"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


miércoles, 21 de septiembre de 2011

7 razones para no creer en psíquicos

Tengo tiempo desde que escribí mi último artículo sobre 7 Razones Para No Creer en…  y en realidad, los dos últimos artículos eran 7 razones que los defensores de ciertas ideas extraordinarias dan para hacer creer a la gente, las cuales me encargué –según yo- de refutarlas (Aquí mira 7 razones falsas para creer en la homeopatía y por acá 7 razones falsas para creer en la Biblia); así que decidí continuar con esto pero de un modo distinto. Ahora van las razones para No creer.

 No sé si lo han notado, pero en todo el blog, no hay un solo artículo dedicado especialmente a las reclamaciones de videntes, médiums, canalizadores, telépatas, telequinéticos o cualquier otra facultad extrasensorial (si no se dieron cuenta es que no son verdaderos fans, así que como los anuncios al estilo Televisa: vuélvete fan, vuélvete fan… VUÉLVETE FAN!!!...no, la verdad  es broma).

Si alguno de ustedes cree en médiums y demás, está en todo su derecho, pero deben recordar que debemos tener cuidado con lo que creemos y en quién creemos; ahora que si tú eres un psíquico, tal vez quieras dar muestra de tus facultades paranormales demostrándonos lo que puedes hacer. Pero recuerda, ¡¡DEMUÉSTRALO!!
Si eres mexicano, ya tenemos en nuestro país el Reto Paranormal del Papá Escéptico en el que podrás ganar 20,000 pesos y toda la ayuda para ir a los Estados Unidos y concursar en el gran Reto Randi y ganar hasta ¡¡¡un millón de dólares!!! Así como el reconocimiento mundial de ser el primer psíquico que demuestra sus poderes ante científicos y le deja cerrada la boca a los escépticos. Pero si no eres ni creyente en psíquicos ni un psíquico, o eres un creyente con mente abierta y dispuesto a razonar espero disfrutes el artículo.

1.    No existen pruebas de percepción extrasensorial. Probablemente no hay razón de peso más importante como el hecho de que, a mas de 300 años de investigación científica seria, nadie ha podido demostrar jamás, de manera pública y verificable, la existencia de habilidades paranormales o como algunos los llaman, capacidades de Percepción Extrasensorial (PES). Los científicos estarían más que encantados de descubrir alguno de estos "poderes", sin embargo prueba tras prueba realizada a psíquico tras psíquico no han arrojado ningún resultado que pueda sobrepasar el azar. Muchos otros que aseguraron tener prueba de telepatía o alguno otro fenómeno parapsicológico, resultaron ser estudios o sesgados o fraudulentos. Experimentos sencillos como los de doble ciego arrojan resultados decepcionantes, pues no nos han mostrado nada fuera de lo normal.

2.    La lectura en frío. Esta y la siguiente razón, bien las pude haber fundido en un solo inciso nombrándolo simplemente prestidigitación o arte del engaño, pero es necesario no confundir estos términos, así que veámoslo por separado. La lectura en frío es una técnica de prestidigitación usada para saber la personalidad, estado emocional, comportamiento y posibles anhelos y preocupaciones de una persona, y haciendo pasar el mago todo este conocimiento como proveniente de una fuente paranormal. Consiste en mirar atentamente la forma que camina, se viste o actúa una persona para después, con la información obtenida por lenguaje corporal, sorprender a la persona; luego de sorprender al incauto con esto, se charla de manera ambigua con la persona buscando en las palabras de éste mas información sobre él mismo. Así por ejemplo, el prestidigitador puede asegurar que alguien en que conoce la persona, sufrió un accidente de automóvil. Luego, la persona, debido a la ambigüedad de esto (ya que cualquier familia ha tenido que pasar por al menos un accidente de transito), da a conocer quién sufrió el accidente con cierto estado de animo; quizás asegura esto de forma melancólica, lo que indicaría que su familiar o conocido quedó gravemente herido o murió, pero si reacciona de una manera exaltada, podría indicar que el infortunado se recuperó. De este modo, el prestidigitador, antes que la persona diga algo, es capaz de decirle “tal vez esa persona quedó muy dañada… o incluso pudo haber muerto”; el incauto en este punto quedará sorprendido y se convertirá  entonces en un verdadero creyente, ignorando las afirmaciones más ridículas, imposibles de demostrar o erróneas, viéndolas no como un error del prestidigitador sino como un error propio. Lo demás ya es historia, pues el prestidigitador tendrá a la persona comiendo de la palma de su mano, haciéndole creer lo que quiera, jugando con sus miedos y esperanzas. Este truco de mago es el más usado por tarotistas, videntes, quirománticos,  espiritistas y demás charlatanes del mundo psíquico.

