"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


miércoles, 22 de diciembre de 2010

EN EL FIN DE 2010: RFLEXIONES DEL BICENTENARIO


2010 está por terminar, y para México, fue un año de “orgullo nacional”. Los anuncios en televisión y radio, se la pasaron diciendo “¡QUE VIVA MÉXICO! BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA, CENTENARIO DE LA REVOLUCION”.
Aunque el mensaje, es ilustrativo y totalmente directo, pues promociona el orgullo patriótico mexicano –tal y como lo hizo Paulina Rubio en la imagen de la derecha-, lo cierto, es que el mexicano promedio, no conoce lo que realmente sucedió hace 100 o 200 años atrás. Nos sentimos orgullosos de decir  que la independencia nos dio la libertad al pueblo, y que la revolución cumplió con sus objetivos de igualdad, acabando con la dictadura porfirista.
Nada más alejado de la realidad.
Pocas personas –dentro de un mundo común y sin contar a los amantes de la historia- conocen los verdaderos objetivos de lo que fue  el movimiento armado de 1810, iniciado                              –principalmente- por Ignacio Allende y Miguel Hidalgo y Costilla. Hidalgo y Allende, en compañía con los demás conspiradores, se juntaban y planeaban un levantamiento contra e l virrey de la Nueva España.
La razón de esto, fue que tanto Allende como Hidalgo eran criollos. Durante la colonia, solo los españoles puros –nacidos en España- tenían los puestos más altos, mientras que los criollos –españoles nacidos en el territorio conquistado-, solo podían aspirar a cargos menores que los primeros.
Es decir, que si un criollo quería ser sacerdote, a lo máximo que podía aspirar era a ser padre de una iglesia, mientras que los españoles podían ser cardenales. Esta injusticia, junto con los abusos del virrey, el imperio español bajo ataque por Napoleón Bonaparte, las ideas de la Ilustración, la –entonces- reciente independencia de EEUU, entre otros factores, influyeron para que dentro de Nueva España, hubiera una serie de descontentos entre la población. Pero aun así, el levantamiento iniciado por los “héroes de la Independencia”, era únicamente para poder derrocar la tiranía virreinal y hacer que los criollos tuvieran los mismos derechos que los españoles, importando muy poco las decadencias del pueblo en general. Esto fue lo que motivó el movimiento en un principio,  y no la abolición de la esclavitud.
En lo que respecta a la Revolución Mexicana, si bien, los objetivos que Francisco I. Madero imaginaba, en verdad son las que se suelen escuchar: eliminar  el periodo del porfiriatotrabajadores, repartiendo las tierras –que por derecho les pertenecían- a los campesinos. Sin embargo, luego de quitar del poder  a Porfirio Díaz, Madero no lograba quedar bien con nadie, pues mientras prometió la repartición de tierras a los pobres, a la vez había prometido a los ricos que  lo apoyaron, que no perderían sus tierras. De este modo, Madero fue asesinado dos años después de terminada la revolución –en 1813-, haciendo que los revolucionarios se dividieran en bandos: los villistas en el norte, los zapatistas por el sur y los carranzistas por el centro de la república.
La historia de México es rica –más que nada- en mitos, leyendas y mal entendidos que no muchos entienden. Pues mientras que en la primaria nos enseñan que Lázaro Cárdena fue un “héroe” por expulsar a los extranjeros proclamando la expropiación petrolera, pocos saben que después de eso, para que México no entrara en crisis, Cárdenas vendía petróleo al gobierno de la Alemania nazi y al imperio japonés, es decir, México era uno de los principales allegados de los nazis antes de la segunda guerra mundial. Pero nadie recuerda tal cosa. Así, de este modo, nadie recuerda que Allende e Hidalgo tenían ciertas fricciones entre sus formas de  dirigir el movimiento independentista, a tal punto, que en una ocasión, Allende había decidido envenenar a Hidalgo “por el bien del movimiento”. la razón por la cual sucede esto, es que a lo largo del tiempo, tanto a los gobernantes como a l pueblo, les han gustado las imágenes de héroes que dieron sus vidas por la patria, creando así imágenes como la de un Pancho Villa heroico –y aunque lo fue, también tuvo su lado oscuro-, o un grupo de niños que defienden un castillo en contra de todo un ejercito, pero, se nos olvida que dentro del castillo no solo murieron esos niños héroes, sino que estaban acompañados por algunas centenas de soldados y otros cadetes que ni se les recuerda, pero eso si, se recuerda de un niño que se lanza con la bandera aunque tal cosa nunca ocurrió.
La historia mexicana, desde las épocas prehispánicas hasta el gobierno derechista del PAN, es aunque en muchos sentidos, trágicos, interesantes y hermosos. Pero entonces, al encontrarnos con tantos puntos, llegamos a un punto en específico: la libertad.
Tal y como se  dice en la serie “Unidos por la Historia” (The History Channel, 2010), “hemos conquistado la independencia, pero no hemos conquistado la libertad”.
México es un país pequeño en cuestiones geográficas, pero gigante en cuestiones de problemas públicos, problemas hechos tanto por la mala forma de gobierno, como por la ignorancia del pueblo, es decir: los problemas de México son causados por los mexicanos, pero son los mexicanos los que a la vez, tienen la capacidad de resolverlos. Solo hace falta que se den cuenta para tal cosa.
El problema base de este país, es  a la vez uno de los que menos se le presta atención, incluso en los anuncios: la EDUCACIÓN. El narcotráfico y la drogadicción, la seguridad publica, problemas de salud y problemas de atención por parte de hospitales, deficiencia en tecnología, analfabetismo e ignorancia, corrupción, mala política, pseudociencia, superstición, fraudes y extorciones, secuestros y violaciones –y la lista continuaría-; todos estos problemas se podrían resolver –desde mi punto de vista-, con una buena educación, y no hablo de enseñar buenos modales, valores éticos hacia el prójimo o ser persignados y cucarachas de un iglesia. Se necesita una  educación laica, científica, critica, objetiva, para de esta manera poder ver y enfrentar todos los problemas que ya dije con inteligencia y no con brutalidad y actos tontos, como sucede con la guerra contra el narcotráfico.
No se trata de abrir más escuelas, hacer más exámenes y traer más libros. Se trata de tener maestros capacitados –y no los mediocres que me han tocado- que sepan diferenciar entre lo que es ciencia y lo que no lo es. En lo que es filosofía, historia y lógica. Saber ser objetivos, de pensamiento critico, no conservador, apasionados por su materia –desde cualquier ciencia, filosofía, tecnología- y sobre todo, saber divulgar esa pasión que se puede sentir del conocimiento racional y sus aplicaciones en la vida diaria, desde reflexiones sobre el cosmos hasta reflexiones del por que tengo o tengo novia (o). Eso es lo que se necesita para mejorar  a este país.
¿De que sirve abrir más escuelas si no hay maestros competentes? ¿De que sirven más libros, si los alumnos no encuentran sentido alguno al aprendizaje? ¿De que sirve hacer exámenes sino se sabe aprender ni enseñar? Para mi, eso no es mas que basura.
La gran mayoría de las mentes brillantes de México, salen de este por falta de oportunidades o por no ser entendidos. No existe una igualdad –contrario a lo que se la pasan anunciando- entre géneros, mucho menos existe una igualdad entre partidos políticos. Hoy, se anuncia que PAN y PRD, se han aliado para “crear un México mejor”, cuando alianzas de este tipo son imposibles, a menos claro que existan intereses económicos grandes, mas grandes que los intereses ideológicos –pues ¿Cómo se puede unir un partido conservador con un partido liberal y luego decir que todo está en orden?-
Esto, al  final es lo que debe quedar totalmente en claro. Aunque la historia sea interesante y apasionante, sirve principalmente para reflexionar, razonar y no repetir los errores del pasado. No significa estar 100% orgulloso de ser mexicano, pues hablando en serio, uno no puede estar ni orgulloso ni decepcionado de un lugar. Uno puede estar orgulloso y decepcionado de la gente que habita ese lugar llamado república mexicana.
Yo en lo personal, me siento orgulloso de la riqueza intelectual, cultural e histórica que este país puede mostrar al mundo, y decepcionado a la vez, por que el pueblo mexinaco –si mexinaco y no mexicano-, no es capaz de afrontar sus problemas de manera inteligente.
Me avergüenza el pésimo gobierno y sus pésimas tácticas para “mejorar el país”, y sobre todo, ¡que vergüenza de la selección mexicana!
Lo peor, es que los mismos que dan pena y decepción, son los mismos que pueden hacer sentir orgullo, solo hace falta que abramos los ojos -¡TODOS! Incluidos los que están leyendo esto pues ¡¿Qué fregados hacen para ayudar a su prójimo mas allá de ponerse a rezar?!- y por supuesto incluyéndome a mi.
SI TE INTERESA ESTE TEMA
*proceso.com.mx (revista Proceso de critica social y política con objetividad)
*nexos.com.mx (revista nexos)
*elchamuco.com.mx (revista el Chamuco y sus Hijos del Averno)
*El Grito que Sacudió  a México, documental Discovery Channel, tudiscovery.com
*Unidos por la Historia, serie documental The History Channel, tuhistory.com
*500 años fregados pero cristianos, de Rius, Edit. Grijalbo
*La revolucioncita mexicana, de Rius, Edit. Grijalbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para consultar más rápido