domingo, 11 de abril de 2021

El origen ufológico de Q'Anon

Publicado originalmente en el grupo Historia y Filosofía de la Pseudociencia
. ¿Y si les contara que la semilla de Q'Anon se encuentra en un libro de un alcohólico y desagradable ufólogo de 1991? Tal vez en el mundo hispanoparlante el nombre de Milton William "Bill" Cooper no sea tan conocido, pero lo cierto es que este personaje es crucial para entender los orígenes de la superconspiranoia de Q'Anon, así como de movimientos conspiracionistas como los truthers del 11/S o la teoría del "Estado profundo". Cooper había sido un escritor de lo oculto y locutor de programas de radio desde los años 80's, enfocado sobre todo en las presuntos encubrimientos del gobierno de EEUU sobre los incidentes de ovnis. Este ufólogo con varios problemas de conducta y enemistades en el mundo del misterio, aseguraba haber visto un osni  con forma de platillo que salió del océano hacia el espacio a gran velocidad, en sus tiempos que servía en el ejército. La historia del osni, curiosamente, solo cuenta con su testimonio, pues no se sabe de ningún otro soldado o marino que haya reportado tal cosa en el barco desde el que Cooper dijo haber visto el objeto.

En 1991, Bill Cooper publicaría su "obra magna", Behold a Pale Horse, en donde puede leerse todo el entramado de conspiraciones y encubrimientos que el gobierno estaba realizando, no solo con los ovnis, sino en general engañando a la gente. 

miércoles, 31 de marzo de 2021

Galería de fantasmas: el niño de la escalera de "Horror de Amityville"

 Ya es fin de mes, por lo que es hora de hablar de un caso más de fantasmas por identificar. Esta ocasión, tratamos otro caso clásico: la popular fotografía de un presunto niño, tomada durante la "investigación" llevada a cabo por los paranormalistas mundialmente famosos, Ed y Lorraine Warren, en la igualmente famosa casa embruja de Amityville. La historia de la casa encantada en el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, ha sido usadas desde hace mucho como un ejemplo espectacular de un fraude paranormal orquestado de principio a fin (yo comenté el caso hace un tiempo, cuando Extranormal se fue de turista a EEUU). Incluso entre los círculos de paranormalistas, la historia de Amityville es recordada como un engaño (siempre hay excepciones, quienes aún buscan lucrarse con la historia, como Lorraine Warren, que defendió la autenticidad de su historia hasta el final de sus días... o Extranormal buscando rating).

Pero aún hay quienes aseguran que el caso cuenta con, al menos, una evidencia a su favor: la misteriosa fotografía del niño en la escalera de la casa, tomada en 1976 para un programa que transmitía la espeluznante historia. Aunque podríamos descartarla simplemente como otro engaño dentro de la gran farsa de Amityville, lo cierto es que la foto tiene su propia historia, y parece que el engaño (en el sentido de ser una imagen creada a propósito) no es la explicación, al menos en esta ocasión.

martes, 16 de marzo de 2021

¿Aún vive el tigre de Tasmania? Nuevas "evidencias", las mismas lamentables conclusiones

Publicado originalmente en el grupo La ciencia y los monstruos
. En febrero de este año, los seguidores de Neil Waters, presidente del Thylacine Awareness Group of Australia, una asociación criptozoológica no lucrativa, quedaron sorprendidos con el anuncio de evidencia fotográfica de una familia de tilacinos. El 23 de febrero, Waters presentó 4 fotografías de lo que dice era una familia completa de esos animales, incluyendo un cachorro, lo que generó mucho entusiasmo entre quienes continúan creyendo que el mal llamado tigre de Tasmania sigue vivo, contrario al consenso, que ubica su extinción en 1936. La nueva "evidencia", sin embargo, solo hizo que los especialistas levantaran una ceja en señal de sospecha.

Y estos escépticos tenían razón. Waters, un ex-horticultor que dice haber visto un tilacino en 2014, decidió dedicarse a la búsqueda de este animal extinto, colocando cámaras trampa para capturar en imagen al escurridizo animal. Las fotos obtenidas en febrero las envío al Museo y Galería de Arte de Tasmania (TMAG, por sus siglas en inglés) para ser analizadas, y tal como recoge este reportaje del New York Times, los resultados no fueron los que esperaba:

miércoles, 10 de marzo de 2021

Richard Dawkins, la "verdad científica" y la ciencia como construcción social

Lo he comentado en varias ocasiones, hay dos visiones sobre la filosofía de la ciencia por parte de los no especializados en el campo, que no deja de parecerme interesante: 1) que muchos científicos y amantes de la ciencia recién se enteren de algunas conclusiones de filosofía de la ciencia, que llevan décadas siendo aceptadas como tal entre los filósofos; y 2) que prevalezcan aún confusiones serias sobre el lenguaje que se usa en ciencia, o aún más, que tales confusiones sean sostenidas y perpetuadas por científicos. 