3.    La lectura en caliente. La lectura en caliente, básicamente, no es más que la primera fase de la lectura en frío. Consiste en utilizar un conocimiento básico de psicología, observando el lenguaje corporal de la persona: sus expresiones faciales, su forma de caminar, su cuerpo y figura, su forma de vestir, etc. A partir de esto, se hace un recuadro del perfil psicológico de la persona, haciéndole creer que la información obtenida proviene de un mensaje del mas allá.


4.    Las estadísticas sobre aciertos y fallos. Desde el inicio de la civilización, las personas han creído que algunos nacen con ciertos "dones" provenientes de espíritus, dioses, ángeles o demonios. Sin embargo, las reclamaciones de los poderes psíquicos son totalmente recientes, ya que en siglos pasados no había quien reclamara, pues todo el mundo creía en lo sobrenatural. Fue a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando la ciencia moderna comienza a estructurarse y a investigar todo lo relacionado con lo desconocido. A lo largo de todo este tiempo, se pusieron a prueba los supuestos poderes paranormales de los psíquicos. Probablemente uno de los proyectos más ambiciosos en este tema, fue el proyecto secreto del gobierno de los EEUU durante la guerra fría: el proyecto Stargate, una organización de psíquicos cuyo propósito era encontrar, mediante percepción extrasensorial, pruebas nucleares, centros de rehenes en la URSS y espías soviéticos en territorio norteamericano. Aunque las leyendas urbanas aseguran que hubo ciertos logros impactantes, lo cierto es que las estadísticas demostraron que de cada acierto del proyecto Stargate, hubo otros 9 casos en los que fallaron rotundamente.

En la actualidad, una paraciencia nueva llamada ciencia noetica se encarga de mantener viva las reclamaciones de los psíquicos, junto con asociaciones de parapsicólogos como la Asociación para la Investigación y la Ilustración, fundada por el psíquico Edgar Cayce. Los Institutos de Ciencias Noeticas y la Asociación para la Investigación y la Ilustración, cada año aseguran tener nueva evidencia experimental con resultados que sobrepasan la adivinación por azar. Curiosamente, cuando dichos experimentos se reproducen en instituciones científicas, o los "resultados" son revisados con cuidado por parte de sociedades escépticas –tal y como ha pasado en los últimos meses- todo lo que se encuentra son o investigaciones sesgadas o investigaciones basadas casi en su totalidad en evidencia anecdótica. Pero tal y como la Skeptic’s Society afirma, “las anécdotas no hacen ciencia”.

5.    No hay diferencias entre un psíquico y un prestidigitador. Desde mi punto de vista, con los 4 argumentos anteriores me hubiera bastado para que me cayera el 20 y me diera cuenta que los poderes psíquicos son mucha waguara y poca acción. Pero pensando un poco más a fondo, tal y como expongo esto, es evidente que es demasiado escueto y breve como para ser evidencia de peso en contra de los psíquicos.

Pensando un poco más en el asunto, es poco probable que la argumentación de un triste y humilde escéptico en un triste y humilde blog hagan el milagro de hacer que un verdadero creyente deje de creer y comience a pensar. Lo cierto es que no importa cuantas veces se demuestre la falsedad de los poderes paranormales, la gente siempre seguirá creyendo por que a la gente le gusta una buena historia de misterio, que además de ser una buena historia de misterio tenga como protagonista a uno mismo.

