"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


lunes, 13 de diciembre de 2010

El brillante circo de Extranormal

El programa transmitido en TV Azteca, famoso ya en todo México e iniciado en Guadalajara, Extranormal, cumplió el 12 septiembre pasado –justo, por cierto el mismo día de mi cumpleaños-, tres años de transmisión. El programa, como todos lo han visto, cuenta con un equipo de “especialistas”: investigadores paranormales, parapsicólogos, psíquicos, armonizadores y una anfitriona bastante sexy.

El equipo especializado en buscar “pruebas” de fenómenos paranormales en México, ha “investigado” cientos de casos de fantasmas, brujería, ovnis, casas encantadas, al chupacabras y otros críptidos, apariciones milagrosas, estigmatizados, duendes, hadas y todo aquello que al mexinaco, perdón, al mexicano, le gusta en materia esotérica.

Dicho programa es similar a una buena función de circo, pues de hablar sobre la historia de algún santo, cambian al tema para investigar con una psíquica, una casa embrujada, un panteón o un establecimiento, al estilo más puro de Carlos Trejo. Luego, presentan supuestas escenas en las que uno de su equipo es atacado en su casa por demonios, y por unos momentos mantienen al público en suspenso, sobre si la víctima se va o no del programa, para que al final salga diciendo que no se va, que le encanta lo que hace –nada-, y que gracias al público que lo apoya, no se irá del programa. Luego, hacen recordatorio que el 2012 se aproxima con su cuenta regresiva, poniendo noticias "científicas" sobre asteroides, notas de desastres naturales, y los hacen pasar como señales del fin del mundo. Por último, se hace una visita a algún recinto histórico, como una iglesia, una hacienda o algún museo de la inquisición.

Olvídense de Carlos Trejo o su hermana Norma; olvídense de Jaime Maussan; o de la mano peluda de Juan Ramón Sainz; incluso del radio-fantasmas de Guadalajara. No, Extranormal es la nueva generación de cazafantasmas en México, y el tiempo que lleva el programa al aire y la cantidad de audiencia de este, da muestra que en verdad los mexicanos nos interesa lo paranormal y todo lo que nos resulte “inexplicable.”

Como dije, un verdadero circo, pues por una hora, mantienen a su público con toda clase de afirmaciones imposibles de comprobar, videos y fotografías borrosas y videntes que se desmayan en plena investigación. Por supuesto, todo presentado como investigaciones bien documentada, con testigos, evidencias y rituales para hacer que las almas en pena “vayan a la luz”.

Las energías son encontradas por todos los lugares a los que van, desde un cementerio hasta un baño público. Y mientras, para mí y mi familia es un buen programa para reírse un ratito, lo cierto es que la mayoría de los televidentes toma muy en serio todo lo que se presenta en Extranormal. Personas que se vuelven supersticiosas, o que comienzan a afirmar que en su casa hay energías malignas; personas que viven con miedo sobre las “señales” del apocalipsis en 2012. Y personas que ven en psíquicos, metafísicos y armonizadores verdaderas autoridades en los temas del misterio. Si no me cree sobre la influencia de Extranormal en su público, basta con echar un ojo a los comentarios y publicaciones de sus seguidores en facebook (más de cuatro millones de seguidores, por cierto).

Tanto en tv como en internet, los fanáticos suben y miran videos de capítulos del mencionado programa, pues no les vasta la repetición a media noche, los domingos de los “mejores” capítulos. Hace no mucho que el programa se hacía llamar Extranormal de impacto, luego fue Extranormal la nueva era, nombres que nos hacen ver lo que en verdad es Extranormal. Extranormal, tal como dice el título completo, es un programa de la cultura –o subcultura- de la new age o nueva era. La cultura new age es ese conjunto extraño de creencias, originadas en EEUU, en la cual, son capaces de combinar al mito de la Atlántida, los extraterrestres, a Jesús, los calendarios antiguos, la Biblia, el aura y la astrología juntos. De lo que estoy muy seguro, es que la new age, puede ser todo menos educativa. La cultura new age promociona principalmente todo tipo de ideas supersticiosas, como la adoración a los cráneos de cristal; terapias pseudocientíficas e incluso peligrosas, como el exorcismo mediante brujos y chamanes; y por supuesto, desprestigia -o al menos lo intenta- todo lo establecido por la ciencia, argumentando que fueron los extraterrestres quienes vinieron en la antigüedad, crearon las pirámides de Egipto, inspiraron la Biblia, fueron constructores de la Atlántida, y los principales líderes de la antigüedad (como Jesús, Buda o Mahoma) provenían de la constelación de Orión. Contrario a lo que puedo pensar, todo este tipo de ideas, en verdad goza de un impresionante prestigio y aceptación en las sociedades de EEUU y Europa, y comienzan a aceptarse en México.

Aunque en México la integración de sectas y divulgadores de la new age ha sido lento, la aceptación de televisoras de prestigio nacional como TV Azteca, ayudan demasiado a la promoción de todo esto. Extranormal no es para nada la excepción, y se ha convertido en el principal programa de difusión de ideas absurdas, evidencias tontas, promoción de charlatanes y estafadores, divulgación de la pseudociencia y utilización de la ciencia solo cuando les conviene (por ejemplo, para explicar como un meteorito podría impactar el planeta algún día).