Del primer caso, me topé hace unas semanas con popperianos que no se han enterado que la falsación no sirve como criterio de demarcación entre ciencia y pseudociencia (incluso hubo quiénes se aferraron al falsacionismo hasta el aburrimiento, importando poco si explicaba y compartía referencias, terminábamos donde habíamos comenzado), y que los filósofos de la ciencia aceptaron eso desde los 70's-80's. Y del segundo, me pasaron un tuit del 6 de marzo posteado por Richard Dawkins que dice:

La ciencia no es una construcción social. Las verdades científicas eran verdaderas antes de que existieran las sociedades; seguirá siendo cierto después de que todos los filósofos hayan muerto; eran verdaderas antes de que nacieran los filósofos; eran verdaderas antes de que hubiera mentes, incluso mentes de trilobites o dinosaurios, para notarlas.
Es interesante cuán confundido puede mostrarse alguien sobre la ciencia, como en este tuit. ¡Y es de uno de los científicos más famosos del mundo! Si usted es uno de los que le dieron like a la publicación de Dawkins, tal vez le convenga continuar leyendo.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Galería de fantasmas: la niña del panteón, ¿una broma de Facundo?

"Al final, la conspiración es: trágate mis pinches cuentos, dame tu dinero." Facundo.


Ya estamos en la última semana de febrero, y desde que inició el año he querido reintroducir esta querida sección al blog. Intentaré escribirla en la última semana de cada mes, para que así pueda estar entre los escritos más comunes del blog (si alguien se lo perdió, aquí, aquí y aquí pueden ver las entregas anteriores). Los fantasmas son ese tipo de misterio perdurable que no importa cuántas veces puedas ofrecer explicaciones racionales o exponer vulgares fraudes, las personas no se cansarán de hablar de esto. Esto es algo paradójico, pues parece que entre los escépticos, los fantasmas ya han pasado a "mejor vida", pues casi ningún blog o canal de la temática habla de ellos.

Los programas de entretenimiento usuales de televisión abierta, han explotado las fotografías y videos de fantasmas hasta el hartazgo de muchos (pero la fascinación de la mayoría). En México, tal vez no exista otro caso más famoso de un fantasma de un show nocturno, que el de la "niña del panteón" que se le "apareció" al infumable (intento de) comediante y conductor de tv, Facundo, en su programa Incógnito. El caso volvió a comentarse en septiembre pasado, luego que Facundo dedicara un par de minutos a recordar lo que había sucedido hace 15 años, en el programa-podcast de YouTube, La Cotorrisa

Personalmente, he pasado mucho tiempo intentando resolver el caso, sin éxito. Y no, amiguito paranormalista, no me refiero a que el caso sea una posible prueba de la existencia de fantasmas ni nada remotamente cercano, sino que Incógnito dejó una pregunta abierta: es muy obvio que se trata de un engaño (lo cierto es que no sabemos de ninguna otra persona que haya visto algo parecido en ese panteón), pero, ¿quién es el autor del fraude? ¿Fue planeado por Facundo, lo planeó su equipo de producción a modo de una broma para asustar al conductor, o alguien más estuvo implicado? La información que Facundo ofreció en septiembre arroja algo de luz para acercarnos a la respuesta.

viernes, 12 de febrero de 2021

#DíaDeDarwin: ¿Y si Nessie es una tortuga?

Representación de la hipotética "plesiotortuga", por Thomas Finley.
Ya es el Día de Darwin, y como es costumbre en este blog, lo festejamos con una entrada relacionada con la evolución, solo que esta vez, esa relación es más especulativa (quizás demasiado). En esta ocasión toca hablar nuevamente de uno de esos mitos que se niegan a morir.  Desde mediados de enero los periódicos han estado notificando sobre un "prestigioso científico afirma haber resuelto el misterio del Lago Ness". Nos dicen que el investigador profesional ha publicado en una revista revisada por pares su innovadora teoría que pondría fin al debate sobre el querido monstruo del Lago Ness: en realidad, es una tortuga prehistórica gigante. El artículo que trae a los medios vueltos locos se titula "Loch Ness Monster as Cryptid (Presently Unknown) Sea Turtles", publicado en marzo del 2020 (!), por Henry Bauer.