 No se me ocurre mejor ejemplo de esto que el engaño Carlos, llevado a cabo en los 80s en Australia y planificado por el asombroso James Randi. En 1988, los periódicos australianos, revistas y canales de televisión empezaron a recibir la buena noticia a través de equipos de prensa y cintas de video, la genial noticia de que el Carlos estaría de visita en aquella mega isla-país. Carlos, según se anunciaba era un espíritu de 2000 años de antigüedad canalizado por el joven José Álvarez. La prensa australiana se encargó de hacer llegar la historia de Carlos a todos los rincones del país.

Según decían, el tal José Álvarez era un joven norteamericano común y corriente que se accidentó en su moto, sufriendo una conmoción cerebral suave. El espíritu Carlos de alguna manera entró al cuerpo de José en el momento del accidente. Cuando Álvarez entraba en trance, con el pulso a punto de desaparecer, Carlos entraba en escena con “la sabiduría de los siglos”. Era bastante curioso que Carlos hablara inglés, aun cuando el inglés no existía hace 2000 años, pero es algo parecido a lo que la señora J. Z. Knigth hace actualmente con su espíritu canalizado, Ramtha, el cual se supone que es un espíritu de hace 35, 000 años que sabe hablar inglés y es capaz de dar lecciones de mecánica (mística) cuántica. Tan burdo como pueda sonar, los teatros en donde se presentaba Carlos se llenaban por completo; los diarios y revistas tenían la cara del joven Álvarez en primera plana; los noticieros y programas de entretenimiento se peleaban por tener la oportunidad de una entrevista con el milenario espíritu. Australia estaba loca por el espiritismo. Entonces, justo en el mayor auge de la promoción espiritista de Carlos, el programa australiano Sixty Minutes –este es australiano, pero aun un equivalente en EEUU- reveló que la historia de Carlos era solo una gran farsa. Y tal y como nos narra Carl Sagan en El Mundo y Sus Demonios, “los productores habían pensado que sería instructivo explorar la facilidad con que podía crearse un curandero o gurú para embaucar al público y los medios de comunicación.” De este modo, se pusieron de acuerdo con un experto en engaños, el mago James Randi.

 El público australiano quedó atónito ante la noticia que demostraba lo incauta que toda una nación había sido. Por supuesto, las críticas no se hicieron esperar y el pueblo australiano aseguraba que desde el principio ya sabían que se trataba solo de un engaño. Como sea que haya sido, el público mundial miró el caso como una noticia más del día, olvidándose de este episodio. Ahora los psíquicos, místicos y parapsicólogos pueblan el mundo. Basta con poner de ejemplos a los EEUU y a nosotros mismos, México. Nuestro vecino norteamericano es embaucado día a día con las reclamaciones de estafadores como Sylvia Brown o la señora J. Z. Knigth; mientras que en nuestra nación, hace unos años parecía que habíamos aprendido la lección, cuando después de venderse mas 8 millones de copias –o eso se dice- del libro Cañitas, se descubriera que Carlos Trejo era solo un embaucador más. Pero ¿de que sirvió aquel episodio magufo? No de mucho, ya que ahora la población mexicana –y latina en general- ‘disfruta’ de las investigaciones, tan originales como las de Trejo, de Extranormal.

Si de algo sirvió, y sirve aun, el ejemplo de James Randi, es para recordarnos que la historia demuestra que el ser humano se tropieza con la misma piedra una y otra… y otra vez. O lo que es lo mismo, “nos gusta ser engañados”.