La gente  comienza a creer que en verdad una persona puede contactar con algún ser querido que murió, o que un metafísico puede hacer que su trabajo o su vida sean mejores a partir de una combinación de rituales de distintas religiones, que en verdad, rayan en lo ridículo. Pero lo peor es cuando se atreven a decir que lo que buscan crear es una investigación honesta que encuentre la verdad detrás de lo paranormal. En otras palabras, buscan ser algo así como detectives que encuentran la verdad de las cosas. Intentan hacer, de alguna manera, ciencia a partir de la pseudociencia. Nada más tonto y peligroso pude resultar de tal cosa.

Desde el principio, he visto, creo que cerca del 70% de todos los programas transmitidos hasta la fecha, y en ninguno de estos encontré pruebas de un lugar encantado, un milagro, visitas extraterrestres, evidencias de criaturas extrañas, o psíquicos indiscutibles. Lo único que encontré, con cada episodio que vi, fue una estela de sugestión, imaginación e ignorancia, pues hacían pasar manchas en un cristal como una aparición, insectos en un restaurante como bolas de luz, videos que ya habían salido en internet tan falsos (como la Blancanieves de un parque moviendo los ojos) haciéndolos pasar como evidencias contundentes, ruidos que se escuchaban siempre a cualquier parte que iban, y después decían que los fantasmas estaban molestos. Nunca eran capaces de dar los resultados de muestras de supuesto ectoplasma. Nunca mostraban videos claros de alguna aparición y sin embargo, los temas del programa son temas que se discuten en la mesa de las familias.

Las personas confunden muy a menudo lo paranormal con lo que para ellas es inexplicable, y solo por que uno no puede explicar algo, no significa que sea paranormal. Las personas suelen contar cosas como, por ejemplo: <<Hace tiempo escuché algo en el cuarto de a lado, no se que era pero creo que fue mi papá (que lleva muerto mas de 20 años) que me vino a visitar>>  o <<vi algo raro en las orillas de un lago, no sé que era, pero creo que fue el monstruo del lago.>> ¡¡¡NO SE PUEDE LLEGAR A UNA CONCLUSIÓN A RAÍZ DE UNA DUDA!!! Es decir que no se puede llegar a conocer la verdad de algo, si para empezar no sabe lo que está investigando.

Personalmente, vi una y mil veces en Extranormal casos de supuesta actividad paranormal que fui capaz de explicar como chillidos de algún gato en un cementerio, polvo hecho pasar por “energías”, videos caseros de bromas que los televidentes envían para ver si son capaces de distinguir un engaño, y por supuesto, los “especialistas” de Extranormal los toman como evidencias paranormales.

Basta con ver las investigaciones que realizaba Carlos Trejo para darse cuenta que Extranormal hace exactamente lo mismo. Incluso aquellos que son “expertos” en lo paranormal, afirman que solo un 5% de los casos que se investigan son casos de fantasmas, mientras que Extranormal, a cualquier lugar que va se encuentra con fantasmas. Nunca surge alguna casa con una explicación natural, todas tienen espíritus, fantasmas, duendes o demonios. Jamás se trata de ratones, alucinaciones, engaños o bromas. Lo peor es que esta gente se aprovecha del sufrimiento de otros, pues a menudo, los televidentes piden ayuda a este tipo de personas que son lo más incompetentes y fraudulentos que se puede hallar.

“No existe lo paranormal, existen los misterios aun por explicar; es trabajo de la ciencia y no de la pseudociencia el explicar estos misterios”, afirma Michael Shermer, autor de Por Que Creemos en Cosas Raras. Shermer, además es doctor en psicología e historia, columnista de la prestigiosa revista Scientific American y fundador de la Skeptic's Society (asociación que publica la revista Skeptic), una sociedad de destacados médicos, físicos, psicólogos, historiadores, astrónomos, biólogos, e incluso personas del público en general, que se encarga de desenmascarar los fraudes paranormales en EEUU. Sería bueno que vinieran de vez en cuando a México (o que aquí se formara una nueva sociedad de investigadores escépticos). Mientras tanto, México no cuenta con una divulgación científica y anti pseudocientífica tan extendida como en los Estados Unidos, razón por la cual, estafadores y charlatanes son tan comunes en nuestro país.

Extranormal es en verdad un programa brillante, pues se acerca a su público a través de sus creencias más enraizadas, como las apariciones de Jesús o de la virgen María, atrayendo así, más público. México es un país rico en superstición y pobre en pensamiento crítico. Por tristeza, el panorama no se ve muy diferente en el futuro. La única esperanza son aquellos pocos divulgadores de la ciencia que hay en nuestro país... o que las grandes televisoras como TV Azteca y Televisa dejen de dar promoción a la charlatanería y abran sus puertas a la cultura científica (un escenario tan fantasioso como las casas embrujadas o los bosques encantados). Mientras continuamos en la espera de la salvación del espíritu santo, los mexicanos siguen y seguirán dando crédito a programas que poco ayudan al progreso cultural e intelectual del país, como Extranormal.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*La sección dedicada a Extranormal en el blog Un Papá Escéptico, cuenta con irreverentes desmitificaciones al programa idiotizador paranormal de México.

*El artículo <<Periodismo riguroso al estilo "paranormal">>, en el blog El Retorno de los Charlatanes.

2 comentarios:

  1. te doy toda la razon todo lo que escribiste esta muy bien detallado y explicado...... sabia muy bien que todo eso era falso en algunos videos o casos de extranomal tambien se ven personas riendo o personas que ni sienten miedo mientras que supuestamente hay algun espiritu en la escena

    ResponderEliminar
  2. Es respetable tu punto de vista pero el hecho de que tu seas un incredulo no significa que lo paranormal no exista independientemente de cualquier programa y nada tiene que ver las creencias religiosas de la gente con esto

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido