"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


viernes, 11 de noviembre de 2011

¿Hasta que vieron dejaron de creer?

Esta semana en Jalisco, la televisora TV Azteca dedicó un reportaje de unos 5 minutos a un caso terrible: una víctima de la pseudociencia.

Un joven que padece sida se encuentra actualmente al borde de la muerte y todo por no haber hecho caso a la ciencia, la cual es incapaz de curar el sida, y la medicina lo reitera y reafirma; y haber escuchado una bonita esperanza de curarse con pseudomedicina, la cual también es incapaz de curar cosas como el sida, lo sabe bien, pero aseguran todo lo contrario.

En el noticiero, aparece la madre de la víctima del fraude llorando con desesperación por su hijo. Resulta ser que esta persona, llena de quizás de anhelos y demasiadas ganas de vivir sin tan horrible enfermedad, puso toda su fe -y dinero- en una "clínica nutriológica" cuyo "remedio" curalotodo era la jugoterapia.

La jugoterapia consiste en la falsa creencia de que tomando ciertos tipos de jugos puedes curarte de cualquier enfermedad. Desde  curar un resfriado hasta curar el cáncer o el sida. Así, como por arte de magia, la infección desaparece por que tienes defensas de vitamina C, por ejemplo. Uno bien podría decir que no hay nada de malo en tomarse unos juguitos sabrosos en las mañanas y creer que tal vez ayudan un poco con mi afección.

El peligro real se encuentra en el hecho que engaños como la jugoterapia NO FUNCIONAN. Cuando una persona toma la -tonta pero desesperada- desición de sujetarse a su fe en momentos de crisis, recurren a este tipo de pseudoterapias que sin supervisión médica, y siendo el sida una enfermedad mortal, resulta un completo suicidio que solo nos muestra a mala gana una triste pero verdadera lección: La fe No mueve montañas, mucho menos cura enfermedades incurables.

Si hay algo que en lo particular me entristece es el hecho de ver que los medios de comunicación le prestan atención a estos charlatanes sólo cuando una persona está muriendo o ya ha muerto. Hasta que alguien muera, es cuando los medios deciden informar y alertar a la sociedad los peligros de la pseudociencia. Lo irónico, es que mientras en uno de sus canales hablan de esta noticia, en el otro presentan videntes con sobrepeso, semanas de la salud con acupuntura, reflexología y homeopatía o armonizadores del feng shui.

Es bastante triste ver como la sociedad es engañada con los timos de lo sobrenatural, pero mas triste aun ver que tanto gobierno como medios de comunicación decidan no mover un solo dedo sobre el asunto, ya que es "la fe de cada quien". Solo hasta que alguien mas esté por morir le prestaran atención a la siguiente ridicules en nuestra sociedad.

Bien dicen que "hasta no ver no creer". Que pena que así esté nuestra sociedad: hasta no ver una víctima mas de la irracionalidad, no creer ya en una variante de la irracionalidad.

Que triste y que lastima por nosotros

1 comentario:

  1. Que rabia que sucedan cosas como estas, y sobre todo que los medios de comunicación publiciten estas pseudociencias, como que si realmente funcionaran.

    ResponderEliminar

Para consultar más rápido