Hay varios puntos cuestionables en toda esta historia: ni el científico en cuestión ni la revista donde publica su idea son muy prestigiosos realmente, y su innovadora explicación en realidad es tan vieja como el propio fenómeno Nessie. Aún así, este nuevo artículo presenta puntos que ameritan ser comentados, por no mencionar ya que hay aquí claras señales de un mal desempeño por parte de los medios de comunicación que han estado anunciando en estos días este trabajo como si fuera una gran novedad, o como si fuera la confirmación científica del mítico Nessie.

lunes, 8 de febrero de 2021

Las recomendaciones de un escéptico: los mejores libros de escepticismo científico

Me he dado cuenta que, con alguna frecuencia, me suelen pedir recomendaciones de lectura para tal o cual tema, sea de divulgación científica, ateísmo, pseudociencias, filosofía o escepticismo. Así que me dije a mí mismo: "mí mismo, ¿por qué no haces un top de recomendaciones?" Y aquí estamos, después de eso. Claro, hacer una serie de recomendaciones no es lo mismo a describir cuáles son las obras fundamentales de cierto campo. Una recomendación es completamente subjetiva, de acuerdo a lo que individualmente se ha aprendido, reflexionado y comparado entre varias lecturas. Una recomendación puede presuponerse como buena o completa a mayor formación se tenga en el área. Por ejemplo, tal vez mis recomendaciones de física no sean tan buenas o completas como lo sería una recomendación de un físico profesional.

Teniendo esto en mente, decidí limitarme a un solo campo (o tema) del que considero tener una formación un poco por encima de lo básico, como para que la mía, sea una recomendación que pueda ser útil o enriquecedora para alguien más. Aunque tal vez podría hacer recomendaciones de algunas otras áreas, pensé que esta es una oportunidad perfecta para comenzar una serie de colaboraciones, invitando a distintos especialistas en ciencia, filosofía, historia, periodismo, etc., para que nos compartan los cinco libros que recomiendan para introducirse y/o que son fundamentales en su respectivo campo.

Así que ya saben, por esta ocasión, la recomendación es mía, pero estén atentos a las siguientes con especialistas invitados.

miércoles, 3 de febrero de 2021

¿El primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra? De nuevo con Oumuamua

"No puedo decir inequívocamente que Oumuamua no es [una nave interestelar], pero puedo decir que apostaría mucho dinero en su contra." Phil Plait.

La única foto que se tiene de Oumuamua:
un píxel, una imagen combinada de telescopio.

No suele gustarme escribir sobre un mismo tema particular cuando no ha habido nueva información al respecto. Y con Oumuamua, el fascinante primer objeto interestelar en ser detectado cruzando por nuestro sistema solar, pasa eso. No hay nuevos conocimientos, ni siquiera nuevos argumentos a los que fueron expuestos en 2018, cuando escribí sobre este objeto, para reforzar la implausible idea de que sea una nave o un fragmento de nave extraterrestre, diseñada por una civilización inteligente en alguna parte del universo. 

Pero me he enterado de dos publicaciones diferentes, y un evento al respecto: por un lado, ya está en español el libro Extraterrestre (2021) de Avi Loeb, el astrónomo que ha sido, desde hace más de dos años, el más importante defensor de la hipótesis de la nave extraterrestre; por otro, el conocido físico y edutuber Javier Santaolalla ha publicado un nuevo video, reseñando el libro de Loeb y explicando la postura de este científico marginal, creo yo, con algunos comentarios desafortunados, que se ven opacados solo después de la brillante participación del astrofísico español Héctor Socas Navarro; y por último, pero no menos importante, Santaolalla anuncia en su video que mañana entrevistará a Loeb, junto a Héctor Socas, cuestionando al autor para ver qué tan sólidas son las tesis que ha defendido durante el último par de años.

Creo que, aún cuando realmente no haya nada nuevo sobre Oumuamua propiamente dicho, el video de Santaolalla y algunas de las afirmaciones de Loeb y de Socas, ofrecen puntos interesantes que merecen ser comentados.

jueves, 21 de enero de 2021

¿Por qué no soy fan de Elon Musk?