6.    Nadie ha reclamado el premio del millón de dólares de la James Randi Educational Foundation. No existe en el mundo mayor enemigo de lo paranormal y de los charlatanes que James "el asombroso" Randi. Desde hace más de 50 años, este mago, escéptico, educador y debunker se ha encargado de desenmascarar estafador tras estafador. Entre sus logros más notables se encuentra el dejar en ridículo de manera pública al doblador de cucharas Uri Geller y al curandero Peter Popoff. Además de denunciar los peligros de los fraudes paranormales, también se ha encargado de dejar de manifiesto las incoherencias de los profetas del fin del mundo, las creencias religiosas y las pseudociencias, entre ellas la más destacada, la homeopatía. Pero el trabajo del asombroso Randi no podría ser tan grande sin la ayuda de todos sus colaboradores de la Fundación James Randi para la Educación (JREF por sus siglas en inglés). Esta organización sin fines lucrativos ha emprendido una cruzada contra la charlatanería paranormal y pseudocientífica, y como ejemplo de tener la frente en alto contra cualquier psíquico es su reto paranormal. La Fundación ofrece un millón de dólares a aquella persona que sea capaz de demostrar un fenómeno paranormal o la validez de una pseudociencia. para ser mas explícitos, cualquiera que demuestre la existencia tanto de poderes extrasensoriales, fantasmas, ovnis, monstruos, ángeles, dioses,  así como la efectividad de pseudomedicinas como la homeopatía o la acupuntura, será poseedor de un millón de dólares y el reconocimiento de la Fundación como el primero en aportar evidencia paranormal verdadera.

Curiosamente, en mas de 15 años que se ha patrocinado dicho premio nadie ha sido capaz de pasar la fase uno de la minuciosa prueba para demostrar un poder sobrenatural. El propio Randi reconoce que este hecho no es necesariamente una prueba de que no hay poderes psíquicos, y tiene razón. Por sí solo, el reto Randi no es prueba de nada, pero con todo lo que llevamos hasta ahora ¿no sería por lo menos un indicador fuerte de la improbabilidad de los poderes psíquicos?

7.    Los poderes psíquicos son empíricamente imposibles de demostrar. Este último argumento es el más fuerte en contra de los psíquicos desde el punto de vista filosófico, y resulta ser el principal argumento filosófico en contra de todas las choradas sobrenaturales: desde los fantasmas y la percepción extrasensorial hasta los dioses. Es a la vez la principal razón de por qué no hay pruebas de PES, tal como se expuso en el primer punto. El empirismo es la corriente filosófica que asegura que algo que no tenga aunque sea una base empírica, es decir una base en nuestros sentidos, es imposible de conocer y por tanto, de poder conocerla se debe de preguntar cómo alguien puede asegurar algo verdadero de tal afirmación empíricamente indemostrable. En apariencia suena a una fumada propia de un estudiante de filosofía, pero el empirismo es una de las bases (pero no la única) para construir conocimiento científico y para fundamentar una crítica desde el escepticismo científico.

El argumento es simple: nuestro conocimiento o por lo menos nuestra primera impresión del conocimiento sobre el mundo real (lo que sea que esto quiera decir) es alcanzado principalmente por nuestros sentidos. Si alguna afirmación aspira a ser cognoscible (o sea conocida) debe ser empíricamente demostrable, o sea, debe ser percibido a través de nuestros sentidos y debemos ser capaces de demostrar esta percepción a través de la experimentación. Pero si algo no puede ser conocido mediante los sentidos, ni tampoco a través de la experimentación, ¿cómo es que alguien llegó a saber algo sobre eso que no puede ser percibido? Un ejemplo clásico es el interminable debate sobre la cuestión de Dios. Si Dios existe y este interactúa con sus creaciones, las creaciones (o sea nosotros) deberíamos tener evidencia empírica de nuestro contacto con Dios. Sin embargo, el "conocimiento"  sobre Dios parece ser alcanzado solo a través de libros sagrados confusos y profetas con aires de charlatanes. No hay evidencia empírica públicamente demostrable sobre la existencia de Dios, de modo que si Dios no puede “alcanzarse” de manera empírica, ¿cómo llegamos a saber de su existencia? La respuesta empírista sería que nunca alcanzamos ese conocimiento, sino que nosotros lo creamos y creíamos. Este argumento fue esgrimido en el siglo XVIII por el padre del empirismo filosófico David Hume. Dicho argumento puede aplicarse de igual manera a los fenómenos paranormales, los cuales no son empíricamente perceptibles ni públicamente verificables. Este argumento no niega la existencia de Dios o de lo sobrenatural, pero asegura que de existir tales cosas, jamás seriamos capaces de conocer nada cierto sobre ellas y por tanto, es inútil pensar en lo sobrenatural. Esto es justamente lo que hace la ciencia moderna cuando trata con lo paranormal: solo lo deja de lado ignorándolo, y así continuará haciéndose. Mientras no existan pruebas que demuestren alguna creencia en lo sobrenatural los científicos ignoraran lo sobrenatural. Parece ser una decisión algo cruel, pero es la más justa y la más lógica, ya que no tendría sentido demostrar lo indemostrable.


