"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


domingo, 5 de febrero de 2017

Mi opinión sobre... Rius, el maestro y el magufo

Dibujo de Rius hecho por Rius.
Hace un tiempo me preguntaban mi opinión sobre el maestro monero, Rius. Rius fue el primer autor ateo que leí. En preparatoria, nuestro maestro de filosofía era un sujeto medio extraño que todas las clases nos recordaba la importancia de la lectura. El profesor era marxista, y la clase consistía en leer algún libro de Rius, comentarlo, prestárselo a otro compañero para que lo leyera, y que el mismo compañero nos prestara el librito que había terminado. Vivo eternamente agradecido a ese maestro, ya que gracias a él comencé a tomarle gusto a los libros. También fue él quien hizo que me interesara brevemente por el marxismo como supuesta teoría científica e histórica.

 El Manual del Perfecto Ateo es un librito bello y muy bueno para cualquiera que comienza a sentir dudas sobre la existencia de deidades. Por mucho tiempo admiré a Rius, tanto por su ateísmo, como por su crítica social en la que incluso ha llegado a mejorar, corrigiendo sus críticas (por ejemplo, su cambio de opinión sobre la dictadura de Fidel Castro. En Cuba para principiantes y Cuba libre es un lame botas de Castro, mientras que en Lástima de Cuba ya nos habla de su decepción por la dictadura). Su Diccionario de la estupidez humana es un clásico muy recomendable también.

Pero junto a su innegable valor en libritos divulgativos, se encuentra también su parte anticientífica como auténtico promotor de tonterías contra la ciencia y la tecnología. Dividamos la obra de Rius entre lo bueno, lo malo y lo feo que nos puede "enseñar" este monero:




Lo bueno: Como ya comentaba, en preparatoria tuve un profesor de filosofía que quería que nosotros, como alumnos, leyéramos para desarrollar capacidades críticas y tener un libre pensamiento. Este mismo maestro, nos presentó el marxismo a través de su mayor divulgador en México: Eduardo del Río, mejor conocido como Rius.

Rius, para mí, resultó ser mi primer maestro del que aprendía a través de sus libros. El Manual del perfecto ateo, como ya mencioné, fue el primer libro de ateísmo que llegué a leer completo, un librito tan disfrutable que sin pensarlo lo leería de nuevo (de hecho, creo que lo haré). Otros libros con el mismo tema e igualmente disfrutables son La Biblia. Esa linda tontería, Puré de papas, El católico preguntón, Herejes, ateos y malpensados, El supermercado de las sectas, El mito guadalupano, y La iglesia y otros cuentos. Son clásicos también sus introducciones a varios temas como Filosofía para principiantes, Marx para principiantes, Hitler para masoquistas, Un siglo de caricatura en México, o 500 años fregados pero cristianos. Rius es, como bien lo dice Elena Poniatowska, el educador de millones de mexicanos que por generaciones han aprendido sobre política mexicana, religión, historia, filosofía y arte con dibujos albureros que a más de un político le encantaría exterminar. Defensor del Estado laico, de los derechos del pueblo, periodista sin pelos en la lengua y un hombre de admirable compromiso con la izquierda, Rius merece un lugar en la historia de México junto a muchos que este señor admira, como José Guadalupe Posada.



Lo malo: Aunque en varios de sus libritos, como en el Diccionario de la estupidez humana, muestra un agudo pensamiento crítico basado en fuentes confiables (llega a citar a Carl Sagan y Skeptical Inquirer), parece que dichas habilidades de análisis crítico desaparecen cuando de comida y salud se trata. O parece ser que el análisis crítico lo desvía solo de los (supuestos) puntos malos de la comida y la medicina modernas, dejando que las medicinas alternativas, las teorías de la conspiración, el eslogan del "si es natural es bueno", y la tecnofobia anti-transgénicos, entren con bombo y platillo como temas para libritos completos.