"Inestable. Aunque estaba a punto de decir mono con una escopeta. Tiene buena puntería, por ahora. [Musk es] muy inestable. Una persona con tanto poder y con tanta influencia me causa preocupación; también porque se idolatra mucho. A todas las personas las tendríamos que tener un el plano de más humano, y Elon Musk sus fallos, tiene sus problemas." José Luis Crespo (respondiendo qué piensa del magnate). 

Fragmento de Existential Comics, por Corey Mohler.

Como  ya deben saber, no soy físico ni tampoco ingeniero. Soy de humanidades, aunque la ciencia sea uno de mis grandes amores. El estereotipo del sujeto de humanidades suele ser el de alguien poco interesado en su imagen, que siempre carga con algún libro poco atractivo para la mayoría y fuertemente desconectado con la innovación y la tecnología. Muchos en humanidades se burlan de las ideas de los ingenieros de un futuro en el que la tecnología ha progresado tanto, que se cuenta con autos voladores, viajes turísticos de la Luna a Marte, inteligencia artificial conviviendo con nosotros o nosotros transformándonos en ordenadores y cosas parecidas. El progreso es, pues, esa moneda que los de humanidades parecen repudiar, mientras que los ingenieros (y los físicos en muchas ocasiones) atesoran como la llave para volver realidad sus fantasías de la ciencia-ficción.

Así, mientras el estereotipo del sujeto de humanidades no valora el progreso, el ingeniero (mejor dicho, su estereotipo) vende el progreso como el estandarte de todas y cada una de sus visiones del futuro, y de quienes supuestamente lo construyen. Creo que, aunque imposible que sean verdad en su totalidad ni que se apliquen a todos, los estereotipos de los sujetos de humanidades y de los ingenieros llevan algo de verdad. En mi caso, soy muy torpe con la tecnología y no tengo mucho interés en mi imagen personal; también suelo leer algún libro (lo que creo que comparto con muchos que no son de humanidades), y aunque puedo diferenciarme porque creo que el progreso social es un proceso real que actualmente sigue ocurriendo, soy bastante escéptico con las promesas de progreso por parte de sus más grandes estandartes, en especial cuando ese progreso está íntimamente ligado a alguna multinacional, sea Microsoft, Bayer, Amazon, Disney, Apple y Tesla (o su hermana Space X).

Es en ese último sentido que no confío en alguien como Elon Musk, y de hecho, a diferencia de otros rostros del libre mercado (como, por ejemplo, Bill Gates), entre más conozco a Musk más odioso me parece. Y miren, antes que decidan dejar de leer porque creen que lo que sigue es choro anticapitalista o algo por el estilo, reconozco que mucho de lo que hoy es parte del progreso social que hace la vida de muchos más fácil y cómoda, se la debemos en cierta medida a empresas como las ya citadas, y que también las empresas de Musk han obtenido avances imposibles de negar para la tecnología y la ingeniería, así como han abierto innovaciones que van desde la comodidad más personal (como hacer compras con PayPal) hasta el rejuvenecimiento de sectores necesarios del futuro de la humanidad, como los autos ecológicos, la exploración espacial y el turismo del espacio. Sería tonto negarle el lugar que se ha ganado Musk en la historia, especialmente en la historia de la exploración espacial.

sábado, 2 de enero de 2021

¡Más ovnis en plena pandemia! Una galería del 2020 con explicaciones sencillas

El 2020 terminó, muchos portales y blogs ya  hicieron su recuento de los momentos más trágicos o esperanzadores, tristes o conmovedores, inspiradores o deprimentes. Y nosotros no nos podemos quedar atrás en este humilde lugar. Inicialmente pensé en hacer un recuento de las conspiranoias y pseudoterapias sobre la COVID-19, pero como de eso están llenos algunos portales, me decidí por un tema menos alarmante, pero mucho más divertido: los ovnis.

Una de las consecuencias del encierro predichas por algunos escépticos (y otros no tan escépticos), fue que se tendría un aumento de avistamiento de ovnis. Aunque algunos medios de comunicación, en efecto, informaron que los reportes de ovnis habían aumentado significativamente, contrario al año pasado, que incluso se hablaba de una paulatina desaparición de este mito grandioso, debido a que cada vez se daban a conocer menos avistamientos en ciertas regiones del mundo. Sin embargo, como informaba en octubre la revista Astronomy en un artículo, el aumento de avistamientos ovni durante la pandemia no se sostiene, según los datos de MUFON (la asociación más grande y famosa de la ufología):

Sin embargo, el grupo dice que realmente no están viendo un aumento dramático en los avistamientos de ovnis. Se informaron alrededor de 3.800 casos entre enero y finales de septiembre de este año, lo que representa un aumento de aproximadamente el 20 por ciento en comparación con 2019. Pero dicen que el nivel de variación anual es normal para su conjunto de datos. Y, de hecho, la mayoría de los casos notificados han ido disminuyendo en los últimos años.