Tipos de psíquicos

Hasta aquí terminamos con los que, a mi criterio, son las 7 mejores razones para no creer en videntes y demás estafadores. En el mundo real, se pueden clasificar a los psíquicos de tres maneras, tal y como lo asegura el investigador paranormal Joe Nickell:

1. Están aquellos que saben que no son psíquicos, lo saben bien y aun así se aprovechan de los anhelos de las personas. A estos los podemos llamar charlatanes

2. El segundo tipo son aquellos que igualmente no son psíquicos pero creen serlo. A estos se les conoce como personas propensas a las fantasías.

3.  Por último, tenemos a las personas que no son psíquicos y que son una combinación de los dos anteriores. 

De estos tres tipos de psíquicos tenemos abundante evidencia, pero una persona de mente demasiado abierta podría agregar un cuarto tipo en esta clasificación, después de todo, somos incapaces de demostrar de manera absoluta la inexistencia de los poderes paranormales: el cuarto tipo sería el psíquico que cree ser psíquico y que en verdad posee poderes psíquicos. De este último tipo, desgraciadamente no tenemos la más mínima prueba de su existencia.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*The Evidence for Psychic Functioning: Claims vs Reality, informe especial de Ray Hyman sobre estudios de fenómenos paranormales de parte de investigadores en parapsicología.

*La publicación Learn to be Psychic  in 10 Easy Lessons!, escrito por Michael Shermer.

*A Short History of Psi Research, ensayo de Robert Todd Carroll, quién ha escrito otras entradas de fenómenos psíquicos y paranormales en The Skeptic's Dictionary.

*El sitio web de la James Randi Educational Foundation publica de manera frecuente lo ultimo en el combate contra la charlatanería.

*Lecturaen Frío, un documentado ensayo de David Andrés Galeano, miembro del Club de la Razón, es bastante explicito e instructivo sobre este truco de magia explotado por charlatanes de lo paranormal.

martes, 13 de septiembre de 2011

¿Por qué no creo en vida después de la muerte?

Desde épocas remotas, los seres humanos
hemos creído en el más allá, sin tener evidencia
de su existencia. El anhelo, muchas veces es mas fuerte
que la razón
"No estoy obsesionado con el más allá, estoy obsesionado con los idiotas del más acá que creen en el más allá." Dr. House.

Como aquí lo expresé, hace no mucho murió mi abuela, y como también se enteraron por aquí, este episodio -obligatorio- de la vida lo viví -valga la redundancia- junto con mi familia, rodeado de supersticiones combinadas con la desesperación de no poder hacer nada útil. Por supuesto que las prácticas de magia blanca, las oraciones y las limpias fueron igual de útiles que el ver simplemente como se gastaba dinero y esfuerzo en todo eso.

Ahora que el duelo ya se ve como un recuerdo doloroso, y la desesperación se esfumó hace más de un mes, la irracionalidad parece que es lo único que perdura. En la casa de mi abuela -donde viven aun varios familiares míos-, se dice y se cuenta que mientras que a un primo -por ejemplo- escuchó algo raro, una tía soñó con mi abuela al mismo tiempo que mi mamá. Otro empieza a decir que captó el olor de mi abuela en el parque y luego en el baño (si es así, los fantasmas tendrían que bañarse de vez en cuando)... en fin, ahora se cuentan una cantidad de anécdotas con tildes e insinuaciones sobrenaturales. Claro está que nadie -hasta donde he escuchado- admite directamente que cree que el fantasma de mi abuela habita en la casa.