Las primeras sospechas se dan con títulos como No consulte a su médicoLa basura que comemosLa droga que refresca y El cocinero vegetariano. Tal vez libritos como estos les encanten a los acólitos de sectas como Greenpeace, a los estafadores de las pseudomedicinas y a los chairos anti-sistema capitalista (que no saben ni qué rayos es el capitalismo), pero al ser leídos por las masas (y que en México, las masas suelen estar representadas por personas que poseen escasa información sobre alimentación sana y medicina basada en la ciencia) estos libros muestran la más peligrosa cara de la irracionalidad (a saber, la que se mete con la salud de las personas). En El amor en los tiempos del Sida, Rius desecha gustoso la "hipótesis" de que el VIH tuviera un origen natural en África, y aboga por la conspiración, afirmando que dicho virus fue creado por los EEUU, al más puro estilo conspiranoico del comunismo soviético de los años 80s.

Una crítica menor, comparada con la anterior, es su increíble imprecisión a la hora de hablar de historia de las religiones, haciendo pasar como hechos históricos lo que ni siquiera es considerado como hipótesis hoy en día. Ejemplo de ello es su afirmación en varios libritos de que Jesús ("alias el Cristo") obtuvo sus enseñanzas de la secta apocalíptica de los esenios, y más aún, que Jesús mismo era un esenio. Esta idea, promovida más entre los círculos esotéricos que entre los historiadores y arqueólogos bíblicos, carece de toda prueba, como es de esperar en toda supuesta explicación de las enseñanzas de Jesús, pues, ¿cómo vamos a saber, para empezar, lo que enseñó el hipótetico Jesús, 2,000 años después de muerto y sin tener siquiera algún rastro de su existencia? Tal vez Rius quiere ayudar a los movimientos gnósticos a promocionar sus ideas mágicas, aunque eso es algo raro en un declarado ateo, ¿no?
¿Qué diablos es la homeopatía? Librito-historieta
de Rius en defensa de esta pseudomedicina.

Lo feo: Promotor de especulaciones pseudohistóricas, defensor de la falsedad de los remedios naturales, anti-transgénicos, que solo le falta volverse chamán. ¿Qué otra cosa podría hacer Rius para merecer una ácida crítica? Ser un defensor de la pseudomedicina más absurda: la homeopatía. En 1957 la popular historieta, Los Agachados, Rius había publicado un número especial para explicar "¿Qué diablos es la tal homeopatía?" La metida de pata de Rius hubiera quedado olvidada a finales de los años 50s si tan solo ese número no hubiera sido reimpreso en 2014 por el Grupo Similia, empresa perteneciente a Promotora de Homeopatía S.A. de C.V., con la que Rius estuvo gustoso de hacer trato para que le publicaran de nuevo su ya olvidada historieta de propaganda de la pseudomedicina.

Conclusión: Aunque es una persona con mucho qué decir sobre la política (los políticos) mexicana, además de que sus libros de ateísmo son manuales introductorios en el tema, Rius está más cerca del magufismo, la conspiranoia y la cultura new age de lo que incluso él puede llegar a pensar. Hace mucho que dejé de seguirlo por ser un magufo naturista de hueso colorado. Promotor de pseudociencias como la homeopatía, tecnófobo antitransgénicos, crítico ácido (con pocas bases) de productos que han demostrado ser seguros (en consumo medio) pero que como son obra del capitalismo hay que criticarlo, y defensor de auténticas ideas zombie como el comunismo y la presidencia de AMLO. Para mí, Rius dejó de tener alguna relevancia realmente. Hace tres o cuatro años me hubiera gustado haber comprado más libritos de Rius, pero ahora, la verdad los veo y me dan hasta flojera.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*Mis confusiones. Memorias desmemoriadas, la autobiografía de Rius, Editorial Grijalbo, 2014.

*El sitio oficial de Rius, donde muestra datos sobre su obra, sus libros y la caricatura semanal.

*"Rius y el vegetarianismo: La panza es primero", artículo de Alexander Saudre Cosaat, donde desmonta algunos de los mitos y mentiras del maestro monero sobre el vegetarianismo y la naturaleza humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para consultar más rápido