El artículo también nos informa que los reportes de avistamientos se duplicaron con respecto al año pasado, en el mes de abril, según los datos del  National UFO Reporting Center, justamente a inicios del encierro alrededor del mundo, y por las mismas fechas en que The New York Times publicaba un nuevo artículo sobre el caso de los "ovnis del Pentágono" (de cuyas conclusiones y enlaces importantes compilé aquí), disminuyendo los informes en los siguientes meses. Otras fuentes también aseguran que el aumento de los avistamientos ovnis fue tal en este año, que la observación de los "no identificados" ya es más común que el pasatiempo de contemplar aves.

Como diría Calderón, haiga sido como haiga sido,  lo cierto es que los ovnis sí ocuparon algunos de los titulares del 2020, y aquí hacemos un pequeño repaso, recordando que todo sobre este fenómeno nos dice más sobre nosotros mismos que sobre inteligencias del espacio exterior.

miércoles, 9 de diciembre de 2020

Astrología y universidad: el escándalo de la Revista de la UNAM


Así acabó el escándalo de la Revista de la Universidad de México: el artículo que defendía la cientificidad y utilidad de la astrología fue retirado. Al entrar al enlace escrito por el astrólogo y crítico de cine Javier Betancourt, se puede leer la aclaración:
A petición de algunos miembros de la comunidad científica, el Consejo Asesor de la revista se reunió y votó de manera no unánime por sustraer este artículo del número, ya que no cumplía de manera cabal con los principios de nuestra publicación.
Para los que no estén al tanto del tema, parece que todo comenzó cuando el citado artículo fue compartido por el divulgador Martín Bonfil Olivera en el grupo No a la pseudociencia en la UNAM, desde donde una multitud nada despreciable de académicos y estudiantes de aquella universidad mostraron su indignación al enterarse que una revista de la máxima casa de estudios en México estaba dando espacio a una vulgar estafa.

domingo, 29 de noviembre de 2020

Qué responder cuando te piden "demostrar que Dios no existe"

"Si la ciencia vale, no existen dioses y, por contraposición, si existen dioses, entonces la ciencia fracasa." Mario Bunge.


Si eres de esas pocas personas en el mundo que se declara ateas o si, por el contrario, eres un evangelista que gusta de hacerla de troll en páginas dedicadas al ateismo, lo más seguro es que sabes de lo que hablo. Al menos una vez en tu vida has tenido la experiencia (o se la has aplicado a un pobre administrador ateo) de algún sujeto que te exige que demuestres la inexistencia de Dios. Después de todo, eres ateo y si eres ateo, es porque "tienes fe" en que Dios no existe.

Llevo poco más de una década escuchando este tipo de alegatos, y francamente admiro a esas personas que llevan dos, tres o más décadas contestando lo mismo, porque yo estoy bastante cansado. Ya hacía un rato que no tenía un intercambio con algún fanático, hasta hace unos días, cuando llegó un mensaje por el inbox de la página oficial de este blog en facebook. Y vaya que en serio no recordaba cuánta imprecisión podía encontrarse en un solo párrafo, y ya ni hablar de la frustración de darte cuenta que puedes pasar horas respondiendo, sin llegar a ninguna parte.

martes, 3 de noviembre de 2020

Filosofar cientificistamente y encarar el cientificismo filosóficamente

 Reseña de Elogio del Cientificismo, compilado por Gabriel Andrade

Como cualquiera metido al mundillo escéptico lo sabe, las etiquetas que la gente usa para describir a otros usualmente sirven para confundir más que para precisar el pensamiento o la postura individual. Dependiendo de la persona que lo usa, adjetivos como "escéptico", "racionalista", "ateo", "hereje", "socialista" o "evolucionista", pueden significar actitudes negativas y rechazadas por el común de la sociedad, como ser cuadrado, de mente cerrada, o contrario a todos. Pocas veces se entenderá que una persona con tales etiquetas tal vez quiere decir que se trata de alguien que se guía por la razón, la ciencia o el pensamiento crítico. Así es como también pasó con otras palabras, que hoy ya no son tan mal vistas, como "homosexual" o "lesbiana", que en otro tiempo (y hoy en día, entre grupos minoritarios de fundamentalistas religiosos... por lo menos "de este lado del charco") eran sinónimos de pervertido, inmoral, o persona condenada a morir por su naturaleza pecaminosa y despreciable.