En momentos de dolor, de duelo o de pena, es algo natural recurrir a lo sobrenatural como una buena y "sana" explicación. Da sentido a lo sucedido, ayuda a no sentirse alejado de ese ser amado y puede hacer sentir que esa persona nunca se fue. Pero la realidad es mas simple, lastimosamente.

Más de una vez, mis conocidos me han preguntado el por qué no creo en fantasmas; por lo regular responden por mí, y las respuestas, dicen, que es porque tengo miedo a descubrir algo 'superior', o que es porque no quiero ver la realidad; me han dicho que es porque soy muy arrogante y me hago pasar como un sabelotodo; incluso no faltó quien me dijo que no creo en fantasmas porque a mi me valía madre el que los seres queridos que he perdido vivieran o no. Estas personas también han respondido por mí ante las preguntas de por qué no creo en Dios o por qué no creo en vida después de la muerte, de formas muy similares.

Esto, obviamente no es una argumentación de ningún tipo. Pero una de las razones -razones, no justificaciones- que se puede notar en personas que se aferran a lo sobrenatural, es por el simple hecho de que en verdad, no son capaces de concebir el mundo sin lo sobrenatural. Pareciera que cosas como la moral, la salud, la socialización y la vida misma no tienen sentido si no existe algo mas allá o algo superior. Si no existe un dios entonces -de acuerdo a este pensamiento- la moral no tiene un sostén verdadero y por tanto, todo el mundo haría lo que se le pegara la gana; si no existiera vida después de la muerte, la vida -según esto- no tendría sentido, porque entonces nada importaría ya que nada trascendería la vida propia. Este pensamiento es una negación por si mismo. Niega la realidad que hasta el día hoy conocemos y de la que tenemos cierta certeza: VIDA SÓLO HAY UNA.

No se trata de que me crea un mini Einstein o que sea arrogante; no es porque tenga miedo a descubrir algo o porque no me importen las personas que quiero. Se trata de saber la verdad, los hechos. Y los hechos solo hacen evidente que el mundo fue creado por principios físicos. La vida surgió de la interacción bioquímica de los elementos sin ningún propósito último. La inteligencia y la conciencia humana no es prueba de seres todopoderosos mirándonos en las alturas, sino que es prueba de una larga serie de practicar el ensayo y error en la selección natural.

No creo en vida después de la muerte, pero no es porque lo sepa todo, sino todo lo contrario. Reconozco que soy un ignorante como todos en el planeta. Tengo mis defectos y virtudes; puede ser que en ocasiones  -quizás en más de las que creo- me torne arrogante en una discusión o en algún pensamiento, sin embargo, esto no probaría en absoluto que hay vida mas allá de la vida. Tal y como se dice en el genial programa, Dr. House, "mis errores no son prueba de nada..." excepto quizás, que son prueba de que soy un ser humano.

De este modo me gustaría darme el lujo de responder de manera simple el por qué No creo en vida después de la muerte: la razón, es que no he encontrado razones para creer en ello.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*En el Blog de Mauricio-José Schwarz, El Retorno de los Charlatanes, se publicó hace tiempo un interesante artículo titulado Vida Después de la Muerte.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Los fallos del creacionismo parte III: "La evolución es la religión de los ateos" ¿¡ Qué, qué!?

Añadir leyenda
No hay duda alguna que para buscar un sinónimo de las palabras ignorancia y arrogancia, la palabra creacionismo queda excelente. Y es que los creacionistas no se conforman con ataques sin sentido a la evolución sin revisar antes sus errores de argumentación; sino que además, en el mundo creacionista parece ser una norma el denominar a la evolución como una especie de dogma religioso, con todo y su dios Darwin y sus ‘feligreses’ ateos.

Desde el punto que se quiera ver, esta es acusación es por demás absurda y los científicos no se molestan en responder a tan grandes tonterías. Bien se dice por ahí que si el ateísmo es una religión, el ser calvo es una forma de  peinado. Lo mismo se puede decir cuando alguien dice que la evolución o la ciencia son una religión.

