y eso que apenas lleva uno.

Sin embargo, las metidas de pata de este buen político mexinaco, digo mexicano, continuaron. El 13 de Enero de este año, en una presentación de su campaña en Mérida, afirmó que  “…en el legado de la cultura milenaria de los mayas, está escrito que en el 2012 viene un cambio, viene una nueva era."

Aprovechándose del amarillismo y la charlatanería, decidió hacerse eco con el milenarismo para asegurar semejante sandez, dando a entender que los mayas ya sabían que algo importante ocurriría en 2012. Peña Nieto, al parecer interpreta esto como que los mayas ya sabían que él llegaría a la presidencia.

“Aprovechaba, por supuesto, que más del 50% de los habitantes de Yucatán son mayas o mestizos mayas. Porque crean lo que crean los esotéricos de Estados Unidos o Europa, ‘los mayas’ no están extintos como los atlantes. Mayas son por igual los zapatistas que el compositor Armando Manzanero (cuyo segundo apellido es Canché, que en maya significa ‘serpiente de madera’ o ‘tarima’).

¿De dónde saca Peña Nieto, con tanta contundencia, esa afirmación que conjunta de manera asombrosa la más basta superstición, la más supina ignorancia y la más desvergonzada demagogia populista y manipuladora? ¿Qué fuentes podría citar este personaje para decir que "los mayas" (así, de bulto, todos juntos como en una conga) "predijeron" algo, especialmente esa estupidez inventada por los negociantes del new age? ¿Qué sabe del tema este caballero, autor, al parecer, de más libros de los que ha leído (escribió uno)?.

Como pregunta Paco Ignacio Taibo II: ¿los mayas le hablan en la noche o qué pedo? Al parecer, lo que tiene Enrique Peña Nieto es un escritor de discursos que oyó campanas y se subió a la estupidez de los delirios místico-brujeriles de los políticos mexicanos…” afirma el periodista Mauricio José Schwarz en una entrada sobre el tema en El Retorno de los Charlatanes.

La superstición en la política mexicana (e internacional) ha sido tema de controvertidos artículos y publicaciones. En México se publicó hace unos años un libro llamado Los Brujos del Poder, en el que su autor relata las anécdotas paranormales de los políticos, desde las convicciones espiritistas de Francisco I. Madero hasta los consejeros de la new age que acompañaban a Vicente Fox.

En el caso de nuestro queridísimo actual presidente, lo único que quedó por hacer cuando afirmó lo que afirmó fue darse un golpe en la frente y pensar: “uta madre, y este es el wey que tenemos por presidente.”

Véase más: Peña Nieto ylas “profecías mayas”, artículo de Mauricio José Schwarz en el Retorno de los Charlatanes.

*Facebook y el cinturón fotónico. La ultima chifladura del 2012 de la que he estado enterado, es la que en los últimos días se ha difundido en las redes sociales como carta cadena, conocida como el cinturón de fotones.

De acuerdo a los misteriólogos de la new age, el cinturón fotónico es un montón de fotones, agrupados en una especie de anillo o cinturón, van a envolver a la Tierra, causando así una “transición espiritual” (sea lo que sea que eso signifique). Este “evento” ocurriría (sí,  adivinaron)  el 21 de diciembre de este año. El cinturón fotónico proviene, de acuerdo a esto, del cúmulo de las Pléyades, y causará  el “Gran Cambio” o el “Punto Cero”, en el que la humanidad cambiará de conciencia cósmica.

Esta fantasiosa idea no tiene el más mínimo de sentido y carece de toda prueba. Según parece, el cinturón fotónico fue planteado por primera vez en 1950 en un libro llamado El Último Día del ingeniero alemán Paul Otto Hesse. En su obra, Hesse describe su creencia en el cinturón fotónico pero nunca aporta una sola prueba sobre su existencia.

Hoy en día, los físicos postulan que es teóricamente posible la existencia de algo así como un anillo compuesto por fotones, pero de existir, solo podría darse lugar en ambientes increíblemente extremos, como en los límites gravitacionales de un agujero negro. No hay forma en que un cinturón fotónico envuelva a la Tierra en los próximos días; las Pléyades se encuentran a más de 500 años luz de distancia, lo que significa que cualquier cosa que suceda en ese cúmulo estelar no tiene el más mínimo efecto sobre nuestro sistema solar; y en cualquier caso, un cinturón de partículas de luz no provocaría ningún cambio espiritual en la humanidad.


Si bien, cada una de estas “situaciones” (y las que me faltaron) me sacaron una buena carcajada en su momento, lo cierto es que, por mas chistosas que suenen, muchas personas las creen. Muchas personas con tendencias suicidas o incluso homicidas han llegado a creer que vivían las últimas horas del mundo, causando desgracias en fechas que se suponían apocalípticas, pero que simplemente estaban “equivocadas.”

Actualmente, la NASA dio a conocer que desde 2007 más o menos, ha recibido cerca de 5,000 correos de personas preocupadas sobre la colisión del planeta con Nibiru, el cinturón fotónico, las cuartetas de Nostradamus y los calendarios “apocalípticos” de los mayas.

Muchas personas están intrigadas con las cosas que han visto en el internet o en la televisión, pero también muchos se han enojado por los supuestos encubrimientos por parte del gobierno… Otros están genuinamente asustados de pensar que el mundo se va a acabar”, narra David Morrison, encargado de la NASA en responder dichos correos.



El esfuerzo por desmitificar este engaño del fin del mundo ha sido grande, pero por cada sitio web o blog que ofrece información crítica, hay unos 20 que venden libros, folletos, casas anti-fin del mundo, o incluso tiendas virtualespara comprar lo necesario para sobrevivir al día después del fin del mundo.

Como sea, si tu eres un magufo que asegura que este 21 de diciembre el mundo llegará a su fin, o eres del tipo de magufo que ya cambió de opinión y dice que habrá un cambio de conciencia cuántica por que el cinturón fotónico de las Pléyades, que por que el sistema solar se alineará con el centro de la Vía Láctea, o porque contactaremos con los habitantes de Nibiru, hagamos una apuesta. Tú propón la cantidad.

Si el fin del mundo en verdad comienza el 21 de diciembre, me ocuparé de robar un banco y darte en tus manos la cantidad que pides, y así podrás irte al paraíso (o serás abducido, o Jesús te raptará en su segunda venida) orgulloso de haberle callado la boca a un escéptico y de haberle quitado una buena cantidad de dinero para presumírsela a tus nuevos amigos alienígenas.

Pero si por el contrario, no se acaba el mundo el 21 de diciembre y llegamos a navidad, tú me darás la misma cantidad de dinero quedándote con una placa en la frente diciendo “ingenuo”. Entonces, ¿Quién quiere apostar?

LOL.

SI TE INTERESA
*El Top 20 de las Preguntas sobre el Fin del Mundo en 2012, por David Morrison y publicado por la Skeptic’sMagazine, es un interesante artículo que pregunta a pregunta aclara las principales preocupaciones de los cibernautas sobre el 21 de diciembre del 2012.

*El artículo Profecía Maya 2012, del Skeptic’s Dictionary, donde Robert Todd Carroll nos cuenta cómo surgió el mito de que los mayas predijeron el fin del mundo.

*Chifladuras 2012 es una recopilación de Mauricio-José Schwarz sobre las mas fantasiosas afirmaciones que se han hecho en los últimos días sobre el día del juicio final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para consultar más rápido