Sin embargo, muchos de estos adjetivos evolucionaron (culturalmente hablando) para volverse descripciones más o menos claras de la identidad de ciertos grupos, siendo adoptados por éstos. Aunque aún existen personas que no tienen ni idea qué es ser escéptico, ateo u homosexual, es fácil observar que los colectivos que se identifican con tales palabras hoy las portan con orgullo, divulgado definiciones precisas que demuestra que, lo que a ellos los identifica en ciertas circunstancias, está lejos de ser algo malo, incorrecto o falso. Existe abundante bibliografía sobre el estudio detrás de estas palabras, sus distintos significados, la construcción de la identidad individual y colectiva, así como los logros en materia social y educativa de los colectivos que se identifican con éstas.

Pero existe una etiqueta que es mal vista incluso por grupos que usualmente batallan por definirse de forma clara ante el público. Es depreciada, usada como peyorativo, y descartada por muchos que se autodenominan escépticos, epistemólogos y humanistas: el cientificismo. Aunque existen defensas del cientificismo dispersas por un lado y por otro, lo cierto es que en español no había una obra que reconociera y se dedicara exclusivamente al concepto como uno digno de estudio y promoción. No había, hasta que la Editorial Laetoli lanzó, hace ya unos años, Elogio del cientificismo (2017), una compilación editada por el filósofo Gabriel Andrade que gira entorno a la reflexión del epistemólogo Mario Bunge sobre el cientificismo, lo que significa ser cientificista y el por qué sentirse orgulloso de serlo. 

domingo, 25 de octubre de 2020

El Papa y el matrimonio igualitario: por qué no creo que haya un cambio tangible (aún) en la Iglesia católica


Comentario extendido de mi publicación original en mi perfil de facebook. Aprovechando que el mar de comentarios sobre lo que dijo el papa sobre el matrimonio de parejas del mismo sexo está más calmado, van algunas cosillas que quería decir de a rápido. Siempre que salen noticias positivas desde la Iglesia, me es imposible no recordar las cosas que decía (más o menos) Mario Bunge: que él era ateo, pero no comecuras, y que debía elogiarse siempre que la Iglesia, una de las instituciones internacionales más importantes del mundo (para bien o para mal... yo digo que más para mal que para bien), mostrara avances en el camino correcto hacia el progreso y la aceptación de los derechos de todos. Sin embargo, hay mucho más en la ideología aceptada por la Iglesia que me impide creer que estamos ante un ejemplo de progreso ético, aún cuando sea motivo de reconocimiento los comentarios del papa Francisco.

miércoles, 21 de octubre de 2020

James Randi (1928-2020)

"En mi opinión, mucha gente cree en lo paranormal por miedo. A la mayoría le da miedo la muerte. Yo no creo que haya nada que temer de la muerte. Es parte de la vida; es el cierre de la vida. Y, si has tenido una buena vida y estás contento con lo que dejas atrás, con tu familia y amigos, te sentirás muy satisfecho. Debes hacer todo lo posible por alcanzar ese objetivo."

Estaba mirando una conferencia de "Criptozoología marina" cuando, entre mis momentos de distracción, entré al portal de Skeptical Inquirer y descubrí un tuit que simplemente no podía creer: 

"James Randi murió. Uno de los fundadores del CSICOP y del movimiento escéptico. Hay mucho qué decir. Amigo, colega y oh Dios mío, qué personaje. No puedo esperar para reunirme con amigos y volver a contar las historias. Las historias Asombrosas."

Como no se podía esperar menos, algunos pensaron que tal vez se trataba de un fake news. El escepticismo ante la muerte de un gran escéptico es una forma de rendirle homenaje, creo yo. No era imposible que algún administrador de la cuenta de Skeptical Inquirer hubiera sido presa de algún bulo. Por desgracia, bastó una revisada rápida en Twitter para ver que Penn Jillette, Brian Dunning, Alejandro AgostinelliLuis Alfonso Gámez, Ignacio Crespo, Vicente Prieto, Rocío Vidal, Glenys Álvarez, ARP-SAPC, AEF-PC, Gizmodo y la propia Fundación James Randi para la Educación, confirmaban la noticia: James "el asombroso" Randi ha muerto a los 92 años de edad.

Para consultar más rápido