Curiosamente, estas ‘acusaciones’ son lanzadas por personas fundamentalistas religiosas que dicen no ser religiosas, sino que solo adoran a dios y cumplen todo lo que su palabra sagrada les dicta. Si eso no es fundamentalismo religioso, entonces no se que pueda serlo. En fin, ya que estas personas suelen utilizar la palabra ‘ad hominem’ ante artículos como este, que solo los ridiculiza –por que, la verdad se lo merecen-, daré argumentos y razones por las que es bien sabido que la evolución es una teoría científica, NO  un dogma y el por que el ateísmo NO es una religión.

Si de algo se ha caracterizado la historia de la ciencia, es de su carácter anti-dogmático (o sea escéptico). La ciencia no se queda con lo que se dice, lo que se piensa o lo que se cree. Tampoco se queda con lo que las mayorías creen que es la realidad, sino que se queda con la investigación sobre lo que es la realidad. En ciencia, para que algo sea nombrado teoría, debió de haber pasado de increíbles análisis y cuestionamientos rígidos, además de sustentarse en pruebas y evidencias de peso que dan razones para pensar –no creer- que esta teoría es la mas cercana a explicar un fenómeno. Esto fue lo que pasó con la evolución a lo largo de 150 años de intenso debate. La evolución nos da la respuesta a las pregunta del por que la vida es como es y del cómo llegó a ser tal cual es. La respuesta es la selección natural. La evolución está lejos de ser un dogma, por su naturaleza misma.

Se entiende por dogma una verdad absoluta, incuestionable, completa, perfecta. La evolución no es absoluta, tampoco incuestionable y muy alejada de ser completa y perfecta. La evolución es una teoría científica aceptada por la cantidad de evidencias a su favor y por la cantidad de respuestas que arroja sobre el desarrollo y la historia de la vida. Al ser una teoría científica, es ‘por ley’ –por así decirlo-, incompleta e imperfecta y por tanto, lejos de ser absoluta. Los biólogos evolutivos continúan buscando y descubriendo mas maravillas de la naturaleza; estos descubrimientos ayudan a responder ciertas preguntas, pero abren nuevas interrogantes. De este modo, el proceso de investigación y descubrimiento no termina. En conclusión, de forma más simple, la evolución no es un dogma por que es una teoría científica; la ciencia no es dogmática, sino escéptica, analítica y crítica. Si la evolución es parte de la ciencia, y la ciencia no es dogmática podemos concluir que la evolución tampoco es dogmática y mucho menos un dogma religioso.

Ahora, si la evolución no es un dogma religioso, ¿Qué podemos decir sobre la religión del ateísmo? ¿No le faltaría su fundamento? Ciertamente, si el ateísmo fuera una religión podríamos decir que si le falta fundamento. Pero el ATEÍSMO NO ES UNA RELIGIÓN.
Poniéndonos un poco académicos, el sociólogo Emile Durkheim en sus estudios, definió a la religión como “un sistema solidario de creencias y practicas que unen en una misma comunidad moral, llamada iglesia, a todos los que se adhieren a ella.” Esta definición destaca como elementos básicos de la religión, las creencias en lo sagrado, lo sobrenatural que han de considerarse  como un conjunto sistematizado y autónomo; y su aspecto social por cuanto son compartidas por una colectividad. Todo esto, traducido en ‘cristiano’ nos dice que la religión es un conjunto de creencias y practicas basadas en creencias sagradas y sobrehumanas que unen a una comunidad. Dicha comunidad rige su pensamiento y su moral en este sistema de creencias, a menudo enseñado por la tradición oral. ¿Acaso esto suena a ateísmo?

La religión, es una manifestación cultural e histórica que da una explicación a la vida, además de un propósito y un fin trascendente. El ateísmo es una postura personal negacionista –en esencia, más no en general-, contraria a esta cosmovisión llamada creencia religiosa.

El ateísmo es la negación del ser con un origen sobrenatural; niega la existencia de seres superiores, sobrenaturales, metafísicos; niega los propósitos metafísico-teleológicos que las religiones prometen. El ateísmo moderno, como fenómeno cultural de oposición, es un movimiento que busca implantar en la mayoría de la sociedad la idea de cuestionar los dogmas, las instituciones y las autoridades establecidas. El ateísmo militante –el verdadero, no el que solo se dedica a la agresión-, defiende el pensamiento crítico, la libertad de expresión y la libertad moral, separándola de la fe religiosa que durante siglos ha servido de fundamento –infundamentado- para la mayoría de las personas. Si acaso, el ateísmo militante moderno se parece mas a un movimiento con ideología rebelde que a una ideología fundamentalista y religiosa.

Otro punto importante a destacar en esta cuestión, es que la evolución es una teoría científica no una teoría atea. Debe entenderse que la ciencia es una herramienta, método y forma de pensamiento que se encarga de cuestionarse, corregirse y apoyarse de manera interna con el fin de descubrir la verdad y nada más que la verdad de los hechos. Por otro lado, el ateísmo es una postura personal –No una ciencia, No una corriente filosófica-, a la que las personas no necesariamente llegan por medio del pensamiento crítico de la ciencia. Muchos ateos pueden estar totalmente en contra de la evolución o simplemente ser indiferentes a las ideas científicas. La evolución no es cuestión de ateos, sino de científicos; y la ciencia no solo suele ser aceptada por ateos. En el debate también se encuentran agnósticos y deístas que no ven problema entre evolución y la creencia de un Dios personal.

Un ejemplo de esto es la propia Iglesia Católica. En 1992 –si no estoy mal informado-, el papa Juan Pablo II, además de pedir perdón por las calamidades e injusticias cometidas en la historia de la Inquisición, aceptó y aseguró que la evolución es la idea correcta por la cual el hombre puede entender la vida. Otro ejemplo de algo llamado evolución teísta –lo cual es tema para otro articulo-, son los ejemplos de los biólogos evolutivos en la historia que han creído en un principio antrópico. Por supuesto que estos científicos han tenido presente que su creencia en dios es solo eso, una creencia que por nada del mundo puede imponerse en las teorías científicas, y la única razón por la que ellos no veían controversia entre evolución y religión es por simple fe en eso.

Lo cierto, es que la evolución, por si sola es una teoría incapaz de demostrar que dios no existe. El controvertido biólogo Richard Dawkins, explica en El Espejismo de Dios que la evolución es una teoría que sí descarta al Diseño Inteligente (DI). El movimiento del DI, aunque teísta en esencia, no es lo mismo que la interminable cuestión de dios, de modo que la evolución es capaz de descartar ideas pseudocientíficas como el DI pero no es capaz de decirnos si existe un dios o no. La evolución, igual que el resto de la ciencia no toma en cuenta la idea de dios por ser innecesaria.

Con todo esto somos capaces de observar que esa acusación absurda por parte de fundamentalistas de que la evolución es una religión para ateos no es más que una tontería que ni un niño –bien instruido y no adoctrinado al fundamentalismo- se creería.  En cambio, podemos observar al creacionismo, y lo que observamos es un movimiento fundamentalista cristiano, basado en teleología y teología cristiana –con un poco de pseudociencia del DI- mas que en cualquier otra cosa.

Nuevamente el consejo a los creacionistas sería: “antes de criticar a tu ‘vecino’, dale tres vueltas a tu casa”. Para los que no comprenden metáforas, antes que a un creacionista se le ocurra decir que la evolución es un dogma religioso, que mire primero qué fundamentos tiene el propio creacionismo, que de científico no tiene nada.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*El artículo La Evolución No es una Religión, da pena tener que insistir en ello, del blog La Ciencia y sus Demonios tiene algunas razones explicaditas para creacionistas


*El artículo en inglés, ¿Es el Ateísmo una Religión? de Robert Todd Carroll es un escrito para comprender lo que es y no es esta postura


*El grupo Sin Dioses contiene artículos aclaratorios sobre el concepto de ateísmo. Entre los que destaca Malentendidos comunes sobre Ateos y Ateísmo

Para consultar más rápido